El camino de la hormiga Follow story

sanjorge99 Jorge Luis Calero

Un pequeño cuento, lo lleve dentro de mi muchos meses, pero no sabia como delicadamente transmitirlo, estoy apegado mucho a mirar la naturaleza y apartarme cuando puedo hacia los bosques vírgenes en Ecuador, y en ellos trato de encontrar en el detalle de sus caminos; mensajes de la naturaleza.


Inspirational All public.
Short tale
6
415 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

El camino de la hormiga

Cinco jóvenes de diferentes regiones del mundo, que habían consagrado sus vidas a Dios, cada uno en su cultura, en su conocimiento y fe, todos los días realizaban actos que le permitían concentrarse y permanecer inmóviles, para llegar a lo que ellos entendían como una comunicación plena con Dios. 

Cada una de estas acciones eran particulares para cada joven y muchas no tenían comparación ni similitud, estaban separadas una de otras, logrando que en las regiones en las que se profesaban existieran conflictos abiertos entre ellos, por diferencia de creencias, diferencias que en muchas ocasiones habían llevado a la guerra y muerte entre estos pueblos.

Un día por inspiración divina, los jóvenes fueron llamados del lugar donde residían hacia la cumbre de una alejada y distante montaña, algunos de ellos tuvieron que recorrer largos senderos por varios días y semanas, pero el llamado fue fuerte y claro, sabían que tenían que llegar hacia aquella cumbre que se alzaba hacia el Oriente y para otros, en el Occidente, sus únicas pertenencias para este viaje, eran aquellas que les permitiría sobrevivir humildemente, sin grandes atuendos, sin víveres, sin dinero.

Poco a poco fueron llegando a la cima, no todos al mismo tiempo y no por el mismo camino, se sorprendieron al llegar, porque se encontraron juntos, y en ese instante supieron que no solo uno de ellos fue llamado a la cima.

Esperaron en silencio, ayuno y oración, porque no estaban seguros de que cuantos más debían llegar y desde el ultimo joven que llego, esperaron siete días más, hasta que uno de los jóvenes hablo, aquel que había llegado primero y dijo…

Mi nombre es Ahmed, vengo desde oriente y recibí este llamado en lo mas profundo de mi corazón, diciéndome que tenía que dirigirme hacia este monte y subir esta empinada colina, pienso que la voz, que me indujo a subir es la voz de Dios y creo que quiere darme un mensaje, cada día al despertar alabo su existencia con cinco oraciones diarias, y durante el año realizo ayunos y peregrinaciones, tengo un libro sagrado mediante su lectura puedo acercarme mas al conocimiento y entendimiento de Dios, se que la constante alabanza y oración me acercan cada día más hacia Él.

Ahmed cerró los ojos y dejo de hablar esperando a que el segundo de los jóvenes en llegar hable…

Mi nombre es Luis, vengo desde occidente, llevo muchas semanas caminando y recibí este llamado muchos meses atrás, mi corazón algo inquieto se ha apaciguado al llegar a esta colina sobre esta gran montaña, en el camino no me he sentido solo, he sido como un peregrino que camina de la mano de Dios, en el amanecer, atardecer y anochecer el ejercicio constante de la oración y ayuno, la lectura sagrada de estos libros y el reconocimiento de las necesidades y ayudas al prójimo, sé que puedo llegar al fortalecimiento de mi espíritu para vivir en el rostro de Dios.

Luis dejo de hablar y miro hacia el horizonte donde ya se veía venir el comienzo del final de la tarde y espero a que otro de los cinco jóvenes hablara...


Mi nombre es Anand, por casualidad he caminado hacia la cima de esta montaña, no creo en Dios, solo me asombra la naturaleza y creo que estamos gobernados por grandes fuerzas naturales que obedecen a la fórmula de la casualidad, me asombra haber llegado aquí y me pregunté con curiosidad que hacían ustedes aquí, en esta montaña, mi hogar no esta muy lejos y esperaré, para descubrir cuál es el sentido de la casualidad que nos permite reunirnos ahora.


