Jack Fiore Follow story

zafyeru25 Barbara Avalos

One shot, de acción que relata una parte de la vida del policía británico Jack Fiore.


Action All public.

#traición #trampa #ladrones #policias #espias #Corona-británica #venganza #acción
Short tale
7
3950 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Jack Fiore

— Comment's tu t'appelle?— ¿Por qué mierda este tipo me habla en Francés en una fiesta de la Corona Británica? 


—Je m'appelle es Samuel Drivens— Obviamente no, ese no es mi nombre...El hombre me mira de pies a cabeza, estudiando mi costoso traje, y juro que ganas no me Faltan para gritarle "La reina me contrato imbécil" "Soy el policía y no creas que no estoy sospechando de ti"


El hombre de 2 metros mira su lista y me ubica de inmediato entre los exquisitos invitados, frunce el labio en forma de protesta, pues se nota que no le caigo para nada bien.


—Excusez-moi—Dice abriéndome la puerta, si no fuera Policía, si no fuera porque tengo una importante misión me quedaría a preguntarle cuál es su problema conmigo.


Al entrar al salón de exposiciones es tal como me lo esperaba, las personas bien vestidas con copas de vino del más caro de las cosechas posibles en mano.

Observo con detenimiento cada parte del salón hasta que un mozo me interrumpe colocando ante mi una copa.


—Gracias— digo agarrando la bebida a lo que el mozo me responde con un guiño para luego retirarse.


Observo todas las aristas del salón, mucha gente se contonea por el lugar, pero aún no veo lo que busco. Llevo la bebida a mis labios mientras mis ojos llegan a las escaleras, el despliegue de seguridad es gigantesco y da pena, y una verdadera lástima que ella... sí ella sea mucho más inteligente.


A lado de uno de los guardias está parada con un vestido negro que apenas le llega a la mitad de los muslos, pero no deja ni un segundo de ser elegante, su cabello del mismo color le llega hasta el mentón dejando ver una cara de ángel, contrastando en ese bello rostro unos ojos tan verdes que uno no se imaginaría jamás que ese monumento a la <<tenure>> es la más grande arpía que podría existir.


Inteligente sin dudas... se lleva la mano a un mechón que cae sobre su rostro para acomodarlo, el hombre no tiene de otra que mirar la piel expuesta de la clavícula hacia el escote, simplemente por que su belleza nos obliga a todos los simples mortales a hacerlo...


Sexista Decía en forma de protesta cuando era mía.

—¿Qué se supone que te diga? Es simplemente la verdad... no hay hombre que se resista a tu encanto.


Eso lo sé su sonrisa siempre dejaba ver sus dientes blancos, y el hoyuelo del lado izquierdo de su rostro—. Sólo que yo me case contigo por algo...


 Ja! Para espiar los documentos de la policía?  dije en aquel entonces tomándola de la cintura y besando su cuello tiernamente.


 Claro, Claro mi amor...


Maldito recuerdo, maldita realidad, esa mujer me tenia tan loco, que nunca sospeché que aquella acusación podría ser real.


Cloe Andrew, ese es su nombre, ex agente en cubierto de la interpol... ¿Cómo una espia? SÍ, MALDITAMENTE SÍ. 


Pero un día se canso y decidió INDEPENDIZARSE creando una banda de espías y ladrones profesionales, vaya esposa,  me corrijo... ¡vaya ex esposa la mía! ¿No?


Mientras observo como el Jefe de Seguridad cae rendido al encanto de Cloe, los recuerdos me invaden, cosa estúpidamente cursis, pero para ser sincero, es un desmadre de mujer, capaz de joder al más genio del planeta tierra, no sólo por su belleza, si no...por su capacidad de trazar los planes más elaborados.


Cuando vuelvo a llevar la copa a mis labios para dar otro sorbo... ocurre lo que estaba esperando.


—Bonn Soir Messier Jack Fiore—dice la voz masculina de Vivian Andrew, hermano y compañero de fechorías de Cloe.


— Ya estabas tardando— respondo sin voltear a mirarlo.


— Es interesante como se empeña en entrometerse en los planes de mi hermana.—Su tono francés es pegajoso y a la vez da miedo.


