Un gato contra el cáliz de fuego Follow story

captainleon CharmRing

Lydia Deetz y SU chico gato percy, van a Hogwarts para competir en el torneo de los tres magos. en esta historia habrá un colegio extra, mas misterio, mas romance, mas humor... y mas destrucción sin sentido!


Fanfiction Books All public.

#bolivia #Winona-Ryder #Lydia-Deetz #gatos #cats #chicagato #chicogato #harry-potter #hermione #hufflepuff #neville
0
5002 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Nekoten el cuarto colegio

Los nombres de las chic@s gato abajo son de personajes de mangas o comics. Varios apellidos son Otonashi (que significa "sin Nombre"), esto se debe a que los personajes no tienen apellido sólo nombre.



UN GATO CONTRA EL CÁLIZ DE FUEGO

Capítulo 1: Nekoten el cuarto colegio

Enclavado en plena ciudad de Tokio pero oculta a todos los muggles mediante magia, se encuentra la escuela de magia y hechicería para Youkais y brujos Nekoten. A diferencia de Hogwarts, el colegio tiene la apariencia de un antiguo colegio para muggles anterior a los años 70's. Estructuras victorianas de madera se juntan en armonía con clásicas estructuras japonesas. Mediante un hechizo, los cerezos están en flor todo el año y otros árboles gracias a la magia, muestran sus hojas con los colores que más les favorecen.

En un ambiente del colegio se procede a enunciar una lista de alumnos que irán a Hogwarts. La directora del colegio la Nekomata Byakusetsu (en su forma humana) está flanqueada por la estricta vice-directora Rokuro kukubi.

―Puede comenzar Ayanami Sensei ―dice la vice-directora Rokuro kukubi.

―Otonashi Sei, Hikawa Juri, Kojika Yuuto, Takamizawa Ritsu, Otonashi Kansuke, Roze Alba y Otonashi Percy.

―Matsuya Tsukiko, Sasahara Natsuki, Otonashi Nanami, Aoba Koo, Shosoin Sasana, Shosoin Mayu, Otonashi Kitty, Branham Sylvia, Otonashi Blair, Otonashi Eris, Otonashi Melwin, Ballard Kit, Otonashi Yuki, Otonashi Maya, Otonashi Kimy, Otonashi Nao, Otonashi Miyabi, Kyoukya Eaeriaea, Yayoi Shiraishi, Otonashi Kurona, Otonashi Himari, Otonashi Jessica, Ichigo Momomiya, Otonashi Kate ,Otonashi Jen y Deetz Lydia.

Varios de los estudiantes comenzaron a murmurar entre ellos.

―¡Silencio! ―ordenó la vice-directora.

―La razón por la cual se haya seleccionado un solo tipo de youkais, es debido a que los occidentales pueden sentirse confundidos e intimidados ante la vasta cantidad de youkais que se hallan en Japón ―explicaba la directora Byakusetsu―. Recuerden que este viaje es para estudiar si es factible entablar relaciones con el mundo mágico de occidente occidente. En cuanto a la señorita Deetz y su acompañante, les recuerdo que son casos especiales.

Nadie se veía contrariado ante lo último que dijo la directora y Lydia se emocionó con que por fin se volvería a encontrar con sus amigos, sin sospechar que en ese momento, uno de ellos de nombre Harry Potter, tenía una pesadilla en que un mago de nombre Voldemort mataba a un muggle ante la presencia de otro apodado colagusano.

.

.

Lydia y sus compañeros se encontraban en la tarde acampando luego de un largo viaje, cuando la muchacha recibió el Diario el Profeta (una edición atrasada). Se enteró de la conmoción en el estadio durante la copa mundial de quidditch, y le preocupó el informe acerca de la multitud de cadáveres que reportaba el periódico.

―Rita Skeeter miente ―fue lo único que le dijo Ayanami Sensei a Lydia. La muchacha pese a que no pudo sacarle más información a su maestra no tuvo motivos para dudar de ella, puesto que la Sensei siempre era acertada con lo que decía, como si poseyera una mente omnisciente.

.

.

Al llegar la noche en Hogwarts, Dumbledore le comunicaba al alumnado que en ese lugar se realizaría el Torneo de los tres Magos, y que además de manera excepcional participaría un colegio extra: el Colegio de Magia y Hechicería para Youkais y Brujos: Nekoten. También indicó que el límite de edad para participar en el torneo no se aplicaría para los integrantes del colegio de magia japonés.