Anand dejo de hablar y espero, dando la oportunidad de que uno de los dos jóvenes que faltaban de hablar, hable.


 Mi nombre es Indra, en mis meditaciones diarias veía esta montaña, en este preciso lugar vía resplandecer esta colina con la luz del sol, sabía donde estaba la montaña, sabía que tenía que llegar aquí, es lo que las meditaciones me mostraron con visiones, de donde provengo, el silencio acompaña siempre nuestro camino, aprendemos a controlar la mente y con ella el cuerpo, y en constante meditación podemos alcanzar niveles superiores de existencia hacia una conciencia mas elevada y más plena.


Indra dejo de hablar y espero que el ultimo joven se presentara;


El ultimo joven yacía sentado, arrimado a un árbol muy cerca del centro donde convergían los demás jóvenes, estaba en la parte más elevada, desde ahí podía divisar mejor el borde de la montaña, el abismo y con él; el final del día, arrimado a un árbol, con el rostro cubierto, movía con su mano izquierda una pequeña rama, y con ella dibujaba surcos en forma circular, pasaron algunos minutos hasta que en el momento menos insospechado, empezó a hablar.


- Mi nombre es Yadriell, he escuchado sus voces como el canto de cuatro diferentes aves, que poseen las mismas habilidades y capacidades para volar, de sus labios brotan hermosas palabras que son distintas pero semejantes como su vuelo, y así, algunos buscan sin buscar, otros piden sin pedir, y otros hallan sin querer hallar, pero de alguna manera van en busca de la humilde perfección para llegar a Dios, pero acaso habrá uno de ustedes que conoce el verdadero camino, o el camino mas certero, aquel camino necesario que se debe dar a conocer al mundo para ayudar a los hombres y llegar a Dios, ¿quién podrá hablar de esta verdad y sostenerla?, he visto y escuchado que a lo largo de la historia, conflictos, enemistades y guerras se han formado por la divergencia de ideas y conceptos, los cuales se aceptan como mensajes directos de Dios y por lo tanto son defendidos contra cualquier forma de destrucción hacia ellos. Si me permiten antes de presentarme quisiera compartir con ustedes un pequeño cuento, que en el final lleva la respuesta para algunos, de lo que he planteado aquí, no sin antes decirles, que no se busca cambiar nada de lo que realmente aprecia vuestro corazón, en particular solo desea que un poco mas de lo intangible, si así lo quieren, forme parte de ustedes.

La noche había llegado a la montaña, y una fría brisa movía constantemente las hojas de los arboles cercanos, no era una noche oscura, la luna en su máximo tamaño acompañaba a los cinco jóvenes y junto a ella, las más brillantes estrellas y planetas viajaban lentamente entre las cumbres de las montañas, todos estuvieron de acuerdo en escuchar a Yadriell, y junto a una pequeña fogata escucharon con atención lo que tenía que decir.


EL CAMINO DE LA HORMIGA

No muy lejos de aquí, sobre un pequeño valle rodeado de frondosos árboles de variados frutos, entre el sonido grave y agudo de todo tipo de aves, animales e insectos, cinco grandes legiones de hormigas dominaban el valle, muy poco conocían una de otras, ya que su tiempo era único e importante para su comunidad, cada hormiga había nacido para cumplir una función y esta ocupaba la mayor parte de su día, así por cada tribu; habían unas llamadas recolectoras, otras las hormigas soldados, las obreras, las criadas, las imperiales y la reina, su propósito principal era la supervivencia y proteger a la comunidad. El mundo que las rodeaba era hermoso, fértil y diverso, por generaciones no habían tenido necesidad de algo diferente a lo que el extenso valle les daba y alguna vez habían podido conocer la existencia de las otras legiones.

Desde la perspectiva de las hormigas diminutas el mundo es realmente gigante y cada hoja y fruto posee dimensiones descomunales. Los días siguieron a los años y los años a las décadas, entre todos esos años, la lluvia y el sol y muchas veces el viento acompañaba la estancia en el valle.

