Un gato contra OpMithril Follow story

captainleon CharmRing

Lydia Deetz y SU chico gato Percy, son requeridos por Mithril para ayudar a Tessa a destruir una organización terrorista. fanfic de tipo ciencia ficción, política ficción, romance, OC (original character).


Fanfiction Anime/Manga All public.

#chico-gato #gatos #anime #fullmetal-panc #army #mechas #drogas #Lydia-Deetz #Winona-Ryder #bolivia
0
4.9k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

La petición de Testarossa

Este es un fanfic crossover de Full Metal Panic, y la película de Tim Burton, Beetlejuice con Lydia Deetz (Winona Ryder) como protagonista. Este fanfic no trata de vulnerar los derechos de quienes tengan la propiedad de las franquicias antes citadas.



UN GATO CONTRA OPMITHRIL

Capítulo 1: La petición de Testarossa


Dentro de una sala oficial ubicada en el interior del submarino Tdd-1 de Mithril, se llevaba una reunión de suma importancia.

―Por lo que sabemos es una organización que se hace llamar “OpMithril” ―informaba Kalinin, quien era el estratega de Mithril.

Andrei Sergeivich Kalinin, pese a ser de origen ruso, tenía la piel muy bronceada, con barba y bigote, además de una cola de caballo que adornaba su cabellera blanca, era como una especie de figura paterna entre la tripulación del gigante submarino, pese a que tenía una mirada dura.

―¿OpMithril? ―dijo extrañado Mardukas.

Junto con Kalinin, Richard Mardukas, era el oficial superior de mayor edad presente de toda la organización de Mithril. De origen inglés, llevaba siempre una gorra (cachucha) la cual le daba una apariencia muy intimidante al ya de por si estricto vice capitán del Tdd-1.

Mardukas siempre había seguido una disciplina elitista y no toleraba cualquier laxitud en la disciplina de sus subordinados. Este elitismo se aplicaba inclusive a él, a diferencia de Kalinin, quien tenía una figura musculosa, Mardukas era delgado con una complexión enfermiza y siempre estaba bien afeitado y recortada toda su cabellera negra.

Pese a su decidido autocontrol, esta vez Mardukas reflejó un rostro de extrema preocupación.

―Supongo que el nombre de “OpMithril” indica que es una organización cuyos intereses van en contra posición a los nuestros ―explicaba Kalinin.

Los dos ex militares veteranos miraron fijo a la pequeña figura a quien le dedicaban sus informes.

Sentada nerviosa en una silla de capitán que se veía muy cómoda, se situaba una pequeña fémina cuya apariencia no concordaba con la que se esperaría de un capitán de un submarino.

De aspecto muy joven tanto que haría creer a cualquiera que se trataba de una niña de primaria, contaba con un rostro de hada, el cual contaba con un cabello gris casi blanquecino, el cual estaba trenzado y reposaba sobre su hombro derecho, además tenía los ojos de un color gris. El nombre de la “niña” era Teletha Testarossa.

Teletha Testarossa (que pidió que la llamaran Tessa), tenía en realidad 16 años y con un coeficiente intelectual de un genio, era no sólo la capitán del Tdd-1, sino de toda la organización de Mithril.

―Sin importar que hagamos ―decía Tessa, mientras que acariciaba nerviosa la punta de su trenza ―, este enemigo se adelanta a nuestros pasos, ya descartamos la presencia de dispositivos de espionaje en la nave y el empleo de espías en nuestra tripulación. ¿Tú qué opinas Melissa?

Melissa Mao, negó con la cabeza ya que no podía dar ninguna explicación a lo que sucedía.

Melissa era la oficial superior de Sousuke y Kurz, de cabello corto y negro, además de piel blanca y rostro bonito, podría ser un buen prospecto de novia, salvo por el hecho de ser una aficionada a la bebida y ser conocida por perder a veces el temperamento, incluso con sus superiores.

