frazfo L. M. Vivian

En un mundo podrido y plagado de crimen, nace un proyecto que promete erradicar a las ratas que infectan las calles y atentan contra la paz de los honestos. Códigos éticos y morales, la opinión pública o incluso las leyes. Nada de eso importa. Las ratas no tienen derecho al perdón. Todo el que cometió crímenes será castigado, insultado, golpeado o acribillado por sus actos. Los soldados son imponentes y se muestran indiferentes a las súplicas... Nadie puede resistirse.


Action All public. © Lucas Maximiliano Vivian Aliandre

#policial #criminal #bandas #
4
7.9k VIEWS
In progress - New chapter Every 15 days
reading time
AA Share

Capítulo I

El mundo está podrido. La ciudad está podrida.

Es imposible vivir bajo el cuidado de un gobierno que promete seguridad pero que cede ante la primer moneda que ve. Muchos creen que los criminales son la plaga, y no se equivocan; pero peor aún son aquellos que se permiten ser controlados por esa plaga, olvidando toda responsabilidad sobre sus hombros y dejando que el pueblo la cargue él mismo sin la fuerza para aguantarla.

Afortunadamente, soy parte del pueblo y tengo una fuerza mucho mayor: dinero. El dinero lo controla todo, de eso no cabe duda. Mi supuesto padre lo supo bien cuando segado por el dinero se dejó llevar y causó su propia muerte.

¿Quién se creía que era para lastimar a mi madre solo por tener unos papeles verdes? Nadie. No era nadie: solo un avaro deleznable que no respetaba a su familia.

—Pero tranquila, mamá, ya no volverá a molestarte —dije al pálido cuerpo de mi madre reposado sobre una camilla de hospital—. Ese poco hombre ya no existe. Yo mismo me encargué de él.

Aunque no me gusta llamar a ese hombre como mi padre, lo cierto es que nací a causa de un repugnante apego que él tenía hacia mi madre. Parecía no tener límites en el acoso desconsiderado que podía dar, llamándola día y noche, aún después de mi nacimiento, para hacer todo tipo de actos asquerosos sin consentimiento.

Madre no solo tuvo que aguantar eso, sino también mi parto. No me imagino cuanto habrá sufrido al parirme sola en su habitación, sin ayuda de nadie; ni siquiera de otra criada, pues era detestada por ser la favorita de padre. Pero todo ese dolor quizás fue bueno, porque hoy puedo ofrecerle todo.

—Descansa... Recupérate sin apuro, pagaré el dinero que sea necesario para que regreses conmigo —Seguí hablando a mi dormida madre—. Además... me encargaré de cambiar este sistema corrupto, para que nadie más sufra lo que tú, mamá.

Mi padre tenía un trabajo igual de detestable que él. Al inicio no era más que un empresario multimillonario que ganó su posición en la sociedad honestamente, pero cuando ya tenía el prestigio: comenzó a oscurecerse. Patrones de familias pagaban fortunas de dinero deshonesto para que padre utilice su posición y contactos con altos rangos del gobierno en sus negocios. Se dejaba controlar por las ratas.

Su fortuna fue creciendo cada vez más y esta vez su gráfica era exponencial. Gozaba del dinero de sus empresas y también del dinero turbio de sus contactos. Vivía una vida de lujos y placeres, de eso no hay duda.

Más con su muerte, todo eso acabó. Me encargué personalmente de todo candidato a heredar su fortuna; ¡soy el único heredero: Thomas Priecto! Conmigo, esos tratos terminaron. Todos los cómplices de padre son causantes del malestar de mi madre y todos van a pagar las consecuencias: no quedará una sola rata viva.

Llevo años trabajando y financiando un proyecto que pondrá fin a todas esas plagas que atentan contra la paz de los honestos. Lo llamé Terrorist Proyect, abreviado en español: Proyecto T. Y quedan pocos días para poner en marcha su primera fase.

Llegué a la sede de mi proyecto y al entrar me esperaban más de cuatrocientos soldados formados en grupo. Los soldados que limpiarán las calles; todos a mi mando. Más esos cuatrocientos soldados son solo una pequeña muestra de lo que tengo en mi arsenal.

—¿Todo en orden? —pregunté a la directiva.

—Sí, señor. La producción de los T no ha caído, también nos llegó un nuevo lote de la sede armamentística.

—Perfecto. ¿Los soldados se desempeñan bien con el nuevo modelo?

—La potencia exagerada de tiro y el retroceso que provoca no es problema para los T, pero sin duda un hombre corriente no podría empuñarla; lo probamos con un sujeto de prueba y los tendones de su muñeca no resistieron.

—Perfecto, sigan así.

—¡Sí, señor!

Mis soldados sobresalen por encima de cualquier hombre. Son el fruto del trabajo duro de muchos científicos sobresalientes en su área. También, sumado a la capacidad sobrehumana, hice que fueran entrenados por los mejores instructores del mundo para que sean invencibles en el cuerpo a cuerpo. Son capaces de manipular un tipo de arma especialmente hecha para ellos por mi departamento de armamentística.

Navy SEALs, Spetsnazo cualquier fuerza de élite militar en el mundo; ninguno sería capaz de derrotar a los T.

—¿Cómo van los preparativos de la primera fase del proyecto?

—Señor, los preparativos fueron terminados: se seleccionaron y equiparon los primeros soldados. Solo es necesaria su orden para que sean desplegados.

