Cambio de vida Follow story

K
Karol Sanchez


El diario de Marilyn cuenta los secretos de su vida que nadie sabe. Y explica el porque su vida es depresiva y suicida.


Inspirational All public.
Short tale
0
8217 VIEWS
In progress
reading time
AA Share

El diario de Marilyn

El diario de Marilyn

1 de enero

Hoy empieza un nuevo año, quizá para mí cambiará un poco. Empezaré a escribir mi propio diario, no soy una escritora profesional, lo hago para desahogar mis sentimientos. Mi nombre es Marilyn, nací el 30 de junio, tengo 17 años y soy de un país un poco pequeño. Siempre me han interesado los libros, es por eso que me decidí a escribir sobre mi vida.

El día de hoy estoy en casa de mis abuelos, la familia se reúne y compartimos todas nuestras experiencias, cantamos, bailamos y nos reímos de cualquier tontería. Yo soy fanática de estas fechas, adoro cuando la familia está unida, me hace sentir bien, aunque mis padres estén separados siempre recuerdo a mi papá en cada momento. Ellos se separaron cuando yo tenía 5 años, era una niña, pero comprendía la situación, mi padre tuvo que irse de casa y ahora vive con mi abuela a la par de mi casa (es gracioso). Aunque no viva con él siempre compartimos momentos muy divertidos y bonitos, a él lo amo tanto como a mi mamá.

Continuando con el día, todo es lindo hasta que llega la hora de que nos vamos, y llegamos a casa para encerrarme en mi habitación, sola, con ganas de ser otra persona. O por lo menos, tener más vida social. Me siento sola, mis amigos se olvidan de mi existencia, son muy pocos los que me quedan. Así fue mi día, aburrido, y sin nada interesante

Escribiré lo más seguido que puedan para que lean mis días tan poco interesante y la mierda de vida que llevo.

2 de enero

Escribo a pocos minutos de la media noche, hoy me sentí más sola que nunca, segundo día del año y yo la pasé encerrada en mi casa. Haciendo la limpieza para luego quedarme acostada viendo series, no tenía nadie con quién hablar, mi celular parecía estar dañado porque ni una sola notificación llegaba. Me sentí completamente sola, sin amigos, sin nadie que realmente se interese por mí, que quiera saber cómo estoy.

Luego de pensar en todo esto, mi celular sonó, era mi amigo Ricardo que me había escrito. Él era un chico un poco antisocial, de cabello claro y una personalidad tan bella que te alegraba el día con sus ocurrencias. Hablamos durante unas horas hasta que se hizo tarde y él debía dormir, me sentí bien por un momento, pero luego volvieron mis pensamientos pesimistas.

7 de enero

Regresé a escribir hoy, porque mi vida ha sido una total mierda. He hecho lo mismo durante estos días, no he recibido mensajes de los que llamaba amigos, he tenido inclusive pensamientos suicidas. Mi madre sale a trabajar desde temprano y me quedo sola todo el día. Ya no veo por qué seguir aquí, para nadie soy importante.

Pero a la vez, soy tan cobarde que no podría hacerme eso, pienso en salir corriendo y olvidar todo lo malo en vida. Recomenzar y volver a ser la misma Marilyn que era, la chica vanidosa que siempre se maquillaba para salir, la que tenía amigos para salir cada día y reír con ellos y la chica que tenía a muchos hombres queriendo una oportunidad con ella, pero nunca se las daba. Mi vida está sufriendo cambios y espero aclarar todo lo que pasa por mi cabeza rápido.

PD: Necesito decidirme rápido.

8 de enero

No pude dormir, mi cabeza daba vueltas y un nuevo pensamiento aparecía cada vez que solucionaba algo. No sabía qué hacer con mi vida, necesitaba una amiga que me ayudara con mis problemas, que me apoyara, pero no la tenía. Estaba tan sola que no tenía en quién confiar, a pesar de tener a Ricardo me daba pena que supiera sobre mis estúpidos pensamientos, no merecía saber de mis problemas, él tenía su vida y no quería meterlo en otras cosas.

Noté que no eran mis amigos los falsos, si no que era yo quien los apartaba de mi lado, nunca respondía de buena manera, era muy odiosa y no valoraba su amistad. Esta noche debía cambiar ciertas cosas en mí, y lo iba a lograr costara lo que costara.

11 de enero

Mi cabeza ya no podía más, así que me levanté de mi cabeza y comencé a buscar entre mi armario la ropa más sexy que tenía. Para poder dejar mis pensamientos suicidas debía empezar a cambiar y ver lo hermosa que era, debía enfocarme en otros temas, volver a ser la chica vanidosa que había sido hace mucho tiempo. Busqué por vario rato hasta encontrar un vestido con un escote muy sexy pero no provocativo, llegaba justo a donde yo quería. No era de usar tacones altos, así que busqué unos tenis que combinaran con mi vestido negro de estampado de flores, busqué mi bolsa de maquillaje. Tardé horas buscándola, hacía tanto tiempo que no la usaba que ni siquiera sabía dónde se encontraba.

Me maquillé lo más simple y natural que pude porque aún no estaba preparada para tanto, tomé las llaves y salí a caminar un poco. Me sentía como turista, no conocía los lugares que siempre transitaba, todo me parecía nuevo, pasé tanto tiempo encerrada que no recordaba como era todo fuera de mi habitación.

Recorrí la ciudad por 2 horas o más, volví a casa al anochecer, regresé más viva que nunca. Miré los árboles, los autos, los niños siendo felices de jugar, los perros de la calle que, aunque no tuvieran hogar eran felices, y ahí fue donde noté que debía seguir luchando.

PD: Hoy amé mi vida más que ningún otro día.

Jan. 24, 2018, 7:32 a.m. 0 Report Embed 1
To be continued...

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~