Pero todo aquello que es muy bueno, cambio drásticamente por las fuerzas mayores de la naturaleza, fuerzas que tocaron por un instante el valle, y transformaron aquello que antes fue fértil y hermoso, en un gran desierto. Ahora las hormigas tenían que trasladarse cada vez mas lejos de su hogar, para llegar y abastecerse de sus alimentos. Sus ojos de hormiga no podían ver más allá de pocos milímetros hacia adelante, no poseían la perspectiva de lo que sucedía en el valle, pero intuían que algo diferente estaba ocurriendo, ya que cada vez más lejos, se percibía la fragancia de las hojas de los arboles que las alimentaban, y otras veces se topaban con las legiones vecinas con las cuales se disputaban alguna hoja caída, formándose inigualables batallas. El mundo de las hormigas había cambiado.

Las exploradoras de las cinco legiones incursionaron por todos los rincones del valle, convertido en desierto, allí donde antes había arboles frondosos y el sonido aves y animales, ahora sólo se escuchaba el viento que movía las ramas secas, y donde el agua corría vivificante sin pausa, quedaba solo las piedras secas y los surcos.

Las hormigas exploradoras habían podido desarrollar mucho más su visión, la percepción de los aromas y el sentido del tacto por medio de sus antenas, esto les permitió saber lo que pasaba en el valle, y un día cinco hormigas exploradoras, una por cada legión, sin estar de acuerdo pero con un sólo propósito, salieron en la búsqueda de alimento, de aquello que les permitiría nutrirse y vivir, salvarían a sus legiones de la destrucción y la guerra, trazarían un camino hacia aquel olor lejano que se percibía y que solo ellas podían sentir, así, una a una salieron de sus hormigueros por caminos diferentes, viajaron.

El valle por un tornado de descomunales proporciones había arrancado los arboles del bosque, había desviado los cauces del río, el gélido y seco viento del norte había penetrado en el valle, impidiendo que se genere lluvia y sin lluvia los pocos árboles del valle fueron desapareciendo.

Pero en el centro del valle entre grandes piedras dispuestas de manera circular como un muro que protegía del viento, existía todavía un árbol vivo, el cual se alimentaba por medio de sus largas raíces, hacia la vertiente de un caudaloso río subterráneo.

había cinco caminos para llegar a este árbol, cuyas hojas maduras, eran el alimento ideal de las hormigas, cada camino llegaba directamente sobre cinco caras o ramas frondosas del árbol ya que otras paredes de piedras dividían las ramas del árbol.

Cada exploradora, después de un largo viaje, llegó a una cara del árbol por caminos diferentes, y asombradas descubrieron el milagro que les permitiría sobrevivir, era importante no dar a conocer la ubicación del árbol a las otras legiones y mantener cubierto, reservado y protegido el camino que llevaba a la cara de este árbol, sin saber que simultáneamente las otras exploradoras habían descubierto las otras caras del mismo árbol y decidieron igualmente lo mismo, proteger y esconder lo que encontraron.

Poco a poco fueron deshojando y cuidando el único árbol que les daba el alimento. Protegieron el camino que llevaba hacia el árbol. Cada legión de hormigas a su manera percibió la fragancia y el sabor de las hojas que el árbol brindaba, ya que en el número de caras en las que estaba dividido el árbol; el sol y el viento no caía ni golpeaba igual, por lo tanto, existían importantes diferencias para el sentido de las hormigas, a pesar de que era el mismo árbol.

La guerra entre ellas termino, pero ahora sucedió que, entre las legiones, sin hablar de como llegar al árbol, discutían entre vibraciones y señas sobre, el verdadero y único color, forma y sabor que poseían las hojas, logrando con esto que se formaran inquietantes discrepancias entre ellas, sin descubrir todavía que era el mismo árbol que las alimentaba.

El árbol estaba muriendo, encerrado entre paredes de piedra y barro, se asfixiaba a medida que crecía, solo una exploradora de una legión pudo comprender lo que pasaba con el árbol, preocupada se doblego ante el árbol y entendió que quien había logrado dar sustento a su legión estaba muy pronto para morir y con él, todas las hormigas de su legión, preocupada sin temor decidió descubrir el lugar donde las otras legiones se abastecían de su alimento, y luego de un sigiloso seguimiento, descubrió con desesperación que las otras legiones también se alimentaban del mismo árbol.

