0
6493 VIEWS
In progress - New chapter Every 30 days
reading time
AA Share

Recordando en la ciudad luz

Era una noche fría de invierno cuando él caminaba por las calles de París, salía de su hotel con, su gabán negro hasta las rodillas y guantes para resguardarse del frío, el hombre anda un poco cabizbajo, pensativo, intentando distraerse con sus iluminadas calles, pasando por el lado de parejas que muy felices lo sobrepasan mientras van caminan con las manos entrecruzadas, él solamente piensa en esa chica, la chica con quien él quisiera estar disfrutando la noche.

En medio de su deambulo decide parar en “Les Deux Magots” pide un “café crème” acompañado de un “croissant” caliente; mientras espera al “garçon” con su pedido recuerda la primera vez en que la vio, fue por las calles de un pequeño pueblo en Colombia, asistía a una reunión de negocios cuando la vio, estatura un poco alta, piel blanca, ojos marrón claro, una sonrisa deslumbrante y un carisma inigualable. Apenas entra a la sala todos los hombres se quedan viéndole, maravillados con su belleza, el joven no para de observarla, cuando en su momento ella aparta la vista de su grupo con quienes hablaba y al mirar a todas las direcciones en la sala, observa que él la está viendo hace mucho, él se congela e inmediatamente aparta la mirada, ella solo suelta una sonrisa de cómplice al ver la pequeña desesperación del hombre. Aunque muchos se arriesgaban a hablarle, la mayoría de las personas siempre se resignaban a los minutos ante tal imponencia que profesaba esta chica.

El joven decide arriesgarse pero primero le pide a una camarera que le envíe un trago de parte de él, acto seguido, ella se enfoca en la camarera quien le informa acerca de quién le envía el cóctel, se sonríe, toma un sorbo y alza la copa en señal de agradecimiento. El joven al cabo de unos minutos decide acercarse…

- Hola- dice el
- Hola, gracias por el cóctel, está delicioso
- Me alegro de que haya sido de tu agrado, ¿cómo te llamas?
- Nathalia Aparicio
- Mucho gusto soy Christopher Grisales

Él le toma con mucha delicadeza la mano a ella saludándola

- He visto que eres popular en la reunión y me gustaría saber un poco más de ti, ¿a qué te dedicas?

La chica suelta una carcajada

- Soy artista, pero actualmente me desempeño más siendo periodista y por lo que percibí era que no parabas de observarme.
- Eh si, lo que pasa es que eres atractiva y no tenía el suficiente valor para acercarme, pero… heme aquí -suelta una pequeña risa-
- Que valiente, y cuéntame tú ¿a qué te dedicas?
- Soy empresario, actualmente me encuentro realizando unos negocios con unos socios y estos para salirnos un poco de la rutina me invitaron a este evento, es muy ameno ¿y qué hace una bella dama en estos eventos para empresarios? ¿estas bajo la pista de una entrevista?
- Ja ja que gracioso, lo cierto es que vine con el chico que está allá -señala a un hombre que hablaba con un grupo de caballeros-
- Ah, pensé que venias sola, creo que me retiraré
- Ja ja ja es mi hermano, ¿creíste que era mi novio?
- Quizá ja ja
- Me dijiste que eras empresario, ¿de que eres empresario?
- La verdad manejo muchas cosas en mi empresa, pero en este caso quiero trabajar con flores y me encuentro aquí para cerrar el trato con unos comerciantes locales y comenzar a llevarlas a varias ciudades del mundo como Madrid, Venecia, parís, entre otras ciudades más
- Wau, que interesante ¿y por qué estas flores de este lugar? ¿son especiales?
- Ven salgamos de aquí y te contaré el por qué estoy interesado en estas flores ¿te parece?
- Me parece.

Salen al balcón de la sala con sus cócteles en la mano


- El motivo por el cual quiero estas flores aunque no lo creas, yo fui criado en este lugar junto a mis abuelos y recuerdo que en la casa de mi infancia, mi abuela tenía un jardín enorme y en ella había muchos tipos de flores como rosas, crisantemos, girasoles, pasifloras y algunas orquídeas y una vez me lleve un par de flores a Madrid y unos socios las observaron y comenzaron a pedirnos este tipo de flores pero quiero que las personas que las cultiven sean personas humildes, que realmente conocen estas flores y las cultivan con una pasión, amor y dedicación que no encuentras en otros lugares.
- Wau que sugestivo, es muy bonito lo que haces, potenciar a las personas del pueblo, es muy altruista.
- Altruista no creo Nathalia, solo que este lugar merece un poco de emprendimiento.
- ¿Podría entrevistarte?
- Estaría encantado

El garçon llega con el pedido y él comienza a degustar el croissant y por cada trozo de pan que come toma un sorbo de café, observa a su alrededor en el café y ve a varias parejas, algunas degustando un buen café, otra estaban probando un buen vino de la provincia de Borgoña, Christopher al terminar pide la cuenta, le da las gracias al mesero por el servicio y se marcha sin un rumbo fijo. Mientras seguía su camino recuerda la segunda vez que vio a Nathalia…

