Un gato contra látigos y pistolas Follow story

captainleon CharmRing

Lara Croft, decide ir a visitar a su prima Lydia Deetz, juntas las chicas y el chico gato Percy, se encontraran con Indiana Jones y su Padre. Fanfic de tipo romance pero algo más adulto..... hablamos de Lara e Indi


Fanfiction Movies All public.

#lara-croft #indiana-jones #tomb-raider #nekos #chico-gato #Lydia-Deetz #Winona-Ryder #gatos #bolivia
1
4.7k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Vine debido a un sueño

Este es un fanfic crossover de Tomb Raider; Indiana Jones; y Beetlejuice con Lydia Deetz (Winona Ryder) como protagonista. No tiene fin de lucro alguno y no trata de violar los derechos de ninguna compañía o persona propietaria de las franquicias mencionadas



UN GATO CONTRA LÁTIGOS Y PISTOLAS

Capítulo 1: Vine debido a un sueño


Una pequeña Lara iba corriendo sobre un campo de flores multicolores, en sus brazos sostenía varias flores y las llevaba donde una mujer joven que estaba sentada y miraba el horizonte de manera gentil.

―¡Tía hazme una corona de flores! ―decía la pequeña niña sonriendo de manera amplia de tal forma que podía verse su boca a la cual le faltaban algunos dientes de leche.

La mujer accedió a la petición de la niña y luego de un breve momento coronó a la niña con una hermosa corona de flores.

―¡Gracias tía Evelyn! ―decía la niña mientras la mujer le sonreía de manera gentil...

Lara abrió los ojos y se incorporó en su cama.

―Fue un sueño... tía Evelyn... ―Lara se llevó la palma de la mano al rostro y notó que este estaba surcado de lágrimas.

Lara se vistió de prisa y se dirigió hacia la puerta principal de su mansión.

―Winston, reserva un boleto de avión para Norteamérica ―ordenó Lara al mayordomo y este haciendo una inclinación fue hacer la reservación sin decir ni una palabra al notar la mirada fuerte de su ama.

―¿A dónde iras Lara? ―le preguntó su amigo hacker, Bryce, pero Lara no le contestó y abriendo las puertas de su mansión de manera brusca, fue directo a su auto.

Bryce vio como Lara aceleraba el bólido de manera furiosa y se perdía de vista.

―¿Qué mosca le habrá picado?

Al llegar al aeropuerto, Lara consiguió un avión de transporte de carga para su lujoso auto, mientras que ella viajó en un avión comercial, en primera clase.

«Me pregunto por qué dejé pasar tanto tiempo», pensaba Lara, mientras que pedía un vaso de champagne para tranquilizar los nervios.

La mujer recordaba como admiraba a su tía Evelyn, había dejado sus estudios para poder asistir al nacimiento de su prima, luego se ausentó por algunos años y fue de nuevo a Norteamérica, pero esta vez para asistir al funeral de la dama que admiraba. Recordaba de manera difusa la imagen de una niña de cabello negro y corto llorando, también recordaba la discusión que tuvo con el viudo, nunca pudo comprender como Evelyn terminó casándose con un sujeto tan desagradable.

Al final cortó contacto con la niña y no volvió a pensar en ella hasta este momento.

―Que estúpida fui, como me gustaría poder patearme a mí misma.

El vuelo duró más tiempo del que Lara hubiera deseado, pero sirvió para calmar su angustia. Contactándose con Bryce, descubrió que el hombre se había casado de nuevo y había mudado a su familia a una ciudad pequeña llamada Winter River.

Lara agradeció a su amigo ya que si no fuera por él, hubiese ido directo a Nueva York.

Una vez en Norteamérica y al mando de su auto, salió hacia el dichoso poblado para poder encontrase con su prima, una niña de nombre Lydia Deetz.

.

.

En Winter River y ajena a la venida de la mujer, una niña con ropajes góticos revisaba las fotografías que había revelado en su cuarto oscuro.

―La calidad salió como esperaba ―decía la niña con una hermosísima voz mientras bajaba la vista hacia las casas que se encontraban al pie de la alta colina donde vivía.

