Cristianos Haced Cristianos Follow story

jipson Jipson Chalen

En El año 2009, un joven llamado Francisco, se vuelve a reencontrar con su primer amor, Dios, después de varios años sin saber de Él, en entrara en una iglesia, y se hará cargo del grupo de jóvenes de la misma, ahí conocerá a dos chicos, Alicia que es hija de uno de los hermanos de la iglesia y que se hará una ayuda indispensable para Francisco, y a Rodrigo un chico que no quiere saber nada de Dios y solo viene obligado, pero hace una amistad con Francisco y se va enamorando de Dios poco a poco, también conoce a Tom un hombre extraño pero que siempre llega en los momentos importantes de la trama, y así a muchos jóvenes y casos que él y sus amigos deberán resolver con la ayuda de Dios y sus biblias, no te pierdas las aventuras de estos chicos!!!



Inspirational All public.

#amor #espiritual #dios #jovenes #jesus #Cristiano #Pentecostes
1
4732 VIEWS
In progress - New chapter Every Wednesday
reading time
AA Share

Comenzando

Estaba Francisco acostado sobre su cama, pensando que iba a ser de su vida, el día de ayer se había recibido de Psicología, y tenía una propuesta de trabajo, pero no sabía si aceptarla o no. Estaba inquieto, puso sus manos debajo de su cabeza y comenzó a recordar lo que pasó hace un año.


- Vamos que se nos va a hacer tarde para el culto decía su padrastro.

- Ya voy papá, tengo que recoger mi biblia de la mesa.

- Que les he dicho de tener las cosas listas dijo de forma calmada, mientras abría la puerta de entrada.

- Si, ya lo sé amor, pero tú sabes cómo es Francisco de desordenado habló entre pequeñas risas su madre.

- Si te escuche mama, y si lo siento soy así de forma cabizbaja pero luego le apareció una sonrisa en su rostro- pero voy a tratar de cambiar.

Así salieron directo a la iglesia.


Francisco era un chico de 25 años, un poco robusto, piel canela, hace un año asistía a una iglesia Evangélica Pentecostés, pero después de la muerte de su padrastro, a causa de insuficiencia renal, y con lo atareado de la Universidad decidió alejarse de los caminos de Dios. En realidad estaba enojado por la muerte de su padrastro.

Seguía acostado impaciente, moviéndose en su cama, cuando de repente escuchó una voz suave que lo llamaba, era su madre.

- Amor, por favor baja ya es la hora de desayunar –dijo la señora igual de robusta que su hijo, pero con una sonrisa radiante- te prepare tu desayuno favorito.

- Que bien mama, ya bajo, deja termino de arreglarme.


Francisco terminó de arreglarse y de arreglar su habitación, comenzó a bajar las escalera hasta el comedor, allí vio a su mama y se dirigió hacia ella. Ya en la mesa estaban charlando ameno los dos.


- Qué bueno que te sigan gustando las tostada con tu lechita con chocolatito dijo ella con una sonrisa de lado a lado.

- Mama, no digas eso que me avergüenzas, yo un chico de 25 años tomando leche con chocolate dijo Francisco avergonzado.

- No tienes de qué avergonzarte, a muchos chicos les gusta la leche chocolatada.

- Si pero a los niños de 6 años dijo sonrojado- bueno mamá, estuvo delicioso como siempre, ya termine, deja llevó eso para lavarlos.

- No hijo, no te preocupes, yo lo hago.

- Eso sí que no mamá estoy aquí para ayudarte, somos una familia.

Los dos sonrieron y fueron juntos a la cocina, después de terminar de lavar los trastes.

- Bueno ya está el último plato –decía Francisco mientras se lo pasaba a su mamá para que los colocara en su lugar.

- Si hijo, gracias por ayudarme, te amo.

- Y yo a ti mamá, entonces ya me voy a caminar por ahí, te dije que hoy empecé una nueva dieta y me propuse todos los día caminar en las mañanas, leí que es muy bueno.

- Ah, está bien hijo, ve con Dios –Francisco hizo una cara de melancolía- a por cierto hoy te llego una caja, no se de quien será, no tiene remitente.

- Ah, bueno voy a verla, nos vemos luego dijo dándole un beso y abrazo, y saliendo hacia la sala.

