MELODY Follow story

jose_mierez Jose Mierez

«Los caballeros del mundo de Uther han combatido por años y han pasado a ser leyenda. Matando gigantes, dragones y monstruos. Recibiendo sustanciosas recompensas para poder comprarse barcos de vela llenos de cortesanas y los licores más embriagantes… pero no siempre todo va como en la promoción.»


Humor All public.

#literatura fantastica #Humor
1
8111 VIEWS
In progress
reading time
AA Share

El gigante de valle de fuego

«Los caballeros del mundo de Uther han combatido por años y han pasado a ser leyenda. Matando gigantes, dragones y monstruos. Recibiendo sustanciosas recompensas para poder comprarse barcos de vela llenos de cortesanas y los licores más embriagantes… pero no siempre todo va como en la promoción.»


Un cielo estrellado y con una luna roja hacia de techo a un valle a faldas de una inmensa montaña dónde un enorme gigante llevaba puesta una armadura negra ceniza. Estaba inclinado, pero aun así su altura superaba a la de una colina de los parajes de aquel lugar. Frente a éste un guerrero que portaba un traje medieval y una solida espada que mantenía en su cintura.

— ¿Eres tú mi retador?—. El caballero asintió con pesar.

—Circunstancias de la vida me obligan a luchar con usted señor gigante, sabiendo que la muerte me espera de tal insensatez… Si es tan amable de aplastarme y terminar con ello pronto se lo agradecería —. Dijo. Abrió los brazos a recibir el gran golpe final, pero el gigante no se movió. Con los ojos cerrados y brazos abiertos el caballero abrió un ojo.

— ¿Señor gigante?—. Llamó al enorme ser de hierro.

—Disculpe usted caballero, ¿Pero qué circunstancia le obligan?

—Pues lo que obliga a todo hombre señor gigante, el que su estomago ruja de hambre, que su cuerpo se entumezca por las noches hasta el congelamiento, ya sabe ninguna damisela ama un caballero en la miseria. Le gustan ser rescatadas y ello, pero luego de ver que uno no tiene ni un quintal pues le botan señor —. Éste rió pero el gigante guardó silencio reflexivo.

— ¿Puedo preguntarle algo señor gigante?—. Aquel enorme casco con aberturas se movió hasta él y asintió.

—Adelante.

—¿Por qué usted mantiene el valle en miseria? Siempre me he preguntado el motivo, puede que sea ¿maldad?—. Aquel enorme rostro se movió de lado a lado negando.

—Hace años el hombre por temor nos empezó a cazar, al principio nos decidimos a no a ser caso a tales insensateces, pero cuando nos dimos cuenta ya sólo quedábamos unos pocos…

—No me sorprende… Digo, no debieron fiarse… Gracias por responder—. El caballero abrió los brazos y cerró los ojos.

— ¿Por qué te dejas morir?—. El caballero gruñó.

—No tengo oportunidad ni ánimo de luchar contra usted señor gigante, he pasado mi vida luchando contra bestias con recompensas que me mantuvieron bien, pero nunca más allá de ese bien… Tengo un buen nombre pero más que eso nada… La suerte no me sonrió jamás…

De nuevo se posicionó a morir.

— ¿Enserio quieres morir?—.Este rió.

—Claro que no, pero… Desde que me convertí en caballero he obtenido pequeñas victorias, siempre pequeñas y aquí me ve señor gigante. Soy solo un caballero pequeño. Todo me ha dejado un sabor amargo… Ahora si no le molesta.

— ¿Cuál es tu nombre?

— ¿Para contar mi historia? Pues me llamó Arturo… Sí, mi madre tenía grandes planes como cualquier madre… Ridículo nombre para un muerto de hambre.

—Yo soy Veronice…

—Je, algo de chica señor gigante…

—Soy una chica Arturo —. Éste bajó sus manos.

—El terror del valle de fuego ¿una chica? Bueno no lo esperaba pero ¿A que son terribles las mujeres? —. Dijo divertido asumiendo la posición.

—Uhm, cada guerrero me atacó sin contemplación, incluso me lanzaron grandes flechas…

—Así funciona… Te pagan un poco, vas matas lo que tienes que matar y vuelves a recibir tu mísero pago, así de nuevo y de nuevo… Puedes decir bueno ahorra, pero ¡bah! Con los impuestos tan alto y todo tan caro… De verdad es mejor estar muerto que vivo.

— ¿No estás siendo muy negativo?

—Algo, pero de verdad no doy para más —. La gigante se sentó haciendo temblar el suelo.

— ¿Veronice?

—Vuelva a su hogar sir Arturo, no hay razón por la que yo le quiera matar…

—Vamos, te atacaré si no lo haces —. Arturo desenvaino su espada. Ésta se quitó el casco y lo colocó a un lado. Su hermoso rostro y cabello color castaño estaba cubierto de ceniza. Tomó al caballero en su mano y lo colocó en su palma. Le subió una ceja a modo de reto y se destapó el cuello de la malla.

—Adelante…—.Arturo levantó la espada con furia y le guardó. Se dio la vuelta y se sentó irritado.

—Ni siquiera fingir morir con honores puedo… —. Ella soltó una risita.

—No se ría lady Veronice, no auspicie mi desgracia…—.Apoyó su rostro de su mano.

— ¿Quiere ser mi amigo sir Arturo?

— ¿Por qué querías ser amigo de un fracasado como yo?

—Es usted muy franco sir… además es solitario este valle —. Arturo volteó a verle, sus inmensos ojos avellana figuraron tristeza.

— Lady Veronice estoy en sus manos, literalmente…—. Arturo se levantó e hizo una reverencia sin mucho ánimo. Ella sonrió con gracia mientras que el miró el cielo estrellado. Había pasado años en que no le daba un vistazo.

Jan. 27, 2018, 7:50 p.m. 0 Report Embed 0
To be continued...

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Related stories

More stories