El viento empezó a soplar con más fuerza meciendo los cabellos largos de la niña, los cuales eran de un color negro intenso. La niña entonces, elevó su mirada al firmamento y unos ojos enormes y negros se posaron en las nubes blancas que se extendían sobre ella en ese momento, nubes que no podían competir con la piel blanca de la niña que se encontraba justo debajo de ellas.

En eso se escuchó el sonido de un flash de cámara y la niña dándose vuelta vio cómo su amigo acababa de tomarle una fotografía.

―No pude resistirme, te veías hermosa Lydia ―le dijo el muchacho.

―Gracias Percy ―le contestó Lydia y a continuación el muchacho le devolvió la cámara antigua a su amiga.

Los dos amigos estuvieron contemplando el clima cambiante, y cada momento que pasaba parecía presagiar el arribo de una tormenta.

―¿Habrá una tormenta Percy? ―preguntó Lydia.

―Sí, pero pasara muy rápido.

―Lastima, me encanta ver los rayos cayendo a lo lejos e iluminando de manera espectral el firmamento y las casas.

―A mí no me importan los rayos Lydia, pero los truenos me ponen nervioso.

―Sólo son truenos Percy, el sonido jamás te haría daño ―le contestaba Lydia cuando en ese momento vieron que subiendo la colina se acercaba un auto muy lujoso, uno de esos coches deportivos para súper ricos que costaban una media de novecientos mil dólares cada uno.

El lujoso auto se detuvo a una distancia respetable de los dos niños y de este bajó una mujer con prendas delgadas y elegantes. Pese al viento y al frío imperante, los niños vieron que la mujer no parecía estar temblando pese a las finas telas que llevaba, sin duda era alguien acostumbrada a climas adversos.

Al acercarse cada vez más la mujer, Lydia pudo observar que era muy alta, tenía unos lentes oscuros, pero enseguida se los quitó revelando unos ojos de mirada fuerte y penetrante, sin embargo, la mujer tenía una sonrisa nerviosa en ese momento.

―Lydia, ¿tú eres Lydia Deetz?

―Sí, yo soy Lydia, ¿y usted...?

―Yo soy Lara Croft, vendría a ser como tu prima, bueno una prima lejana.

Lydia se sorprendió mucho ya que su padre jamás le mencionó a una prima con ese nombre.

―¡Lydia, ya es hora de que entres a la casa! ―le llamaba su padre y al ver a la recién llegada se quedó inmóvil como si fuese una estatua.

―Croft.

―Charles.

Charles viendo que comenzaba la tormenta, invitó de manera algo brusca a la mujer a ingresar a la casa y le presentó a su esposa Delia. El ambiente no podía ser más tenso, al parecer Delia sabía quién era la recién llegada y la animadversión se le notaba a la legua.

Los adultos apuraron la conversación lo más que pudieron para así poder deshacerse de Lara, pero Lydia le recriminó a su padre.

―Nunca me dijiste que tenía una prima de nombre Lara.

―Siempre supe que eras un miserable Charles ―dijo de pronto Lara.

―¿Y que querías que le dijera? Que su prima de Inglaterra es una saqueadora de tumbas ―le contestó ceñudo charles

Lara tuvo el impulso de golpear al hombre como el gusano que era, pero se contuvo por Lydia.

―Será mejor que te vayas Croft, no queremos que los vecinos nos vean con tan dudosa compañía ―le escupió Delia. Lara la fulminó con una mirada salvaje y luego volvió a colocarse los lentes.

―De acuerdo, sé cuándo no soy bienvenida, me regreso a Inglaterra.

―¡No te vayas por favor! ―le rogó Lydia.

―Por favor quédese ―también le rogaba Percy.

Lara miraba con detenimiento a los dos niños y entonces les invitó irse con ella.

Charles y Delia, estallaron furiosos y Lara con voz calmada les pidió a los dos niños esperarla junto a su auto, por fortuna la tormenta había pasado.

Lydia y Percy podían escuchar como los tres adultos gritaban y luego de un tiempo Lara salió donde ellos.

