Short tale
4
359 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

La Palabra se hizo carne


Los primeros cristianos no celebraban la Navidad, celebraban la Pascua de Resurrección, muy diferente de la pascua judía, que se basa en una alianza ya muerta, frente a la Pascua del Mesías, que les dio una alianza nueva sellada con su carne y su sangre.

La Navidad empezó a celebrarse allá por el siglo IV, cuando el Cristianismo no solo se legalizó, sino que pasó a ser la religión del emperador romano, el político más importante e influyente de la época en Occidente.

Según el calendario romano, el 25 de diciembre marcaba el nacimiento del sol invicto, la victoria de la luz sobre la noche más larga, porque a partir de esa fecha los días crecían y las noches menguaban (en el hemisferio norte).

Los cristianos, insertos en la sociedad de su época, también hacían fiesta en ese día, y puesto que el motivo de celebración era la luz, ellos referían la fiesta a Cristo, día sin ocaso.

Entonces a alguien se le ocurrió que estaría bien fijar el nacimiento de Dios como hombre en esa fecha, que era tan buena como cualquier otra, puesto que no existe la menor evidencia histórica sobre el momento y el lugar del nacimiento de Jesús.

El Adviento surgió poco después de que los cristianos convirtiesen la fiesta del sol en la Navidad. Y en los siglos sucesivos se fueron añadiendo más y más elementos: la corona de Adviento, el calendario de Adviento, el árbol de Navidad, los villancicos, las comidas y dulces típicos, los regalos, el belén, el esmerado adorno de las casas y las calles, las tarjetas de felicitación…

El Cristianismo cambió por entero el fondo y la forma de la antigua celebración pagana. Y la extendió e hizo de ella una fiesta mundial.

Ahora bien. ¿Por qué se hizo hombre la segunda persona de la Trinidad?

La respuesta del Catecismo dice algo así como que entregado el ser humano a la muerte a causa del pecado de Adán, Dios se hizo uno de nosotros para salvarnos.

Quizá a quienes son más inteligentes que yo esta respuesta les aclare todo, yo no encontraba la relación de causalidad entre ambos hechos.

Veamos: el demonio se vale del engaño para que Eva y Adán coman del fruto del árbol prohibido. Dios les había dejado muy claro que la consecuencia de comer ese fruto era la muerte, pero la serpiente les aseguró que Dios mentía. ¿Había otra forma de comprobar quién decía la verdad más que comiendo?

Hay varias incógnitas en el relato del Génesis: ¿qué hacía el demonio en el paraíso? ¿Por qué se le permitió que se acercase y hablase con Eva? ¿Por qué se le sigue permitiendo que campe a sus anchas por el mundo? ¿No es evidente para Dios que todo ser humano está indefenso ante las argucias del maligno?

No tengo respuestas.

Eva cayó, Adán cayó y en ellos cayeron todos sus hijos hasta el fin de los tiempos. Con una sola excepción: María.

Porque al ser expulsados del paraíso, Dios les anuncia un salvador. Y María, desde su concepción, forma parte del misterioso plan de salvación de Dios.

Pero vuelvo a la primera duda. Dios es todopoderoso, podría simplemente haberse cargado a la serpiente y haber disculpado a Adán y Eva, puesto que fueron víctimas de un engaño.

Pues no. Dios nunca causa muerte y destrucción, ni siquiera la del demonio; y la responsabilidad de vivir es personal. Es más, el primero que asume la responsabilidad de sus actos es el mismo Dios.

Creó a los ángeles, creó al ser humano a su imagen y semejanza. Libre. Dotado de entendimiento y voluntad. No será Dios quien trivialice la vida humana, no convertirá al hombre en una marioneta y tampoco privará de libertad al demonio. Dios respeta las reglas del juego.

Pero también interviene en el juego. Eso es lo que anunció a Adán, a Eva y a la serpiente en la expulsión del paraíso.

Y puesto que la muerte fue la consecuencia de una desobediencia personal, Dios talló en piedra no perecedera la norma de vida que debía seguir todo aquel que quisiera alcanzar la Vida eterna, para que nadie ignorase qué quería de ellos el Santo. Me puedo imaginar que en el paraíso esa norma se reducía a un solo mandamiento, el más importante de la ley, pero fuera del paraíso hubo que añadir algunos más…

El caso es que Dios proporcionó a su criatura las instrucciones para lograr la Vida eterna. Y el demonio, siempre envidioso, se aseguró de que ninguna lo lograse. Aunque quizá María sí lo logró, y por eso la tradición popular sostiene que ella no murió, ella se durmió y su hijo se la llevó al Cielo en cuerpo y alma.

El problema, de nuevo, es que aunque una lo lograse, su logro sería personal e intransferible.

Hacía falta una alianza nueva por medio de la cual el logro de uno solo se extendiese por siempre y desde siempre a todo el que quisiera acogerse a él. Conque tenía que ser hombre para cumplir la ley y ganar la Vida Eterna y tenía que ser Dios para poder sellar la nueva alianza con la humanidad.

...Y la Palabra se hizo carne y acampó entre nosotros a fin de ofrecernos a todos la salvación.

Dec. 22, 2023, midnight 1 Report Embed Follow story
3
The End

Meet the author

Mavi Govoy Estudiante universitaria (el TFG no podrá conmigo), defensora a ultranza de los animales, líder indiscutible de “Las germanas” (sociedad supersecreta sin ánimo de lucro formada por Mavi y sus inimitables hermanas), dicharachera, optimista y algo cuentista.

Comment something

Post!
Mateo Busto Mateo Busto
Buena meditación!!
April 14, 2024, 01:25
~