Tus regalos son deseos calientes. Follow story

juanfranconde Juan F. Conde

Ella recibe un regalo de él. Al abrir la caja descubre lo que le gusta regalar su chico para que ella disfrute. Basada en hechos reales. Contada por ella aunque en realidad fue visto por los ojos de él hasta el último momento. A veces jugar con juguetes es mucho más interesante y proporciona horas de juegos sexuales tanto a solas como en compañía. Relato perteneciente a la Antología de "Relatos + de 1000". ®Todos los derechos reservados.


Erotica For over 21 (adults) only. © Juan F. Conde. Todos los derechos reservados.

#Masturbación_Femenina #Regalo-erótico #Para-ella #Sensaciones #Juguete_sexual
Short tale
5
5004 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Tus regalos son deseos calientes.

Hoy he recibido tu caja sorpresa que me has enviado, aunque lo de sorpresa es a medias y sabes que era cierto, ya que aunque hemos estado hablando durante semanas de lo que me ibas a regalar por anticipado de nuestros “reyes perversos” sabes que a veces me sorprendes y siempre agradablemente.


Te acuerdas que me dijiste que era acuático el regalo, pues que mejor que probarlo en uno de esos baños que a veces las mujeres (cuando nos dejan, claro) pues nos damos en nuestras bañeras, con agua calentita, para relajar músculos, aunque tú sabes mejor que nadie porque lo he hecho dentro de la bañera, con ese agua que tantas veces me has comentado por teléfono que es revitalizante. Ahora entiendo porque lo es, jajajaja, perverso amigo secreto que eres tú para mí.


Tras entrar en ella y sentarme, me eche hacia atrás. Jugué con nuestro juguete (aunque solo lo utilizo yo y es para mí, jijijiji, por tanto digamos que es mío pero regalado por ti) y pasarlo con una vibración lenta por mis pezones, que la verdad ya estaban como a ti te gusta, duros y erguidos.


Mi piel se erizo solo con el contacto de dicho aparato, pero es que aunque el agua estaba caliente yo estaba aún más, pero ese calor que tenemos las mujeres que se traduce en excitación y porque no decirlo, en una segregación de un liquido que a muchos hombres, no todos, no pidamos milagros, os gusta y a algunos os da tanto placer como nuestra lengua y saliva en vuestras bocas. Si, ese liquido que tú lo defines como “elixir de mujer caliente”, pues ese elixir ya empezaba a manar de mi interior, lo cual también hizo que deseara empezar a llevar el juguete a mi coño, literalmente, aunque sabes que yo lo llamo de una manera especial y que a ti te hace gracia a veces y otras te pone como una moto.


Pues bien, lo baje por mi estomago hasta llegar a mi ombligo donde ya el agua lo cubría.


¿Sabes esa sensación que parece una tontería pero que es sumamente eficaz cuando ves las ondas del agua producidas por la vibración de este juguete? Pues casi esas vibraciones empezaba yo a sentirlas dentro de mí, aunque no tienen ni comparación, la verdad, pero me pusieron muy cachonda, tanto que puse una vibración del programa dos (ostras con el programa dichoso, uffffff, que manera de vibra tiene) y claro lo lleve a mi clítoris, el cual aunque no estuviera del todo erecto, si estaba en un estado de casi el delirio tremes que puede sentir una chica al ponerlo en su cuerpo, la primera vez, cuidado, la primera vez de tu juguete, porque ya he tenido otros juguetes que si me han dado esa sensación pero en este caso era virgen mi clítoris con tu regalo.


Pues la verdad, la descarga eléctrica que me transmitió esa vibración hizo que automáticamente mi cuerpo se tensara, casi como un calambrazo pero sexual, y claro, tu nena se puso ardiente y perra, porque joer, nene, que regalito me has dado, jejejeje.


La cuestión es que comprobé que si era sumergible, ya que no paré de moverlo lentamente debajo del agua y pegado a mi clítoris, hasta que lo siento, sabes que mi cuerpo no pudo aguantar el deseo y claro enseguida me vino mi primer orgasmo.


Nene, es alucinante. Como poder explicarlo en palabras cuando eso solo se siente en el cuerpo, y no es que no quiera explicártelo es que no hay palabras en el mundo que hagan poder describir esa sensación de un orgasmo con un juguete sexual dentro del agua.


Pero continuo, porque sé que te pongo incluso algo excitado el saber mi experiencia, jijijiji.
Cuando mi coño ha explotado, literalmente, por dentro, me he quedado con una sensación de “ufffff, que bueno es esto. Pero quiero más” y claro, ya sabes como somos las mujeres, que cuando queremos más seguimos, por tanto sin dejar de presionar mi clítoris con dicho juguete he cambiado al tercer programa. Neneeeeeeeeeeeeee, que joya de programa el tercero. Notaba las vibraciones incluso dentro de mí.


