Slumberless Follow story

jupiterkn KeimNellys

El corazón de Ross salto de su pecho cuando leyó la ultima linea "EL CUCHILLO DESAPARECIÓ DE LA COMISARÍA". Sus manos temblaron sobre el mouse, así que las oculto en su regazo, dejo la computadora y se volvió en la silla giratoria hasta su cama, en donde miro la mesa de noche. Lo primero que vio fue el cuchillo.


Thriller/Mistery Not for children under 13. © Todos los derechos reservados

#hombreslobo #romance #vampiros #angeles
0
9413 VIEWS
In progress - New chapter Every 30 days
reading time
AA Share

"-Ir al cine, en viernes por la noche"

—Hola, papá, solo llamaba para decir que esta todo bien, de nuevo. Se que esto debe molestarte un poco, recibir llamadas y llamadas todos los días, todas las mañanas, las cinco de la mañana, para ser exactos, debe ser frustraste, eso lo se yo mas que nadie. Pero necesito asegurarme de que todo tu estés bien, así como toda yo estoy bien. No has contestado a ninguna de mis llamadas, y te extraño.

Ross miro a sus espaldas, su madre no estaba a la vista.

—Y te amo. Y mi mamá esta de muy mal humor últimamente, desde que te fuiste no ha dejado de maldecirse a si misma... No te llamo para que vuelvas, se que no volverás, solo necesito saber que estas bien, y que no me has olvidado.

Ross paso los dedos por la madera limpia de la isla de la cocina, sintiendo el tallado de los dibujos que ella solía hacer allí con sus padres, cuando estos aun se amaban, la madera era suave y fría.

—Ross, ya prepare el auto.

—Debo ir a la escuela así que te dejo, espero que me devuelvas la llamada. Te amo...

Cuando el pitido del teléfono sonó Ross lo dejo sobre la isla de la cocina, ella lo miro por unos segundos, minutos, quizás, esperando que sonara de repente. Pero eso no paso, así que se volvió hacía la puerta y tomo su bolso del sofá.

***

—Patéticos engendros —menciono Liz, entrecerrando sus ojos grises para ver mejor al grupo de chicos en la cancha.

Ross aparto la mirada del balón que descansaba en su regazo y miro al cielo, se acercaba una tormenta, una de esas en donde las ramas golpean las ventanas de la escuela, sobresaltando a todos, y los gritos y pitidos de los autos se escuchan a lo lejos. Ahogándose con el sonido de las gotas al chocar contra el suelo y el cristal.

—Solo míralos —menciono Liz con disgusto—, corriendo y gritando por todo el barro, son como cerdos. Los humanos somos unos cerdos.

Ross ya había aprendido a ignorar los comentarios sin sentido de Liz. Al mirar a la cancha se pregunto porque pasaba eso, siempre que tenían deportes y salían a la cancha del patio una lluvia los devolvía adentro, regalando una hora libre y una buena empapada para la tarde. Una pelota salio por los aires y Liz la tomo antes de que la golpeara.

—¡Winneger, Samther! —grito la profesora— ¡Bajen ahora mismo y pónganse a entrenar!

Ross estiro sus piernas y se levanto, pero, antes de poder bajar un escalón, Liz la tomo por la muñeca, haciéndola sentar de nuevo.

—Jeff te esta mirando.

Ross miro hacía abajo, y se encontró con la mirada heterocroma de Jeff, él tenía un balón debajo de su pie, rodándolo de vez en cuando con su talón, y estaba apoyado en la cerca. Ross ya había notado sus miradas, ellos eran vecinos, siempre habían estudiado juntos, y solo ahora él la miraba. Liz hizo que Ross apartara la mirada.

—¡Disimula!

—Lo siento —dijo Ross, pero ella volvió a mirar a Jeff, que ya no la miraba.

***

Luego de entrar a la escuela con la mitad de sus ropas empapadas por la tormenta, Ross se dejo caer al suelo junto a sus compañeros de clase. Todos comenzaron a entrar a los vestidores para secarse, pero Ross y Liz no se movieron de su lugar.

—Mi padre me prohibió ir a la fiesta de la escuela —dijo Liz, haciendo que Ross la mirara.

—Aun falta mucho para la fiesta de la escuela. ¿Por qué te lo prohibió?

Liz se encogió de hombros mientras miraba a la puerta, que estaba dos metros de ellas, por esta se reflejaban las gotas que golpeaban en el cristal. El sonido de la tormenta ahogaba las voces, convirtiéndolas en un susurro. Liz esperaba que de repente un asesino pegara su cabeza al cristal, asustando a ambas con una cuchillo o algo parecido.

—Por los asesinatos.

