X, cambiante Follow story

xabelmind Xabel Mind

Carino y Pete comparten estudios en la Suecia de mediados del siglo XXI, y hasta hace poco era lo único que compartían. Pero descubrir su verdadera naturaleza trazará una línea en sus vidas que decidirán cruzar juntos a pesar de las consecuencias. Y las consecuencias se llaman X.


LGBT+ For over 18 only. © Respeta los derechos de autor de Xabel Mind, comparte, no resubas. Si te gusta la obra o los personajes y quieres realizar cualquier formato de obra fan, puedes hacerlo siempre que sea sin ánimo de lucro y nos lo notifiques, ¡estamos deseando verlo!

#angel #ángel #shapeshifters #cambiaformas #cambiantes #adventures #227 #341 #301 #asperger #lgbt+ #autismo #bl #ansiedad #anxiety #yaoi #aventuras #erotica #ficcion
25
6078 VIEWS
In progress - New chapter Every 15 days
reading time
AA Share

Extraño.

Pete.



Siempre hubo un ambiente extraño.


Y hasta la adolescencia no comprendí que se debía a que el extraño era yo.


Lo maravilloso de una infancia solitaria es que no ves tus propios defectos.


Para ti tú eres lo que hay, no hay nada mal contigo.


Pero llegado a la pubertad todo el mundo empieza a buscar su sitio en el mundo, a probar cosas.


¿Qué hice yo para deprimirme en el intento?


Bueno, intentar ser quien no era.


No fue a propósito, pero me ayudó a ver la punta del iceberg.



Sigo teniendo la profunda certeza de que son los demás los que están mal.


Pero esa certeza es mía y no la comparto con nadie.


Solo con Chip.



Chip es la única mascota, de las muchas que tuve a lo largo de mi vida, a la que he querido desde…


¿Cómo decirlo?


Desde las tripas.


Me explico muy mal…


Hablo de ese amor que te encoge el estómago de emoción, el que te produce tantas cosquillitas que prácticamente no te deja trabajar.



Fue con él que descubrí qué era lo que me diferenciaba.


Y no hablo de las sensaciones exacerbadas.


Sino de la única vez que se escapó y lo seguí, con la absoluta certeza de que quería guiarme a algún sitio.


No es que quisiera escaparme de casa, pero seguir a Chip era una fantástica excusa para marcharme y no volver hasta la madrugada del día siguiente.


Mi madre me castigó, y yo lo acepté con una sonrisa.


Había descubierto de dónde vengo y quién soy, lo que soy…


Eso tiene un efecto tranquilizante muy agradable, como cuando ves las piezas de un puzzle encajar a la perfección.



Aquel fue mi primer viaje de auto-descubrimiento, así, sin querer y queriendo.


Me dejé guiar por mi intuición, cosa que se me suele dar bastante bien, y terminé en el camino estrecho que solía cruzar para atajar hacia ciertos puntos de la ciudad.


Lo habían hecho los perros, se notaba por su tamaño.


Pero esa vez en lugar de llevarme a un descampado, terminé en un terreno semi-arbolado, con una única edificación a la vista.



Estábamos en plena ciudad, pero mirase a donde mirase ya no se veían más edificios.


Solo dominaba el rumor de aquellos pocos árboles, que parecían llevar bastante tiempo allí, y la quietud de aquel bloque de cemento de la altura de un piso.



Chip había volado hasta la cornisa de aquel edificio y ahora se mesaba sus plumas amarillas y brillantes con el pico, esperándome pacientemente.


Lo llamé al acercarme, aquel no parecía un lugar peligroso pero tampoco deberíamos...


Me dejé llevar por la curiosidad y traté de atisbar el interior del pequeño rectángulo de hormigón por sus ventanas.


Por fuera parecía abandonado, pero los cristales tintados me convencieron de que aquello tenía que ser una discoteca.



-¡Eh! -salté asustado y perdí la pista del suelo por un instante, como si la gravedad se hubiese suspendido durante dos segundos-. ¡¿Qué estás fisgando?!



Un hombre en sombras me increpaba desde la esquina del edificio, y hablo de que el hombre estaba en sombras a pesar de que el Sol estaba en lo alto, parecía generar su propio halo de oscuridad.

Aug. 17, 2018, 1:51 p.m. 0 Report Embed 4
Read next chapter Pequeño picarón.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 20 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!