La primera fase del proyecto: desplegar un pequeño grupo de soldados en los límites de la dark zone y la safe zone. Objetivo: ver el desempeño de los soldados en situaciones reales y observar la reacción de los criminales y el gobierno.

—Den comienzo a la primera fase.

—¡Sí, señor! —Todo se puso en marcha— Escuadrón 10: subir al transporte. Ir a la sección asignada y esperar órdenes.

Luego de años de espera y de una vasta investigación, hoy doy el primer paso para cumplir mi objetivo. Mírame, madre.

—Soldados T en posición. Esperando órdenes.

—Encender el escáner, revisar toda persona a la vista. Capturar a cualquiera que tenga historial criminal.

—Afirmativo.

—Hombres capturados: cuatro... cinco... seis. En aumento. Vehículo de transporte a máxima capacidad: regresando.

—Envíen otro vehículo.

—Afirmativo.

—Los criminales comienza a resistirse, el factor sorpresa ha cesado. Balacera en sección uno.

—¿Daños?

—Ninguno.

—Soldados T avanzan. El grupo de criminales que se resistía abandona la sección y se adentran a la dark zone.

—No los sigan.

—Afirmativo.

—Que no abandonen su sección. Limpien los límites, pero no se adentren.

—Afirmativo.

—Total de capturados: nueve criminales. La operación fue un éxito.

—Buen trabajo. Bajen la intensidad. Limítense a patrullar.

—Afirmativo.

Minutos bastaron para poner a la ciudad patas arriba. El gobierno hizo su primer movimiento casi una hora después del despliegue. Algo normal teniendo en cuenta que el proyecto no tiene autorización legal. Sin embargo, poco me importa. Eliminaré a quien sea que se ponga en mi camino.

—Señor, cuatro patrulleros llegaron a la zona. Rodean a los soldados y ordenan bajar las armas.

—No les hagan caso. Iré personalmente. Y apronten mi helicóptero, quiero llegar a lo grande.

—Sí, señor.

«¿Cuatro patrulleros? ¡Qué patético!» Soy la cabeza del proyecto, la mente maestra detrás de todo. Haré pública mi determinación y asentaré el miedo en todos.

—¡Hemos dicho que bajen las armas! —fanfarronearon los policías— ¡Están rodeados!, ¡repito: están rodeados! —siguieron gritando mientras me acercaba por los aires.

—¡Hola, oficiales! Disculpen la demora, había mucho tráfico aéreo de camino a aquí —bajé de mi helicóptero. Estaban confundidos —Estos chicos están bajo mi cargo, oficiales. Agradecería que se dirigieran a ellos con el respeto que me merezco.

—¡Un... Un momento!, ¡Salga de allí, esos hombres son peligrosos!

—¿Peligrosos? Oh, ¡vaya que sí lo son!, ustedes estarán en peligro si no bajan sus armas.

—¡Abandone la escena!

—No quieren hablar... ¿Acaso no escuchan lo que les estoy diciendo?

No los culpo: solo siguen órdenes, pero deberían ser capaces de olvidarse de ellas cuando su vida está en peligro. Les di la oportunidad, después de todo.

Hice el tiempo suficiente para que la prensa llegue a la escena y ordené a uno de los soldados acabar con los oficiales.

—Soldado, avanza.

—Afirmativo.

Su claro nerviosismo evidenciaba que no estaban preparados para un ataque frontal de una sola persona, menos estando esta rodeada. En cambio, el T está preparado para acabar con esos dieciséis agentes él solo; sin un arma.

El tipo de balas usado por la policía es inútil ante los T, solo una de las armas con la que les equipé a ellos serían capaz de hacerles daño mortal.

El T se acercó lentamente unos metros y aceleró el paso cuando los oficiales empuñaron sus armas; tarde, el soldado estaba pegado a ellos. Inmovilizó a una de ellos y la usó como rehén, cubriéndose con ella. Se acercó aprovechando la duda de disparar a su compañero de los oficiales y con la mano libre terminó con todos. Una victoria aplastante. Y todo había sido documentado en vivo por la prensa.

Me acerqué a la reportera y tomé el primer plano de la cámara.

—¡Presten atención! Soy Thomas Priecto, cabeza del proyecto que limpiará las calles. Eliminaré a toda rata existente que infecte esta ciudad. Lo que vieron hoy es solo una milésima parte de lo que podemos hacer. Si son personas correctas, pueden estar tranquilos, ¡nosotros nos encargaremos de que vivan una vida plena!

Días después contacté al gobierno y les dejé una pequeña advertencia: si se oponen a mi objetivo de limpiar la dark zone, serán mis enemigos.

También me llegó una esperada carta del otro lado: los patrones de las familias me enviaron una considerable cantidad de dinero... Considerable para ellos, más equivale a un centavo para mí.

—No voy a ceder ante nadie. Todos deben pagar por tener que verte durmiendo en esta incómoda camilla ¿verdad, madre? Y yo me encargaré de hacerlos pagar.


Nov. 7, 2022, 6:20 p.m. 2 Report Embed Follow story
4
Read next chapter Capítulo II

Comment something

Post!
Kassis Black Kassis Black
Muy bien narrado, muy sencillo de leer, buena premisa y me gusta la motivación del personaje y la coherencia. Las partes de acción parecen una película. Un saludo!
November 02, 2023, 12:34

  • L. M. Vivian L. M. Vivian
    ¡Muchas gracias! Aprecio mucho las observaciones, de verdad. Me alegra que te haya gustado :) November 02, 2023, 12:45
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 3 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!