Había pasado un par de días de aquel evento en donde la vio por primera vez, en este caso Christopher iba un poco más casual, caminaba con sus lentes negros y su sombrero tipo panamá; mientras caminaba por las calles de este pueblo, ve a lo lejano a esta chica con una gran sonrisa y un gesto muy notable de felicidad, él sonríe también de verla y ella en la distancia lo divisa ella y lo llama

- ¡Christopher! Dice ella
- Eh, ¡hola! Nathalia ¿cómo estás?
- Muy bien ¿y tú?
- Excelente ahora que te veo

Sueltan ambos una pequeña sonrisa mientras se miran a los ojos.

- ¡Ay! Mis modales, ¿te gustaría ir a almorzar con migo Nathalia?

Sonríe Nathalia

- Encantada, ¿puedo elegir el lugar?
- Por supuesto

Entran en un restaurante argentino de nombre Piazzolla; piden de entrada unos trozos de pan de ajo crujiente con salsa de berenjenas y de plato fuerte unos raviolis en salsa carbonara acompañado de una refrescante limonada para escoltar el almuerzo.

En medio de las preguntas de ella por conocerlo un poco más, él le dice a ella

- Wow tienes un gusto exquisito
- Muchas gracias Christopher, aprecio mucho tu halago
- Oye… Me agrada mucho tu compañía… ¿Será que podemos seguir en contacto después de que me marché a Madrid?
- Por supuesto Christopher, eres un hombre interesante y me gustaría seguir construyendo esta bonita amistad.

En medio de su pensar Christopher se distrae cuando por poco y lo arrolla un carro, la luz enceguecedora y el claxon lo hace recobrar el conocimiento, pide disculpas al conductor y continúa su camino.

Había pasado los meses y Christopher seguía hablando con Nathalia, cuando llegaba él viajaba a Colombia, se daba unos días de vacaciones para verse con ella.

A medida de que se encontraban más, más se encendía una llama entre ellos. Hasta que una noche, en la ciudad de Cali, después de una deliciosa cena ella le invita a bailar a él; Nathalia era una excelente bailarina, mientras que él no tanto, pero esa noche el bailó como nunca, porque tenía de pareja a la mejor maestra. Cuando salen de la discoteca, Christopher pide un taxi y se va con Nathalia hasta el hotel donde se estaban hospedando, él la acompaña hasta su habitación cuando ella estaba entrando y él le sujeta la mano, la hala hacia él y la besa, al comienzo ella es tímida pero luego se deja llevar por la magia de ese beso.

Al día siguiente ellos tienen que devolverse al pueblo, y mientras él manejaba el auto, ella aprieta la mano de Christopher a lo largo del camino.

Días después Nathalia planea un viaje en secreto para ir a visitarlo en Madrid.

Christopher en medio de su recorrido llega hasta el puente pont de l'Alma, se detiene y observa a las parejas navegar en las góndolas mientras disfrutan de una cena y escuchan a los artistas quienes tocan románticas melodías para estos enamorados.

Recuerda cuando fue a Madrid a sorprenderlo.

- Chris espera a una amiga en la plaza mayor, cerca de la estatua de Felipe III.
- Vale, pero como es ella para tener una idea, es que no me das pistas, estás muy misteriosa.
- Descuida cariño que a ella le di las indicaciones de cómo eres tú estoy segura de que te encontrará.
- Valee.

Apenas christopher cuelga el teléfono le tapan los ojos con las manos y el del susto pega un salto y mira hacia atrás y la ve a ella.

- ¡¡Eres tú!!

Ella sonríe y arquea sus manos en la barbilla dando forma a esta.

- ¡Soy yo! Espero haberte sorprendido.
- ¡Y lo hiciste! ¿Cómo estás preciosa? ¿Qué tal el vuelo?
- Un poco agotador pero lo que ahora importa es que estoy aquí contigo.
- Eso es cierto y nos vamos a divertir estos días.
- Me gusta esa idea Chris.

Christopher la lleva hasta el hotel donde se está hospedando y los días siguientes la lleva a conocer todo Madrid y sus alrededores, salen a recorrer los parques de la ciudad, prueban la comida típica y disfrutan cada momento que pasa.

El último día christopher la lleva a cenar al restaurante Astor, después de una gran cena y unas cuantas botellas de vino ella le pide que la lleve a su habitación para descansar un poco, cuando él la lleva a la habitación, él se dispone a irse, cuando Nathalia le hala la corbata para que entre a la habitación y en medio de cálido momento, hacen el amor, sutil y románticamente.

