lady_ophelia sele laport

Las personas son como las emociones. Inestables, volátiles, cambiantes, brillantes o inesperadamente oscuras. Como las relaciones, como las vidas. Como el arte y como cada sentimiento que no se puede evitar sentir. Esta es una historia sobre ese tipo de personas. De las que aún están aprendiendo a vivir, a sentir, a querer, a amar bien, a abrazar bien, a respirar el arte que se escapa de las manos y de la garganta, a crear ese arte, a amarse y a verse a ellos mismos en cada palabra y en cada atardecer. A amar hasta cada sílaba de su propio nombre. Es sobre personas que están aprendiendo a estar casi bien, a llegar a algo así como estar bien.


Teen Fiction Not for children under 13.

#poemas #poeta #arte #teatro # #romanticismo #adolescente #adolescencia #ataque #bullying #creciendo #ataquedeansiedad #culpa #mafia #realización #juvenil #saludmental #sanar #autoconocimiento #poema #amorpropio #sentimientos #contacto #amistad #enamoramiento #cartas #amor #crecer #ansiedad #romance
11
7.7k VIEWS
In progress - New chapter Every Sunday
reading time
AA Share

Una historia mal contada.

· ᑭᗴ丅ᗴᖇ ·

El humo de mi cabeza me está nublando los pensamientos.

Quiero decir, usualmente lo hace, pero esta vez el humo es de colores, tiene sentimientos que no se resumen en una amargura gris y cotidiana.

Estoy acostumbrado a una rutina distante e hiriente, y contraproducente-mente dañina. Y ahora cada vez que intento alejarme de eso, sigo sintiendo que todo sigue igual, y que no puedo escapar de las personas. ¿La gente sí entiende ese sentimiento de que alguien te dañe tanto que ya no sientes que algo siga bien contigo? Como si te convirtieras en circunstancias de tu propia vida, la que no elegiste, la que tal vez se convirtió en algo diferente por una decisión estúpida.

Pero ahora algo cambió indudablemente: el espacio, el tiempo y la gente. Y yo estoy caminando entre paredes, entre personas y entre segundos.

Caminar por este pasillo me trae los malos recuerdos de aquello de lo que escapé, y por eso este pasillo no es el mismo que el de hace un tiempo. Como alguien que pasa de un bosque gris a un bosque verde manzana, como alguien que toma un café más dulce en una taza diferente.

Todo en este lugar se ve y se siente de otra manera, las paredes tienen posters y avisos por todas partes, que parecen haber sido hechos por más estudiantes, se ven coloridos y felices, mil veces menos sombrío que a lo que estaba acostumbrado. El lugar entero tiene más iluminación, todo se ve más limpio y cada estudiante caminando por el lugar parece estar metido en su propio mundo, a veces compartido por quienes caminan junto a él, pero nadie parece mirarme con desprecio, aún si se voltean a mí por curiosidad. Así que aún con los nervios de este nuevo ambiente esto no puede evitar hacerme sonreír por un momento. Como si por primera vez estuviera haciéndole caso a papá cuando habla de disfrutar las pequeñas cosas de la vida.

De repente necesito unos segundos para concentrarme en respirar, en sentir todo a mi alrededor y recordarme que es diferente, que es un lugar diferente, que no voy a salir lastimado. Tal vez mi corazón relaciona muchas cosas con la ansiedad, con el peso en la garganta y con el miedo de herirme. Pero ya pasó, es un lugar diferente. Sigo caminando.

Caminé hasta la puerta marcada con el número "9", siguiendo las instrucciones que antes me dieron, ignorando la ansiedad repentina de que mis recuerdos me engañaran por un segundo y esto me hiciera equivocarme de lugar, y entré.

Cada maldito estudiante, dispersos pero sentados casi correctamente en cada uno de los bancos a la izquierda de la puerta, viendo a la derecha, me miró. Y nuevamente sentí el aire fresco de sentir que esta vez todo iba a ser diferente, alucinantemente diferente, excepto por una cosa.

Suspiré pesadamente (espero que con disimulo) al ver al otro nuevo estudiante frente al resto de la clase, junto al escritorio, esperando al docente que nos presentaría, que apartó la mirada de mí al suelo rápidamente.

Tom tiene una gran habilidad para lograr que la gente lo vea como una inocente e interesante persona en lugar de ver que es un desgraciado hipócrita; el tipo de persona que te hiere cuando piensas que puedes creerle. Porque en la clase de cívica y derechos todos parecen comprender que cada ser humano merece la misma clase de respeto e inclusión en la sociedad. Aún así a nadie la afectaba golpearme, pero no lograba saber si la razón de esto era que Tom lideraba la ideología, o el "respetame y te respeto" no me incluía si era gay. Pero todo esto es otra historia, muy reciente, que siento que se me iría de las manos si quisiera explicarla, y no planeaba permitir que se repitiera.

La cicatriz en mi cuello marcaba el límite de lo que podía soportar.

Caminé hacia él, parándome a su lado frente a todos, junto a la persona de la que había intentado huir por más de un año. Nuevamente cada persona en los asientos nos miraba mientras que entre ellos susurraban comentarios que no llegaba escuchar, y la curiosidad estaba matándome. Pero a diferencia del resto de extraños en la sala Tom evitaba mirarme, incluso ni despegaba la mirada del suelo. Miraba hacia abajo, movía un poco las manos, y se mantenía estático.