Al lado de Melissa se hallaban Sousuke Sagara y Kurz Weber. Sousuke era de cabello negro y complexión atlética, además gozaba de un fuerte bronceado. Con un rostro atractivo, espantaba a las chicas con su sempiterna expresión de severidad, eso y su poca capacidad para relacionarse, le quitaban todo lo atractivo.

Kurz, era lo contrario de Sousuke, muy extrovertido y todo un play boy. Gozaba de una apariencia de modelo de pasarela con ojos azules y cabello rubio, lo único que lo delataba era esa mirada lujuriosa que advertía a las mujeres que no debían meterse con él.

―Tal vez el enemigo use magia ―dijo Kurz, quien como siempre era laxo en cuestiones de disciplina.

Tanto Kalinin, como Mardukas e inclusive Melissa, miraron severos al rubio, quien se encogió en su asiento.

―… magia, eh… ―decía Tessa ―, tal vez esa sea la causa.

―Este capitana… yo lo decía en broma.

―Escuché de un incidente en una isla de Hawái ―dijo de pronto Tessa, mientras hacía memoria―. Varios civiles murieron, creo que la isla se llamaba Kanooka. Kalinin, quiero que averigües todo lo relacionado con ese incidente.

.

.

Varias horas después.

Kalinin entregaba el informe a Tessa respecto al incidente en la isla hawaiana.

La capitana veía unos archivos y su vista se detuvo en una fotografía, lo primero que le llamó la atención fue la imagen de una jovencita la cual llevaba unas vestimentas góticas.

―Es muy hermosa ―dijo Tessa.

―Es una civil cerca a su edad, capitana ―le informaba Kalinin ―su nombre es Lydia Deetz.

.

.

Winter River era una pequeña ciudad situada en Norteamérica y en uno de sus colegios, en una escuela sólo para señoritas, de nombre Miss Shannon, las chicas leían con sumo aburrimiento el texto de historia universal, todas ellas salvo una chica que al parecer se había puesto una falda negra sobre la falda de tartan de tonos azulados que era de uso obligatorio en la escuela.

La muchacha tenía un rostro perfecto y de coloración muy blanca, la cual contrastaba con un cabello algo largo de una coloración muy oscura. Los ojos enormes y oscuros de la niña recorrían con interés las páginas del texto cuando en eso la clase fue interrumpida por un señor con cola de caballo, era Kalinin.

―¡Señor, quien es usted para ingresar al salón e interrumpir mi clase! ―se expresaba de manera histérica la “señorita” Shannon.

El hombre se acercó a la mujer y le susurró algo al oído. Las estudiantes prestaron mucho interés a lo que estaba pasando, pero no pudieron escuchar nada de lo que decían los dos adultos.

―Señorita Lydia ―dijo luego de un tiempo la directora Shannon ―haga el favor de tomar sus cosas y seguir al señor, este le llevará a casa de sus padres quienes le están esperando.

―¿Quién es este señor?

―Disculpe la molestia, me llamo Andrei Sergeivich Kalinin, y soy un oficial estratega de la organización Mithril.

―Jamás había escuchado acerca de dicha organización.

―No me sorprende, nuestra organización es no gubernamental y precisa para su misión conservar su privacidad. ¿Me haría el favor de acompañarme a su casa señorita Deetz?

Lydia miro al hombre con atención y concluyó que no tenía alternativa.

Una vez fuera del colegio, Lydia y Kalinin tomaron un jeep militar que los condujo a la casa de la chica gótica.

―Es una hermosa casa victoriana y su locación es magnífica, se puede vislumbrar todos los alrededores.

―Disculpe señor Kalinin, pero podría decirme el motivo de su visita.

―Es un asunto relacionado a la OTAN y el establecimiento de la paz en España. No se preocupe que toda duda que tenga le será aclarada por mi superior, el capitán y líder de mí organización.

Cuando Lydia ingresó a su casa pudo ver a sus padres y a Percy quienes la estaban esperando.

