la_holly_de_suga Min Holly

Desde la muerte de su hermano, Yoongi no cree en la Navidad. Esto es exactamente lo que planea decirles a sus padres fanáticos sobre el que será su último viaje de Navidad al norte. Pero cuando se encuentra atrapado por la nevada con el excéntrico y demasiado alegre Jimin, tal vez el espíritu pueda revivir. 🚩 Adaptación sin fines de lucro


Fanfiction Bands/Singers For over 18 only.

#festivo #espiritunavideño #yoongi #navidad #yoonmin #jimin #polonorte #romance
297
5.0k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

🎄 Uno

Min Yoongi juró en voz baja. Lo último que quería hacer era conducir miles de kilómetros para pasar unas vacaciones de mierda con su falsa familia. Ninguno de ellos le importaba ya; estaba libre de su tiranía. Libre hasta que la Navidad llegaba todos los años. Se veía obligado a conducir hasta Maine una vez al año para pasar una semana agotadora con gente a la que no le importaba un bledo. ¿Cómo funcionó eso de todos modos? ¿Cómo fue forzado un hombre adulto a hacer algo tan atroz que despreciaba absolutamente la idea de ello?

Sí, porque su hermano pequeño le hizo jurarlo. Jungkook era el único del lote que valía algo. El único con el poder de hacer que Yoongi haga este viaje cada año, incluso después de que Jungkook falleciera hace diez inviernos.

Bueno, eso fue todo. El último año participando en este estúpido ritual. Sus padres podían dejarlo; de todos modos, no lo querían allí. Lo habían descartado hace mucho tiempo cuando confesó lo obvio... no le gustaban las chicas. Su madre se ofreció a pagar por su terapia si encontraba una buena esposa y tenía un montón de rugrats. Su padre lo amenazó con darle una paliza hasta que se hiciera hombre y le devolviera el golpe. Habría pulverizado a su padre con dos buenos golpes. Dos ideas realmente jodidas de cómo enderezar su trasero, si le preguntas a Yoongi. Demonios, podrías preguntarle a cualquiera y ellos pensarían lo mismo: sus padres eran lunáticos intolerantes.

Pero no Jungkook. Seis años más joven que Yoongi, su hermano había estado bien con su orientación. Cuando Yoongi cumplió dieciocho años, y no sólo se mudó de la casa de sus padres, sino también de su estado y lo más al sur que pudo llegar, Miami- Jungkook fue el único que le escribió o le envió tarjetas de cumpleaños. Insistió en que Yoongi viniera para la Navidad todos los años, prometiendo que la gente se comportaría de la mejor manera posible, diciéndole que dejara de ver el vaso medio vacío. Yoongi nunca pudo decirle que no a ese mocoso, así que cada año, maldeciría en voz baja y tiraría su maleta en su auto y tomaría el camino dejado de la mano de Dios hacia la costa este.

Los primeros años se las arregló muy bien, disfrutó bastante bien de la Navidad y ver a su hermano hizo que todo valiera la pena. Claro, una vez que Jungkook se hizo adulto, visitó a Yoongi, pero durante las fiestas siempre había un brillo extra en sus ojos que hacía que Yoongi estuviera dispuesto a hacer casi cualquier cosa por él.

Jungkook se había quedado en su pequeña ciudad natal y se había hecho un nombre por sí mismo trabajando la madera. ¿Quién iba a pensar se podía ganar dinero en muebles hechos a mano? ¿No estaba todo hecho con máquinas ahora? Pero las piezas de Jungkook eran místicas, capturaron tu atención y se negaron a dejarla ir. Ese chico era talentoso.

Solía hablar de cómo un elfo se le acercaba en sus sueños y describía su próximo proyecto en detalle, de ahí sacaba todas sus ideas. Yoongi pensó que, si ibas a tener algún tipo de talento creativo, un sueño sería el mejor lugar para obtener tu inspiración. Pero chico, le gustaba acosar a Jungkook para que le visitara un hombre bajito en calzas verdes con orejas puntiagudas. Enloqueció a Jungkook, y juró que no era así como el duende se veía.

Pero eso fue entonces, y esto era ahora, como decía el viejo dicho. Y ahora era el momento de parar esta farsa y hacer la ruptura final de su vida pasada.

Él también lo haría, tan pronto como llegara, si es que llegaba. No estaba muy seguro de dónde diablos estaba, aparte de en algún lugar de Carolina del Norte. La nieve cayó temprano este año, al parecer, y pesada. Una tormenta de nieve había golpeado con una venganza, algo que las estaciones meteorológicas habían pasado por alto por completo. Apenas podía ver por el parabrisas. Afortunadamente, había llenado su tanque en el último pueblo por el que pasó, pero evidentemente no fue lo suficientemente inteligente como para preguntar qué pueblo era, y no pudo ver ninguna de las señales al costado del camino. Esto era ridículo, ¿por qué conducía en esta mierda? No tenía prisa por llegar allí. Podría también encontrar un motel y pasar la noche en él.

