Una Noche entre Cocteles y actos sexuales Follow story

samueldugarte samuel Dugarte

Maribel es una mujer muy atractiva con una excelente condición física, ya que a diario trabaja su cuerpo, decidió ir con una amiga a un club nocturno, el viernes por la noche, en un momento que su compañera fiestera, la deja para ir al tocador, entablaba un coqueteo con un hombre, que luego de invitarle, unos par de cocteles, se la lleva a una habitación y le hace el amor.


Erotica Not for children under 13. © Todos
Short tale
15
3912 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Una Noche entre Cocteles y actos sexuales

En un club nocturno, se encontraba una mujer con gran atractivo físico, vestía un vestido negro ajustado, que le hacía resaltar su cuerpo femenino definido, calzaba unos tacones negros, que le hacía juego con la prenda que llevaba puesta junto con su cabellera rizada de tono negro, se encontraba bailando en compañía de su amiga Mery, quien lucía un vestido de tono rojo, con unos tacones del mismo color, su peinado rubio consistía en una cabellera, la cual caía toda por su espalda hasta llegar a su espalda baja, desprendía un aroma de fresas que era un olor muy seductor, para los hombres que alcanzaba oler el aroma. Luego de media hora de bailar y pasar un momento entre amigas, ambas mujeres se retiraron de la piste de baile, hacia la zona de cervecería para refrescarse con unos cocteles.

Mery: Uhm, ya vengo amiga, voy al tocador volveré pronto.

Maribel: Esta bien aquí te espero –Dándole un sorbo al coctel, mirando como su amiga se marchaba– Cantinero otro coctel.

Marco: Hola dulzura ¿Te puedo invitar un trago? –Dijo un hombre, que tomaba haciendo al lado de la mujer, quien le dio una sonrisa leve–Tomaré esa sonrisa como un sí.

Maribel: acepto, pero será luego que terminé el coctel que ordené –Pasando su cabello por detrás de su oreja izquierda– Dime, ¿Cómo es tú nombre? Guapo.

Marco: Me puedes llamar Marco, para servirle –Haciendo un gesto de reverencia, el cual produjo que la mujer se reirá un poco– Ahora ¿Puedo tener el placer de saber el tuyo? Mi lady.

Maribel: Uhm, bueno ya que lo pides tan cortésmente mi nombre es Maribel –Pasando su dedo índice, por el pecho del hombre, descendiendo por su abdomen dejando el contactó casi al llegar al cinturón– Bueno, ahora si me puedes invitar el trago, corazón.

Marco: Cantinero un whisky y un coctel, por favor –Abrazando a la dama, a la que estaba invitándole el trago, la cual tomó la mano con la que le abrazaban y con la otra recibía el coctel que le habían ordenado– Bueno, salud.

Maribel: Salud, bueno… ahora que nuevas intensión tienes corazón –Besando sutilmente el cuello de su masculino acompañante– ¿Qué te parece si pides una botella de whisky y nos vamos, ya sabes… a conocernos mejor? Claro, si ya no es que tienes esas intenciones ya.

Marco: Muy bien.

Luego de unos minutos de besos tanto de tragos, él ahora acompañante de Maribel y ella, se dirigieron hacia una de las habitaciones que se encontraban arriba de la disco. Al llegar al cuarto asignado, la mujer luego de darle unos besos apasionados en los labios, a su compañero de cuarto, le dijo que se quitara la ropa dejándose solo el bóxer, mientras ella iba al baño.

Marco: Ya he terminado con lo que me pediste –Sentándose en la cama, viendo salir del baño a una linda mujer, con un cuerpo defino y sensual. Notó que llevaba puesto solo su braga y su sostén, ambas prendas de color negro– Realmente tienes un cuerpo glorioso, dulzura.

Maribel: Ya estás listo, espero que tengas buena condición para el sexo –Acercándose al hombre, arrodillándose ante su entrepierna, viendo como algo crecía constantemente, dentro de la prenda del joven que la sedujo. Luego de acariciarle unas cuantas veces, los cuádriceps tanto el bulto que se formó dentro de la ropa interior del hombre, introdujo su mano dentro de la prenda, sacando un enorme pene erecto, el cual empezó a darle lamida en la punta, mientras con una mano estimulaba la parte media del mismo, con un movimiento de sube y baja– Sabe rico, recuéstate en la cama mientras yo prosigo.

Marco: Esta bien has lo que lo que te plazca –Dejándose caer de espalda en la cama, sintiendo como su miembro era succionado por los labios de la mujer, quien espeso a estimular su zona íntima con una de sus manos, mientras con la otra masturbaba el pene erecto que estaba chupando con gozo. Después de unos minutos de mamar la polla rígida, la mujer se quitó el sostén dejando libres su par de senos vultuosos, los cuales uso para cubrir el pene de su amante sexual, quien sentía excitación por la fricción que le ocasionaban los senos de la mujer– Ah… si, continua así, aj… se siente muy sabroso.