En la sala, Francisco se dirigió hacia donde se encontraba la caja que le habían traído, y ahí estaba en la mesa del centro, era una caja pequeña azul oscuro, con papel crepe celeste, y con un pompón del mismo color de la caja, adentro tenía una cadenita plateada y con un dije que decía en mayúsculas LÍDER, y también una nota que decía:


Estando Persuadido De Esto, Que El Que Comenzó En Vosotros La Buena Obra, La Perfeccionará Hasta El Día De Jesucristo. Filipenses 1:6


Francisco quedó un poco anonadado, con el regalo, reviso todo lo que pudo la caja, pero nada de información del que lo había enviado, restándole relevancia, pero igual de feliz por su obsequio, salió a caminar como tenía planeado.

A tres calles de su casa, Francisco estaba tomando un descanso de su caminata, cuando algo le llamó la atención, el lugar que hace algunos días estaba desolado y vacío, ahora estaba llenos de jóvenes, bueno no tanto tal vez unos 3 o 4 y un señor, la curiosidad de Francisco lo obligó a ir hacia allá, cuando estuvo parado enfrente del lugar, el señor que estaba ahí se le acercó, él era de estatura baja, rechoncho, como de uno 70 años.

- Hola jovencito, ¿Qué tal? Dios te bendiga.

- Buenos días .

- Buenos días, mi nombre es Peter, un gusto –dijo el señor extendiendo su mano- ¿Qué te trae por aquí?

- Ah, mucho gusto mi nombre es Francisco, -hace lo mismo que el señor extendiendo su mano y estrechándose- solo sentí curiosidad, hace mucho que nadie ha alquilado este local, y verlo ahora con persona me llamó la atención.

- Si, pues bueno, alquile este lugar para hacer una iglesia, ya que donde estábamos antes, se alquiló a otras personas, esperamos que podamos agrandar la familia de Cristo aquí.

- Qué bueno que haya una iglesia por aquí –dijo Francisco contento- ya hacía falta, me da gusto que empiece una iglesia.

- Bueno tengo que seguir ayudando a arreglar un poco; si deseas puedes venir este sábado al grupo de jóvenes –preguntó expectante Peter- como ya te lo había dicho al venir acá muchos de los chicos ya no podrán venir, así que si gustas puedes venir, con gusto serás bienvenido.

- ¿De verdad? respondió sorprendido- claro sería un placer hace mucho tiempo que no asisto a una iglesia, gracias por la invitación.

- Con gusto, es el sábado a las 10 de la mañana, te esperamos, Dios te bendiga.

- Gracias, aquí estaré, bendiciones.

Peter entró en el local y Francisco se dirigió hacia su casa. Ya dentro Peter llamó a una chica, muy linda, cabello largo castaño, de estatura normal, flaquita, piel blanca, ella se acercó y comenzaron a charlar.

- Alicia, ¿Cómo va todo, aquí? ¿Cuántos chicos van a poder asistir?

- Pues no muchos pastor, casi todos dijeron que se les hacía demasiado lejos, o que sus padres no lo dejaban.

- Uy, y entonces ¿Cuántos tenemos?

- La verdad 4 solamente.

- Solo 4, ¿segura? respondió un poco cabizbajo- bueno hay más de dos ¿Cuáles son?

- Mi hermana Evelyn, Tom el chico un poco extraño –dijo bajando la cabeza y en voz baja- Rodrigo, aunque no estoy muy segura de que venga, usted sabe cómo es él, y yo.

- Pues tu hermana y tú y Tom sí estoy seguro, y de Rodrigo creo que su padre lo hará venir; ah por cierto conocí un chico hace poco estuvimos conversando ahí fuera y me pareció que era ideal para el grupo.

- De verdad, que bueno, esperemos que podamos hacer crecer el grupo para la gloria de Dios.

Francisco ya en su casa, en la sala hablando con su mama.

- Y eso paso mamá, no sé como pero van a hacer una iglesia y además me invitaron al grupo de jóvenes dijo emocionado- ya quiero que sea domingo para ir.

- Estoy feliz de verte feliz hijo, y que bueno que todavía estés interesado en las cosas de Dios.

- Nunca me he apartado de Dios, pero tú sabes la Universidad era compleja casi no tenía tiempo.

- ¿Estás seguro? pregunto la mama- a mí me parecía que estabas enojado con Dios.

- ¿Qué, qué dices? –Francisco le temblaba las manos de los nervios- eso no es verdad, bueno si si es verdad, pero no era enojo, me sentía abandonado, la muerte de mi papá fue horrible mamá, tú también sufriste por eso, dime que no te sentiste igual que yo.

- Es verdad hijo, me sentí igual y al igual que tú me aleje de Dios, pero que bueno que ahora tú puedas volver a sus caminos.