—No... lo que es verdaderamente interesante, es la astucia y el nivel de atrevimiento de tu hermana, por lo general,— digo sin desprender los ojos de Cloe—Uno espera que los ladrones se infiltren, no que ellos sean los organizadores... es bastante atrevido y astuto... lo repito.


—¿No sé como te sigues sorprendiendo?—pregunta acomodándose a mi derecha, por el rabillo del Ojo puedo ver claramente su traje fino y su test clara que contrasta con su cabello del color de la Brea—. Pero siempre tan inteligente ¿ Cómo te diste cuenta?


—Ya ves— Cloe cruzo sus ojos con los míos, yo levanto la mano para saludarla, ella entrecierra los suyos con odio, pero corresponde con una sonrisa falsa—. El francés en la entrada es quien los delató... enserio... ¿Un France? Tu es un garçon petit et jolie...


Felicitation—dice con una sonrisa torcida que estoy seguro las mujeres aman locamente— Pero... no podrán con mi hermana, lo siento Jack


—En verdad me encantaría saber cómo los ladrones consiguen organizar un evento a la Corona Británica... pero no tengo mucho tiempo...


— Ahhh, si esa es tu curiosidad... te puedo llevar ahora mismo a un lugar cómodo y charlamos sentados, tú atado a la silla, a punta de mi pistola,  no creo que te den muchos apuros así.


Cloe se despide del Jefe de seguridad y viene caminando hasta nosotros cruzando entre los invitados, fingiendo felicidad y ser una anfitriona alegre.


—Debió matarte aquella noche—dice Vivian con una risa fingida debido a a que teníamos al primer ministro saludándonos desde la escalera.


—Opino lo mismo, así me hubiera ahorrado el seguirlos por toda Europa.


—Buenas noches Jack— dice con su voz de caramelo Cloe.


—Prefiero...que me digas Samuel y que ante mi nombre pongas la palabra... señor...


—Ya no tienes esposa—dice mientras siento el cañón de una pistola sobre la cadera derecha. Vivian no perdía tiempo.


—Emm, nunca firmó los papeles del divorcio— ella hace un gesto para que salgamos del salón...


—Demos un paseo Jack— propone con una macabra sonrisa.


—Me encanta la idea... —digo cuando unos gritos alborotan al público, Cloe me observa con detenimiento mientras sus secuaces incluyendo al mozo que me entregó la bebida vienen hasta nosotros con cara de confusión. —Hake... Mate— digo levantando ambas manos mientras unos hombres enmascarados a punta de pistolas toman de rehenes a unos cuantos y piden a gritos que se abran las cajas del muestrario de las Joyas...—¡Que pena que las cosas terminen así!— sonrió de nuevo, mientras veo como el Jefe de Seguridad abre las cajas a mis hombres, cuando esto ocurre, Vivian Guarda la pistola, me suelta, y sin más, Cloe y sus secuaces comienzan a correr.


Mientras la gente entraba en pánico, uno de los enmascarados se quita el pasamontañas y sobre el bullicio de la gente expresa.


—Policía, tranquilos, somos policías...— El mismo compañero me hace una señal de que el se encargara de todo allí a dentro, por lo que considero debo seguir a Cloe y su banda cuando de golpe me detengo al escuchar al mismo policía gritándome—. ¡Son falsas, estas joyas son falsas!


Malditamente "Fodido" Creo que mi jugada sólo fue un Hake al final. Sin más apuro mis pasos para ir tras Cloe.


Ella salió por la puerta de emergencia hacia el lado de los pasillos que dan entre las viejas calles de Londres y sus grandes edificios, cuando la veo ya esta sobre una motocicleta tirándome un beso al aire...maldita sexy y provocadora mujer...


Voy nuevamente cruzando el salón para salir por frente del edificio y buscar mi auto, mientras hago esto puedo ver el rostro estupefacto del jefe de seguridad quien intenta entender como se le escapó semejante detalle.


Quisiera detenerme y decirle que no importa cuanto haya previsto cada detalle, Cloe Andrew es mil veces más ASTUTA que todos nosotros, pero no hay tiempo.