―Asunto resuelto, Charles y Delia, les dan permiso para que me acompañen. No podremos ir a Inglaterra, pero podremos recorrer toda Norteamérica.

Los niños se mostraron aliviados y Lara les esperó para que empacasen todo lo necesario.

―¡Y pensar que ayer comenzaron las vacaciones Lydia!

―Lo sé Percy, será agradable viajar con Lara.

Los niños se apresuraron en empacar sus cosas y luego de despedirse de los dos adultos fueron presurosos donde el auto de Lara, no fuera que charles o delia cambiasen de opinión.

Lara iba conduciendo y se detuvo a medio camino, en un recodo de la autopista. Al fondo podía verse como el sol bañaba de color dorado las nubes antes de ocultarse en el horizonte.

―Perdóname Lydia.

―¿Por qué tendrías que pedirme perdón?

―Yo te olvide, luego de la muerte de tu madre, no intenté contactar contigo.

―No hay nada que perdonar Lara ―le contestó Lydia, diciendo el nombre de su prima, con lo que la mujer giró el rostro y pudo ver la hermosa sonrisa de la niña.

―Gracias Lydia.

―¿Cómo fue que de repente decidió venir a ver a Lydia? ―preguntó Percy.

―Vine debido a un sueño, soñé con tu mama Lydia, de seguro ella quería que les visitase. Pero dime, ¿Cuál es tu historia Percy?

―Mejor te la contamos cuando lleguemos a un hotel, o de lo contrario te pondrías muy nerviosa al conducir ―le dijo Lydia de forma enigmática.

―Créeme Lydia no hay nada que me digas que pueda sorprenderme.

―Confía en mi Lara, te sorprenderás.

.

.

Lara llevó a los niños a un hotel y allí Lydia le pidió a su prima que se sentase por que podría ser muy fuerte la impresión.

Lara sonrió de forma divertida ante los niños y entonces se sentó al borde de la cama.

Percy se puso delante de Lara y luego sacó sus orejas y cola de gato.

Lara abrió mucho los ojos y asintió con fuerza.

―De acuerdo, esto sí es nuevo.

Percy se sentó junto a Lara y le pidió que tocase con cuidado su cola y sus orejas para que comprobase que no había engaño alguno.

Lara así lo hizo y luego Percy se transformó en un gato doméstico de color negro, con lo que salto a los muslos de la mujer, quien esta vez sí se sobresaltó.

―Te dije que te sorprenderías ―le dijo Lydia con una sonrisa pícara.

―Ya veo, pero ¿Cómo es posible?

Lydia le contó a Lara como fue que Percy dejó de ser un gato doméstico para transformarse en un chico gato.

Pese a que Lara había pasado por numerosas aventuras y luchado contra fuerzas humanas y sobrenaturales, se sorprendió primero con el relato de Lydia , y luego se indignó cuando Percy continuó el relato de cómo Charles y Delia estuvieron a punto de casar a Lydia con un supuesto multimillonario petrolero.

«Malditos Charles y Delia», pensaba Lara. «Si los vuelvo a ver les golpearé... aunque esto también es mi culpa por haber desatendido a Lydia. Prometo que nunca más cortaré el contacto con Lydia y Percy.»

CONTINUARÁ...

Este fanfic crossover es para los fanáticos de Lydia Deetz (Winona Ryder), princesa gótica de la pantalla grande y los cartoons. Si no vieron la película Beetlejuice, les recomiendo hacerlo, que es una de las mejores que hizo Tim Burton (batman 1 y 2, una pesadilla antes de navidad, el cadáver de la novia, etc.)

Percy el gato negro, mascota de Lydia, pertenece a los cartoons americano-canadiense de las compañías Ellipse y Nelvana, pero Percy, el CHICO GATO, es un trabajo que viene de mis dos fanfics anteriores: Un gato contra un fantasma, y Un gato contra un fantasma 2. Que son retellings de la película Beetlejuice y el guion de lo que debió haber sido la secuela pero que nunca se realizó. 

July 17, 2018, 7:37 p.m. 0 Report Embed 0
Read next chapter ¡Papá, no me digas Junior!

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 2 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!