La muerte siempre es justa Follow story

catrina Paloma Cruz

Donde la inocencia se pierde y tu único consuelo llega a hacer un error que te salvara


Paranormal Not for children under 13.
Short tale
1
1870 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

La muerte siempre es justa

Ella no sabe en que momento su vida se torció de esa manera tan cruel y horrible, guarda en su memoria esos dulces pero demasiado lejanos momentos que de niña tuvo a lado de su querido padre, sin embargo a su muerte todo cambio totalmente, su madre que para ella era la mejor madre del mundo se deprimió de tal manera que pareció olvidar que ella también estaba sufriendo, intento ayudarla pero, ¿Qué podía hacer una niña de solo 9 años?


El tiempo paso pero nada parecía mejorar su madre seguía deprimida y cada día mas distante de todos, afortunadamente para ella su tía paterna Luisa había tomado la decisión de estar a lado de ella y su madre, su tía fue como un rayo de sol al que se aferro sin dudarlo, pero a pesar de los intentos que ella hizo por ayudar a su madre no logro sacarla de esa terrible depresión, aun así no se rindió y siguió tratando de ayudar a su progenitora y a la vez criarla a ella.


Todavía tiene en su memoria el como empezó todo a torcerse para ella, acababa de llegar de la escuela primaria ya contaba con la edad de 10 años lo primero que vio al llegar a su casa fue la cara llena de angustia de su tía, sintió la angustia recorrerle el cuerpo cuando su pronuncio la frase tan devastadora para ella en es momento "Tu madre desapareció"  , quien diría que actualmente a sus 19 años estaría deseando que nunca hubiera aparecido que se hubiera largado de su vida para siempre.


Su flamante madre llego en plena madrugada totalmente ebria, su tía y ella que aun se encontraban despiertas la ayudaron a entrar a la casa y ayudarla a llegar a su cama, no durmió nada esa noche y a la mañana siguiente pudo escuchar como su progenitora y su tía discutían a todo pulmón en la sala, su tía reclamaba y su madre solo gritaba para finalmente correr a su habitación y cerrar de un portazo la puerta, fue la primera vez que lloro de una manera desgarradora pero esa vez tuvo el consuelo de su tía. 


Las semanas transcurrieron y todo empeoro su madre seguía saliendo a emborracharse con dinero que le robaba a su tía, todo se había transformado en un total caos tanto que su tía llego  a amenazar su progenitora con internarla en un centro para alcohólicos, eso la hizo calmarse no salía de casa aunque eso no significo que le hablara o la cuidara como asía cuando su padre vivía, al contrario se volvió mas arisca de lo que era.


El día que su verdadero infierno inicio fue un sábado del mes de octubre, su tía había salido a comprar distintas cosas para la casa y ella erróneamente había decidido quedarse con la esperanza de aunque sea intercambiar algunas palabras con su madre, grata fue su sorpresa cuando correspondió su platica para después de unos minutos invitarla a al parque a dar un paseo, no dudo en decirle que si, como se arrepiente ahora, quisiera volver en el tiempo y decir no.


Al llegar al parque su madre parecía buscar a alguien con la mirada hasta que lo encontró un hombre alto y robusto de ojos de color café se acerco a ellas, en un principio no entendía lo que estaban hablando y entendió menos cuando su madre la tomo de la mano y prácticamente la hizo caminar junto a ese hombre a una camioneta, le ordeno subir y ella puso resistencia  lo que fue regañada y metida de manera brusca al auto.


Todo el camino se la paso llorando y su madre regañándola hasta que el coche se detuvo y nuevamente la obligaron a bajar, la casa a la que habían llegado se le hacia lúgubre, el hombre a lado de su madre le daba miedo, lo único que quería era ir a casa y abrazar a su tía todo eso hizo que empezara a llorar a lo cual su madre se aseguro de darle mas motivos para incrementar su llanto...


La había golpeado.


El hombre solo rio ella, en ese momento no lo sabia pero acababa de ingresar al infierno del cual no saldría nunca.


El tiempo paso de manera lenta y dolorosa para ella, su madre y ese hombre de nombre Emilio se volvieron sus verdugos personales golpeándola y obligándola a realizar las tareas domesticas, la obligaron a dormir en el sótano sin una cama ni siquiera se apiadaron para darle una cobija que la resguardara del frio, cuando enfermaba solo recibía golpes y regaños.


De esta manera los años fueron pasando su niñez termino de esa horrible forma dando paso a la adolescencia y eso solo empeoro las cosas para ella, su madre, si aun le decía madre a esa cruel mujer parecía haberse vuelto peor con ella, sinceramente no sabia como había sobrevivido hasta ese momento, Emilio el hombre que era la pareja de su madre le aterraba cada día mas pues las miradas que le dirigía cada vez eran mas escalofriantes a su parecer.


