Historia de un sueño alcanzado Follow story

u15461987891546198789 Maho Rodríguez

¿Te aseguraste de cerrar las ventanas? Quizás deberías, por que ahora hace frío, no dudes que los ladrones o las mujeres enamoradas pueden entrar.


Thriller/Mistery All public.

#378 #336 #maybeisntsuspense
Short tale
0
2041 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

En un pequeño pueblo, en lo alto de la colina.

Soliamos vivir en una pequeña casita. Adoraba este lugar, era perfecto, mayormente por la entrada del aire; una puerta delantera y una trasera algo oxidada y lastimada por el tiempo. La casita por sobre las demás del poblado no parecía ser muy llamativa, el único atractivo que tenía era que estaba sobre una pequeña colina. El jardín era completamente hermoso, había cantidad de flores encantadoras que atraían a diferentes avecillas. Sus voces nos hacian sentir que habiamos encontrado el lugar de nuestros sueños. 

La vida transcurría sin muchas novedades, no había relevante actividad en la pequeña comunidad y jamás se había contado historia alguna que nos dijera lo especial (que de por si ya encontramos) que era el lugar. ¿No es curiosa la palabra "especial"? Oh, claro que lo es. ¿No es maravilloso cuando te sientes así? O cuándo te hacen sentir así. 

Nuestra vida era, a pocas palabras, especial. 

Hubo de hacerme feliz por años, al punto de que pensé jamás encontrar amor y cuidado con nadie más. Me hizo sentir viva, tanto que le agradecí llorando en ese gran día. Pero lo que esperaría de algo así no era más que un alto precio, uno que tarde o temprano habría de pagar.

Una tarde calurosa, el viento no dejaba su suave pero firme paso. Podía oir las puertas rechinantes de los vecinos moverse al compás e incluso la mía, aún con menor gracia, crujir al tiempo que las otras. Oía también los techos de lámina levantarse, los mismos de siempre que nadie se había molestado en arreglar jamás. Por la ventana veía los árboles moverse en un, a veces suave y otras brusco vaivén. Siempre nos había gustado el viento, no teníamos por que cerrar la puerta, así tuviera yo que barrer más veces. 

Hacía mucho que no sentía una paz así, quizás eso debió ser el primer indicio de que algo iba mal.

Las dulces palabras se habían transformado en dolorosos vidrios, otras eran cuero, y unas más eran un puño. Pero ese día, podía disfrutar de la tranquilidad del silencio absoluto, lo único que podía oír era el viento. Jamás había comprendido lo mucho que me resultaba por lo menos inquietante el solo poder oír eso.

Después del desayuno, levanté nuestros platos y tiré las sobras. Cuando me hagaché oí como se movía bruscamente la silla, y por el rabillo del ojo ví que se había levantado. ¿Sabes lo que es vivir con la constante de ser lastimado? Ni siquiera pude reaccionar cuando la primera bocanada de aire fue arrebata, "maravillosa bota, mi amor". Se sentía como si no pudiera volver a levantarme jamás. Un horrible sentimiento de culpa me invadió, ¿Había hecho algo mal? ¿Me había equivocado esta vez? Y las lágrimas simplemente rodaron, aunque no hubo palabra alguna. Ese golpe hizo que la basura cayera del cesto, por lo que me encontré tirada, en la basura. 

Pero no podía hacer más que oír las láminas, oír las puertas y sentir el viento. Ocurre que no se le concede mayor importancia a la basura, no era diferente ahora y con seguridad no lo será nunca. 

Yo oía sus pasos alejarse, entraba y salía a la casa, cuando de pronto oí a alguien más. Unos tacones, seguidos de risas. Olía a el peor y más barato alcohol que pudieses comprar y la casa quemaba por el olor a tabaco. La horrible y sucia mezcla de sudor y perfume viejo invadía la casa. Y así pasaron horas, ya no estaba en el suelo y no podía oír más al viento.

