Short tale
1
6763 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Lo que los hombres quieren

¿Que se sentirá ser una bomba sexual? Si la Sarli con sus pechos como centrales atómicas hacia alucinar a todos y ahora basta con prender la tele y tener como nuevo icono sexual a una chica rubia y hueca que pronostica el tiempo. Los tiempos cambiaron, y los cuerpos robustos y curvados de las mujeres de los años 50 son una aberración para los parámetros de hoy y se busca como la puta perfección palos de escoba con músculos marcados en cuerpos de egocéntricas sirenas. Pero el fuego de adentro es algo que se va desarrollando a medida que una mujer esta mas encantada consigo misma y el sex appeal cae de repente, como algo que siempre acompaño a la mujer desde que espera al esperma en el ovulo y se necesita de un manual intrinco de pasiones para desarrollarlo. Siempre me pregunte que se sentirá tener el espíritu de un coyote salvaje y ser presa de aves de carronea que tienen apetito desaforado para chuparte la sangre, y dejarte tirada muerta de pasión... Pienso que quien se sienta de tal forma, debe caminar con la intención de pasar cerca de un muchacho como un zorrino de las llanuras y expirar por el aire un vaho hormonal que a ellos les pone al palo la astilla, o la astilla al palo. Recientemente puedo escribir un diccionario sobre las necesidades básicas de los hombres, me bastaron solo 45 horas para conocer sus tácticas y estrategias, para lograr un acercamiento hacia cualquier ser o ente que tengas dos piernas y un tajo húmedo por el medio, para que ellas sin saberlo puedan ser victimas de sus juegos y artimañas, y el cerebro apagado. Es imposible ponerse en la mente de un hombre promedio, normal, artesanal, básico, y que una pueda encontrar algo mas en su cabeza que sexo- sexo- sexo- culo- tetas- futbol, sexo-cerveza.... La violencia de esta época es la superficialidad, lo inmediato y nos estamos olvidando de la profundidad, del hombre pensante y sentimental. A veces una pierde sus propios estivos es busca de la felicidad veloz como un polvo de una aplicación y así se olvida de si misma, de que no es una bomba ni mucho menos la cerilla para detonarla, pero que es su alimento buscar la profundidad de los sentimientos y no de un cuerpo perfecto o un sexo incompleto de vitrina polvorienta y bizarra. No me siento ni bomba, ni coyote, pero hay algo de mi que los atrae y no es mi perfume hormonal... sera mi indiferencia, o quizás mi extraña manera...

Feb. 25, 2018, 9:56 p.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~