Maribel: Tus gemidos, hacen que me moje aún más de lo ya estoy –Acelerando el movimiento con sus senos, en seguida empezó a oír los gemidos de placer de su compañero sexual, quien sentía su pene muy erguido en entre los suaves vultuosos senos que lo envolvían, se limitó a seguir disfrutando de aquel acto sexual que le estaban propinando. Maribel, al ver que el joven había aguantado tanto, decidió que era momento de introducir su enorme erecto pene, en su vagina humedecida– Nada mal Marco, has aguantado muy bien hasta los momento… es hora que penetres mi húmeda vagina.

En eso, la excitada mujer se subió encima del pene, el cual coloco en medio de sus labios vaginales, de los cuales desbordaban fluidos; poco a poco Maribel fue bajando encimad del pene erecto, que entraba cada vez más en el conducto vaginal humedecido de la mujer, quien daba leves gemidos que iban sonando cada vez más, al cabo de unos cuantos segundos, logró introducir en ella, la gruesa erecta polla, que le expandía sus paredes vaginales, causándole alguna que otra incomodad. Después de un profundo suspiro, coloco sus manos en los pectorales de su pareja de sexo, luego se inclinó hacia adelante, dejando salir gran parte del pene, el cual salía con fluidos de la vagina de la mujer, quien empezó a mover sus caderas, hacia adelante y hacia atrás, subiendo de ritmo cada vez más.

Maribel: Joder… aunque mi vagina está humedecida… tu polla roza mis paredes vaginales como si estas estuvieran secas. Sin embargo… se empieza a sentir muy placentero.

Marco: Ni que lo digas, siento como mi pene está apretado por tus contracciones, que hacen más gozosa la penetración.

Maribel: Oh… oh… oh… joder si… si…. si… se siente increíble tu polla dentro de mí, siento… que muy pronto voy a terminar.

Marco: Vamos… vamos… más rápido tu puedes ¡¡¡Aj…!!! Eso es.

Maribel: ¡¡¡Ah…!!! ¡¡Ah!! ¡Ah…! Si… –La mujer, daba rápidos movimientos cada vez más rápidos sin detenerse, sentía que se venía en la polla, erecta que la estaba penetrando, con mucho placer– Joder, tu enorme pene hizo que me eyaculara.

Marco: Aj… yo a un no me he venido, así que es mi turno de tomar en control, levántate –Al penas la mujer se levando, empezó a salir fluidos entre sus labios vaginales, los cuales eran lamidos, por Marco, quien introdujo sus dedos medio y anular dentro la vagina sensible de la mujer, que empezó a soltar gemidos– Has eyaculado mucho fluido, eso quiere decir que te gusto mi pene que todavía está erecto y rígido.

Maribel: Por supuesto que me gusto, solo ve como me dejó toda excitada y con la vagina sensible –Introduciendo dentro de su boca el miembro de su compañero de cuarto, al cual empezó a chupar y quitarle con su lengua todo el fluido de su vagina– Uhm… Listo, está limpia de mi viscoso líquido vaginal y lubricado, con mi saliva para que me penetres por donde gustes.

Marco: Bueno, elijo penetrar nuevamente tu húmeda vagina, quiero volver a sentir las contracciones de tus paredes vaginales, en mi erecto pene –En seguida tomó a la mujer, alzándola desde sus duros glúteos, colocándola encima de una mesa, donde la abrió de piernas. Con la punta de su pene, daba fuertes roces al clítoris de la mujer, que daba chillidos de gozo– Espero que tengas buena condición para el sexo, porque esto va a durar toda la noche.

Maribel: ¡¡¡Sí!!! ¡¡¡Sí…!!! ¡¡¡Sí!!! Hazme tuya ¡¡¡Uhm!!! ¡¡¡Ah…!!! –Sentía como sus pezones se endurecían junto con sus senos, los cuales eran apretados por las manos de su amante, quien empezó a penetrarla por la vagina, rápidamente– ¡¡¡Ah…!!! ¡¡¡Sí!!! ¡¡¡Más rápido… más…!!! ¡Oh…! Uh.

Marco: Si… eso es, suplica por más que es lo que te voy a dar en toda la noche–Dando más fuertes envestidas, que hacían que Maribel gritara, ella por su parte para ahogar esos gritos, empezó a besar al quien la penetraba enérgicamente– Uh… Uhm… ¡si eso! Ohm… Uh.

Minutos llevaban en esa posición Marcó y Maribel, ésta última daba jadeos, sentía mucha excitación recorriendo por todo su cuerpo, por las fuertes penetradas que recibía su vagina, su ritmo cardiaco se encontraba acelerado, empezaba su piel transpirar sudor, por lo estimulado que estaba su cuerpo, sintió que nuevamente iba a eyacular pero que esta vez con más exaltación, no soportaba tal sensación así que con sus piernas atraía hacia ella al hombre que la penetraba con su pene rígido. A los pocos segundos, Maribel sentía como su vagina se contraía bastante, por el orgasmo que estaba teniendo, en ese momento, el cual salía a gran fuerza con chorros, bañando la polla que entraba y salía del conducto vaginal, con gran fervor.