Me acuerdo que me dijiste que dentro de mí sería incluso mucho más excitante, y como ya tenia mi coño completamente excitado por dentro y por fuera, pues lo he ido metiendo. Entre la sensación del agua, de mi interior como un lago y de ese aparato entrando en mí. Te juro que apenas lo he presionado un poco y mis labios lo han engullido la primera parte, con el programa activado a media potencia, y sentir esa vibración entre mis paredes ha sido el preludio de algo maravilloso que he sentido, tanto que mi vagina ha vuelto a vibrar y sin poder controlarlo, aunque he cerrado mis piernas por inercia, no he podido aguantarlo y he vuelto a vibrar con un gemido que si hubieras estado a mi lado te hubiera dicho que me lo quitaras y me penetraras tú, pero como no estabas, te lo cuento ahora. Me he corrido solo con introducir la primera parte de nuestro juguete. Si. Como lo oyes o lees, he tenido otro orgasmo.


Pero claro, sabes que una mujer no se contenta con eso solo, queremos más, por tanto, sin apenas hacer mucho esfuerzo (tampoco tenia apenas fuerzas por ese orgasmo, jejejeje) pues lo he metido todo. Joder.


Sentir una mujer la vagina vibrando continuamente tras los espasmos que tenemos cuando llegamos a orgasmos increíbles solo lo sabemos nosotras, pero yo te lo cuento para que aprendas más. Y lo mejor de todo es que el mando a distancia que tiene es lo mejor que puedo tener, porque no necesito moverlo o sacarlo para cambiar de programa, pero te juro que si lo hubiera sin mando, tus dedos serian los que lo cambiarían, porque mis manos y dedos estaban ocupados entre mis pezones, retorciendo y tocando mis tetas y mi clítoris. Y sin darme cuenta pero sintiendo en mi interior como vibraba, como retumbaban las sacudidas que me daba, incluso he pensado que era tu aparato el que estaba dentro.


Ni que decirte que he tenido otro orgasmo más. Si, tu chica ha vuelto a tener otro.


Puede que sea por la novedad en mi cuerpo.


Puede que sea por lo caliente que me ha puesto tu regalo.


Puede que sea porque yo soy tan caliente como tú y nos gusta excitarnos de maneras casi iguales.


Puede que sea porque tenia ganas de tenerte dentro de mí.


Puede que sea un millón de cosas, pero sin saberlo aunque queriendo hacer, lo has conseguido, me tienes enganchada a este juguete.


Encima, me dijiste que la batería aguanta una hora y media. Eso es casi como tú en tu estado de excitación máxima, pero como no te tengo ahora, por lo que sabemos, este es el mejor regalo que he tenido nunca y que me recuerda a ti.


Sigo con él dentro. Casi gimiendo del orgasmo que he tenido y con solo tres programas. Me dijiste que tenia diez y con tres tipos de velocidades cada uno. Creo que es tu mejor sustituto, pero no quiero sustituirte, aunque si es cierto que cuando no estas es lo mejor para recordarte.


Bueno, pues pongo ahora el programa numero cuatro. Neneeeeeeeeee, esto es cañero total. Y eso que lo he puesto en la velocidad lenta, pero no veas. A este programa lo podemos bautizar como el “programa empotrador” porque no veas como empotra dentro.


Mi zona rugosa sentía como si entrara y saliera tu aparato. Bombeando fuerte, tanto que apenas he podido resistir, y eso que he intentado hacerlo pero mi coño ya no era parte de mí, era parte de ti, porque ha encadenado otro más, y claro sin querer mis dedos le han dado al mando y le ha puesto la velocidad media y joder. Creo que he tenido uno largo o tres encadenados. Imagina como he acabado que he tenido que sacarlo de mi interior, porque no para de convulsionar mi vagina por dentro.


He cerrado las piernas porque estaba agotada.


Solo te digo una cosa, me quedan seis programas más por probar, pero es que este ultimo orgasmo encadenado me ha reventando tanto como tus empotramientos o tu manera de hacer que me sienta agotada sexualmente.


Esta noche seguiremos en la cama, juntos, tu regalo, mi cuerpo y mi mente, pero te lo contaré mañana, porque creo que si con solo cuatro programas me has reventado, con seis puede que desfallezca de tanto orgasmo.


Ahhhh, recuerdo que me dijiste que quieres probarlo conmigo, porque el mando tiene un alcance de diez metros, pero mi pregunta es:
— ¿Aguantaré tanto tu morbo y deseo de hacerme probar todos los programas sin asaltarte y hacerte mío como sabes que deseo hacerlo?
April 23, 2018, 5:17 p.m. 0 Report Embed 1
The End

Meet the author

Juan F. Conde Escribo desde mi juventud. Soy una persona normal que tiene Díslexia adulta pero no dejo de leer y escribir, orgulloso de contar historias reales. Dicen que la fantasía supera a la realidad pero cuando la realidad supera a la fantasía disfrutamos más. Mis historias están enfocadas hacia el placer de la mujer vistos por los ojos de un hombre. Me gusta describir historias de fantasías que son reales vividas por gente y personas. La vida nos pone barreras y nadie es perfecto.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~