Short tale
0
2.7k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Diario de superviviente

Fue en la noche del treinta de abril de 1994. Yo tenía veintidós años. Estaba en Manoteras esperando el bus nocturno, o el búho como le llamamos en Madrid. Eran casi las dos de la mañana y la calle estaba desierta. En mi walkman sonaba “Bed of roses” de Bon Jovi y cerré unos segundos los ojos, ya que estaba reventado después de diez horas de trabajo. Cuando los volví a abrir, tenía dos muchachos delante. El mayor, que tenía más o menos mi edad, me hizo un gesto para que me quitara los auriculares. Me preguntó qué estaba escuchando y le contesté sin demasiadas ganas. Intercambió una mirada inquieta con su colega y volvió a mirarme de arriba a abajo, como si me estuviera evaluando físicamente. Me dijo que a ellos también les gustaba Bon Jovi. Yo me limité a contestar con una media sonrisa circunstancial. Luego me preguntó adónde iba y le dije que a Cibéles. Se quedaron allí hasta que llegó el N1. En ese momento no sabía que subirme a aquel autobús, fue probablemente lo que me salvó la vida. Cuando volví a ver las caras de aquellos dos chicos, estaban en las portadas de todos los periódicos, acusados de ser los culpables de unos de los crímenes más escalofriantes de la historia de esta ciudad. Se habían inventado una especie de juego de rol y aquella noche, siguiendo las instrucciones del juego, habían salido de caza. Acabaron matando un pobre hombre de cincuenta y dos años en Hortaleza, cuya única culpa fue cruzarse con aquellos dos psicópatas. Realmente no sé si me salvó Bon Jovi, la oportuna llegada del N1, algún ángel de la guarda o el puto destino. Solo sé que aquella noche sobreviví al que después se conocería como el “Crimen del rol”.

May 28, 2023, 6:22 p.m. 0 Report Embed Follow story
0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~