Luego de terminar la noche de pasión, ellos están en la cama, desnudos, y ella saca una guitarra y comienza a tocar una canción que Christopher hacía años no escuchaba

- Te mando flores
que recojo en el camino
Yo te las mando entre mis sueños
Porque no puedo hablar contigo
Y te mando besos... En mis canciones
(...)
Quiero tenerte en mis brazos
Poder salir y abrazarte
Y nunca más dejarte ir
Quiero encontrarte en mis sueños
Que me levantes a besos
(...)

Su melodiosa voz y la canción solo le recuerdan una etapa muy dura de su vida y es más o menos cuando fallece su abuela, pero esa gran canción de fonseca a partir de ese momento tenía un nuevo significado.

Al día siguiente él la lleva hasta el aeropuerto de Barajas, Christopher le toma una fotografía y le da un enorme beso.

Christopher después de pasar un rato admirando la imponencia y esplendor de la Torre Eiffel, decide regresar a su habitación…

Luego de ver que Nathalia iba a abordar el vuelo de regreso a su país, la retiene y le dice.

- Te amo Natha.
- Yo te amo más Chris.
- Me hablas cuando llegues a Colombia ¿vale?
- Vale cielo.

Christopher al ver que ella no le hablaba, decide el hablarle a ella para saber cómo le fue en el vuelo, pero los mensajes no reciben respuesta alguna; la llama pero inmediatamente lo remiten al buzón de voz, intenta por una u otra forma sin resultado alguno.

Al cabo de un par de semanas decide viajar a Colombia para saber qué pasa con su amada. Cuando llega a Colombia, Christopher decide dar un paso enorme y proponerle un compromiso, pero quiere pedirle el compromiso en una ciudad la cual los dos aman pero que ella no había tenido la oportunidad de ir, que era París, así que compra un anillo, unos boletos para ellos dos y con toda la actitud va en busca de ella. Llega a dicho pueblo donde la vio por primera vez y la busca sin resultado alguno, cuando se encuentra con el acompañante de Nathalia en el evento, Andrés, su hermano, Christopher le pregunta:

- Andrés, soy Christopher, el chico con quien Nathalia hablaba.
- Ah hola como vas, Nathalia me decía que trabajabas en Madrid, ¿estás en un nuevo negocio acá en el pueblo?
- No amigo, estoy buscando a tu hermana, ¿la has visto?
- ¿Ella no te dijo cierto?
- ¿Decirme qué?
- Amigo ven sentémonos porque lo que escucharás no será bueno
- Está bien, pero me estas poniendo tenso amigo
- Christopher, ¿te llamas así cierto?
- Sí
- Christopher, Nathalia murió, murió hace una semana.
- ¡Qué! ¡No puede ser! Si en Madrid se veía muy vigorosa y más viva que nunca.
- Amigo ella sufría de una rara enfermedad llamada lupus, esa enfermedad hace que los anticuerpos ataquen al cuerpo humano pensando que son virus o bacterias, días después de que ella regresara de su viaje ella comenzó a sentirse mal, la llevamos a la clínica y nos dieron un parte de que la enfermedad estaba muy agresiva y en cualquier momento podría morir; hace una semana se acostó pero no despertó, los médicos le llaman a eso muerte súbita. Pero ella sabía eso y por eso te dejó una carta, si quieres vamos a casa y te la entrego.

Christopher con una cara de asombro pero a la vez de tristeza accede a ir con Andrés por esa carta.

- Mira amigo aca esta la carta.

Christopher abre el sobre y comienza a leer la carta.

Querido, si estás leyendo esto es que ya he muerto, no quería decirte nada porque no te quería preocupar porque eran nuestras vacaciones.
Cuando te conocí me gustaste mucho y el trago, los almuerzos, este viaje fueron especiales para mí y los guardo en un lugar muy especial en mi corazón.
Sabes en este poco tiempo me enamoré de ti ciegamente, de tu forma de ser, de cómo ayudas a los demás, cómo ves el mundo, me enamoré de tus besos, tus abrazos, tus detalles, todo y solo puedo decir que te amo. Gracias por darme los mejores momentos de mi vida. No quiero que este mal momento te afecte, quiero que vivas, que seas feliz, que encuentres a alguien quien te haga feliz, como intenté hacerlo yo, que compartas con los demás todas esas cosas lindas que te caracterizan.
Quien te querrá por siempre.
Nathalia.

Christopher mientras se le salían las lágrimas mientras terminaba de leer la carta. Cuando la acabó se secó las lágrimas, se despidió de Andrés, le dio un apretón de manos y un fuerte abrazo y se marchó.

Al momento de abordar el avión de regreso a Madrid ve en su mochila los boletos para París y decide tomar ese avión.

Cuando christopher llega al cuarto del hotel de su gabán saca el anillo con el cual le iba a pedir su mano, relee la carta, coloca“Te mando flores” y en medio de un par de botellas de vino solo piensa en la mujer que fue su primer amor y en que ahora está en un mejor lugar, está en su mente y su corazón.

March 12, 2018, 4:16 a.m. 0 Report Embed 2
To be continued... New chapter Every 30 days.

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~