E
Elena Trujillo Déniz


Elizabeth Jones es una agente secreto de la OIE (Organización Internacional de Espionaje). Ella no lo ha tenido fácil, ya que por su travesura del pasado todos sus compañeros le pierden la confianza y el respeto. Pero un día harta de todos ellos roba los documentos del caso actual y lo intenta resolver ella misma. Lo que ella no se pudo imaginar es que había una persona muy querida secuestrada. A raíz de esto, Elizabeth comienza hacer una búsqueda de la verdad y porque sus padres le mintieron respecto a sus vocaciones. Y al mismo tiempo resuelve el caso.


Action For over 21 (adults) only.

#espías
2
2.8k VIEWS
In progress
reading time
AA Share

En el aeropuerto

Layna y Gabriel Jones están en el aeropuerto esperando a que el vuelo British Airways aterrizara en la pista de despegue con destino a Madeira. Layna está inquieta, ya que tiene miedo de que el traidor los haya seguido hasta aquí.

- ¿Está seguro de que podemos ir a la graduación de nuestra hija? Le pregunté.

- Sí, cariño. Tomamos medidas antes de salir de la organización, para que Yakov no nos persiguiera hasta aquí. Le dije a Layna.

- Ya lo sé, pero siento como si alguien nos estuviera vigilando.

- Tranquila, amor.

- Voy un momento al baño y ahora vuelvo.

Se dirigió al cuarto de baño para mojarse la cara, ya que todavía Layna se sentía observada todo este tiempo. Minutos más tarde entra alguien y le tapa la boca y la nariz con un pañuelo, que contenía un olor al del cloroformo.

Layna intentó soltarse de su atacante, pero la superó en fuerza y en altura. Así que ella le dio un codazo en el abdomen, él la soltó y ella aprovechó para darle una patada en las costillas, de lo cual él se agachó por el dolor. Luego le cogió la cabeza y se la estampó contra el espejo del baño, dejando unas gotas de sangre y una brecha en la cabeza de su contrincante. El hombre se empezó a cabrear, le agarró de los pelos y le golpeó la cabeza contra el lavamanos. La dejó caer al suelo golpeándola en la cabeza y la espalda. Ella intentó defenderse, pero no pudo, ya que él estaba sentado en el pecho haciéndole presión en los pulmones, dejándolas sin respiración. Después de eso, ella perdió el conocimiento.

El hombre la cogió en brazos y la metió en un ataúd para no levantar sospecha alguna. Luego salió por la puerta del servicio hacia un hangar que estaba vacío en ese momento. La subió en una furgoneta y salió de allí.

Nov. 29, 2023, 2:30 p.m. 0 Report Embed Follow story
1
Read next chapter El comienzo

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 12 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!