Desnortada Follow story

A
Amelia Ploy


Valeria, una chica joven, tiene ciertos sueños que de primeras parecen normales ¿entenderá el porqué de estos sueños?, o más bien, ¿evitará encontrar una solución?


Non-fiction All public.
0
766 VIEWS
In progress - New chapter Every 30 days
reading time
AA Share

Capítulo 1

Sonaban villancicos, y la casa parecía cálida, Valeria y África, en ese momento, se disponían a jugar a adivina adivinanza, mientras a su vez, disfrutaban de un gustoso y caliente chocolate en el sofá. 


— Una niña, un bosque mágico y un gato parlanchín, creo que no puedo dar más pistas. ¿Ya sabes qué película puede ser?


Valeria evidentemente sabía la respuesta, su película favorita, es decir, la de su hermana, pero al verla tan metida en el juego, decidió decirle que no tenía ni idea.


— Una niña, un bosque mágico, un gato parlanchín, un conejo majara, un hombre con un sombrero muy grande, y a todos ellos les gusta esa bebida que está tan asquerosa, y que cambia de color el agua —Valeria niega con la cabeza— ¿Enserio? Jo Val no me lo creo, la hemos visto juntas muchas, muchas veces, y es mi película favorita.


Desde que África tiene memoria, siempre recuerda haber pasado la nochevieja jugando a adivinanzas, juegos de mesa o videojuegos con una de sus hermanas, Valeria. A pesar de su diferencia de edad, conectaban bastante bien, y siempre le ayudaba en todo, en cualquier aspecto. 


— Creo que empiezo a tener una idea, ¿existe un personaje que es como un espantapájaros? 


África en aquel instante, cogió un cojín y se lo tiró a al cabeza, conectaban bien, pero a pesar de ello, eran hermanas, por eso Valeria decidió devolverle la misma torta. Entre cojinazo y cojinazo, apareció su madre, y marcó el final de aquella pelea.


— ¡Chicas, no más peleas, es el último día del año, basta ya! Valeria Rodriguez, ves a ayudar a David a preparar la mesa para la cena de esta noche. Lucía viene con Héctor en una hora más o menos, me ha llamado diciendo que había mucho tráfico, y que llegará justa para la hora de cenar. Afri tú si quieres puedes venir ayudarme a preparar las uvas para esta noche —la niña asiente— Muy bien pues ves a preguntarle a papá dónde están, y lo hacemos juntas.


Un hora y media más tarde, llegó Lucía con su prometido, un hombre muy simpático y risueño. Llevan juntos desde el segundo año de universidad, y después de cinco años juntos, se casan, un evento que hace mucha ilusión a la familia. El ver a Lucía alegró mucho a todos, sobretodo a su madre y a Valeria, porque desde que no está en casa, que hace mucho tiempo de eso ya, se nota cómo la situación ha dado un gran cambio. Realmente, Lucía siempre ha sido un apoyo fuerte para Val, suelen hablar frecuentemente por teléfono sobre cualquier cosa: estudios, desamores, futuro, música, lugares exóticos,etc. Las dos son igual de alocadas e infantiles.


-— Valery, a ver que me quede claro, has dicho que crees que se puede conseguir un unicornio si juntas un caballo con un rinoceronte —repite asombrada— Creo que es magnifico, mamá, has creado al ser más intelectual de este universo, creo que Héctor lo podría llevar acabo en su laboratorio. ¿No es verdad? —dirigiéndose a su prometido— Podrías iniciar este tipo de investigaciones.


-— Por favor, estas teorias tan alejadas de la realidad, dejarlas para fuera de la mesa -—dice su madre molesta-—

 

La noche fue divertida y alegre, Lucía y su novio contaron sus aventuras por Asía y las comidas que habían llegado a probar, su madre y padrastro, David, cantaron en el karaoke y todos jugaron a diversos juegos de mesa. 


— Valeria, ¿podrías traer las uvas, por favor? Están en la nevera, y acuérdate del plato de lacasitos de Afri, que no le gustan mucho las uvas.


La hora de las campanadas se acercaba, y todos se colocaron delante de la televisión con los platos de uvas, apenas unos segundos quedaban para que acabara aquel año, un nuevo año lleno de nuevos propósitos, que tal vez, al fin, alguno de ellos llegue a cumplirse. Fue en aquel momento, que derrepente Valeria empieza a sentir algo raro, como si todo aquello fuera lejano. Se nota tensa, como si algo le impidiera regresar, nadie se percata, parece que el momento se ha quedado congelado, como si no pudiera volver a aquello. De la nada suena un pitido, un pitido fuerte, como una alarma de fuego, suena, y suena repetidamente, y es entonces que  se da cuenta de que verdaderamente, todo aquello, es un sueño.


Jan. 2, 2019, 5:19 p.m. 0 Report Embed 0
To be continued... New chapter Every 30 days.

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~