Una noche demasiado fría a su parecer se encontraba tratando de dormir en ese oscuro sótano cuando escucho como alguien se metía y con pasos apresurados se dirigía hasta donde ella se encontraba acostada, se trataba de Emilio el cual no tardo en someterla, intento por todos los medios posibles alejarlo pero nada pudo hacer solo gano bofetadas y distintos golpes, esa noche Estefanía perdió toda la inocencia que aun conservaba.


Le pareció eterno el tiempo que ese hombre estuvo aprovechándose de ella, estaba adolorida se sentía tan mal, tan sucia no supo ni en que momento llego su madre y empezó a gritar haciendo que ese malnacido se alejara de ella, la esperanza de que su madre se apiadara de ella se vio rota en miles de fragmentos cuando en vez de apoyarla la golpeo mientras reclamaba el que según ella le quería robar a Emilio.


No paro hasta cansarse y cuando eso sucedió solo le dio una mirada de desprecio y se marcho siendo seguida por Emilio el cual solo llevaba un sínica sonrisa el su rostro, ella solo se quedo justo ahí en el suelo adolorida y con la ropa que ya estaba desde un principió en mal estado totalmente rota, no supo cuanto tiempo paso no tenia ganas de nada estaba tan destrozada, ya no podía seguir de esa manera, antes había intentado escapar pero solo recibió mas golpes cuando la descubrieron.


Ya no tenia mas salidas, eso es a lo que nos lleva al inicio de todo esto Estefanía estaba cansada, rota y sin fuerzas ni esperanza de salir de ese lugar, la única salida que encontró fue bastante tétrica para ella su salida era la muerte. 


Con la poca fuerza física que le quedaba subió las escaleras hasta llegar a la cocina no le sorprendió para nada el desastre que encontró a su paso, Linda (la mujer que hasta hace poco llamaba madre) y Emilio no estaban afortunadamente para ella, como siempre los cajones donde se encontraban los cuchillos estaba cerrado con llave pero encontró una botella alcohol la cual rompió, Estefanía sentía mucho miedo pero no se detuvo.


Tomo la botella rota y se dirigió rumbo al sótano, ese mismo lugar que la vio llorar y sufrir seria ahora su tumba, con los ojos llenos de lagrimas y pidiendo perdón mentalmente a Dios, dirigió el pedazo de vidrio a su cuello y sin dudarlo se corto de manera veloz, lo último que supo fue que sentía como se ahogaba con su propia sangre.


Muchos dirán que pésimo final, pero estamos solo a la mitad de esta historia, la muerte es tan impredecible que nadie sabe cuando llegara, y menos que ocurre después de ella.


Sabia con certeza que no estaba viva su cuerpo frente a ella se lo confirmaba, no tenia ni idea de lo que estaba ocurriendo.


-Sorprendente, ¿cierto?


Estefanía sorprendida volteo y miro la figura de una esbelta mujer que portaba un largo vestido negro mas la sorprendió la filosa arma que sostenía en su mano.


-¿Quien eres tu?- pregunto de manera sorprendida


- Me han puesto miles de nombres a lo largo del tiempo pero sin duda este lo conocerás yo soy la muerte- contesto a la vez que su rostro y manos se volvieron esqueléticos.


-Oh ya entiendo supongo que ya es hora de partir.


- Si.


-¿Que tan terrible es el infierno? es a donde iré ¿no?


-¿Por que piensas eso?


-Cometí el peor pecado.


-Ya sufriste suficiente ve a la luz- dijo a la vez que una enorme esfera de luz aparecía- y recuerda la muerte siempre es justa


Estefanía solo asintió y camino hacia esa cálida luz, la muerte solo sonrió y con un chasquido de dedos desapareció y apareció en el carro donde inicio todo el sufrimiento de Estefanía en el cual lanzo una carcajada la cual Emilio al oírla y voltear a ver de donde provenía hizo que perdiera el control del auto y derrapara Linda que también había volteado a verla se sorprendió de tal manera que sufrió un infarto fulminante muriendo al instante un poco antes de que el auto cayera al acantilado, no hubo sobrevivientes.


Bien lo dicen la muerte es alguien justa e incluso hasta benévola no discrimina a todos algún día se los llevara.


-Mi trabajo ya esta cumplido Estefanía ya puedes descansar en paz, el sin duda perdonara tu pecado pues la circunstancias no fueron las mejores- comienza a caminar- te dará una nueva oportunidad y dependiendo de como actúes te juzgará en un día no tan lejano para mi.

Jan. 4, 2019, 7:45 p.m. 0 Report Embed 1
The End

Meet the author

Paloma Cruz Hola a toda persona que pase por mi perfil, no tengo mucho que escribir sobre mi solamente deseo expresar mis pensamientos, espero mis historias sean de su agrado.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

More stories