Derechos y deberes: Internet Follow story

magno JOSE ORLANDO MELO NARANJO

GRAN CRITICA MUNDIAL A LOS DATOS EN INTERNET José Orlando Melo Naranjo


Inspirational All public.
Short tale
0
4618 VIEWS
In progress
reading time
AA Share

GRAN CRITICA MUNDIAL A LOS DATOS EN INTERNET

¿CUAL ES EL LIMITE DE LOS PARTICULARES DE LA INFORMACIÓN PUBLICADA EN INTERNET?

Universidad Nacional Autónoma de México - 2018

JOSÉ ORLANDO MELO NARANJO


RESUMEN

La pregunta de investigación es bastante interesante, ya que esta última puede ser entendida de diversas maneras, pues al hablar de un límite, se concebiría o pensaría si los particulares están condicionados por la ley, a responder por la información publicada en internet, si no tienen el derecho total a una reclamación por la protección de sus datos, o si deben ser muy prudentes al momento de publicar en las plataformas web, y así, evitar el incurrir en faltas graves de tipo penal. Estas cosas serán abordadas en el presente artículo de reflexión desde una perspectiva crítica.


INTRODUCCIÓN


Actualmente en el siglo XXI, la sociedad inmersa en el proceso titulado “la globalización”, tiende a interactuar con altos índices de regularidad, en el internet, las web, y todos aquellos formatos digitales que les permitan la comunicación, producción del conocimiento y la libertad de expresión, aun cuando algunos contenidos sean pasajeros, dados al entretenimiento, al ocio y a las noticias falsas, o por el contrario; desarrollados honestamente y con un contenido significativo. De ahí, la gran responsabilidad de todos los particulares al momento de publicar en internet, pues dichas acciones no se limitaran a sectores geográficos, dado que, se extienden a la esfera de lo global, y en esta última se puede interpretar lo transmitido de una manera negativa o positiva, y así, generar relaciones sociales nefastas, guerras mediáticas o simplemente soluciones, propuestas de dialogo y trabajo en equipo para solucionar problemas y satisfacer necesidades.


Panorama general sobre el límite que poseen los particulares de la información publicada en internet

A simple vista se podría deducir que el análisis sobre el límite que tienen los particulares de la información publicada en internet, es algo nuevo, y no es así, dado que: en la última década del siglo XX, tanto en Estados Unidos como en Europa, se analizaban estrategias jurisprudenciales y de índole social; para regular aquel concepto epistemológico de la libertad de expresión, la cual había dejado de ser algo particular, local o regional, al convertirse en algo global, pues el internet trascendió aquellas fronteras de lo territorial, porque la comunicación, la información y el conocimiento, pasaron al nivel de la masificación académica y popular. Por ejemplo:


La preocupación por aquella regulación de Internet en la última década del siglo XX, se ha intensificado desde la incorporación de cientos de millones de usuarios en todo el mundo. Las peculiaridades del nuevo medio, desafían la aplicación de los modelos regulatorios tradicionales, prensa y radiodifusión, al ejercicio de la libertad de expresión en Internet. (Fernández, 1999, pág. 149)


En ese orden de ideas, parece existir una contradicción jurídico-social, al considerarse, si realmente existe libertad de expresión, y si esta se utiliza de una manera inadecuada para justificar la violencia y los contenidos que pueden vulnerar arbitrariamente los derechos de otros y otras.


Por lo tanto, será importante que existan políticas claras para conocer los límites y las libertades ofrecidas desde el régimen democrático y jurídico, y que esto quede claramente definido en los parámetros constitucionales, de tal modo que el sector público, privado y civil, logren unificar criterios para ajustarse a la ley, y al ordenamiento constitucional de cada país, lo cual no exime el respetar las leyes y tratados internacionales en este tipo de asuntos.