Charles Deetz era un hombre muy alto y de cabello rojizo, mientras que su segunda esposa y madrastra de Lydia era bajita pero también tenía el cabello rojo (Lydia suponía que era peliteñida)

Percy era un jovencito de la misma edad que Lydia y tenía los ojos y el cabello del mismo color de los de Lydia, además gozaba de una belleza que resultaba perturbadora, casi peligrosa.

Junto a su familia, Lydia pudo ver a una chica muy joven, vestía un uniforme militar de un espantoso color caqui.

«No es lo que me esperaba», pensó Lydia al ver al superior de Kalinin.

―Señorita Deetz, le presento a la Capitán Teletha Testarossa, líder de Mithril ―presentó de forma formal Kalinin a Tessa.

―Un placer Capitana Testarossa ―saludó Lydia un tanto intrigada por el extraño nombre y apellido de la capitana, pero se repuso rápido, después de todo un apellido como Deetz tampoco era muy corriente y ni que decir de su apellido materno: Cat.

―El placer es todo mío y por favor llámeme sólo Tessa ―le correspondió la joven capitana impresionada por la voz melodiosa de la niña gótica delante de ella.

―Está bien Tessa, tú también llámame por mi nombre de pila.

»Disculpa Tessa ―continuó Lydia ―, pero si Mithril es una organización tan secreta, ¿por qué el señor Kalinin no me entrevistó en privado?

―Eso era para mostrarte que nuestras intenciones no eran malas ―le respondió Tessa con una sonrisa.

―El señor Kalinin me indicó que el motivo de su visita era respecto a un asunto relacionado con la OTAN y España.

―Así es, veras Lydia, Mithril es una organización que lucha por la paz. Nuestro objetivo es detener el tráfico de armas internacional y el tráfico de drogas a nivel global.

―Eso sí que es buena onda ―intervino Percy.

―Gracias, sin embargo, Mithril es sólo un grupo de mercenarios ―explicó Tessa para el asombro de Lydia y Percy ―. Claro, que a diferencia de los mercenarios normales, Mithril, no acepta trabajos de gente malvada o realiza actividades destinadas a dañar a las personas. El tráfico de armas y las drogas son un problema que ha desbordado la capacidad de cualquier país o grupo de países de controlarlo, es ahí donde entra Mithril. Como mercenarios no estamos restringidos por leyes locales o extranjeras y aunque nuestros métodos chocan con diversos aspectos legales de corte internacional, nuestros servicios son requeridos por países que en materia legal y diplomática no pueden realizar las mismas actividades que nosotros.

―Entiendo, pero Tessa, ¿cuál vendría a ser el interés que tu organización tendría en mí para llevar a cabo esta reunión?

―Un enemigo desconocido se ha adelantado a todos nuestros pasos, creemos que este enemigo usa capacidades no convencionales para estar siempre un paso adelante.

―No te preocupes Tessa, creo que entiendo a lo que quieres llegar ―le dijo Lydia quien observaba como Tessa se estaba poniendo nerviosa por tratar un asunto tan incómodo como la existencia de la magia.

―No quise violar tu intimidad, pero averiguamos todo con respecto al asunto de la Isla Kanooka. Lydia sé que es mucho pedir, pero por favor te ruego que nos ayudes ―dijo Tessa mientras juntaba las manos a modo de súplica.

Lydia miró algo preocupada a sus padres y a Percy.

―Señores Deetz, Percy ―les decía Tessa, quien puso un tono de voz más serio, bueno, lo que se podía con esa voz aniñada que tenía ―les aseguro que garantizaré la seguridad de su hija en todo momento, su ayuda es de vital importancia y les aseguro que tanto Mithril como la OTAN reconocerán la ayuda prestada.

Los padres de Lydia se mostraron nerviosos, pero Lydia misma se ofreció para ayudar a Tessa con la condición que dejase que Percy la acompañase.

CONTINUARÁ…

July 27, 2018, 2:07 p.m. 0 Report Embed 0
Read next chapter El plan de Kalinin

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 6 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!