Víctimas de octubre Follow story

angmxx A

Hoy, día 31 de octubre, las calles de Bibury están vacías. Sin embargo nadie abandona el pueblo. Todos saben que si lo hacen, el año siguiente tendrán que cargar con las consecuencias.


Short Story For over 18 only. © Todos los derechos reservados.

#muertos #diademuertos #miedo #sangre #cementerio #asesinato #asesino #hallowen #terror
Short tale
6
4878 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Víctimas de octubre

Octubre es siempre un mes lleno de terror para todos los habitantes del pequeño pueblo de Bibury. Si bien es considerado el pueblo más bonito de Inglaterra, el "pueblo de cuento", también es el más peligroso y sangriento, al menos en octubre.

A lo largo de todo el mes se han encontrado, como cada año, hasta 30 notas amenazantes a todo el pueblo. Unas mediante pintadas, otras mediante cartas, llamadas telefónicas, etc.

Hoy, día 31, las calles están vacías. Sin embargo nadie abandona el pueblo. Todos saben que si lo hacen, el año siguiente tendrán que cargar con las consecuencias.

Camino a paso ligero por las calles oscuras, agarrando a la pequeña Luna de mi mano. No ha parado de quejarse de que camino demasiado rápido, pero mi desesperación por ponernos a salvo es más importantes que sus quejas. A sus seis años aún no es del todo consciente de lo que ocurre. A mis 21, cada año tengo más miedo, y cada año la desesperación es mayor.

Llegamos a las puertas del pequeño cementerio. Aquí, aunque parezca raro, estaremos a salvo, o al menos lo hemos estado los último cuatro años. Nos adentramos en él y caminamos con cuidado de no pisar las viejas y desgastadas lápidas que hay a la altura del suelo. Finalmente llegamos a la pequeña caseta de nuestro padre, Edward, vigilante y cuidador del lugar. Allí está él, nuestra madre Susana, el tío Shawn y los gemelos Drew y Elissa. Todavía echamos de menos a la tía Sally, víctima del año 2009, acuchillada 46 veces, una por cada uno de los años que había vivido felizmente, o eso había dejado por escrito el asesino de Bibury.

El año pasado murió un niño de tan solo 11 años. Esta vez el asesino dijo que fue porque a esa edad dejó de ser virgen a base de fuerza. También murió una familia entera pues el año anterior se habían ido a la capital para estar seguros. Hace dos años, las víctimas fueron una anciana de 76 años y otra de 68. La razón simplemente fue que su hora había llegado.

Cada año muere alguien a manos de una o varias personas anónimas, con las que no se ha dado todavía. Siempre escogen minuciosamente a su o sus víctimas dejando pistas durante todo el mes que nadie es capaz de descifrar.

Miro mi reloj cuando este marca las 11:52. Mi padre apaga la luz y me hago una bolita en el suelo con mi hermana entre los brazos. Cuando las campanas de la iglesia suenen marcando la media noche, la pesadilla habrá empezado oficialmente.

Los minutos se hacen eternos, pero cuando el sonido llega a mis oídos deseo que hubieran sido más que eternos. Cierro los ojos instantáneamente y tapo con mis manos los oídos de Luna. 

Risas de completos locos comienzan a resonar por todas partes. Disparos suenan y un silencio de fondo es lo más ensordecedor. El reloj marca las 2:48 cuando el primer conjunto de gritos resuena. Posiblemente la primera o primeras víctimas de esta noche.

El silencio reina durante las dos siguientes horas. A las 4:37 faltan menos de dos horas para que este infierno termine. Sin embargo algo más cambia.

Comienzo a escuchar pasos provenientes del exterior, pero dentro del cementerio. Me es difícil controlar mi respiración acelerada, y tengo miedo de que alguien pueda escuchar los latidos de mi desbocado corazón. Abro los ojos por primera vez en toda la noche y siento mi vista nublada. Sin embargo, entre la humedad puedo apreciar una sombra por debajo de la puerta.

Nos mantenemos en silencio, pero se nota la tensión, la angustia, el miedo.