Marco: Estas excelente, me gusta como sigues pidiendo más.

Maribel: Continua… no pares por nada. Solo… ¡Ah…! sostén mis piernas, ¡¡Uh!!! Ya que me están… temblando mucho.

Marco: Bien, Ah… Uh, te tengo noticias y es que voy a llegar al orgasmo…. así que vas a tener que, ponerte de rodillas como puedas y chupar mi miembro.

Maribel: Es tu primer órgano… de la noche… Uhm, trataré.

Lo más rápidamente que pudo Maribel, bajo de la mesa colocándose de rodillas, introduciendo el pene erguido dentro de su boca, prosiguiendo a succionarlo, sintiendo un gran viscoso fluido saliendo, del miembro, el cual continuaba chupando; por sus labios desbordaban líquido seminal, que se bajaban por su mentón y caía al suelo, fue en gran cantidad el orgasmo de Marco, que Maribel, no logro contenerlo todo en su boca, tuvo que sacar el pene de su amante, para poder respirar ya que el orgasmo la estaba ahogando.

Marco: Estuvo genial, ¿Lista para otra ronda? Ohm.

Maribel: Solo… déjame ponerme de rodillas, en frente de la cama… con el torso tumbado en el colchón –Respirando agitadamente, mientras se limpiaba el semen que le cayó en sus senos– Ya puedes empezar.

Marco: Esa postura me agrada mucho –Colocándose de rodillas, detrás de la mujer, penetrando su orificio anal, con su pene que anqué ya no estaba erecto, seguía grueso, lentamente penetraba a Maribel, por su ano, subía de la intensidad de la penetrada poco a poco, mientras le acariciaba los vultuosos senos a su compañera de sexo– Se siente increíble.

Maribel: Es jodidamente bueno, continua así.

Al oír esas palabras Marco, se reclino sobre su rodillas, empezando a envestir a su amante con gran velocidad, con las manos abiertas le daba a la mujer una que otra palmada en sus nalgas, tal acción hacia que Maribel se excitara más, quien con una mano se acariciaba los senos mientras que con la otra introducía sus dedos anular y medio en su vagina, sentía gran placer al ser penetrada en su orificio anal, mordisqueaba su labio inferior cada vez que sentía los golpes de las palmadas en sus coloradas nalgas. El acto llevaba una duración de casi diez minutos, Marco sentía, que iba a eyacular así incremento su velocidad de envestidas, eyaculando en el conducto anal de su compañera erótica, quien sentía como el líquido seminal, servía como lubricante tibio.

Maribel: Gracias por llenarme ese orificio de su esencia seminal.

Marco: No es nada, ahora ven y mama mi pene para introducírtelo en tu human vagina estimula.

Maribel: Claro, mi amor.

La mujer deseosa de probar la polla, sentó a su amante en la cama, prosiguiendo a masturbarlo con ambas manos a la vez, mientras chupa gustosa la punta del pene, después empezó a descender su boca por el erecto rígido miembro, el cual introdujo todo el eje en su boca, llegándole la punta del pene hasta la mitad de su garganta, luego de repetir varias veces el mismo proceso, se levantó del suelo prosiguiendo a introducir el pene en su orificio anal, dando saltos continuos, mientras era masturbada por su amante, que empezó a sentir múltiples corrientes eléctricas por su cuerpo, por tal sexo que le propinaba su amante erótica.

Marco: Estás vez estás muy animada, permíteme que te ayude en tu trabajo.

Maribel: Siento… que voy a llegar al orgasmo nuevamente.

Marco: Espera… quiero que lleguemos los dos… al mismo tiempo.

Maribel: Pero… yo… casi llego –En ese momento Maribel llegó al orgasmo, dejando salir gran cantidad de fluidos, los cuales cayeron a larga distancia– Yo… ya he llegado a mi limite.

Marco: También casi llegó –En eso, colocó de medio lado a Maribel, prosiguiendo a penetrarla, ahora de medio lado, por su orificio vaginal. Después de unos segundos, Marco alcanzó también el orgasmo– Ah… Joder eso estuvo bueno.

Maribel: Bueno… me alegro por ti… he llegado a mi límite.

Marco: Yo… también.

Luego de lo que expusieron ambos, se dieron un tierno beso y se acostaron abrazados, el resto de la noche, sintiendo el tacto del cuerpo del otro. Sí quieres saber, lo que ocurrió con Mery la amiga de Maribel, comenta y dale me gusta a la historia para una segunda parte.

Sept. 17, 2018, 4:32 a.m. 0 Report Embed 2
The End

Meet the author

samuel Dugarte Me gusta crear historias de todo tipo, que sirban de entretenimiento y que en ellas se encuentren aprendizaje para el día a día.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~