Regresamos para jugar Follow story

captainleon CharmRing

Chicas gato extraterrestres buscan establecer relaciones diplomáticas con la Tierra, pero una conspiración se cierne sobre ellas. El único fanfic de política ficción en Inkspired


Fanfiction Anime/Manga All public.

#politica-ficcion #conspiracion #drama #sci-fi #chicas-gato #bolivia
0
4636 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Viaje a Okinawa

Este fanfic de asobi ni iku yo, no tiene la intención de vulnerar los derechos de ningún creador de la serie. Recuerden, este es solo un fanfic sin ánimo de lucro y no debe ser tomado en serio.



REGRESAMOS PARA JUGAR

Capítulo 1: Viaje a Okinawa


Una vez que estaba surfeando en la red me encontré con varias entradas interesantes, en ellas decían que un controlador aéreo ruso había localizado a un ovni, el cual había tratado de comunicarse con la base. Según él, la comunicación parecía provenir de una fémina, la cual empleaba lo que al parecer era un lenguaje compuesto por maullidos.

Los comentarios sobre esta noticia ridícula fueron jocosos en el mejor de los casos, sin embargo, todas las entradas de esta "falsa noticia" fueron borradas de internet, en todos los países del mundo. Claro que nadie le prestó atención a esto, pero yo me intuía algo, jamás me imagine que dentro de poco mi vida iba a cambiar por completo.

«Borraron todas las entradas», pensé mientras intentaba localizar alguna información sobre una supuesta nave nodriza extraterrestre que se había visto sobre Okinawa, Japón.

«Incluso en CNN en español, ya no repitieron la noticia...»

Muy temprano en la mañana dicho canal mostró la famosa nave nodriza, fue sólo un segundo pero bastó para que me levantase de un salto del asiento. El rostro de los presentadores denotaba la sorpresa por tan increíble noticia, ahora, cinco horas después, continuaban el programa como si nada hubiera pasado.

.

.

Pasaron los días y no volvieron a repetir la noticia, incluso les mandé correos electrónicos, pero no conseguí respuesta alguna, lo único que conseguí fue que a mi computadora le entrara un potente virus que me dejó estropeada la máquina.

―Bueno, creo que es hora de que vaya a Okinawa ―me dije a mi mismo ya que ya había reunido el dinero para ir a Japón. Mi plan original como otaku que soy era ir a Tokio, tenía que comprobar por mí mismo si habían llegado extraterrestres con forma de chicas gato a Okinawa, según me dijeron algunos tipos que vieron algunos enlaces en internet antes de que estos hubiesen sido borrados.

.

.

Lo primero que me impresionó al llegar a Okinawa fue el tremendo calor que allí había, con mi limitadísimo vocabulario japonés pregunté en los alrededores acerca de las supuestas chicas gato extraterrestres, sin embargo, mi japonés resultó ser demasiado limitado, al final me mandaron a la "zona rosa" del lugar donde había varias mujeres disfrazadas de gato o conejo las cuales... Bueno ya todos saben a qué se dedicaban.

Recordé que había una base norteamericana en Okinawa y me dirigí a ese lugar, cómo sé inglés, con confianza les pregunté a los encargados de relaciones de la base si sabían algo al respecto, sin embargo, nadie sabía nada, pero nada de nada.

«Así que al final todo este asunto de chicas gato venidas del espacio, resultó ser sólo una broma», pensé descorazonado.

«Bueno, ya no tengo dinero suficiente como para ir a Tokio, así que tendré que pasar unos días en Okinawa», continuaba con mi pesar interno. «Supongo, que tendré que abocarme a reunir todos los mangas que la gente deseche luego de haberlos leído para poder llevarlos conmigo cuando regrese de Okinawa...»

.

.

Luego de un par de días, me pareció escuchar disparos de arma de fuego, no le di importancia al asunto y transcurridos otros días y gracias a mi mejoría con el japonés, me enteré que algunos turistas habían sido atacados en la playa por unos delincuentes que al parecer eran menores de edad debido a su reducido tamaño y que llevaban mascaras de perro.

.

.

Se acercaba la navidad y mi ánimo estaba bajo como siempre en esta época, no, estaba mucho peor, me hubiera gustado ir a Tokio y verificar si las parejas enamoradas se reunían sobre los puentes como se mostraban en los animes.

No podía dormir esa noche debido a los malos recuerdos, cuando de pronto escuché a lo lejos una explosión, la habitación de mi alojamiento no tenía ventana a la vereda y por lo tanto salí a la calle. Pude ver una columna de humo que se camuflaba con la oscuridad de la noche, luego más ruidos de disparos, se oían lejanos y supe que si me hubiese quedado dormido jamás los habría escuchado.

―Ya que estoy aquí, iré a dar un vistazo.

Corrí hacia la fuente del ruido y me sorprendió ver que los retenes de policías que siempre estaban abiertos las 24 horas estaban vacíos. Por alguna razón fui a un teléfono público para avisar a los bomberos acerca de la columna de humo, pero al parecer todas las líneas estaban muertas.

―¿Qué está pasando? Esto no es normal.

Seguí mi carrera hacia donde se hallaba la columna de humo y al llegar a la cuadra, pude comprobar que ninguna de las casas tenía las luces encendidas pese al ruido.

Llegué a la casa de donde salía el humo y comprobé que la pared había sido derribada como si un camión enorme hubiese impactado contra esta.

―¿Y por qué ningún vecino ha salido hasta ahora? ―me preguntaba, era como si todo el barrio hubiese sido abandonado o todos estaban ocultos en sus casas temerosos.

«Sé que los japoneses no están acostumbrados a ataques terroristas, pero esto es inaudito», pensé enojado. «Debería salir alguien al menos, ya que alguien podría necesitar ayuda.»