Al estar afuera subo a mi auto, intento arrancar, pero claro, no lo hacía, quién sabe qué habrán hecho a mi preciado Lamborghini.


Con la desesperación sólo me queda bajar de el, observo los alrededores cuando el Peugeot negro de Sara, mi compañera aparece en el horizonte. Me apresuro y sin dejar que frene abro la puerta y me monto en el.


—¿Cómo no lo previste?— pregunta muy enojada golpeándome la cabeza


—Sara... no soy genio como ella.


—No, el problema es que le das mucho crédito— dice tomando velocidad en la autopista cuando divisa la motocicleta donde va Cloe— Te observé desde que entraste al salón, te pasaste babeando por ella desde que la viste.


—No lo puedo evitar...—Digo cuando ella saca el brazo por la ventana, con una mano en el volante y la otra en su arma dispara justo en la rueda, haciendo que la moto se desestabilice y tirando al costado de la carretera a Cloe y su acompañante, el portero francés.


—¡Mierda!— grito al ver cómo sus cuerpos rebotan sobre la ruta, y el sonido de las bocinas y frenos hacían que las ruedas patinen sobre la capa de asfalto.


Sara frena a un costado, y con pistola en mano va hasta donde están extendidos ambos cuerpos, yo también lo hago, pero sin mediar me acerco a Cloe.


Ella esta conciente con muchos raspones y aparentemente con el brazo roto, sin embargo parece no estar grave.


— ¿Dónde están las Joyas? —pregunta Sara al francés.


—Je ne comprends pas— dice frotándose la cabeza de dolor.


—No las conseguirás— responde Cloe con una risa entre quejidos


—¿Por qué?— preguntamos al unísono con Sara quien apuntaba la cabeza del francés.


—Las Joyas están fuera del país desde hace 3 días— la sonrisa de Cloe se amplió y sus ojos adquirieron un brillo.


Oí el sonido del gatillo y a continuación un disparo, inmediatamente mire al francés, pero el estaba intacto, giro para Sara y la veo en el suelo, la dispararon en la pierna izquierda y por la cantidad de sangre que se desprende supongo que tocó una arteria. Busco al autor de semejante acto, para que mis ojos lleguen a Vivian apuntándome directamente.


Me paro al instante y saco mi arma y lo posiciono cómo él lo hace conmigo.


— Cloe, déjame hacer lo que no pudiste...


—Déjalo— dice ella a regaña dientes— Debemos salir del país ya...


—¿Cómo es posible que estén tan tranquilos?—pregunto—. Digo, son Joyas de la Corona Britanica, no podrán venderlas libremente.


—Esa es la diferencia entre tú y yo— Cloe se levanta como puede y toma el arma de Sara para apuntarame—Tú sólo miras lo obvio, yo contemplo las posibilidades, por eso me fue fácil engañarte, un policía de tu calibre, excelente en su trabajo... una pena que seas tan básico.


—¿Te refieres a la confianza que tenia de dejar mi partatil por la casa dónde sólo estaba mi esposa?


—Me refiero a que nunca aprendes... si te enfrentas a mi, debes saber que estoy a 1 km de la meta siempre, y claro, debes dejar de confiar tan fácilmente en la gente,  por ejemplo en Sara...


Miro a mi compañera cuando Vivian sostiene a su hermana y una camioneta negra se acerca a nosotros, los sonidos de las patrulleras ya hacen eco en las calles de Londres.


—El Mercado negro es un mundo amplio, nunca conocemos a nuestros compradores...— Cloe sube al auto y lucho conmigo mismo por disparar, pero no puedo hacerlo— Generalmente el cliente nos consigue un mediador ¿Cómo crees que una persona como yo, buscada por toda Europa consigue entrar en la lista de posibles organizadores?


Ella vuelve a reír, y Sara mira al suelo, no es capaz de devolverme la mirada.


—Sólo que esta mediadora, quería quedarse con todo ¿No es así? Pero yo soy mucho más inteligente de lo que puedas imaginar. 


—Sara...—es todo lo que puedo articular.