¿no me mira, por culpa?

Este sentimiento nada familiar de superioridad me formó una pequeña sonrisa en el rostro, como si fuera la primera vez en mi vida en que yo tenía un poder sobre alguien y no de forma contraria, y acto seguido los comentarios aumentaron. Fue extraño, otra vez. Ahí frente a todos definitivamente aún estoy en exhibición, y espero que eso acabe rápido.

Mis pensamientos se cortaron al oír a alguien entrar por la puerta con descuido, y me ayudó a darme cuenta de que me había quedado un momento viendo a Tom. Realmente espero que nadie lo haya notado, lo que menos quiero ahora es que me relacionen con él.

El docente, que se veía algo descuidado e intranquilo, pasó a dejar muchas hojas sueltas en su escritorio y a ordenarlas por un momento, como si todo el material hubiera caído en el camino, probablemente así fue.

—Disculpen chicos, tuve un pequeño inconveniente en el camino, comenzaremos en un momento —levantó la cabeza, viéndonos a ambos frente a su escritorio, como si no nos hubiera visto aún— ..oh —dí en el clavo.

—Claro, hm —carraspeó, dejó las cosas y se paró junto a mí, colocando su mano en mi hombro y mirando al resto de la clase— chicos, estos son dos nuevos compañeros que se quedarán con nosotros desde hoy hasta el final del curso.

No hubo demasiada presentación, el profesor sólo mencionó nuestros nombres, explicó la razón de nuestra traslación a esta nueva institución (el problema de salubridad), y luego de unas cortas y practicadas palabras de motivación a tratarnos con respeto y recibirnos "con los brazos abiertos", nos mandó a sentarnos.

Es un profesor tranquilo —por el momento—, distante, sin demasiada organización, pero me niego a dejarme llevar por primeras apariencias otra vez. Cuando todo salió mal con James yo esperaba recibir ayuda de docentes que al final descubrí que sólo estaban ahí para cubrir horas de trabajo. Nada más.

Ahora el segundo problema del día, cada banco para estudiante estaba diseñado para dos personas, cada persona en el salón tenía ya su respectivo compañero y sólo había un banco libre en el fondo. Conclusión: tengo que sentarme con Tom. Como si el mundo no lo hubiera metido ya suficiente en mi vida en la escuela de Caliope, como si no me hubiera rodeado bastante de gente chupa sangre. Recordé unos segundos que me había propuesto no tomarlo a él en cuenta, que no iba a darle el gusto. Fui a sentarme y Tom caminó detrás de mí.

El profesor decidió tomar la clase como cualquiera con normalidad, evitando el hecho de que por momentos hacía pausas para preguntarnos a ambos al fondo del salón si habíamos tratado estos temas en nuestras anteriores clases, por fortuna, los temas no estaban muy alejados de lo que ya habíamos trabajado antes, por lo que no fue complicado, al menos en esta materia.

Intenté prestar especial atención a la clase, no quería tener un mal comienzo. Pero en un momento, al ya estar bastante avanzada la hora, giré mi mirada un momento del pizarrón frente a todos y me sobresalté cuando mi mirada se encontró con la de alguien más. El chico estaba en un banco a la derecha, dos más adelante. Su cabello, negro, más oscuro que el mío, es interesante de una manera inusual por los dos mechones más largos a los costados de su rostro. Tenía la cabeza apoyada en su mano, con el codo en la mesa, y me miraba, pero también se sorprendió con el repentino contacto visual.

Automáticamente sonreí, algo nervioso. Y al verme también me sonrió, pero soltando un brillo y una confianza agradable, y volvió a mirar el pizarrón. Una palabra se adueñó de mi cabeza.

"Lindo"

Y unos momentos después, el profesor, que esta vez si tenía mi total atención, cerró la carpeta sobre su escritorio.

—Espero que no tengan problemas en hacer los equipos de cuatro personas. Porque para ser claros no, no se puede hacer sólo, ni de a tres, ni de a dos, ni de a cinco.

Varios soltaron una suave risa y no fue difícil divisar a muchos soltar un suspiro pesado, con una expresión que no se veía alegre en lo más mínimo.

Pero antes de que pudiera siquiera pensar en que no tenía una relación de ningún tipo con nadie en el aula, alguien se adelantó, parado a mi costado, apoyando sus palmas sobre mi mesa mientras nos miraba a mí y a Tom con una sonrisa entusiasta, como la que me dedicó hace un momento.

—¡Hey!~

Me sorprendió, y deseé que esta confianza repentina se hiciera cotidiana, era agradable el tener a alguien refiriéndose a mí con tanta soltura y normalidad.

—Ah, ¿hey~? —Tom respondió de manera extraña, no se veía tan cómodo como yo, o como siempre se ve— Perdón, ¿ustedes son..?

—Joseph Jones, un gusto. —Respondió sin dudar y con tranquilidad, igual que antes. Mientras nos sonreía y miraba con unos deslumbrantes ojos oscuros.

Borré la idea en mi cabeza de que sus ojos me recordaban a los de James.

July 8, 2023, 1:44 a.m. 0 Report Embed Follow story
5
Read next chapter Dos nuevas versiones.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 44 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!