Al pasar las semanas las hojas escasearon hasta el punto de no quedar una hoja mas en ninguna de las caras del o ramas del árbol, y las legiones de hormigas preocupadas por su supervivencia decidieron ir en contra de las otras legiones para apropiarse de la comida acumulada que tenían en reserva y se generaron fuertes batallas que estaban llevando a las legiones de hormigas a su aniquilación total.

La hormiga exploradora que había avizorado la agonía del árbol fue una vez mas hacia él, buscando entre sus ramas secas la respuesta del final de su legión y se compadeció del árbol que les había dado la posibilidad de vivir en el desierto, el árbol agonizante sintió los pasos de la pequeña hormiga entre sus ramas y no ajeno al conocimiento de que había sustentado a las cinco legiones de hormigas decidió entregar su último tiempo de vida, aquello que estaba guardado en lo más profundo de su ser, en la forma de una diminuta hoja verde y amarga, la cual brotó muy cerca de la pequeña hormiga, esta hoja era muy especial, llevaba el sacrificio total del árbol, al brotar, el árbol perdería su vida, por lo tanto era muy especial, pero el árbol le dedico esta ultima hoja a la única hormiga que se había apiadado de él y le dio a entender a la pequeña hormiga lo especial de la hoja y que debía comer solo un poco cada cierto tiempo, así al morir el árbol, la hormiga llevo consigo la pequeña hoja y subió a lo más alto del árbol y de ahí mucho más alto entre las piedras.

Sabía que subía porque sentía las vibraciones del viento en su cuerpo, sus ojos limitados de hormiga, solo le permitían ver a unos cuantos milímetros de distancia y se detuvo para probar un poco de la hoja del árbol, y comió, en poco tiempo sintió que su pequeño cuerpo vibraba y temblaba, pensó que tal vez lo inmaduro de la hoja había causado una reacción inesperada en su cuerpo, pero algo sorprendente paso a continuación, sus pequeños ojos se abrieron y crecieron, el milagro que el árbol le había dado con su ultimo aliento de vida, fue multiplicar la potencia de su escasa visión y ahora desde arriba en la cima de las rocas, lo primero que descubrió fue, al árbol muerto entre las rocas, luego un poco más lejos, las legiones en feroz combate por la comida, más allá pudo ver todo el valle convertido en desierto, y un poco más allá del valle algo lejos, pero visible, un hermoso y enorme bosque con ríos y montañas se asentaba silencioso e invisible para cualquier diminuta hormiga, pero ahora no para ella…


Yadriell hizo silencio, el cuento había terminado, agachado junto a la fogata y con el rostro cubierto dijo:

En lo simple de los cuentos a veces existe mucha sabiduría para aquellos que están preparados para escuchar y listos para entender, portadores de un mensaje especial, donde por medio de la naturaleza, y de todos los seres que ella habitan, evocan sus cualidades y debilidades para enseñarnos que somos parte de la naturaleza y frágiles como todos los seres que habitan en ella, no podemos sostener creencias sin abrir nuestros corazones, Dios es lo mejor de cada cosa o conocimiento que poseemos, su principio fundamental es el amor, ¿sostendremos Su verdadero amor con los ojos con que nos han enseñado a mirar el mundo? ¿sostendremos Su verdadero mensaje a pesar del conocimiento y razonamiento con que miramos el mundo?, la respuesta esta en vuestros corazones, jóvenes aún, serán los portadores de un mensaje o tal vez solo de un pequeño cuento…


Yadriell se levanto descubrió su rostro y el manto que lo cubría cayo sobre la fogata, la fogata se avivó y se dejó ver una resplandeciente armadura brillante y blanca como la luna y atrás de ésta, dos grandes alas se abrieron, y en un instante desapareció…

Nov. 19, 2018, 12:15 p.m. 1 Report Embed 3
The End

Meet the author

Comment something

Post!
Pierre Saénz Pierre Saénz
Gran argumento =)
Nov. 22, 2018, 1:01 a.m.
~