Al respecto, las leyes nacionales e internacionales podrán tener presente:


Evitar la coartación de la libertad de expresión, no significa que no deba darse protección a otros bienes constitucionales. Las peculiares características del Internet, exigen instrumentos ágiles que eviten la desprotección en la Red de esos otros derechos fundamentales e intereses constitucionales. La respuesta a esta cuestión, pasa por un equilibrio entre los límites impuestos a la libertad de expresión, y su estímulo, y no coartación en los nuevos medios.

(Fernández, 1999, pág. 150)


Por estas razones, en Estados Unidos y Europa a finales del siglo XX, ya se presentaba el debate entre libertad de expresión y coartación de esta última, al considerarse que las acciones sociales tienen repercusiones y efectos jurídicos en materia de la responsabilidad penal, porque aquellos acontecimientos que conllevan a publicar en internet, pueden vulnerar los derechos del otro, como la categoría social más importante, pues en las plataformas sociales se pueden violentar a grupos políticos, niños, niñas y adolescentes, entre otros tantos.


Así las cosas, la denominada “libertad de expresión” es parte fundamental de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, como también; el derecho a garantizar la dignidad humana, por ello la importancia del límite.


Límites de privacidad y protección de datos en Colombia


Durante el siglo XXI, el régimen jurídico en Colombia también ha tratado de limitar los deberes y derechos que poseen los particulares en relación con la información publicada en internet, al comprender que existe aquel derecho denominado “libertad de expresión” y otro que se titula “dignidad humana”.


Sin embargo, a nivel social y jurídico surge otra posible contradicción, ya que al tratarse de garantizar la libertad de expresión, se puede violentar el derecho a la dignidad humana, y al garantizarse el respeto de este último, se podría justificar de manera arbitraria la coartación para expresarse.


Por otra parte, en el país se busca regular sobre la privacidad y protección de datos personales, porque este tipo de realidades sociales y jurídicas pueden atentar contra la libertad de expresión y la dignidad humana, en la primera; al concebir que los particulares se expresan en internet buscando una interacción social, y que luego entonces al tratar de volver a su inicial privacidad, el internet les puede negar ese derecho. En la segunda, esa llamada dignidad humana se puede ver afectada, porque al no protegerse los datos personales de los particulares, se pueden vulnerar su moral y su integridad social.


De conformidad con lo anterior, la ley colombiana dictamina:


c) Principio de libertad: El Tratamiento de la información personal solo podrá ejercerse con el consentimiento, previo, expreso e informado de Titular. Por lo tanto, los datos personales no podrán ser obtenidos o divulgados sin previa autorización, o en ausencia de un mandato constitucional, legal o judicial que releve el consentimiento. (Ley 1581 de 2012. Art. 4)


En el contexto penal, el tratamiento de la información puede usarse sin el consentimiento legal del titular, solo cuando se trate de investigaciones de tipo judicial por parte de entidades como la Fiscalía General de la Nación, la Procuraduría, entre otras, puesto que se trata del interés general.


Claro está, existe otra gran contradicción entre la privacidad y protección de los datos personales, y el poder jurídico que logran obtener aquellas empresas posicionadas en los mercados internacionales, tal podría ser el caso puntual de Google, WhatsApp, Facebook, entre otras tantas. Dado que: estas compañías diseñan políticas propias, y diversos reglamentos jurídicos a nivel interno, los cuales les permiten almacenar información de sus usuarios, así estos hayan borrado información personal, bloqueado o cerrado sus cuentas, redes sociales, etc.


Es decir, estos imperios comerciales tienen clausulas jurídicas para negar una total destrucción de los datos personales, alegando que lo hacen por motivos de seguridad, para evitar las demandas de usuarios que busquen la recuperación de su información, y otros tantos argumentos que poseen un rigor jurídico-legal, el cual se asume al oprimir aceptar en condiciones y políticas corporativas, así pues, si los particulares no aceptan, no serán autorizados para crear sus cuentas personales de interacción social.


