Buried Alive Follow story

khbaker K.H Baker

<<¿Alguien puede escucharme? No sé donde estoy, me duele la cabeza... Todo es demasiado confuso. No puedo levantarme y a penas puedo respirar... Ayudadme... Por favor...>> #MicroInfarto


Short Story For over 18 only. © https://www.safecreative.org/?wicket:interface=:5::::

#microinfarto
Short tale
5
5172 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Buried alive

Sentía una presión en mi nuca, me llevé la mano a esta y descubrí un bulto que me dolía a rabiar. ¿Me había golpeado? ¿Me habían golpeado? No era capaz de recordar nada. Suspiré abriendo los ojos torpemente, los parpados se me cerraban de forma inconsciente, aún así, intenté mantenerlos abiertos.

Todo estaba oscuro, quise incorporarme, pero me fue imposible, estaba en un espacio reducido. Solo un palmo de separación había entre mis brazos y una superficie aterciopelada y fría. Llevé las manos hacia arriba descubriendo también limitaciones sobre mi cabeza. Extendí la punta de mis pies, y el topar con la misma limitación, me di cuenta del lugar en el que estaba.

Los nervios se apoderaron de mí, de pronto respirar se me hizo pesado, sentía una presión sobre mi pecho, mis latidos se aceleraron, y mis manos se movieron ansiosas sobre la superficie. Fue sencillo rasgar el terciopelo, pero había una madera detrás que también debía sortear. Las manos me temblaban a medida que la paranoia aumentaba, ¿se estaba acabando el aire o a caso era todo fruto de mi mente? No podía relajarme, ni quedarme a averiguarlo. No quería morir.

Golpeé la caja con todas mis fuerzas y sentí unos granos de arena caer sobre mi boca, había una posibilidad de sobrevivir si conseguía hacer ese pequeño agujero más grande. Comencé a arañar todo a mi paso y el dolor de sentir como mis uñas se levantaban y quebraban no era nada, comparado con la sensación agónica que golpeaba mis pulmones.

Pedazo a pedazo, conseguí que el agujero se hiciese más grande y tuve que aguantar la respiración cuando un montón de tierra cayó sobre mi cara. Escupí hacia un lado pero no conseguí nada más que dar paso a los insectos reptantes. La madera se aferró a mi cuerpo como si no quisiese dejarme salir, sentí como las astillas penetraban en mi piel y rasgaban, separándome la carne.

La presión de la arena sobre mi cuerpo me impedía avanzar más rápido, los oídos me palpitaban, de repente me sentí muy mareada y las náuseas me envolvieron. Mis dedos siguieron arañando la arena a pesar de mis sensaciones, y la punta de mis dedos por fin lograron sentir la brisa, y la humedad del césped.

Me moví más rápido, agarré la hierba con fuerza, arrancando algunos trozos al intentar impulsarme, clavé los dedos sobre la tierra con la misma intención, estaba herida, me sangraban las piernas, los brazos, tenía arena en cada rincón de mi cuerpo, pero estaba viva, y eso me bastaba.

Me dejé caer boca abajo, la humedad empapó mi rostro, tomé una bocanada de aire y sonreí. La frescura logró recomponerme, y reí sin quererlo antes de girarme, para contemplar horrorizada la lápida que contenía mi nombre, y mis dedos asomando entre las hebras de césped. Mi rostro estaba parcialmente cubierto de arena, tenía las uñas sangrantes y el cabello enmarañado. Todo había sido real… Todo, excepto la parte en la que lograba salir.

Oct. 25, 2018, 2:26 p.m. 4 Report Embed 8
The End

Meet the author

K.H Baker Imaginemos a una niña que quiere comerse el mundo, una niña que no le tiene miedo a nada... Bien, ahora juzguemos a esa niña y metámosle miedo en su pequeño cuerpo, digámosle que no puede hacer todo lo que se propone, digámosle que sus sueños son solo eso, sueños, y que nunca hará nada grande en su vida. Esa niña puede tomar dos direcciones: Sucumbir a los deseos de las malas lenguas y conformarse en la vida, o alzar la voz para acallar las voces que intentaban enterrarla para que no cumpliera su sueño. ¿Queréis saber qué pasó cuando esa niña creció? Creció. Escribir no es un camino fácil, pero si amas la lectura y todo lo que conlleva, no tendrás que esperar a llegar al final del camino para disfrutar su recompensa. El recorrido es la mayor aventura, disfrútala. Oh... Sí... Se me olvidaba. Esa niña soy yo.

Comment something

Post!
Irving Ariel Irving Ariel
Okay, me perdí. Tanta esperaza y estaba muerta, ¿o murio intentando salir?
Dec. 11, 2018, 5:47 p.m.

  • K.H Baker K.H Baker
    Murió intentando salir. Dec. 12, 2018, 10:03 a.m.
Fausto Contero Fausto Contero
Has expresado muy bien ese temor que siente la mayor parte de la humanidad, y que en algunas épocas era una verdadera paranoia. Desesperante, angustioso, muy bien hecho.
Nov. 26, 2018, 4:13 p.m.
Baltazar Ruiz Baltazar Ruiz
Por Dios O_O ese final me dejó pensando... Excelente relato!
Oct. 28, 2018, 9:53 p.m.
~