Mixed Stuff Follow story

toxicwriter Noah Isler

Distintas historias por capítulos, en el título se dirá el nombre del personaje al que corresponde. No está en orden cronológico.


Romance Young Adult Romance All public. © todos

#sad #infancia #lgbt #random #amigos #nostalgia #boys-love #distintos-personajes-por-capítulo #no-todo
0
8642 VIEWS
In progress
reading time
AA Share

Delta [Carrera]

"Tienes tanta suerte de haber nacido así", "Tienes tu futuro asegurado", "La tienes fácil, deberías estar feliz".

Eran algunas de las cosas que oía día a día desde que tengo 7 años. Al inicio, aunque podía comprender y resolver sin problemas una ecuación matemática compleja que incluso algunos adultos no podrían, no era capaz de comprender del todo lo que aquellas palabras dirigidas hacia mí significaban. Pero aprendo rápido.

Esas palabras significaban, "Qué envidia."

Al inicio, no me sentía mal, porque al menos, cuando sonaba la campana de descanso, en el parque todos éramos nada más que simples niños, ellos reclamarían que yo era bueno además en los deportes, y que no era justo, pero jugábamos de todas formas. Todos reíamos de todas formas. Porque al final, seguíamos siendo niños, y nuestras mente sólo podían hacer ese poco esfuerzo para entender realmente lo que mis capacidades significaban, "él es mejor que yo" es lo más alto que podíamos halagar y a la vez despreciar a una persona, porque nuestros corazones aún eran nuevos, recipientes sensibles a los materiales del exterior.

Pero entonces mi madre un día, fue feliz a verme a mi salón y me sacó de allí, yo estaba feliz en un inicio, me aburría mucho en clases, pero entonces ella soltó una bomba en mi pequeño y sensible corazón de niño, algo que a nuestra edad nadie quería oír realmente: "Te vamos a cambiar de escuela" eso fue todo lo que oí en el momento, así que cuando comenzó a explicar que mi nivel estaba por sobre los demás y que aquella escuela me permitiría saltarme cursos, y graduarme a una sumamente temprana edad, no estaba realmente escuchando. No quería ir, pero mi madre se veía tan feliz, y cuando hablaba sonaba a que todo estaba ya hecho, y mi palabra no valía, sólo mi cerebro.

Me sentí un poco mejor cuando supe que Beta vendría conmigo, él me abrazó y dijo que no podía dejar a su hermano pequeño solo, no lo dije, pero si haber nacido 5 minutos después era lo que se necesitaba para que él cuidara de mí, entonces no importa qué, estoy feliz de haber nacido después.

Las noches en invierno eran frías, pero si estábamos juntos, entonces todo era cálido, así que recuerdo que pensé : "Está bien, puedo hacer nuevos amigos, puedo aburrirme en otra sala que no conozco, no es tan malo, los niños son iguales en todas partes."
Unas semanas después me reiría de esos pensamientos cuando notaría que donde estaba no habían niños, yo era el niño y los demás eran adolescentes, titanes con mecanismos emocionales desconocidos para mí.
Había tanta gente en la sala de clases, pero me sentía tan solo, los ojos de todos parecían tan fríos, me miraban como si no supieran qué hacía yo ahí. Me llamaban "el niño genio", pero para mis oídos sonaba como el nombre de una atracción de circo, pero quizás así me veían. Así que cuando llegué a casa luego de mi primera semana, quería llorar, quería ser un niño todavía, era un niño todavía. Pero apreté mis puños y decidí que si ese no era el lugar donde quería estar, entonces tendría que salir de ahí igual como salí de mi escuela anterior, y si sólo mi cerebro en mí valía y nada más, entonces lo usaría, lo usaría tanto como pudiera para dejar esos fríos ojos detrás de mí. Si no me gusta lo que veo, entonces me esforzaré por llegar al frente, donde todo lo que vea, sea lo que yo quiera, donde todo lo malo haya quedado detrás de mí, porque lo superé en esta carrera.

Así que no lloré, esa noche me subí a mi cama e ignoré la mirada extrañada de Beta al notar que no dormiría con él otra vez esa noche. Tenía que ser un niño grande ahora, tenía que crecer.

Pero crecer no arregla todo, y aveces, cuando llegas al frente, no notas cómo has dejado cosas importantes atrás, cosas que tú no puedes mover con tus propias manos, cosas que no puedes adelantar en una carrera para ganarlas, hay cosas que toman tiempo.
En mis últimos años de escuela no me molestaban, ni me miraban con menosprecio, me miraban con envidia, pero eso ya no dolía, porque estaba detrás de mí. Pero esta persona que estaba delante de mí, mi hermano, era incapaz de mirarme a los ojos, y yo podía ver cómo el esperaba que yo no lo notara, que yo no viera en sus acciones cómo una distancia crecía entre nosotros, que no conocíamos la distancia.
Era familiar con la envidia y con el menosprecio, pero lo que había en sus ojos era algo más, azules como lo profundo del océano miraban a cualquier lugar, menos hacia mí.
Entonces entendí que en mi carrera quizás iba tan rápido, que olvidé mirar a mis costados, y revisar mis bolsillos, para revisar si quizás, había dejado caer algo importante, algo que no puedes adelantar en una carrera, algo que necesita tiempo, como la hermandad, como la confianza, como el amor.

Jamás te cuestioné ni pensé dos veces tus palabras, porque tu corazón siempre fue como el mío, porque eras mi reflejo y yo el tuyo, pero esos dos años, estabas tan lejos y cargado de emociones que no encontraban salida de ese corazón igual al mío, porque olvidé que sólo eres 5 minutos más grane que yo, sólo 5 minutos menos niño y más adulto.
Esos dos años dolieron más que ningún otro, más que todos los demás años juntos, y yo por primera vez no sabía qué hacer, esto no era una ecuación ni un libro en otro idioma, esto no era un examen ni un partido difícil, ¿cómo se supone que resuelva esto?

Incapaz de hacer algo más, te dejé solo, esperando el momento en que estuvieras listo para volver a mí, donde nuestros ojos se encontraran y cada uno viera su propio reflejo mirándolo de vuelta.

Fui a la universidad aún esperando, estudié y encontré gente que no estaba interesada en mi edad, y todos parecían felices de haber llegado hasta ahí, como si un gran peso hubiese sido sacado de sus hombros. Yo también había llegado hasta allí, en un tiempo récord, y delante de mí había sólo lo que yo quería que hubiera, pero me sentía un tanto vacío, como si hubiera dejado a la mitad de mí atrás.

Así que ese día, al llegar a mi casa después de la primera semana de universidad, decidí que había crecido suficiente, y que necesitaba detener un poco el tiempo para mirar todo lo que había conseguido hasta ahora, y lo que en verdad quería conseguir desde ahora en adelante. Decidí que ese día quería ser un niño de nuevo, decidí que quería de vuelta a mi hermano mayor, y decidí que quería que sus ojos azules como lo profundo del océano me vieran, incluso si tenía que ver en ellos esa tristeza que he sabido por tanto tiempo estaba allí. Me acerqué y me escabullí en su cama como solía hacer antes, y pude ver en su rostro la sorpresa, su voz sonaba tan pequeña cuando me preguntó si estaba bien, y de repente fue como si ambos fuéramos niños de nuevo, y sentí que ésta vez si lloraría.

+

Jan. 18, 2018, 10:05 p.m. 0 Report Embed 1
Read next chapter Sora - After the call

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 1 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!

Related stories