Short tale
0
6.7k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Los hemisferios de mi cerebro

Todo empezó después de una noche placentera de sábado, salimos a un restaurante a comer abundante como acostumbramos, nos gusta viciarnos con una buena comida, y luego llenos, hicimos la digestión caminando... y volver a verte fumando tu pucho digestivo y caminar de la mano otra vez contigo me hace feliz. Nos tomamos un colectivo y a vos se te veía contento de volver a estar en la bohemia y antigua avenida de Mayo. Te viniste a mi casa, y nos encerramos en la habitación, y pusimos una película de Tarantino, y vos te sentías un asesino a sueldo y yo tu puta compañera, e hicimos el amor con la pasión de dos locos amantes del siglo XX… Te desperté con un beso en la boca, y te di el beso más hermoso que pudieras imaginar mientras te acariciaba la barba y te presionaba el cuello con la fuerza de una pantera. Vos te hiciste encima mío y me besaste todo el cuerpo pasando tu lengua húmeda por mi vientre, y nos miramos a los ojos y te invite a que me accionaras el botón de mi satisfacción, y ya caliente pase a comerte todo entero con una sabrosura como si de manjares se tratase, y el coronel se volvía cada vez más intenso, y brutalmente me diste vuelta, me tomaste de los pelos como a una crin de caballo, y me comenzaste a galopar salvajemente, a entrar y salir como de un remolino de vórtices extraordinarios de deleite y gozo, y tomaste mis caderas y me rompiste los huesos con manos imaginarias, y me moves a tu antojo, sin parar, sin caer en cuentas que estamos por sumergirnos al limbo más exquisito de la vida entera a nuestra disposición. Me derramas tus sentimientos enteros y es demasiado, me quedo tu alma depositada sobre mi matriz y sobre mis nalgas y me haces brillar el culo como una manzana prohibida de la que solo vos puedes saborear, como la fruta del pecado bíblico, y tu miembro como la serpiente que me hace transgredir todos los cuentos antiguos. Y en otro planeta, elevados a unos centímetros del colchón, flotando por unos cuantos minutos eternos e inolvidables, comienzo a descender hasta caer otra vez en mi cuerpo y te voy a preparar el desayuno, y nos quedamos hasta las dos de la tarde muertos de felicidad en la cama. Nos duchamos juntos, mientras vos orinas, yo me cepillos los dientes, y nos vestimos con lo primero que encontramos y volvemos a viajar juntos, y vamos a festivales y galerías de arte, vemos unas cuantas películas en el día, nos sentamos abajo del sol cuando está cayendo y despliega sus miles de colores... Pero toda esta fantasía es solo parte de mis tantas historias y palabrerías...mis más bellos deseos corrompidos por los demonios de los hemisferios de mi cerebro…

March 4, 2018, 6:27 p.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~