Mi primer amor Follow story

mauriciorobles Mauricio Robles

Dicen que el primer amor nunca se olvida, que perdura con el tiempo como un recuerdo interminable hasta el último día de tu vida; no se refleja en realidad como algo concreto, se dice que llega a ti en forma de un suspiro o algún momento borroso en tu memoria...


Drama All public.

#mujer #llanto #lluvia #tristeza #amor #tiempo
13
5069 VIEWS
In progress - New chapter Every 30 days
reading time
AA Share

Metamorfosis

“Mis párpados cerraban lentamente; mi respiración se hacía más intensa y aguda. Sentía que algo no estaba bien conmigo.”

Voces a mi alrededor, gritos y llanto de personas tan sólo eso podía escuchar mientras sentía que mi cuerpo se desvanecía; prácticamente no lo sentía.

Pasé mucho tiempo intentando abrir mis párpados y entender que era lo que me estaba ocurriendo, pero cada esfuerzo realizado por mí era inútil, ni siquiera recordaba ese día era como si todo se me hubiera borrado y tan sólo imaginaba que era una cruel pesadilla. Se pudiera decir que estaba en mi mente, en mi asquerosa mente.

Pasaba el tiempo, y el sonido en general se había esfumado las voces, gritos y llanto de personas se habían ido. Quería hablar gritar ponerme de pie, pero no existía nada mi alrededor tan sólo una luz muy intensa al fondo, y tenía mucho miedo; me angustiaba todo el tiempo. Ya no podía seguir allí me rendía poco a poco... Creí que había muerto, y entonces me dije que el infierno no era como lo describían... Era peor: ¿tan cruel era desaparecer y encontrarse solo el resto de la eternidad?

Mientras balbuceaba conmigo mismo aquella luz crecía en tamaño e intensidad. Me aterraba la idea de haber muerto no sabía qué sucedería conmigo.

Pegué un salto al aire y me encontraba en un lugar completamente desconocido: ese no era el cielo ni el infierno era un lugar en la Tierra al cual nunca antes había visto. Me sorprendí, era ilógica esa situación.

Estaba vivo, pero no sabía en dónde me encontraba. Me puse de pie y salí de aquel sitio y me sorprendí mucho al ver que era mi propio dormitorio al cual le alguna manera lo habían cambiado.

Todo era distinto los árboles que rodeaban mi casa ya no estaban, ese lugar era ahora una urbanización.

Busqué a mi familia; entre en la habitación de mis abuelos y todo estaba lleno de polvo, su cama estaba tendida como si ya nadie durmiese allí; su armario estaba vacío tan sólo arañas vivían en ese lugar.

No conocía absolutamente nada, la pintura color mostaza que cubría las paredes de mi casa había sido sustituido por un color blanco hueso que por el paso del tiempo se transformaba en un tono verdoso y en ciertas secciones casi ya no existía.

Todo mi hogar había sido abandonado, corría muy apresurado buscando a todos pero era inútil era como si ya nadie viviera allí.

Me sentía confundido, no sabía que era lo que había ocurrido con mi vida. Me puse en frente de una puerta de vidrio que existía en un rincón: estaba llena de polvo, pasé mi mano intentando limpiarla y cuando lo hice me asusté, ese que se reflejaba allí no era yo. Tenía el cabello largo, barba en abundancia, su rostro era irreconocible... No era aquel adolescente precoz con mínima cantidad de acné, cabello pequeño, ¡odio la barba! ¿cómo mierda era posible? Immediatamente me senté, estaba muy asustado, no sé cómo explicar todo lo que allí ocurría.

Estaba solo en un mundo completamente diferente al que yo conocía.

En absoluto todo había cambiado, hasta mi voz chillona se había modificado.

Era una locura una fantasía. No consumía drogas así que descarte esa posibilidad; tampoco tenía olor alcohol. Tenía mis cinco sentidos intactos o bueno más bien estaban dispersos por allí... Me estaba volviendo loco según no entendía.

Me encerré dentro de esas cuatro paredes a lo que antes se denominaba mi habitación, miraba desde la ventana como los vecinos reían mientras eran felices, y yo aún no entendía lo que había pasado.

Dormía en el día y todas las noches me la pasaba buscando respuestas intentando descifrar eso tan nuevo en lo que me había sumergido.

El aire se sentía diferente era más pesado, el cielo ya no era tan azul, su tonalidad cada día era gris, el sol casi no salía la lluvia caía todo el tiempo: a veces eran pequeñas gotas y otras precipitaciones que casi no querían terminar.

La comida se agotaba tan sólo me quedaba una lata de atún y un poco de arroz eso significaba que debía salir a buscar o comprar algo; por allí busqué dinero y a duras penas logré encontrar $10 que se escondían en un cajón en lo más inhóspito de la casa. No quería que nadie me viera quizá no me conocían obviamente yo no los conocía ellos: busqué algo que me tapase la cara. Una chamarra negra con una capucha grande (parecía la muerte). Con miedo por primera vez abría la puerta principal (en ese instante fue la primera vez).

La brisa era leve, eran entre las 2 de la tarde casi no había lluvia tan sólo era como el rocío de la mañana. Me quedé en pie desconcertado sin saber a dónde ir. Según recordaba las tiendas se encontraban hacia el sur así que con lentitud bajaba mirando a todas partes y no podía creer nada de lo que veía: casas nuevas, vecinos nuevos, calles remodeladas, casi no existía vegetación, era como estar en un asquerosa ciudad. Lo bueno era que la vestimenta no había cambiado mucho en eso seguía siendo como lo recordaba.

Creo caminé 30 minutos y la pequeña plaza de mi parroquia era más bien maldito hormiguero: automóviles por todas partes, edificios en donde eran pequeñas casas, la iglesia estaba abandonada... Prácticamente era una ciudad.

Me desconcertaba por todo, no sabía que hacer; mi vida había pasado por una maldita metamorfosis, y en vez de transformarse en algo espectacular yo lo veía como el infierno.

Me puse a llorar como un bebé, tenía hambre, frío, miedo: estaba solo.

Llegué a una tienda en donde existía una ferretería; la señora que me atendió no parecía ser de ese lugar, y yo parecía un completo idiota. Compré lo poco que me alcanzó con el dinero y muy deprisa fui a casa para estar a salvo de todo el mundo.

Llegué empapado, ni siquiera me cambié de ropa, comí un poco y me acosté en la cama para dormir con la idea de que al abrir los ojos estaré en donde se supone que debería estar.

Sept. 1, 2018, 2:31 p.m. 2 Report Embed 10
Read next chapter Aceptación

Comment something

Post!
George Little George Little
Una narrativa excelente de 9. Felicidades a la autora, muy talentosa.
Oct. 18, 2018, 1:08 a.m.

  • Mauricio Robles Mauricio Robles
    Muchas gracias, tan solo que no es autora sino autor. Muchas gracias. Oct. 25, 2018, 2:59 p.m.
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 1 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!