Inkspired will be undergoing a brief maintenance on Monday, 18th of February 2019 from 9h00-10h00 CET.
Short tale
1
3282 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

La visita

Eran las 6 de la tarde cuando ocurrió. Mi madre estaba en la cocina preparando un guiso, mientras mi hermano y yo jugábamos en el suelo, cerca de ella, y mi abuela descansaba en su cuarto.

El Sol terminaba de ocultarse, cuando una luz nívea iluminó todo el patio y nos encandiló a todos los que estábamos en el sitio. Figuras altas, alargadas, de cabeza ovalada, con dos grandes ojos negros y una cavidad en el centro de su rostro, en vez de nariz, salieron de aquella luminosidad, y entraron a la cocina como sabiendo exactamente hacia dónde debían dirigirse. Todo a mi alrededor se tornó blancuzco. No podía ver nada más que los cuerpos de esos entes moviéndose hacia dentro y fuera de la casa, a mi madre de pie, petrificada, y a mi hermano inmóvil sentado en el piso, con la boca abierta y los ojos en blanco.

Los seres salieron del cuarto de mi abuela, llevándola alzada hasta su nave. Luego tomaron a mi madre y la llevaron con ellos, y, por último, a mi hermano. Yo no podía moverme, no podía hablar ni gritar, pero veía claramente todo lo que estaba ocurriendo.

Después de llevarse a mi familia, los seres entraron de vuelta a su nave en forma de plato y despegaron silenciosamente hacia arriba, dejando todo sumido en oscuridad.

Mi padre llegó unas horas después y me encontró tendido en el suelo, con la lengua afuera, y los ojos abiertos sin poder parpadear. Ninguna luz servía, ni el teléfono, ni los artefactos eléctricos, así que me montó rápidamente en el auto y me llevó a Emergencias.

Pasó mucho tiempo para que yo recobrara el habla, y más aún para que pudiera explicar con precisión lo que había ocurrido. Ni mi padre, ni los médicos, ni ningún policía creyó mi historia; pensaban que lo estaba imaginando, que sólo eran inventos de mi mente que intentaba lidiar con aquella traumatizante situación.

El suceso fue registrado como una Desaparición con Posible Secuestro, y quedó perdido entre los archivos oficiales como un CSR (Caso Sin Resolver).

Transcurrieron muchas primaveras hasta que pude recuperarme y reiniciar mi vida. Pero hoy, 20 años después, casado y con un hijo, creo que ya he podido sobreponerme por completo de aquel extraño incidente que resultó en la desaparición de casi todos mis familiares directos, sin dejar nunca de creer que todo lo que vi ese día fue completamente real.

Lo extraño, es que podría jurar que últimamente he estado viendo unas misteriosas luces albinas, semejantes a las estrellas del firmamento, haciendo movimientos circulares en el cielo, justo sobre de mi casa; aunque, a lo mejor, eso es sólo producto de mi imaginación.



*historia protegida en SafeCreative*

*la imagen la tomé de la galería de www.canva.com*

Oct. 3, 2018, 7:41 p.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~