Me acerqué a la puerta de la casa y gritando ofrecí mi ayuda.

―¡Hay alguien herido!, ¡hay alguien adentro!, ¡Puedo ayudarles si están heridos!

«No creo que mi japonés sea tan malo», pensaba, cuando en eso vi una placa al lado del marco de la entrada.

"Embajada de Cathia".

―¿Cathia? ―leí intrigado. Yo amo la geografía y jamás había oído de un país que se llamase Cathia, de seguro había leído mal la placa.

»Maldición, como odio los kanjis, ¿por qué los japoneses no adoptaron la escritura latina, como los turcos lo hicieron luego de la Primera Guerra Mundial?

Vi cómo había luces que parpadeaban dentro de la embajada así que me decidí a entrar.

―¿Hola, necesitan ayuda? ―dije al traspasar la puerta principal, cuando una chica de cabello corto y de color sienna me apuntó con un arma.

―¡No te muevas!

Alcé las manos y cuando quise decirle que no era ninguna amenaza, alguien me sostuvo los brazos y me los colocó en la espalda, acto seguido fui tumbado al suelo y empezaron a registrarme.

―No porta ningún arma Manami ―dijo la chica que me tiró al suelo y acababa de revisarme.

―Míralo Aoi, es un extranjero, de seguro es un espía ―dijo la chica llamada Manami, o al menos eso me pareció que decía.

―Yo no soy ningún espía ―les explicaba a las chicas hablando lo más claro y lento que podía―, vine a ver qué estaba pasando, parecía que era un incendio, pero luego escuché disparos y al llegar vi como la pared de este lugar esta derrumbada. Lo siento soy sólo un turista y no sé si afuera decía que esto era una embajada o no, aun así decidí entrara a ayudar ya que al parecer nadie en toda la cuadra ha salido de sus casas.

Las dos chicas intercambiaron miradas y la tal Aoi que tenía un cabello largo y negro decidió salir a investigar.

―¡Quédate en el suelo, las manos con los dedos entrelazados y sobre tu nuca! ―me ordenó Manami.

Al cabo de un tiempo retornó Aoi.

―Tiene razón, no hay ni un alma en los alrededores.

―Quise llamar a los bomberos, pero todos los teléfonos están muertos ―les informé.

Aoi sacó su celular y con una mirada le indicó a su amiga que hiciera lo mismo.

―No hay señal, ¿Qué hay de ti Aoi?

―Tampoco tengo señal.

―También quise avisar a la policía, pero todos los retenes estaban vacíos.

―¿Todos los retenes? ―me preguntó Aoi.

―Sí, todos los retenes, no había ni un alma... Este, disculpa, ¿podría levantarme? Esta posición es muy incómoda y estoy justo sobre escombros punzantes.

―De acuerdo, pero nada de trucos ―me advirtió Manami, la cual seguía apuntándome con el arma.

―¿Podrías dejar de apuntarme con esa cosa? Es peligroso ―dije y así lo hizo la chica, sin embargo, Aoi, me apuntó en la nuca.

―¿Quién eres y de dónde vienes? ―me preguntó Aoi con un tono de voz que me intimidó.

―Soy Utis Otonashi ―les dije, así como el país de donde venía.

Manami sujetó mis manos con dureza y me revisó las palmas.

―Humm, este sujeto jamás ha disparado un arma en su vida ―señaló Manami y a continuación Aoi guardando su pistola, también me reviso la palma de las manos.

―Tampoco ha recibido entrenamiento con armas blancas.

―Oigan, lamento haber entrado en este lugar, pero quería saber si necesitaban ayuda.

―Recibimos un ataque de los dogisians, por fortuna aparte de la Capitán Kuune, nadie más salió herido ―me explicó Manami.

―¿Dogisians?

―A claro, tú no sabes nada, te encuentras dentro de la embajada de Cathia ―me aclaró Manami.

―¿Cathia?, jamás había escuchado de ese país.

―Cathia no es un país, es un planeta.

―¡Qué, enserio! Entonces es verdad que los extraterrestres vinieron a este lugar. Yo vine a Okinawa porque circulaban rumores locos acerca de que habían llegado extraterrestres a este lugar ―les solté emocionado, pero a la vez había omitido el detalle que dichos extraterrestres tenían cola y orejas de gato, no quería que las dos chicas se me rieran en la cara.

Al parecer mi japonés no era muy refinado por lo que tuve que hablar muy despacio.

―Aunque no lo creas, la gente de Cathia, se parece a los humanos, salvo el hecho que tienen la cola y las orejas de un gato ―me dijo Manami.

―Su lenguaje también se parece al nuestro ―continuó Aoi.

―Entiendo, había escuchado rumores sobre su apariencia, pero eran sólo eso, rumores.

―Chicas, ¿por qué tardan tanto? ―preguntó un chico enclenque de anteojos que acababa de entrar al lugar.

Manami introdujo al muchacho. Su nombre era Kio, era el dueño de la casa (sus padres estaban de viaje) y había permitido que esta se convirtiese en la embajada de las Cathianas.

―Kio, ya acomodé a la Capitana Kuune en tu cama y acabo de comunicarme con la Doctora Durel, me dice que mientras la Capitana este en coma no podremos recobrar el control de la nave ―acababa de decir una chica de fisonomía occidental, era alta y de muy generosas proporciones para su edad, tenía el cabello largo y de color Sandy Brown, y lo más llamativo era que tenía la cola y las orejas de un gato.

CONTINUARÁ...

La primera parte del fanfic donde mencionan al controlador aéreo ruso y su comunicación con el ovni, realmente viene de internet 

July 18, 2018, 11:19 p.m. 0 Report Embed 0
Read next chapter La espera y la defensa

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 5 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!