Aun así, la ley presuntamente por una formalidad jurídica expresa:


h) Principio de confidencialidad: Todas las personas que intervengan en el tratamiento de los datos personales, que no tengan la naturaleza de públicos; estarán obligadas a garantizar la reserva de la información, inclusive después de finalizada su relación total con alguna de estas labores que comprende el tratamiento, pudiendo sólo realizarse aquel suministro o comunicación de los datos personales, cuando ello corresponda a un desarrollo de las actividades autorizadas en la presente ley y en los términos de la misma.

(Ley 1581 de 2012. Art. 4)


En este sentido, la reserva de la información como principio jurídico-penal de la confidencialidad, es un derecho de los particulares en Colombia, y quizás una garantía constitucional para salvaguardar la dignidad humana, pero este derecho podría ser vulnerado por el poder jurídico, comercial y social que poseen algunas compañías internacionales, a no ser que: los particulares entren a un pleito jurídico con cualquiera de estos imperios de la información y la comunicación, para determinar la eficacia de las leyes.


Por consiguiente, se considerara que el derecho y el gobierno electrónico, deben equiparar las fuerzas entre razones jurídicas y civiles, ser garantes de prácticas justas y proteger a los más débiles, a saber:


El núcleo esencial del derecho a la intimidad, supone la existencia y goce de una órbita reservada en cada persona, y exenta del poder de intervención del Estado o de aquellas intromisiones arbitrarias de la sociedad, que le permita a dicho individuo el pleno desarrollo de su vida personal, espiritual y cultural.

(Sentencia No. T- 414/92)


En efecto, la intimidad personal y la privacidad de datos, constituye algo que los particulares y las leyes deberán proteger, pues el derecho de libre expresión, no representa el uso indiscriminado de la información de otros, o la venta comercial de bases de datos a terceros, cuyo fin es el negocio personal o privado, pues el derecho a la dignidad es una de las categorías universales protegidas legalmente por cualquier régimen democrático.


Partiendo de los supuestos anteriores:


El derecho fundamental a la intimidad personal fue contemplado en el artículo 12 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos donde se estableció que: “Nadie será objeto de las injerencias arbitrarias en su vida privada, ni su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación.” Como una consecuencia de lo anterior nuestra legislación interna adoptó en el artículo 15 de la Constitución política de Colombia elevándolo así a rango constitucional, el derecho a la intimidad personal.

(Mendoza, 2015, pág. 17)


En síntesis, la privacidad es parte fundamental de la intimidad personal, sin embargo, los grandes conglomerados dedicados a la información y la comunicación, poseen los recursos jurídicos para retener los datos de sus afiliados o que en algún momento hayan usado plataformas en internet.


Por otra parte, algunas veces aquellos que reclaman derechos y límites al sector comercial para proteger su información personal, también violentan los derechos de otros, al usar información privada arbitrariamente.


El límite que poseen los particulares de la información publicada en internet, en el contexto colombiano

Los particulares deben ser limitados por el régimen jurídico en Colombia, al momento de publicar información en internet, porque aun cuando en el país se concibe la importancia del Estado Social de Derecho, y el valor de la libertad de expresión, esta última no es un derecho absoluto que prime por encima de otros derechos, pues al usarse inadecuadamente se puede vulnerar a otros y otras, e incluso colocar su integridad física y mental en riesgo activo o potencial.


En relación con lo anterior:


La Corte Constitucional en Colombia atendiendo a su función jurídica de darle un desarrollo eficaz a los derechos fundamentales, ha determinado los límites generales al derecho a la libertad de expresión, cuando existe una intención dañina o negligencia al presentar hechos falsos, parciales o incompletos: la honra, el buen nombre y la intimidad de las personas o ciudadanos.

(Rodríguez y Giraldo, 2017, pág. 2)


El argumento anterior posee criterios contundentes y otros contradictorios, los primeros que son bastante positivos, y recaen sobre el limite social y jurídico de aquello que se debe y no debiera publicarse en internet, pues es de alto interés para la interpretación de las leyes en estos temas, ya que en ocasiones se usa la figura que representa la libertad de expresión, para dañar a otros, acusarles injustamente y sin pruebas, y en ocasiones para silenciar su pensamiento político, cultural, social o crítico.