.

.

Luego de un par de días Lydia y sus amigos ya se desesperaban porque todavía les faltaban dos semanas antes de llegar a su destino.

―La magia que utilizan esos occidentales es un chiste ―le dijo Alba Roze a Lydia.

―Algunos de sus hechizos no son un chiste ―le contestó Lydia, pensando en el avada kedavra.

―Si te refieres al avada kedavra, en Japón hemos desarrollado su contra hechizo: el abracadabra ―siguió insistiendo Alba.

Aunque a Lydia no le gustase Alba Roze, tenía que admitir que él tenía razón, de hecho el avada kedavra era una derivación distorsionada del abracadabra. El hechizo original el abracadabra, era en un principio un hechizo de protección contra el mal, pero luego de siglos de lucha los magos occidentales olvidaron su uso y crearon el avada kedavra. Fue curioso que en Japón, se redescubriese el hechizo original, el cual podía muy bien servir para detener el avada.

―Ya deja de molestar Roze ―dijo Percy y Alba Roze levantó los hombros aburrido.

―¿Seguro que no nos engañas Lydia, de verdad que los magos occidentales dicen sus hechizos en latín? ―preguntó incrédula Miyabi.

―Sí, es cierto, todo lo dicen en latín.

―Eso es tan estúpido ―decía Juri de manera insolente.

―Barbaros ―agregó Yuuto.

―Incivilizados ―fue lo que dijo de forma arrogante Kyoukya.

―Porque no decirlo en su idioma... ―Se extrañó Yayoi.

―Ya basta ―ordenó Himari―, dejen de molestar... aunque tienen algo de razón, yo le veo poco práctico.

―Occidente es otro mundo mágico ―explicaba Lydia―, tienen otra forma de pensamiento, no prejuzgues.

―Yo no intento prejuzgar, pero no entiendo cómo pueden usar algo tan primitivo como varitas mágicas ―le dijo Nao.

―De hecho Nao, los magos y brujas occidentales piensan que los báculos mágicos son primitivos, por eso desarrollaron las varitas ―le contestó Lydia.

―¿Cómo es eso?―preguntó intrigada Kit Ballard.

―Verás ―dijo Lydia―, los báculos que utilizaban los occidentales no desplegaban mucho poder y por eso crearon las varitas que amplificaban de manera más poderosa la magia.

―Sí, recuerdo que me explicaste eso ―dijo Blair―, en cambio nosotras hicimos todo a la inversa, dejamos de utilizar las ramas de árboles sagrados y desarrollamos los báculos.

―Pero nuestros báculos son mucho más poderosos que los antiguos báculos de los occidentales y que sus varitas actuales ―dijo Eris sin ánimo de ofender.

―Aun así, debemos practicar el abracadabra como nos lo dijo Ayanami Sensei ―les dijo a todas Melwin.

Todos asintieron, lo mismo que Lydia y Percy, quienes no se imaginaban que en ese momento sus amigos de Griffindor estaban recibiendo las lecciones del profesor Moody acerca de las maldiciones imperdonables.

.

.

Luego de dos semanas, por fin llegó la mañana del viernes y los cat people ya se acercaban a su destino.

―Ya llegaron los de Beauxbatons y los de Durmstrang, seguro pronto llegaran los estudiantes de Nekoten ―dijo Hermione.

―¡Miren allá a lo lejos! En las colinas ―señaló Parvati.

Harry quien no tenía una buena vista trató de enfocar el objeto que se acercaba a una velocidad endiablada, mientras los demás daban exclamaciones de asombro. Pronto también a Harry se le cayó la mandíbula de la impresión, los dos anteriores colegios y sus llegadas palidecían ante lo que el muchacho veía: una enorme y extraña criatura que se asemejaba a un gato de múltiples patas y que poseía una sonrisa igual al gato de Cheshire de Alicia en el país de las maravillas... era una especie de bus... un gato-bus. Ratones enormes sujetaban faroles que iluminaban el camino, aunque esto no era necesario ya que los ojos del gato-bus iluminaban perfectamente.2

El gato-bus era muy flexible y rápido, además que liviano, porque a veces saltaba y corría sobre las copas de los árboles, los cuales apenas se inclinaban con el peso. Luego dando un gran salto, el gato-bus aterrizó cerca de los estudiantes, de una forma en extremo ligera, sin ruido alguno y sin levantar polvo.

―Wow, que diablos es eso ―dijo Ron.