- Si mama, yo quiero, y ahora que termine mi carrera puedo darle todo mi tiempo a Dios.

Al sentir el amor de Dios volver a su hogar Francisco y su madre se abrazaron, así pasó jueves, viernes, si casi nada de relevancia, hasta que llegó el tan esperado Sábado, eran las 9 y 45 de la mañana.

- Llegó el día mamá, estoy tan nervioso pero a la vez tan feliz.

- No tengas nervios hijo, es casi como el hijo pródigo, la parábola que Jesús contó.

- Casi casi mama, pero lo bueno es que volví, vuelvo más tarde.

En la iglesia ya estaba Francisco parado en la puerta, casi se oían el sonido que hacían sus rodillas entre si de lo nervioso que estaba, mientras entraba Peter lo intersecto.

- Dios te bendiga Francisco dijo contento mientras le daba un abrazo- que puntual, que bueno que hayas venido.

- Si, estaba muy nervioso, bueno sigo nervioso.

- No tienes por qué estarlo, aquí vas a estar bien, ven te voy a presentar al grupo de jóvenes o mejor dicho a los jóvenes.

Entraron Francisco comenzó a ver a su alrededor, mira un par de cuadros pegados a la pared de la casa de oración y en la pared de enfrente vio un gran cuadro de un pastor ayudando a una de sus ovejas que había caído de un peñasco, entraron a la parte trasera del local, y a Francisco le pareció ver un chico que pasó muy rápido, al entrar ahí estaban dos chicas y un grupo de sillas acomodadas en círculos.

- Hola Alicia, Evelyn, aquí les presento a Francisco.

- Un gusto Francisco, ¿Cómo estás? Yo soy Alicia –dijo ofreciéndole una gran sonrisa.

- Que tal, soy Evelyn.

- Hola chicas, un gusto feliz pero preguntándose si ellos eran los únicos- y solo somos los tres.

- No todavía falta un chico, pero siempre llega tarde.

Francisco pensó que era el mismo chico que había visto antes, pero al terminar de hablar Alicia un chico apareció, era un chico alto, blanco, buen cuerpo tenía 25 años, ojos y cabellos negro, no era el mismo, Evelyn tenía 20 años, era delgada, pelo castaño largo, y Alicia era delgada, piel blanca, muy linda, de 24 años.

- Disculpen la demora –dijo el chico- es que se me pegaron las sábanas.

- Si cuando uno se duerme tarde la noche anterior, obvio que se va a levantar tarde –dijo un poco molesta Alicia.

- Ya dije que lo sentía.

- Bueno, bueno chicos, él es Rodrigo, y es uno de los jóvenes de la iglesia, así que chicos espero que la pasen muy bien y se conozcan más. –decía mientras salía de la habitación.

- Eso haremos –dijo Alicia- bien chicos es hora de presentarnos con el nuevo joven.

- Bien yo soy Evelyn, soy hermana de Alicia, un gusto.

- Yo soy Rodrigo que bueno que haiga otro varón en el grupo dijo el chico que recién había llegado.

- Hola a todos espero no se molestia mi presencia, solo quiero seguir conociendo a Dios.

- No te preocupes, no eres molestia para nada –aclaró Alicia- antes que bueno que quieras saber de Dios, aquí vamos todos a crecer en Espíritu y Verdad como lo hizo Jesús.

- ¿Y no falta nadie? –preguntó Francisco, al ver que el chico que había visto antes no estaba.

- Sí, pero el llegara después –continuó Alicia- bueno esta es una pre reunión.

- Una pre reunión, ¿Qué es eso? –preguntó Rodrigo

- es casi una reunión dijo algo molesta Alicia- bueno es una reunión antes de la reunión principal del grupo

- Ah, prosigue con una sonrisa estaba Rodrigo algo que molestaba a Alicia y al parecer a él le encantaba.

- Antes que nada el pastor Peter me pidió que si podíamos escoger un líder, y veo que los candidatos son Rodrigo y Francisco.

- Disculpa se levantó de su asiento Evelyn- porque tiene que ser un líder o no una líder.

- Mira respondió Alicia- solo hay dos mujeres, tu y yo; y en lo personal no deseo serlo, tú quieres serlo

- No pero tendrías que haber preguntado quién quería.

- Yo sabía que tú no querías, por eso le dije a los chicos.

- No, no y no, yo no puedo, no sé nada dijo Rodrigo- mejor el nuevo.

- Y dime Francisco, ¿tú quieres serlo?

