Y colorín colorado.... encontré lo que siempre había soñado. Follow story

milinvisibles Milagros Borro

Concurso de Inkspired "Es tiempo de un Blanco Amor" #CuentosdeNavidad En la moderna ciudad de Alemania, la rica familia Scheider, festejaba una gran fiesta en honor de noche buena. Lo que nadie esperaba, era que Eris desafiara a todo el salón por la hermosa muchacha de ojos violáceos por la que había perdido la cabeza hacía 6 meses. Helia quería hacer su trabajo y luego desaparecer. La presencia del joven hijo de la familia la incomodaba haciendo crecer en ella sueños que nunca podrían llegar a suceder. Si tan sólo supiera lo mucho que lo deseaba desde la distancia. La Navidad es un buen momento para pedir un deseo...¿Podrá Helia cumplir el suyo?


Romance All public.

#cuentosdenavidad
Short tale
3
446 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Y colorín colorado…encontré lo que había soñado.

Eris

Faltaban 10 minutos para que el reloj juntara sus 2 agujas y apuntaran al número 12.

Faltaban 10 minutos donde mi corazón quería gritar de impotencia.

Mi madre se encontraba rodeada de sus amigas con su quinta copa de vino en mano. Mi padre se encontraba al otro extremo apostando (y arriesgando) una parte de nuestra fortuna en la mesa de póker. Mi hermano mayor Elias se paseaba por el salón saludando a todas las damas y besándoles el dorso de sus manos como hace un siglo pasado.

Y al final, escondido en un rincón oscuro del lugar, me encontraba parado observando el falso ambiente “navideño” del salón. Pero mis ojos sin querer se desviaron hacia donde se encontraba ella.

Helia Gunst, con su dulce metro 63, su cabello atado en una coleta baja y su uniforme negro pulcro junto con un par de diamantes violáceos que nublaron mi cerebro, no podían dejar mi cabeza tranquilo.

Era la hija menor de nuestra ama de llaves y se encontraba trabajando esta noche ayudando a la cocina con las copas vacías de alcohol en todo el lugar.

Hace 6 meses que había vuelto del internado en una clase de “vacaciones libres” de las que todavía no comprendía su propósito. Hasta que la vi a ella esa misma noche, sirviéndome una copa de alcohol con sus manos temblando y su cuerpo un poco encorvado, como si estuviera esperando el momento indicado para huir.

- ¿Desea una copa, señor Scheider? - susurró por lo bajo a la derecha de mi.

“A ti, conmigo, abrazados los dos en la soledad de mi cuarto”

Suspiré internamente y encontré mis ojos con los de ella.

- Nada que no pueda solucionar, gracias.

Ella aceptó mi vaga respuesta y se dispuso a caminar hacia la cocina. Cuando levanté nuevamente la vista y la vi allí parada observándome, supe que estaba en conflicto del perder algo más que mi corazón.

Los días se transformaron en meses, y cuando me quise dar cuenta, faltaban 10 minutos para pasar mi última noche allí y volver, nuevamente, al calvario de toda mi vida.

Llevé mis ojos hacia el reloj apoyado sobre la chimenea. Faltaban 6 minutos ahora.


Helia

Lo quería, lo deseaba y ese sentimiento se había hecho más fuerte con el paso del tiempo.

Desde que lo vi ese primer día de servicio en la casa, comprendí que ese amor que mencionan los libros románticos de mi madre existían y que realmente eran imposibles. Pero inmediatamente supe que lo había encontrado.

Meses deseando que se fijara en mi como algo más para que al final se terminara yendo con todas mis esperanzas junto con él.

¿Cómo podía hacerle entender que podía ser su mundo entero si me lo pedía?

Suspiré suavemente para volver a salir hacia el salón. Me acerqué hasta donde un grupo de caballeros se encontraban charlando con mujeres sobre sus regazos. El nivel de alcohol en ellos era notable, y a la hora de acercarme a agarrar sus copas, dudé algunos segundos.

Pero todo se fue al demonio cuando uno de ellos tocó inapropiadamente mi trasero y desató la furia de Eris que no sabía que se encontraba vigilándome.

Se acercó hasta donde me encontraba y declarando a los gritos dijo:

- ¡Quién se atreva a tocarla otra vez se las verá conmigo! 

Me arrastró hasta las escaleras y luego a su cuarto. Me sentó sobre su cama y arrodillándose a mis pies declaró las palabras mágicas más importantes de toda mi vida:

- Te amo, mi hermosa Helia y nada más importa.

Y colorín colorado…encontré lo que había soñado.

Dec. 24, 2018, 8:18 p.m. 1 Report Embed 2
The End

Meet the author

Milagros Borro ➹ Podrás leer estas historias porque te aseguro que te harán enamorar, suspirar y soñar. ➷ Es normal verme con un libro (o dos) en mano. Puedo leer en cualquier lugar que considere el indicado. Podríamos decir que vivo en un mundo de constante fantasía, ¡Bienvenida/o querida personita especial!

Comment something

Post!
Frank Boz Frank Boz
Es un lindo relato de romance, de verdad, nada exagerado y creo que está muy bien escrito pero, un consejo.... sácale ese "¡Ella es mía!" puesto que rompe un poco con la armonía del personaje Eris. Lo hace parecer algo posesivo. En lugar de eso podrías poner "¡No es un objeto para manosear!" o algo por el estilo. En lo demás, me parece un cuento de lo más correcto. Y ¡Feliz año nuevo!
3 weeks ago
~