Blue velvet Follow story

lynch Martina Lynch

Una joven profesora de artes dramáticas viaja desde Buenos Aires a Londres para dar clases en la prestigiosa academia LAMDA. Pero cuando Benedict Cumberbatch visita su antigua escuela para tener una charla abierta con los alumnos sus caminos se cruzan y sus vidas cambian para siempre. Esta historia está protegida con licencia Creative Commons Attribution-ShareAlike 4.0 Código de registro: 1804106531289 Se prohíbe toda copia, uso, modificación, reproducción de todo lo aquí expuesto, sin la autorización de la autora.


Fanfiction Celebrities For over 18 only.

#newadult #romance #fanfiction #fanfic #marvel #doctorstrange #strange #sherlock #cumberbatch #benedict #benedictcumberbatch
28
6197 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Capitulo 1

Cuando te inscribiste en la facultad de comunicación lo hiciste pensando que ibas a ser una periodista especializada en música y cultura y así poder entrevistar a tus artistas favoritos. Soñabas con entrevistar a Aretha Franklin, Barbra Streisand y los Rolling Stone (En ese orden) y estabas tan decidida a hacerlo que comenzaste a buscar trabajos ad honorem en los que recorrías toda la ciudad cubriendo recitales de bandas que solo conocían sus familias para ganar experiencia y perder bastante dinero.

Recorriste cuatro revistas durante tu carrera universitaria hasta que diste con una que te pagaba los viáticos, las entradas a los recitales y el transporte y si bien no recibías un centavo por lo que escribías sentías que ir a recitales gratis te bastaba, a veces te tocaban recitales en lugares donde daba miedo entrar y en otras ocasiones habías tenido la oportunidad de ir gratis a festivales internacionales y entrevistar a artistas como Tame Impala, Florence Welch o Cat Power.

Todo iba acorde a tus planes iniciales, pero empezaste a aburrirte de hacer lo mismo: ya habías ido a más conciertos que cualquier persona, ya te habías perdido en Buenos Aires demasiadas veces y ya habías dormido con una decena de músicos. Con el tiempo todo ese mundillo te dejó de interesar. En primer lugar por aburrimiento y en segundo lugar porque luego de un seminario sobre Gilles Deleuze al que te llevó Mariana, una profesora con la que te volviste muy cercana, descubriste que el arte era mucho más amplio y enriquecedor desde otras aristas. Abandonaste tu revista y te dedicaste a escribir sobre cine y teatro en una columna que te ofrecieron en una revista femenina de tirada mensual, no ganabas demasiado pero te alcanzaba para costear tu té preferido que era carísimo y las pizzas grasosas y demasiado saladas de la rotisería de la esquina de tu casa.

Te graduaste con un promedio impecable y varias menciones a tu trabajo sobre las implicancias de la filosofía y la política en el cine contemporáneo.

Mariana, secundada por otros docentes te hicieron cartas de recomendación para un posgrado conjunto en comunicación y bellas artes y mientras te especializabas en esas ramas tuviste los trabajos más interesantes que podías llegar a tener: curadora de contenido para la página web del museo de arte moderno, adjunta en la editorial de la universidad, docente en historia del cine en la facultad de bellas artes, crítica de cine y televisión para un medio nacional y organizadora de la muestra anual de arte joven en Buenos Aires.

Para cuando terminaste el posgrado con especialización en literatura, cine y pintura tu curriculum llegaba a las 8 hojas y las cartas de recomendación de docentes y colegas con los que habías trabajado se amontonaban en el cajón derecho de tu escritorio.

Estabas feliz, haciendo lo que amabas y recibiendo mucho reconocimiento por ello pero ese martes las cosas iban a cambiar

- ¿Podés darte una vuelta por la universidad hoy a la tarde? Tenemos que hablar de algo - Mariana no solía ser muy misteriosa en ningún asunto, le encantaba mandar audios de whatsapp larguísimos por lo que te sorprendiste cuando te propuso juntarse personalmente.

- Si, hoy tengo el día libre en la editorial y me corrieron unas fechas de entrega en el otro trabajo así que me doy una vuelta, ¿pasó algo?

- No, no nada, era para mostrarte una cosa nada más.

- No me asustes boluda.

- ¡No nena! ¡No es nada malo! Venite a la tarde a tomar unos mates y tráeme unas galletitas o algo que estoy desde la mañana y tengo un hambre...

- Dale paso tipo 3, besos.

- Besote.

Llegaste a las 4 y media pero le llevaste un brownie tan chocolatoso y casero a Mari, que no tuvo ni tiempo de reprocharte nada. Mientras se chupaba los dedos llenos de chocolate te dijo:

- Girate para ese escritorio de ahí atrás y tírame ese sobre grande que está ahí al lado de la compu, el marrón

- ¿Qué tiene esto? Que pesado.

- Abrilo, es para vos - Te dijo exaltadísima.

- Ya está abierto - Le dijiste riéndote, con ella tenías tanta confianza que ya te daba risa que abriera las cartas que te llegaban a la oficina de la universidad.

El sobre de papel marrón tenía unas estampillas de correo internacionales y un sticker blanco gigantezco que decía "Priority Shipping UK" y estaba firmado por todos lados, del reverso tenía un logo impreso en negro "LAMDA: London Academy of Music and Dramatic Art".

Adentro tenía una carta dirigida a Mariana diciendo que habían evaluado tu perfil y que estarían encantadísimos de que te unieras al plantel de profesores, te ofrecían casa, traslado y un sueldo generoso. El resto del papeleo eran permisos y recomendaciones para una visa de trabajo, formularios para seguro social y un cheque. Miraste a Mariana desconcertada.

- ¿No es genial? - Te dice - ¡Te quieren en Londres! ¡Te vas en un mes! No me mires con esa cara, te postulé hará cosa de dos meses, no sé cómo paveando en internet vi que había vacantes para docentes y dije, ya fue la anoto, no pensé que te iban a llamar, o sea si, sino no te hubiera postulado pero es todo mejor de lo que me esperaba, ¿No estas contenta? Te ibas a ir a Europa de vacaciones igual en el verano.

- ¡Mari, vos te volviste loca! ¡Tengo todo acá, familia, amigos, tres trabajos, un departamento que tengo que seguir pagando, padres sobreprotectores a 500 km que si se enteran que me voy a 10.000 se mueren!

- Uh nena todo tiene que ser un drama... Amigos vas a hacer nuevos, los trabajos los ponés en stand by o los dejás, una vez que te vayas no te vas a querer volver, tu casa la subalquilas por Airbnb o algo y tus viejos no sé, ahí arréglate, pero ves que el resto ya está más que solucionado!

Nunca vas a entender como hizo para convencerte tan fácil y como lograste acomodar todo en Argentina en un mes, pero ahí estabas por subirte a un avión a Londres con una valija llena de yerba y dulce de leche y con un manojo de preguntas a cuestas.

Sept. 15, 2018, 6:21 p.m. 0 Report Embed 2
Read next chapter Capitulo 2

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 42 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!