Short tale
0
6045 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Los mas de 40 años perdidos de la historia

Carrera en derecho. Carrera en derecho. Carrera en Cinematografía. Carrera en Derecho. Carrera en derecho. Carrera en derecho. Suicidio. Carrera en derecho. Derecho. Derecho. Nada. Derecho. Carrera en derecho. ¡Carrera en Derecho!

Son justo este tipo de cosas las que los jóvenes tienen en principal consideración cuando esta por acabar la preparatoria. En esencia, que van a estudiar, que harán con su corta vida. Yo lo hice. Yo aún lo hago.

Hace más de 45 años, yo me encontraba haciendo esa pregunta; ¿Qué debo estudiar? Mi madre y mi padre eran abogados, al igual que mis primos, tíos, abuelos y sobrinos.

El último año de Preparatoria, ya que no estaba decidido que quería hacer, mi madre me inscribió a un programa donde básicamente hacía de todo. Eso duro aproximadamente dos meses. Después tendría que elegir una materia para tenerla en clases extrarriculares por un año; el último año de preparatoria.

Finalmente me decidí por la sección de Bellas Artes, y aparte de eso, funde un club de cinematografía. Elegí hacerlo de cinematografía porque en ese tiempo me apasionaba mucho, y vaya que fue una buena decisión.

El club, tras pasar los meses, llego a ser conformado por varias personas; Fox, quien en verdad se llama Lucas. Él es mi mejor amigo, es básicamente un amante de las bromas pesadas. Lo conocí desde que iba en la primaria.

James, un chico que si lo vieras a simple viste definitivamente pensarías que es algún amante del futbol y que es muy popular… Pero no. Es un amante de los videojuegos y gasta el ochenta por ciento de sus ingresos en desbloquear cajas de videojuegos.

Verónica, ella fue la segunda en unirse al club. Su padre es dueño más de 20 cafeterías, al igual que mi padre. Ambos están inmersos en una guerra de cafeterías; por lo que nos han prohibido vernos… Pero bueno, ya podrá haber supuesto que no les hacemos caso. Verónica era una gran amiga, aparte de que era la única del club que tenía la más mínima idea de cómo dirigir una película.

Hapford, era un chico genial, aunque todos nos la pasábamos insultándolo y molestándolo. Era esa clase de persona que es la mejor persona que uno conoce, y justo por eso lo molestas, para intentar rebajarlo a tu nivel… Supondrán que es bastante patético…

Finalmente… Katlyn. Unos meses antes de fundar el club; entré a un grupo de Facebook, ahí conocería a una chica llamada Katherin. Después de unas cuantas semanas de chatear, finalmente nos dimos cuenta que íbamos a la misma escuela. Cuando intente encontrarla, nada más encontré a una chica que se llamaba Katlyn, ninguna Katherin, por lo que Fox y yo suponíamos que ella era Katherin. Resulto que ella tocaba el piano y era compositora. Así que Fox ingenio un plan para hacer una película con música original; supongo que ya supondrán quien queríamos que la compusiera.

Y en efecto, terminamos haciendo toda una película. Yo escribí un guion junto con Katlyn. Era básicamente una gran mala buena película, no sé si me explico; la trama de la película iniciaba como una típica película de culto súper aburrida, pero rápidamente se transformaba en una pésima película de acción. Suponíamos que la gente apreciaba más ver una mala película de acción que diálogos inteligentes por dos horas… y… técnicamente es cierto. Pero no voy a decir que resultó ser una buena película, en efecto, era realmente mala, pero bueno, que se puede hacer, éramos absolutos principiantes.

Planeábamos presentar la película el último día de la Preparatoria. En el día de graduación. Pero había un gran problema, si planeaba ir a la universidad que mis padres querían que fuera para ser abogado, tenía que tomar el examen justo el día de la graduación.

No diré que decisión tome. Solo diré que no he visto a Katlyn ni a Fox ni a Verónica ni a James ni a Hapford desde entonces. Me repito a mí mismo que fue la decisión correcta. ¿Lo fue? No. Sí. No. No. No. No. ¡SI! ¿Sí?

Imaginación surrealista. Es un término que Fox invento para lo que me sucedía. Cuando era pequeño, y escribía historias o guiones; muchas veces me encontraba viviendo en esos guiones más que en la vida real, y cuando me enfrentaba a la vida real, por supuesto que es una mierda a comparación de los mundos que creaba en mis historias. El punto es que llegaba a tal punto en el que veía cosas que no existían.

Como desearía seguirlas viendo.

Porque eso significaría que sigo imaginando. Pero ya no las veo.

Mi nombre es Dillan. Soy de los mayores abogados de Virginia. Tengo todo lo que cualquiera podría desear. Pero estoy tan vacío. Porque no lo sé… tal vez… tal vez… si ese día hubiera ido a la función… todo habría sido muy diferente… ¿no?

Antes de suicidarme he decidió escribir esta basura, y bueno, después de todo no ha salido tan mal… tal vez…

Busque a Verónica por Facebook. Está casada. Tiene bastantes cafeterías. Le va muy bien.

También busque a Fox. Le va muy bien.

James y Hapford abrieron un imperio de tiendas de vinilos y les va muy bien.

Pero no encontré a Katherin, y realmente quería verla una vez más. Me gustaría enseñarle el guion.

La voy a ir a ver. Iré a su casa.

Imaginación surrealista.

No puedo…

Adiós.


March 18, 2018, 6:14 p.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

DIEGO Y KATHERIN Somos Diego y Katherin. Usualmente trabajamos en guiones para largometrajes, pero siempre antes de empezar con uno, escribimos una historia corta para plantearnos la idea.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~