Se vuelven a escuchar risas, pero esta vez se oyen dentro de la propia habitación. El sonido de un gran cuchillo ser arrastrados por el suelo o alguna pared hace que mis pelos se pongan de punta.Ninguna ventana o puerta ha sido abierta, pero puedo notar la sombra dentro del cubículo, en la única esquina en la que no hay nadie.

Entonces, reina el caos. Luna es arrebatada de mis brazos, ante lo cual grito y me incorporo, buscando a la persona que lo ha hecho. Sin embargo me encuentro sola en la caseta. Doy vueltas, pero estoy sola. Sonidos indescriptibles suenan a mi alrededor incrementando su volumen hasta que me veo en la necesidad de tapar mis oídos. Una espesa niebla negra comienza a rodearme.

Intento salir del lugar cuando rostros desfigurados y llenos de sangre comienzan a aparecer en forma de flash en mi campo de visión. Intento huir, pero parece que las paredes del lugar hayan desaparecido, ya no sé donde estoy.

El sonido sigue creciendo, el humo es más espeso, y las caras son cada vez más terroríficas. Caigo al suelo y grito, cerrando los ojos y tapando mis oídos. Me mantengo en esa posición unos minutos hasta que lentamente voy abriendo los ojos y separando las manos de mis orejas.

Hay silencio, sin embargo en la lejanía resuenan un conjunto de llantos. Me incorporo y sigo el sonido. A la distancia veo a mi familia, la cual mira algo tirado en el suelo, algo que no alcanzo a ver con claridad. Me voy acercando intentando entender qué está pasando. Junto mis manos y noto algo resbaladizo y algo viscoso entre ellas. Dirijo mi mirada hacia ellas y las veo llenas de un color granate intenso. Rápidamente identifico el olor de la sangre fresca y reciente. Mi desesperación aumenta y siento que mi corazón se me va a salir del pecho en cualquier momento. 

Vuelvo a levantar la mirada y esta vez puedo ver mejor aquello por lo que mis padres lloran. Hay una chica morena tirada en el suelo sobre un gran charco de sangre que se extiende por todo el suelo y las paredes del lugar.

-¿Quién es ella? ¿Cómo ha llegado hasta aquí?- Me atrevo a preguntar. Sin embargo no recibo respuesta alguna.

Continúo acercándome y entonces me doy cuenta de algo. Esa chica es igual a mí. Esa chica soy yo. Estoy muerta delante de mis propias narices. Mi garganta está rajada y en mi abdomen hay tres cuchilladas. Me miro y encuentro las mismas marcas en mí. Toco mi cuello y vuelvo a notar la sangre correr entre mis dedos. Entonces escucho hablar a mi padre entre sollozos por su teléfono móvil.

-Si, mi hija a muerto. Paris Davies es una de las víctimas de octubre.

Octubre tiene una nueva víctima. Octubre me tiene como víctima. Octubre me ha matado. 

Oct. 13, 2018, 7:10 p.m. 8 Report Embed 11
The End

Meet the author

Comment something

Post!
George Little George Little
Buen escritor eres, un 8 de nivel de calificación.
Nov. 3, 2018, 8:01 p.m.

  • A A
    Muchas gracias por la valoración, la aprecio mucho! Nov. 4, 2018, 8:53 a.m.
Tania A. S. Ferro Tania A. S. Ferro
¡Qué excelente final!
Oct. 26, 2018, 6:54 p.m.

  • A A
    Me alegra que te haya gustado, gracias por leer!! Nov. 4, 2018, 8:51 a.m.
El Poeta Oscuro El Poeta Oscuro
Una muy buena historia sin duda, sigue así!!
Oct. 24, 2018, 4:21 p.m.

  • A A
    Muchas gracias, lo haré!! Nov. 4, 2018, 8:51 a.m.
MI RAVEN MI RAVEN
Buah! Que turbio, precioso y a la vez desgarrador, muy profundo, me ha gustado como lo has relatado.
Oct. 13, 2018, 8:45 p.m.

  • A A
    Muchas gracias!! Oct. 14, 2018, 4:05 a.m.
~

Related stories