―Epa, nos está mirando y... ¡está sonriendo! ―dijo un alumno de Slyterin.

La "puerta" del gato-bus se abrió y entonces salió un Chico Gato.

―¡Hola chicos! Les escribimos diciendo que nos volveríamos a encontrar ―gritó feliz Percy, el Chico Gato amigo de Lydia.

―Miren es Percy ―dijo en voz alta Filias Dispout, un alumno de Hufflepuff, con lo que la casa vitoreo a su amigo.

―¡Percy, viene Lydia contigo! ―gritó Silvia Comtear, otra alumna de Hufflepuff.

Percy se disponía a responder cuando fue requerido por su maestra.

―Disculpe Ayanami Sensei ―–dijo Percy y ayudó a su profesora a bajar del gato-bus.

―Ayanami Sensei, bienvenida a Hogwarts.

―¿Sensei? ―le preguntó Ron a Hermione.

―Quiere decir profesor o profesora Ron.

Hermione se quedó sorprendida ante la profesora de Nekoten, ella tenía una piel blanca como la nieve y su cabello era azul claro (¿cerulean? Pensó), pero lo que más le impresionó fueron esos ojos carmesí. La profesora Ayanami vestía un kimono azul hermosísimo con figuras de conejos blancos en él, se desplazaba de manera grácil, casi etérea, sus alumnos la seguían.

―¿Esa es su maestra?, ¡pero si es de nuestra edad! ―exclamó Ron.

―Sabes Ron que no debes fijarte sólo en las apariencias, puede que tenga mucha más edad ―le contestó Hermione.

―¿Esos son los estudiantes, parecen que son de diferentes cursos? ―señaló Ron.

Varios estudiantes al parecer todos ellos cat people como Percy, iban en ordenados tras su profesora. Algunos se veían más jóvenes que Harry y otros parecían tener más edad. Todos ellos vestían trajes escolares japoneses de décadas pasadas, la mujeres el clásico vestido marinerito que ya no se usaba en el mundo muggle, aunque esta, era de color negro como los primeros que circularon, los hombres llevaban puesto el clásico traje negro con muchos botones por delante.

―Oye que buenas están ―dijo George―, yo creí que las de Beauxbatons estaban para chuparse los dedos, pero en realidad no tienen nada que hacer con estas nenas.

―Es cierto hermano ―corroboró Fred―, estas si están para sopar pan.

Hermione miró con reproche a los gemelos, pero tuvo que reconocer que varias de ellas poseían una belleza que sencillamente estaba en otro nivel, más que criaturas de carne y hueso, parecían ser el resultado de un pulidísimo trabajo de diseño y dibujo, Hermione no podía entenderlo.

Las Chicas gato que acaparaban la atención de los chicos eran dos: una que parecía tener más edad que las demás, era muy curvilínea, con generosas proporciones y miraba todo alrededor con expresión pícara; la otra de la misma edad que Hermione, pero con los otros atributos sensuales que la anterior Chica Gato, la única diferencia es que tenía una expresión seria y portaba una espada japonesa.

―Pues los chicos no se ven nada mal, mejor que los de Durmstrang ―dijo Ginny con los ojos abiertos como platos.

―Sí, si no te gustan los musculosos ―dijo Parvati babeando.

Hermione tuvo que dar la razón a las chicas. Los Chicos Gato, parecían poseer una belleza delicada, diría andrógina. Ron la miraba ceñudo.

―Oye ni te atrevas a mirarlos ―le dijo de forma posesiva Ron.

―Eh... sí, pronto entraremos a comer al castillo ―le dijo una distraída y ruborizada Hermione, sin apartar la mirada de los Chicos Gato.

Atrás de todos ellos se hallaba una chica que caminaba con paso confiado. Su cabello tan negro como la superficie del lago en una noche sin estrellas, sus ojos enormes tan negros y profundos que hacían que uno se perdiese en ellos, piel tan blanca que no tenía nada que envidiar a los pétalos de las flores más níveas, era Lydia que caminaba junto a Percy... aunque había algo diferente en ella... ¡tenía orejas y cola de gato!

CONTINUARÁ...



Este es un fanfic sin ánimo de lucro y que no intenta vulnerar los derechos de quienes sean los propietarios de las franquicias de Beetlejuice, Harry Potter y demás.

May 8, 2018, 3:08 p.m. 0 Report Embed 0
Read next chapter La presentación

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 10 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!