Short tale
0
4603 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

La salvación del (EN) Mexicano

Andaban unos chamacos muy sácale punta por mi cantón mientras se chingaban unos tabacos cuando el chavo decidió salir de su changarro para dar el rol, Él ya se la sabía así que simplemente intentaba darles el avión cuando andaba por sus lares, uno intenta parecer jodido si tenía que cruzarse con ellos, porque nunca sabía si le iban a pedir una feria o si pondrían al brinco porque los volteaste a ver.

El chavo mexicano la neta ya estaba más que acostumbrado a lo que los barrios de la ciudad, podían sucederle muchísimas jaladas en un simple caminar por la calle, güeyes que conducían hechos la mecha valiéndoles los vatos que cruzaran la calle y tipos manchados que te sacan fierro por unos cuántos varos.

La verdad es que en México seas raza o no, te tumban parejo, tanto así que se ha vuelto una nación donde es cada familia por su cuenta e incluso a veces te avientas la vida de a solas. Aunque es bastante cierto y uno le cae el veinte con el tiempo sobre que todos intentamos y necesitamos jalar parejo para progresar.

Y así pues el chavo fue a ver a su chica, ella siempre le ha latido un buen, tanto como para un rato como para sentar cabeza. Llegó cerca de las seis de la tarde con ella y platicaron como siempre de cosas variadas y de cómo pronto podrían armarse su nido juntos. Tras su chingona estadía con Ella decidió que ya era hora de caerle cerca de las 10 ya que al otro día tendría que tirarse para la chamba muy temprano. Se despidió un chingo de veces y finalmente agarró camino de vuelta. Como andaba muy chido después de esa visita, decidió que se iría a pata para relajarse un rato y también para ahorrarse unos varos del pecero y evitar también la madriza que es tomar el metro a esas horas.

Mientras se volvía le vino a la cabeza la sensación de la cabrona presión que le hacía sentir combinar la friega de la chamba con la de la escuela, últimamente había tenido unos días muy recios porque los canijos de sus patrones habían corrido al otro chavo con el que trabaja por pasarse de huevón y ahora le estaban cargando la mano a Él con los quehaceres que debían ser para dos. Fue entonces que se preguntó - ¿Para qué carajos ha venido sobreviviendo la humanidad a catástrofes, fieras y enfermedades, si al final iban a dejar un mundo en el que nos dedicamos a puras jaladas?-. El chavo chambeaba en unas de esas grandes empresas que se dedican a los chescos, bebidas que engordaban y mataban lentamente a los güeyes que las consumían - Lo peor de todo es que desde morritos nos enseñan a tragar esas madres y para variar, que la chamba donde te paguen es buena - pensó.

Los mexicanos se quiebran la cabeza con las contradicciones del hogar y de la sociedad, te dicen que romperte la madre trabajando está bien, que eso es ser chingón, pero a la vez creces sintiéndote mal de que tus jefes se la pasen en friega y nunca estuvieron ahí porque iban a trabajar a un lugar que nunca parecía pagar suficiente y que siempre te exigían jornadas bien manchadas. También te llegan a decir que mentir está mal, pero varias veces te piden que les hagas paro para que digas algo que no es verdad con tal de echarles la mano.

Un -Échame una luz carnal - que escuchó lo hizo salir por un momento de su ensimismamiento, un vato bien ñero desparramado en la banqueta le extendía la mano hacia él mientras le hacía un gesto de por favor con la choya. El chavo pensó por un momento en ignorarlo pero ese constante adoctrinamiento de la iglesia acerca de dar o sino ser considerado codo por todos lo hizo detenerse a hurgar en sus bolsillos, sacó un poco de suelto de su bolsillo, dejando por accidente caer un hidalgo que traía también, lo recogió velozmente y le dio el cambio que logró sacar sin verlo a los ojos. -No seas gacho, te ves bien fresa, échame más - replicó molesto el aparente pordiosero. Indignado por su poco agradecimiento el chavo contestó - Pues mejor chambéale, todo lo quieras peladito y en la boca-, a lo que el sujeto le respondió con la acostumbrada mentada de madre. El chavo simplemente le regresó la mentada con un ademán del brazo y siguió.

-Estamos bien jodidos, y nos jodemos entre nosotros me cae- dijo para sí el chavo con cierta lástima. Y así en México siendo uno de los países más creyentes y participantes de la fe cristiana se conoce ampliamente la creencia general por la cual realmente se rige la sociedad "El que no tranza no avanza". Cómo se puede esperar que se progrese cuando absolutamente todos son tus enemigos, siendo que la base de la supervivencia en nuestra especia ha sido el trabajo en conjunto de grupos humanos.

La verdad es que el sumamente grande Ego que nos influye a creer que podemos ser lo suficientemente "chingones" como para salir del hoyo en que nacimos por solamente nuestra cuenta ha creado una comunidad que vive arrejuntada pero nunca unida. Nos cagan nuestro vecinos, o la mayoría de ellos, nos sentimos bien "machos" tanto hombres como mujeres, pero a la hora de la hora patitas para que las quiero si hay que enfrentar una situación desagradable, sea con la típica mordida al poli, o la escapada con tus dotes de "Toreto" en tu coche, o aplicando técnicas coyonas como sacar armas y sentirse el mero mero sólo por tener la superioridad armada.

El chavo lo sabía, todos lo sabían, el Don de la tienda o la Ñora que vende quecas, hasta el ruco que siempre anda de mal humor y chingando sólo porque sabe que existe una barrera protectora por verse políticamente correctos de molestar a un viejo, todos saben en México que el peor enemigo de un mexicano es otro mexicano.

Pero a pesar de todo esto hay algo que nos puede ayudar a rifarnos como los grandes, que los mexicanos en general queremos ser héroes, ser El Salvador y quedar como grandes, lo único que hace falta, es que nos demos cuenta de que El Salvador de los mexicanos, a pesar de que en su individualidad es enemigo, todos juntos realmente juntos somos Él.

El Lucho Fercho.

Aug. 15, 2018, 3:16 a.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~