- ¿Quién? ¿yo? –balbuceo Francisco- me gustaría pero soy el nuevo.

- Sabes algo de la biblia, Jesús y Dios –preguntó Alicia.

- Si algo se, pero hace mucho tiempo que no lee ni he ido a la iglesia, ¿podré hacerlo?

- Nosotros te ayudaremos dijo Evelyn- pareces el más centrado de aquí y amable mirando a Alicia- así que te ayudaremos si quieres hacerlo.

- Claro que quiero hacerlo, me encantaría, pero ¿tengo el don de líder?

- Yo creo que sí –dijo Peter desde la puerta- pero igual puedes hablar con Dios y lo sabrás con más exactitud.

- Bueno lo haré, estoy muy feliz por brindarme esta oportunidad, pero ¿Cuándo lo haré?

- Lo harás en la próxima clase dijo Peter- y cómo pasa el tiempo, ya se acabó la clase de hoy.

- Bueno chicos los espero a todos el próximo sábado para que apoyemos a Francisco, y todos por favor puntuales –expresó Alicia mirando de reojo a Rodrigo.

Así todos se dirigieron a sus casas, Francisco le contó todo a su mama, ella muy feliz lo apoyó, el subió a preparar todo lo posible para tener una buena enseñanza para los chicos, así que busco y busco hasta que encontró lo que iba a exponer, pero al estar buscando se encontró con algo que hizo que el pensara que sería una buena idea para demostrar el amor y la obediencia a Dios y a los prójimos.

Así pasó una semana y ya era el día, la primera como siempre en llegar era Alicia estaba tan emocionada con el inicio del nuevo grupo de jóvenes, y al pasar un momento llegó Peter.

- Qué bueno que estés emocionada, yo creo que Francisco va a necesitar mucha ayuda

- Usted cree que él no sea el indicado pregunto con poca seguridad.

- Claro que sé que él es el indicado, pero igual todo necesitan ayuda.

- Ah bueno, si siempre va a tener una amiga aquí.

En ese momento comenzaron a llegar los demás chicos el último en llegar nuevamente fue Rodrigo, así ya estando todos comenzó el culto, Evelyn fue la que hizo la oración de bienvenida, Rodrigo cantó las alabanzas, después de todo el protocolo, comenzó la enseñanza.

- Bien chicos, disculpen si no hablo claro hoy –dijo Francisco- pero como sabrán es mi primera vez desde hace mucho que doy un mensaje, el título del sermón de hoy es Características del Joven Cristianos. Hoy día muchas personas se consideran cristianas, porque se bautizaron, asisten a las reuniones de adoración, ofrenda, etc. Pero con su vida, hechos y ejemplo demuestran que realmente no lo son.

- Pero ¿Cómo distinguir o saber quién es un verdadero Cristiano? Por sus características.

- El Señor en (Juan 17) nos da 7 características para reconocer a un cristiano verdadero, para que nos reconozcan como hijos del Dios altísimo. Consideremos y analicemos estas 7 características.

Así Francisco sacó la pizarra que tenía escrito lo que iba a explicar y comenzó a hablar:

                  I. Conoce al único Dios verdadero. (v. 3)

                  II. Guarda la palabra de Dios. (v. 6)

                  III. Glorifica a Dios. (v. 10)

                  IV. Demuestra Gozo. (v. 13)

                  V. Se guarda del Mal. (v. 15)

                  VI. Es Unido con su hermano. (v. 20-23)

                  VII. Se distingue por su Amor. (v. 26)

Conclusión: Tratemos y esforcémonos diariamente, para tener y practicar estas características dadas en (Juan 17). Antes de terminar quería primero agradecerle a Dios y al pastor Peter por permitirme participar se los agradezco mucho, así que esto es todo amigos y hermanos, espero haya sido de gran edificación para ustedes.

Todos los chicos se levantaron a abrazar y felicitar a Francisco, todos estaban muy felices y contentos de haber tomado la mejor decisión con él, también Peter se acercó a felicitarlo.

- ¿Lo hice bien Pastor? pregunto Francisco

- Si, si lo hiciste –dijo un joven desconocido

Todos girando para ver quién había dicho eso, y era el chico que Francisco había visto al principio, cuando el recién entró en la iglesia, era un chico piel canela, de estatura normal, atractivo, y se sentía una paz muy cómoda y agradable.

- Pero ahora serás capaz de hacer ¿lo que piensa hacer?...

July 5, 2018, 12:01 a.m. 0 Report Embed 0
To be continued... New chapter Every Wednesday.

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~