Por otra parte, los criterios de la contradicción se visualizan cuando la ley expone algo, y la realidad nacional refleja otros fenómenos, tal podría ser el caso puntual de acusar a los pensadores críticos, periodistas del país, académicos e intelectuales, de ser guerrilleros o cómplices de los grupos al margen de la ley, a través de las redes sociales, o considerar cualquier reclamación social como estrategias publicitarias de la extrema derecha para desacreditar a figuras públicas que se autodenominan de izquierda.


Es decir, la contundencia radica en reconocer y potenciar las facultades jurídicas, para penalizar a quienes utilicen las redes sociales o canales de comunicación e información, para dañar la imagen personal o publica de otros y acusarlos presentando falsos testimonios en internet, además de la publicación masiva de hechos falsos o incompletos para distorsionar una realidad social que afecte a un individuo o varios de ellos, así pues, la ley brindara los recursos para demandarlos, investigarlos y llevarlos ante las autoridades competentes.


Lo contradictorio se plasma en el escenario social, cuando se observa a políticos o servidores públicos, utilizando la figura de particulares, para ser gestores de publicaciones en internet que pueden dañar a otros, incluso lograr actos de violencia en contra de los acusados sin pruebas, fomentar odios y divisiones entre diversos sectores de la sociedad colombiana, y de manera contradictoria, estos individuos no son llevados ante la ley, o en cierta medida parecen tener una protección especial por su estatus social y político, por ello, se pasan por alto las leyes y sus alcances.


Prosiguiendo con el tema:

La Corte Constitucional en Colombia ha determinado: que el objeto central de las redes sociales es poder dar una opinión y manifestarse con respecto a las situaciones de la vida cotidiana, aspecto que no se puede considerar libre de los límites ya planteados. Teniendo estas dos ideas en cuenta, empezamos a concebir la importancia de los límites jurídicos para proteger derechos.

(Rodríguez y Giraldo, 2017, pág. 2)


Entonces, las redes sociales y la información publicada en internet, tienen como propósito inicial; la libertad de expresión, solo que esta puede ser distorsionada y caer en contradicciones sociales y jurídicas, puesto que las opiniones respecto de la vida cotidiana, podrían afectar la integridad de otros y otras, y esto daría lugar al límite penal y regulatorio.


Por otra parte, la libertad de opinión y expresión, puede revelar los datos confidenciales, ya sea por acción o por omisión, lo cual será otro límite.


Importancia del gobierno electrónico en Colombia


El gobierno electrónico es importante para brindar derechos y deberes en términos de la democracia jurídica y tecnológica, dado que: algunas leyes expedidas en cada país, garantizan la libertad expresión y penalizan esta última, cuando se utiliza inadecuadamente para violentar los derechos de otros y otras, según el régimen constitucional y el derecho civil. Al mismo tiempo, este tipo de gobierno regula la función y la finalidad de las (TIC), al considerar que estas herramientas digitales potencian el comercio y la industria, al permitir el movimiento de la oferta y demanda de mercancías, productos, bienes y servicios, los cuales suplen necesidades del Estado y sus ciudadanos.


En Colombia, se posee el “Documento CONPES 3072 de 2000” titulado: Agenda de Conectividad establece una política de Estado que busca “masificar el uso de las tecnologías de información y las comunicaciones y con ello aumentar la competitividad del sector productivo, modernizar las instituciones públicas y socializar el acceso a la información”. También la Ley 1341 de 2009. Por la cual se definen principios y conceptos sobre la sociedad de la información y la organización de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones TIC, y se crea la Agencia Nacional de Espectro y se dictan otras disposiciones, y el Decreto 2573 de 2014. Por el cual se establecen diversos lineamientos generales de la Estrategia de Gobierno.