El problema era que no había pasado nada en más de una hora, no más pueblos, no más hoteles, ni siquiera una gasolinera fuera del camino con sus precios tan altos que necesitaría una nueva hipoteca para llenar su tanque.

Yoongi se ralentizó hasta arrastrarse cuando su visibilidad se limitó a unos tres metros delante de su coche. Genial. No podía dormir en su coche, ya que tendría que mantenerlo en marcha toda la noche con el calor encendido para asegurarse de que no se congelara o algo así. Ese plan no le atraía por el combustible que desperdiciaría. No saber cuándo llegaría a la siguiente estación era un verdadero elemento de disuasión.

Yoongi continuó este paso de caracol durante una hora más o menos cuando finalmente vio algo en la distancia. No le importaba lo que fuera, la gasolinera, el motel o la casa de alguien. Iba a parar. ¿Qué era lo peor que podía pasar?

Llegó a lo que parecía una simple cabaña con un porche lleno de nieve, dos ventanas y nada más. Ni siquiera un auto en la entrada, si es que había una entrada. No había marcas distinguibles que atestiguaran la existencia de una -no se notaban los bordes levantados en la nieve, no había marcas de neumáticos que pudieran haber resistido las ráfagas de golpes blancos. Pensando que nadie se quejaría de que había arruinado el jardín delantero, se acercó lo más posible a los escalones del porche y se sentó allí mirando fijamente.

Las buenas noticias, las luces estaban encendidas en la casa. Eso fue un buen presagio para él. La mala noticia es que no tiene cobertura en el celular con esta tormenta, así que si alguien decide que no le gustan los hombres extraños que lo visitan por la noche, puede estar en problemas. Se había dado cuenta de que su teléfono móvil era inútil hace más de treinta millas cuando probó por primera vez sus datos y no podía conectarse, luego trató de llamar a su amigo a casa y vio que no tenía barra.

Bueno, sentarse aquí no le llevaba a ninguna parte. Yoongi se subió la cremallera de su chaqueta. Debatió si debía tomarse el tiempo para abrir el maletero y desenterrar su pesado abrigo de invierno, un acto que normalmente le llevaría menos de un minuto con un clima decente. Pero en esta tormenta, probablemente se necesitarían de cinco a diez, así que decidió pasar. Estaba justo al lado de las escaleras, de todos modos. Completó su insignificante conjunto con sus guantes y gorro, agarró su bolso de viaje (optimismo en su máxima expresión) y apagó su auto. Podía sentir el frío filtrándose incluso antes de abrir la puerta. Tomando un último respiro de calor, se apresuró a salir del auto y se dirigió a la puerta principal. No le tomó mucho tiempo para que sus pies empezaran a congelarse. No llevaba sus botas pesadas, sólo zapatos de tenis. No esperaba salir en la nieve. Diablos, no se esperaba este tipo de nevada.

Tomando las escaleras demasiado rápido, sin darse cuenta de que estaban congeladas, Yoongi voló hacia atrás y aterrizó con una bofetada en el trasero. Estaba tan hundido en la nieve que cayó sobre él y ni siquiera podía ver su regazo.

—¡Hijo de puta! —Se vio a sí mismo de un lado a otro hasta que pudo rodar sobre sus rodillas y poner sus pies debajo de él. Estaba seguro de que sus pelotas se habían congelado y caído o se habían metido de nuevo en su cuerpo, de cualquier manera, no estaba teniendo hijos en un futuro cercano gracias a esa caída. No es que los niños estuvieran en su futuro, pero le gustaba la idea de tener la opción allí.

Se dirigió de vuelta a las escaleras y las tomó mucho más despacio esta vez.

No había timbre, así que golpeó con el puño la puerta de madera, un simple golpe no habría causado ningún ruido con los guantes puestos, y por la forma en que se estaba congelando, no se estaba quitando ni un maldito trozo de ropa. Saltando de un pie congelado al otro, tratando de mantener la circulación en marcha, esperó.

Sin respuesta.

Maldita sea. Golpeó un poco más, determinó que, si nadie respondía, entraría por la fuerza en nombre de la supervivencia, por supuesto.

Levantó el puño para dar un tercer golpe a la puerta, haciendo una mueca de dolor que sentía a través de su mano, cuando la puerta se abrió por sí sola.

Vale, eso es un poco raro.

Le tomó exactamente cinco segundos enloquecer por ese fenómeno, luego el frío lo convenció de que no le importaba quién o qué abriera la maldita puerta. Se apresuró a entrar y la cerró de golpe detrás de él, sus dientes rechinando, haciendo un ruido horrible.

—Si pisas dos pasos a tu derecha, puedes gotear sobre la toalla en vez de sobre mi alfombra cosida a mano.

Nov. 19, 2023, 10:40 p.m. 2 Report Embed Follow story
111
Read next chapter 🎄 Dos

Comment something

Post!
Pame Zaval Pame Zaval
Uyyy
December 12, 2023, 21:15
NM Nabi Mx
LO AMO Voy a tratar de leer despacio para disfrutar cada línea de mi autora fav
November 20, 2023, 15:29
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 5 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!