Short tale
0
4761 VIEWS
In progress
reading time
AA Share

DOCENTE FRENTE A LA REALIDAD SOCIAL

Estudiante – José Orlando Melo Naranjo - UNIVERSIDAD DEL TOLIMA

2018


"Por eso, ahora cuando se plantea volver a enseñar Historia, es necesario entender que la primera obligación radica en que los docentes la conozcan, que el Estado sea responsable y por fin se comprometa con la construcción de un Sistema Educativo Nacional a la altura de nuestros sueños (reto para el próximo presidente). (Gamboa. Carlos. A. Enero 20 de 2018)


INTRODUCCIÓN


Una vez más se puede reafirmar: el docente latino tiene el rol y la misión de ejercer una pedagogía que conlleve a lograr un impacto social, y que esta última le ayude a pensar en la superación de las barreras socioeconómicas existentes, para lograr la construcción del proyecto de autonomía al interior de las aulas. Así mismo, si el Estado estableciera pedagogías conductistas y poco respetuosas con la ética y vida, el docente podrá cumplir con estas formalidades académicas impuestas, y al mismo tiempo: crear contenidos propios al ejercer el derecho universal a la libertad de cátedra.


Rol político del docente frente a la realidad social


El docente maneja un discurso de poder; capaz de transformar su realidad social, ya que al constituirse en un facilitador de contenidos, pensamiento crítico y ardua reflexión cual sea su profesión, impactara de modo negativo o positivo en la vida de los educandos con los cuales interactúa.


Por lo tanto, Rodríguez y Rojas, citando a Martínez, M. C (2006): escriben:

El maestro deberá ser sujeto político alternativo, en tanto es capaz de acciones las políticas, esto es, con capacidad de agenciar y construir saberes y sujetos autónomos, además de superar la pasividad y la condición de espectadores y reproductores, de formular y desarrollar los proyectos, prácticas y experiencias alternativas, constituyente de diversas acciones y de sí mismo, con voluntad y arriesgo para lograr intervenir en las decisiones sobre lo educativo y la política educativa en los ámbitos de su interacción inmediata. 

(2009, pág. 18)


De ahí, su gran rol sociocultural en la trasformación social.


Es decir: el docente posee escenarios de dialogo, debates y proposiciones al igual que los políticos, ya que trabaja con conglomerados de personas, diversas aulas y educandos de todas las edades, lo cual le permite crear y agenciar saberes propios según la época, y de acuerdo a las necesidades de cada comunidad, dejando con ello: un impacto cognitivo, significativo y ético en sus educandos, el cual en el futuro los puede empujar a tomar las decisiones responsables.


Por ejemplo: un educando marcado por el valor ético de la vida, a futuro si es jefe de equipos de trabajo, los tratara con mayor justicia y dignidad, o si otro estudiante se dedicara a ser director de empresa, y hubiese recibido la consciencia ambiental, seguramente tratara de ser más cuidado en la vital protección de los ecosistemas, pues de ellos emana gran vida.


En ese orden de ideas, el docente también posee diversas posibilidades de acción, citando Torres (1998), Rodríguez y Rojas escribe:


• Interpreta y aplica un currículo, y tiene capacidad para recrearlo y construirlo a fin de responder a las especificidades locales.


• Ejerce su criterio profesional para discernir y seleccionar todos los contenidos y pedagogías adecuados a cada contexto y a cada grupo.


• Participa, junto con sus colegas, en la elaboración de un proyecto educativo para su establecimiento escolar, y así contribuyendo a perfilar la visión y una misión institucional, para crear un sano clima de la cooperación, y una cultura democrática en el interior de la escuela”.


• Investiga, como modo y actitud permanente de aprendizaje, y a fin de buscar, seleccionar y proveerse autónomamente la información requerida para su desempeño como docente”. (2009, pág. 20)


Al respecto, él docente es y será un ser políticamente responsable, porque aun cuando él reciba los contenidos impuestos por el Ministerio Nacional de Educación, los interpretara y aplicara de una manera estratégica a cada contexto y grupo, y esto implicara corregir algunos de esos postulados.


Por otra parte, el rol del docente frente a la realidad social, es complejo por el surgimiento masivo de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), en el contexto de la velocidad sociocultural y económica que impone el proceso de la globalización, además de los contenidos líquidos que trae consigo este rito acelerado en que avanza el sistema mundo.


Por ende, Rodríguez y Rojas citando a (González, G. 2006), consideran:

En estos tiempos de una globalización galopante, los desafíos educativos y culturales ya han tomado una dimensión de tanta magnitud; que en ocasiones llegan a producir la justificada incertidumbre y hasta impotencia en las nuevas generaciones que acometen el siglo XXI. A la par surgen propuestas dignas de consideración en los funcionarios de los aparatos educativos, y culturales de muchos países, especialmente latinoamericanos e instituciones internacionales que se percatan de la significación social del asunto. 

(2009, pág. 22)


Entonces, se deduce que el rol del docente se asocia a factores culturales, económicos, tecnológicos, políticos y jurídicos, de tal modo que debe estar preparado profesionalmente para encajar en la incertidumbre, y demandas que realicen las nuevas generaciones de educandos, los cuales requieren de unos aprendizajes más entretenidos y didácticos.


Por ello, Rodríguez y Rojas citando a Paulo Freire (1993) recuerdan:


Paulo Freire define al educador político como: “Aquel que trabaja a favor de las las clases populares; discutiendo acerca de sus sueños, sus frustraciones, sus deseos, miedos y alegrías”. (2009, pág. 32)


Finalmente, será necesario escuchar a especialistas en pedagogía:


“Los investigadores de la pedagogía debemos aprovechar este consenso, para la formación del principio unificador de la pedagogía: la formación del hombre. Formar, pues, a un individuo en un sentido mucho más general, será facilitarle que asuma en su propia vida, dirección consiente, reconociendo fraternalmente a sus semejantes el mismo derecho y la misma dignidad.”

(Ochoa, 2001, pág. 14)


CONCLUSIÓN

Se culmina con una de mis frases relacionadas con esta temática: la función del docente frente a la realidad social de su entorno, consistirá en conseguir adaptarse a la época, comprender los tiempos globales, interpretar el signo de los tiempos, reflexionar su cultura y sociedad, para mover su quehacer pedagógico hacia la formación de unos educandos críticos, pero ante todo respetuosos con la vida y las instituciones que los rodean.


BIBLIOGRAFÍA

RODRÍGUEZ .K. ROJAS. L. (2009). El rol político del maestro en la sociedad colombiana. Colombia. Ed. Universidad de la Salle.

Flórez Ochoa, Rafael. / Tobón Restrepo, Alonso. (2001). Investigación educativa y pedagógica. Capítulo 2. “El campo disciplinar de la pedagogía”. Páginas 13-26.

May 22, 2018, 12:27 p.m. 0 Report Embed 0
To be continued...

Meet the author

JOSE ORLANDO MELO NARANJO José Orlando Melo Naranjo, inicio su carrera como escritor en el año 2008. En su última afirmación explico: He consagrado estos talentos al Eterno, a Dios, por ello, el Señor Jesucristo y su Santo Espíritu, me permiten tener en el 2018, casi 300 artículos entre tesis, novelas, poesías, artículos de sociología, filosofía, derecho, entre otros, y esto solo por su Gracia. Por ello, rindo al Eterno lo poco que soy.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~