Ahora: uno de los ejes más importantes del gobierno electrónico, consiste en garantizar el “Habeas data”, es decir: leyes constitucionales y jurídicas que confirman los derechos de usuarios civiles y jurídicos, para solicitar a los proveedores de servicios de internet y las plataformas que almacenan datos, el protegerlos, mantener por ley la confidencialidad y la privacidad.


“a) Garantizar al Titular, en todo tiempo y lugar, un pleno y efectivo ejercicio del derecho de hábeas data”. (Ley 1581 de 2012. Art 17)


Sin embargo, la ley determina algo, pero tanto los proveedores de líneas de conexión a internet, como las plataformas internacionales como es el caso de Google, WhatsApp, Facebook, entre otras tantas, contradicen el alcance de la normatividad en este tipo de asuntos, porque no se conoce por evidencia documental y testimonial, él porque diversas compañías del sector financiero, comercial, logístico, político e incluso jurídico, tienen los datos confidenciales y privados, ya que ofertan sus bienes y servicios a correos electrónicos, lugares de residencia y telefonías móviles, además de las constantes llamadas a telefonías fijas que invaden la privacidad de las personas. De lo cual se deducirá que presuntamente existe un tráfico de datos personales en el país, y que la ley no logra imponer un límite.


Desde luego, la ley por una posible formalidad jurídica, dictamina:


d) Conservar la información bajo las condiciones de la seguridad necesarias para impedir su adulteración, pérdida, consulta, uso o acceso no autorizado o fraudulento; e) Garantizar que la información que se suministre al Encargado del Tratamiento sea algo veraz, completa, exacta, actualizada, comprobable y comprensible. n) Informar a la autoridad de la protección de datos cuando se presenten las violaciones a los códigos de seguridad, y existan riesgos en la administración de la información de los Titulares. (Ley 1581 de 2012. Art 17)


En síntesis, al parecer la normatividad en el país no ha logrado establecer un límite claro, a todos los particulares que interactúan con la información que se publica en internet, de ahí, que aún se utilice de forma inadecuada la libertad de expresión, se violenten derechos ajenos y no se protejan los datos personales, la privacidad y la confidencialidad.


CONCLUSIÓN

Se concluye afirmando que aún persiste una fuerte contradicción entre los principios normativos de las leyes en términos del manejo y utilidad de las TIC, en relación con la realidad social del país, puesto que por lo general las grandes compañías, el comercio y la política, violentan los derechos de otros, y de manera similar hacen los civiles entre ellos mismos.


BIBLIOGRAFÍA

FERNÁNDEZ, María. (1999). La regulación de la libertad de expresión en internet en Estados Unidos y en la Unión Europea. España. Ed. Estudios Políticos Nueva Época.


Congreso de la Republica de Colombia. Ley estatutaria 1581 de 2012. Por la cual se dictan las disposiciones generales para la protección de datos personales.


Corte Constitucional de Colombia. Sentencia No. T- 414/92. Derecho a la intimidad personal y familiar/derecho a la información.


MENDOZA, Jennifer. A. (2015). Protección de los datos personales en Colombia. Universidad Militar Nueva Granada.


RODRÍGUEZ, Angélica. GIRALDO, Nathalia. (2017). Límites a la libertad de expresión en redes sociales. Colombia. Universidad de los Andes.  

May 24, 2018, 12:25 p.m. 0 Report Embed 1
To be continued...

Meet the author

JOSE ORLANDO MELO NARANJO José Orlando Melo Naranjo, inicio su carrera como escritor en el año 2008. En su última afirmación explico: He consagrado estos talentos al Eterno, a Dios, por ello, el Señor Jesucristo y su Santo Espíritu, me permiten tener en el 2018, casi 300 artículos entre tesis, novelas, poesías, artículos de sociología, filosofía, derecho, entre otros, y esto solo por su Gracia. Por ello, rindo al Eterno lo poco que soy.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~