Ví entonces tirado y exhausto en la cama a la persona más especial en mi mundo, a quien le había llorado, le había agradecido cual si fuera un Dios. Se veía tan dulce, tan espléndido como cada vez que juró amarme. Tal parecía que la cena que preparé había sido de su total agrado, ahora se veía felíz al verme y no había más que yo pudiera pedir para seguir viva que eso; su sonrisa ahora era para mi. 

A la mañana siguiente el pueblo estaba horrorizado, había muerto alguien al parecer muy querido. Jamás me había alegrado tanto de haber vivido lejos, así esas terribles noticias no tendrían por que molestar sus pensamientos.

Y la comida le encantaba, no paró de alabarme todo el día. ¡Creo que lo he enamorado de nuevo! 

Al anochecer parecía estar tan contento y de buen humor que ni siquiera tuve tiempo de ponerme la pijama. La luna sí que brillaba. Al estar enredados entre las telas, no podía recordar mejor momento antes que este.

Oh, querido... La carne barata sabe mejor cuando la hago yo, ¿Verdad?


Un olor hizo que bajara al sótano de nuestra casa, no pensé en el olor, por supuesto. Mientras caminamos juntos podía sentir su calor, yo sujeté su brazo, sentía su pulso y sentía el mío. Íbamos tan rápido y tan cercanos que sentía mis mejillas sonrojarse, cada parte de mi cuerpo temblaba al paso que dabamos, de no haber sido algo importante, la cama tendría celos del piso. Eres tan valiente. Mi corazón sufrío cuando llegamos a la puerta del sótano, el soltó mis manos de su brazo y bajó primero. Yo simpre odié este lugar, tan oscuro y frío, sólo servía para guardar ciertas cosas y conservarlas frescas, pero cada lugar dónde él estaba se volvía mi favorito por mera lógica. No pude dejar de notar su gesto a medida que nos acercamos, era desagrado... Había visto eso desde el suelo antes, jamás lo ví estando tan cerca de su casi perfecto rostro. A media luz, sin nadie más que nosotros y un carcomido cuerpo, él no pensaba más en usar sus hirientes palabras, sólo pensó en correr. Y lo sé por que lo conocía tanto, lo conocía como la palma de mi mano. Creo que es uno de esos "poderes" que te da el amor.

¿Por que quieres correr? 

No volvió por las escaleras ya que tropezó con un pedazo suelto, una pierna la cual había usado para la cena. No veo aún hoy el por qué del drama, ¡era una pierna para comer! como la de una vaca o un pollo. Resbaló por la sangre. 

He sido descuidada, y no limpié lo suficiente, por favor, no te enojes. 

Susurré por las frágiles paredes que te daría todo mi amor, exclusivamente a ti. 

Quisiera acariciarte ahora mismo, ven a mis brazos, ¿Por qué haces ese gesto? ¿Te doy asco? 

Te amo mucho, ¿No lo habías notado? 

Mientras él se arrastraba por el suelo del sótano su cabeza chocó con una caja de madera. Creo que él era un poco lento a veces, todavía dió tiempo de preguntarme que era eso. 

Cielo, construí una linda cama, ahora dormiras ahí, sé que estaras más cómodo. Creo que te da risa, siempre amé tu sonrisa... ¿Amor? ¿Te duele algo? 

Jamás entendí que fue lo que le dió tanta risa, pero debió ser algo demasiado bueno. Por que usó su nueva cama antes de lo esperado. 

Y de pronto no hubo nada más que viento... 

Ahora su sonrisa era sólo para mí.


En un pequeño pueblo aterrado, había una linda casita en lo alto de la colina. Esa casita pequeña y algo triste existía el amor más puro  que nadie jamás podría entender. Una esposa enamorada ciegamente dormía con un rostro apacible sobre un cuerpo que sonreía. El lugar estaba limpio, hasta el sótano y la casa ventilada daba incluso aires de nostalgia. 
Dec. 30, 2018, 9:49 p.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~