—Jack, eres bueno, estuviste cerca, es una pena que me descubras tarde siempre.— Sus ojos verdes se tornaron tristes de repente, y algo encogió mi estómago—. Es una lastima que aquella noche me descubriste, quizás nuestra realidad seria otra si no me veías robándote información, quizás seguiría siendo tu esposa...


—Me alegra haberte descubierto esa noche, prefiero ésto a estar enamorado de una ilusión...


—Es interesante... lo dices como si lo hubieras dejado de hacer.


El auto arranca, pero con Vivian frente mio sólo se llevaron a Cloe y yo quedo perplejo al ver cómo baja el arma en el suelo, coloca ambas manos en la nuca y se arrodilla cuando las patrulleras nos rodean.


— Te eliminare— amenaza Sara a Vivian que sólo mira con arrogancia a la mujer.


— ¡Puta madre!— exclamo— Cloe se escapó...


Vivian sonríe mientras lo esposan, y yo revuelo mi cabeza para comprender que es lo que realmente gana Cloe con todo ésto. Deja que arresten a su hermano, delata a su secuás, y me tira semejante mensaje.


— Jack— llama mi Jefe, el mismo que aviso que las Joyas eran falsas.


—¿Qué...?— pregunto mientras me despeino.


—Debemos ir tras Andrea...


—Cloe, se llama CLOE ANDREW — digo enojado, hace bastante no oigo el nombre con el que la conocí.


—Cómo sea... tu exesposa se escapa.


—No irán tras ella— dice Vivian amenazando— Las Joyas de la Corona están en la casa de Jack...


El aire se espesó de inmediato, apreté el mango de mi pistola, no podía creer que ésto esté pasando, de nuevo Cloe Andrew terminó con el juego a su favor, y esa es la razón por la que Vivian quedó aquí. Lo observo con detenimiento, para luego ver el rostro sorprendido de Sara, quien estoy seguro ya sacó la conclusión a esta situación, mi Jefe por el contrario estaba más que confundido.


—El Mercado negro tiene clientes exclusivos y que siempre median—repite Vivian lo que menciono su hermana—. Pero nunca trabajamos sin saber la identidad de nuestro contratante ¿En verdad creíste que no descubriríamos que fuiste tú el que busco al equipo de Cloe? ¡Rayos, es Cloe... no es una ladrona cualquiera!


—Creo que la subestimé— digo cuando las esposas rodean mi muñeca, no me resisto para nada, asumo las consecuencias de semejante locura—. Sólo quería traerla a Inglaterra para arrestarla, y vengarme... creo que mi plan tuvo huecos al final.


—Empezando por Sara... — responde.


—La próxima prometo pensarlo más...— digo olvidando a todos los que están a nuestro alrededor.


—La próxima prometo disparar del gatillo— amenaza mientras los 3 Entramos en la patrullera. Esposados.


Definitivamente... Cloe Andrew sabe hacerme explotar la cabeza.

Quizás pasaron 5 minutos en los que ninguno de mis ex compañeros de la policía me habló, ni los otros acompañantes, hasta que el horrible estruendo del metal contra metal se oyó, nuestros cuerpos por inercia se fueron para el frente, podía oír los gritos de dolor de Sara.


Tardo medio segundo en entender lo que acaba de pasar, nos chocaron.

La puerta de Vivian se abre, y el mozo que me había guiñado un ojo lo estira, sin más, decido que es el momento que debo aprovechar.


Mientras Vivian sube al auto negro, tomo aire y me hago de fuerzas para salir corriendo hasta meterme en alguno de los pasillos de la Vieja Londres.


A partir de aquí sólo me queda 2 opciones... ir a la cárcel y pensar en mi venganza o salir a las calles, y convertirme en la competencia de Cloe.


Por supuesto que estoy pensando en la segunda opción. Cloe Andrew.... juro que logras re plantearme la vida entera.


Sept. 14, 2018, 8:06 p.m. 2 Report Embed 7
The End

Meet the author

Barbara Avalos Hola a todos, sólo soy una loca amante de las letras jugando a crear mundos, espero que les guste lo que encuentren aquí.

Comment something

Post!
Friki NAVA Friki NAVA
<3
Oct. 24, 2018, 1:07 a.m.

~

Related stories

More stories