La dama de negro Follow story

bicycleization Emanuel Di Cristofaro

Creepypasta escrito por mi, espero que les guste. Este mismo tiene un toque más suave que todos los demás creepypastas. Esta historia es vieja, y es una de las primeras que escribí. Acá también pueden leerlo. https://creepypastas.com/la-dama-o-mujer-de-negro.html


Paranormal Ghost stories Not for children under 13.

#venezuela #mujer #fantasma #negro #vestido #mucubají #muchachos
Short tale
0
2101 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

La dama de negro

“Mi visión se oscurece poco a poco, mientras mi corazón arde en su presencia, nada más y nada menos de la dama del vestido negro”


Autor de la historia: Desconocido

Lugar de los sucesos: Venezuela, estado Mérida, lago de Mucubají.


Todavía sigo aquí encerrado en mi habitación, mientras veo por la ventana como las gotas de lluvia corren por el vidrio de la misma. He estado mucho tiempo desconectado de las tribulaciones y otros sucesos del mundo que me rodea, inclusive he tenido la idea de quitarme la vida, pero no he tenido la oportunidad de hacerlo, soy cobarde. Por ello para desahogarme escribí este documento para que entiendas el porqué de mi sufrimiento.


Todo comenzó cuando me dispuse a salir con mis amigos Amanda, María y Raúl cuando decidimos viajar a Mérida con la finalidad de analizar la flora de aquella región, necesitábamos estudiarlas ya que era la tesis de quinto año y además la oportunidad de conocer los paisajes y la gran cultura del estado Merideño. En el momento que llegamos nos recibió con mucha amabilidad una señora de avanzada edad que disponía de un pequeño motel, y por supuesto nos permitió alquilar una habitación a un precio muy accesible. Todos nos encargamos de ordenar todo el equipaje y escoger donde dormiría cada uno.


Cuando ya estábamos por terminar de acomodar todo, María se le ocurrió que fuéramos a la laguna de Mucubají como primer lugar para investigar y a todos nosotros nos pareció una excelente idea. En la mañana decidimos ir al lugar recomendado por María y a simple vista nos pareció hermoso, en ese momento decidimos separarnos y buscar cualquier planta exótica y que se le tomara una fotografía, y cómo no, también extraer algunas muestras o partes de ella.


Mientras mis pies pisaban el pasto y la corriente de aire fresca me despeinaba, encontré una flor muy poco usual ya que esta era completamente negra, pero, a pocos metros algo me llamó más poderosamente la atención. Lo que observé era una mujer muy hermosa, esta llevaba un vestido largo de color negro y una corona de que estaba hecha de la misma flor que contemplé y además de un cabello negro intenso muy largo. Sin embargo, lo más llamativo y a su vez desconcertante era que sus ojos eran completamente negros.


Le empecé a hablar, le dije la razón del porqué se encontraba en las cercanías de la laguna de Mucubají, pero no me respondió. Se molestó solamente en darme una hermosa sonrisa que casi me enamora y luego se marchó lentamente hacia la sima de la colina, estaba a punto de seguirla pero me detuvo los gritos de mis amigos que me llamaban a lo lejos, ya que era la hora de partir. En el camino mientras Raúl conducía el vehículo que nos trajo a Mérida y mis dos amigas hablaban, saqué una hoja de papel que llevaba conmigo junto a otras cosas que hubiese necesitado para la investigación, cosa que al final no use. En esa hoja dibuje a la hermosa mujer del vestido negro, ya que era uno de mis pasatiempos y lo hacía de buena manera.



Al llegar a la habitación no podía dejar de pensar en esa mujer de hermosa perfección, donde mis amigos se molestaban ya que me encontraba en un ensueño con tal belleza, así que me dijeron con mucha molestia que por hoy no hiciera nada del trabajo.


Al caer la noche, mientras observaba la ventana que estaba muy cerca de donde dormía vi por la poca luz que estaba en el exterior que la misma mujer del vestido se acercaba y yo me encontraba muy intrigado pero a su vez incómodo, ya que esa mujer me siguió al fin de cuentas. Pero todo lo que pensaba de ella se esfumó en un instante, porque esa mujer hermosa que vi en horas de la tarde, ya ni tan siquiera se parecía a un ser humano, lo único que seguía estando igual era su cabello y su vestido. Con una mano de dedos muy largos empezó a abrir la ventana lentamente y al observar aquella cosa espeluznante que ingresaba al cuarto, con todas mis ganas quería pegarle un grito a Raúl que estaba en ese momento cerca de mí pero no podía, ya que estaba completamente paralizado, y manteniendo la vista en aquella criatura que lentamente se me acercó y posó su mano sobre la cama y empezó a montarse, y en el momento que se recostó sobre mí, acerco su cara hacia la mía y abrió su boca enorme que tenía y me dijo algo que a la primera vez lo entendí y que se me quedo grabado para siempre, “No mires”.


No recuerdo más que me sucedió en esa noche, pero en la mañana desperté y empecé a sentir un ardor en mi pecho, para comprobar que era me fui al baño y me vi enfrente del espejo. En el lugar donde se el corazón tenía una marca muy extraña totalmente cicatrizada, empecé a asustarme mucho desde ese entonces.


Cada vez que salía a cualquier lugar a pasear, a estudiar o cualquier otra cosa, siempre mi corazón sentía un ardor. Cuando un día decidí pensar que era lo que me sucedía, fui a la clínica y el doctor me dijo que mi corazón estaba en perfecto estado, seguía sin entender y lo relacione con lo ocurrido aquella noche y en un momento le dije a mi amiga Amanda que se reuniera conmigo para hablar ya que ella era de confianza, era mi mejor amiga. En el momento que nos encontramos nos sentamos en un banco y le empecé a contar, pero a su vez que hacía ese acto, mi corazón me dolía mucho más que antes y ahí lo entendí todo y me dije a mí mismo, «Aquella supuesta mujer hermosa que en esa noche no lo era está dentro de mí, cuando me acerco a otra mujer, deduciéndolo, se pone celosa y reacciona dando semejante dolor fuerte».


Me fui en ese momento sin decirle nada a Amanda. Hoy en día perdí a mi mejor amiga, nunca supe que les sucedió a María y a Raúl. Me encuentro totalmente desechado encerrado en mi casa como ya mencioné al principio y día tras día no olvido ese momento. Mi visión se oscurece poco a poco, mientras mi corazón arde en su presencia, nada más y nada menos de la dama del vestido negro.

Oct. 17, 2018, 7:49 p.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Emanuel Di Cristofaro Pequeñas y medianas historias de terror o suspense, espero que les guste.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

More stories