Delirios Follow story

benjamin-herrera8500 Benjamin Herrera

Visitas a un historiador retirado. Él tiene algo que transmitirte acerca del fin de la humanidad.


Short Story All public.

#Historiador #Mesopotamia
Short tale
0
7696 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

El fin.

-Así que decidiste venir a escuchar mi testimonio. Muchos me tildaron de loco, espero que tú puedas creer en lo que digo. Como sabrás mi nombre es Bill Fehn y soy historiador. Un tema que es de mi interés total es la antigua cultura mesopotámica. Pasé casi la mitad de mi vida en las ruinas de esta sociedad. Como sabrás, los sumerios, tienen su propio método de escritura. Éste se conoce como Cuneiforme y es el primero del que se tiene conocimiento hasta la fecha. Consiste en escribir su idioma mediante pictogramas que representan tanto palabras como objetos, no así conceptos abstractos. Originalmente era escrita en tablas de arcilla húmeda mediante un tallo vegetal. Otros idiomas adoptaron esta escritura, tales como el acadio y elamita. Bien, luego de muchos años, logré dominar el idioma. Otro importante avance de esta espectacular cultura fue el primer código de leyes escrito por el rey Hammurabi. Tampoco podemos dejar de lado que, desarrollaron y obtuvieron la primera noción de astronomía.

Vaya, pero qué modales los míos. Siéntate, por favor. Buscaré algo de beber y picar. Listo, ahora sí. Puedo comenzar mi testimonio.

Era un catorce de Julio del año 1990. Un día con un calor abrazador, el sol golpeaba en la arena del desierto. Comencé a delirar; habían dragones, espíritus, mujeres. Luego de deambular, encontré unas ruinas y un oasis. Me hidraté y comencé a explorar los vestigios, tardé poco en comprender que me encontraba en una antigua ciudad mesopotámica. Giré a la derecha y pasé por una bóveda.

Hago una pausa aquí puesto que es muy interesante el dato. La bóveda y la cúpula, así como el sistema de enumeración sexagesimal, fueron creados por los sumerios. Sin más dilación, continuo.

Bajé por unas escaleras y entré a una habitación carente de luz, a tientas, en mi mochila, busqué mi linterna y la encendí. Las paredes del cuarto estaban mohosas por la humedad, a lo lejos, atisbé unos escritos. Caminé hasta allí evadiendo a las ratas. Comencé a leer:

*Dios creador de las estrellas.

Todopoderoso padre de los cielos*

trataba del dios An o Anu, en acadio. Él era algo así como Zeus en Grecia, el dios de todos los dioses y el dios del cielo. Obviamente ésto no era un descubrimiento, era información ya conocida por muchos. Seguí leyendo, rezaba:

*Hijo de la diosa Ninsun.

Buscador de la inmortalidad*

Esto hacía clara referencia al rey Gilgamesh. Fue el gobernante del distrito de Kulab y quinto rey de la ciudad de Uruk. Un rey cruel y lujurioso que alcanzó la fama siendo protagonista del Poema de Gilgamesh. Además, ésta es reconocida como la obra literaria más antigua del mundo. Dejé los escritos y vislumbré la habitación. Del otro lado había un trono, me encontraba en la comarca del rey. Comencé a estudiar dicho trono, hecho de metal, poseía en lo alto del respaldo tres astas apuntando hacia arriba. En una de ellas se leía: *Gilgamesh, quinto rey de Uruk*

Aquí fue cuando me di cuenta que el oasis era en realidad el río Éufrates y que me encontraba en Uruk. La algarabía que sentía era suprema. Para un historiador como yo, dedicado a esta cultura, fue gratificante dar, por casualidad con esta ciudad y estar contemplando el trono de su rey. Logré percatarme que tras unos pilares había un pasadizo. Picado por la curiosidad me dirigí hasta allí con linterna en mano. Bajé nuevamente una larga escalera con forma de espiral, pisando con cuidado para no caer. Preso de la expectación, apunté con mi linterna. Lo que encontré me dejó helado.

Bien mi amigo, presta atención a lo que te voy a contar a partir de ahora. Puesto que desentrañé uno de los mitos más famosos acerca de esta cultura. Lamentablemente, cuando intenté salir de ahí y buscar a gente de la zona para que viera el descubrimiento, sucumbí ante el calor. Por suerte me encontró un nativo de ahí. No tardaron mucho en tildarme de loco y que estaba delirando producto del calor pero... Sé que es cierto lo que vi, sé que no fue producto de mi imaginación y quizá, aún esté allí. Ahora, producto de mi edad, no sería capaz de dar más de cien pasos sin tener que sentarme a descansar. Por ende, me sería imposible penetrar hasta esa zona.

Al bajar las escaleras y contemplar el lugar, me di cuenta que era una especie de cementerio. Pero las tumbas de éste se encontraban sobre la tierra. Era extraño porque no percibía ningún hedor propio de cuerpos en avanzado estado de descomposición, solo había olor a humedad. Me precipité hacia una de las tumbas. Al estar en frente de ella, comencé a observarla, estaba hecha de oro y tenía escrito encima:

*Congelados aquellos

que guiaron a la humanidad

despertar en el momento indicado deben

para exterminar*

Quedé atónito. Observé la tumba y era excesivamente grande. Me armé de valor y decidí levantar la tapa, para así corroborar mi hipótesis. Destapé la parte de arriba, un frío aire proveniente desde dentro, me heló hasta los huesos. Al ver el contenido, pude percatarme que estaba en lo correcto; se trataba de un Netreraat y aquello no era una tumba, sino una cámara de congelación. Los Netreraat eran deidades pre-sumerias que, crearon al hombre y lo guiaron. Miden alrededor de cinco metros de alto y permanecían congelados para despertar en el momento exacto y arrepentirse de su creación; para así destruirla . Se podía observar el perfecto estado de conservación del cuerpo. Poseía una larga barba color gris y un cabello en melena del mismo color. Tenía collares de oro y pulseras fabricadas con el mismo material, además de un esbelto cuerpo. Me quedé a sopesar la importancia de este descubrimiento. Conozco el fin de la humanidad. No pude hacer nada, puesto que a la más mínima intervención éstos despertarían. Sólo atiné a salir de ahí.

Eso es todo lo que tengo por contarte, está en ti si me crees o no.

Feb. 4, 2018, 3:01 p.m. 0 Report Embed 0
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~