Frozen y las brujas de Eastwick Follow story

captainleon CharmRing

Elsa y Anna despiertan en el mundo moderno. Deciden ir a USA donde conocerán a tres hechiceras que anteriormente derrotaron al demonio. Lamentablemente, el diablo tenía un hermano.


Fanfiction Movies All public.

#anna #elsa #comedia #humor #gatos #demonios #brujas #frozen #bolivia
2
4729 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

La mansión Lennox

Disclaimer: Este es un fanfic sin ánimo de lucro y que no intenta vulnerar los derechos de quienes sean tengan la propiedad sobre las franquicias de Frozen y las brujas de Eastwick.

Esta es una historia penalti/castigo/reto, por lo que no esperen una obra de arte. Eso sí, se apreciará y responderá cualquier comentario.



FROZEN Y LAS BRUJAS DE EASTWICK

Introducción


Las princesas Elsa y Anna de Arendelle, luego de su coronación se vieron inmersas en la guerra. Para salvar a su reino Elsa convocó una gigantesca tormenta de hielo. Anna sabiendo que su hermana sería presa del hechizo decidió unirse a ella y juntas permanecieron encerradas en el hielo mágico hasta la actualidad.

El hechizo mágico cesó y ahora las dos hermanas buscan una nueva vida lejos de todo en Estados Unidos.

En la ciudad de Eastwick, Alexandra Medford, Jane Spofford, y Sukie Rougemont, convocaron al demonio y este vino como Daryl Van Horne. Lo que empezó como un juego de seducción se convirtió en una batalla entre ellas y el diablo, al que lograron regresar al averno.

Ahora las chicas viven en la mansión Lennox que hubiera comprado antes su amante endemoniado y el dinero se les está acabando. La solución: alquilar la mansión.

.

.

Capítulo 1: La mansión Lennox


―Woa, esta mansión es muy grande ―decía sorprendida Anna.

―Aquí dice que es de estilo neo-gótico. Un estilo arquitectónico basado en el gótico del renacimiento de la segunda mitad del siglo 19… Eso fue después de nuestro tiempo ―le aclaraba Elsa.

Las chicas fueron a la puerta principal y apenas tocaron el timbre, les abrió el sujeto más alto, enjuto y con apariencia lúgubre que hubieran visto en toda su vida.

El mayordomo estaba a punto de hablar cuando una voz con fuerte carácter sonó tras él.

―Fidel, diles que no aceptamos vendedores… Eh, ustedes no parecen ser vendedores ―decía una mujer de mediana edad de rostro delgado pero atractivo y cabello negro muy encrespado.

―Eh, no. Somos quienes buscan alquilar la mansión. Ella es mi hermana Anna y yo me llamo Elsa. Somos las princesas de Arendelle.

―¡Oh las princesas! ¡Qué alegría que hayan venido! ¡Perdonen haberlas confundido con vendedores! Me llamó Alexandra Medford.

La mujer luego de las presentaciones condujo a las princesas a un ala de la enorme mansión donde presentó a las otras dos mujeres adultas que vivían en ella.

Jane Spofford era una pelirroja de mandíbula fuerte pero que no desmejoraba en nada su belleza innata; y Sukie Rougemont, una rubia de rostro angelical y algo delgaducha.

A parte de ellas estaba Adriana, la hija de adolescente de Alexandra; y las seis hijas pequeñas de Sukie, todas ellas estaban en fila y parecían una escala musical. Jane, no tenía hijos salvo el pequeño bebe que había tenido con el demonio Daryl.

De hecho Daryl Van Horne, había engendrado tres hijos con las mujeres adultas. Cada uno de los bebes tenía un cabello muy brillante y era del mismo color que el de su madre.

Tanto Elsa como Anna, estaban encantadas con las hijas pequeñas de Sukie, y que ni decir con los tres bebes nacidos fruto de la relación con el diablo, eran adorables.

Las mujeres a modo de bienvenida ofrecieron una cena a sus invitadas y Jane se puso a tocar el violonchelo con suma maestría.

―Jane toca estupendo ―les decía Sukie a las princesas―. Podría ser contratada en una gran ciudad, su talento se está desperdiciando en este pueblo.

―Apuesto que tiene un gran éxito en el pueblo ―decía Anna.

―Bueno, digamos que no tenemos muy buenas relaciones con el pueblo en este momento. Es complicado pero no todos vieron con buenos ojos al anterior dueño de la mansión… Daryl Van Horne.

.

.

En la ciudad de Nueva York, estaba cayendo un diluvio y una figura joven se asomaba a uno de los amplios ventanales.

La silueta negra era iluminada por los potentes rayos de la tormenta junto con el interior de la galería de arte.

―Daryl… ¡Daryl, iré a ese pueblucho perdido en la nada y me aseguraré de vengarte!

Dos gatos estaban subidos a una escultura moderna. Uno era de anaranjado pelaje y el otro era gris azulado, ambos oscilaban las delgadas colas felinas y no parecían tener miedo a los truenos que reverberaban en los alrededores.

―Gold, Silver, nos vamos a Eastwick.

CONTINUARÁ…

July 31, 2018, 11:13 p.m. 0 Report Embed 0
Read next chapter Otro demonio aparece

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 3 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!