Ross decidió dejar la conversación, la ponía nerviosa ese tema, todos los días escuchando los murmullos de la gente, todos hablando de lo mismo, ella se estaba cansando de eso. Esperaba que encontraran al asesino de una vez y lo encerraran.

—Sera mejor que vallamos a cambiarnos —dijo a Liz, y esta la miro con desaprobación.

—Adentro están ese montón de chicas amargadas, solo esperemos que salgan.

***

Ross miro con amargura a Tyron, el chico que se sentaba frente suyo en matemáticas, él tenía la cabeza rapada a la mitad, la otra parte de su cabello estaba pintada de un verde eléctrico que entretenía mucho, y toda su piel pálida estaba manchada con los tatuajes. A causa de eso Ross nunca llego a pedirle que se callara durante clases, ella le tenía un miedo horrible a ese chico, él nunca la dejaba escuchar nada de lo que decía el profesor, mucho menos le deba espacio para ver lo que estaba en la pizarra. Él era su karma.

Cada vez que Ross iba caminando por la calle lo encontraba con su banda de delincuentes juveniles, ellos siempre estaban robando señales de transito, Ross no sabía como lo hacían sin que nadie se daba cuenta, pero el padre de Liz siempre lograba atraparlos. Nunca hacían nada malo, como robar a alguien o amenazarles con un cuchillo, pero era molesto entrar al supermercado y, al salir, encontrarte con que tu auto esta lleno de pintura. Ross no sabía si admirarlos por su rapidez y su arte o tenerles miedo por su valentía.

—El trabajo sera en pareja —estaba diciendo el profesor Scott, pero su voz no se escuchaba a causa de la lluvia y los murmullos de Tyron y sus amigos—. Por una semana estarán haciendo una lista con todos sus gastos, sera como un matrimonio, deben economizar el dinero y compartirlo. La pareja que mejor lo haga tendrá la mayor nota. Deben entregarme las dos hojas de sus gastos la siguiente semana...

Liz levanto la mano, ella se sentaba en la primera fila de alumnos, mientras que Ross se sentaba en la tercera.

—¿Puede ser un matrimonio de lesbianas?—dijo Liz.

El profesor Scott miro a su estudiante unos segundos, y Ross puso una mano en su boca para no sonreír.

—No, señorita Winneger, no puede ser un matrimonio homosexual.

—No a la Homofobia, señor Scott.

El profesor Scott intento ignorar su comentario.

—Ya pueden salir.

***

—¿Quieres casarte conmigo?

Ross cerro su casillero y miro a sus espaldas, no había nadie cerca,o al menos nadie estaba detrás suyo, luego volvió a mirar a Jeff, el cual estaba apoyado a los casilleros con una expresión de indiferencia.

—¿Me hablas a mi?

—Claro que si.

Ross frunció el ceño y, al intentar meter los libros en su bolso, estos se cayeron al suelo, ambos los miraron, ella no intento recogerlos, y Jeff tampoco.

—¿Por qué querrías hacer ese trabajo conmigo? —pregunto Ross, intentando sonar indiferente.

—Somos vecinos, y ninguna chica en clase de matemáticas es como tu.

—¿Como yo?

Ella intento descifrar esas palabras, no entendió muy bien a lo que se refería él con Chica Como Tu. ¿Acaso era un alago? ¿Un insulto? ¿O simplemente un comentario amable? Tal ves él ya se lo había propuesto a varias chicas y ellas habían dicho que no. Aunque ninguna chica le diría que no, era guapo, muy guapo. O al menos Ross lo veía guapo.

Él tenía un increíble cabello castaño oscuro, casi negro, el cual siempre estaba alborotado, y sus ojos eran penetrantes, tenía una extraña heterocromia central que hacía que sus ojos fueran de dos colores, en el centro tenía un anillo dorado que cubría la pupila y lo demás era de un azul menta. Una combinación rara, pero atractiva.

—¿Perdón?

—Hablo de que ninguna chica en matemáticas tiene tus buenas notas.

—Liz también tiene buenas notas.

—No creo que Liz quiera hacer grupo conmigo, puesto que ella quería un matrimonio homosexual.

Ross sonrió secamente y se arrodillo, cuando comenzó a recoger los libros las manos cálidas de él la detuvieron, ahora ambos estaban arrodillados, mirándose a los ojos, él lo había hecho apropósito, intentando llamar la atención de ella.

—Si o no. No te propondré matrimonio dos veces.

Ella soltó sus manos y bajo la mirada a los libros.

—Déjame pensarlo.

—Eso es lo que dicen todas cuando dirán No. Y no permitiré que tu digas No

Ross comenzó a meter los libros en el bolso, pero eran tantos que simplemente no cabían. Él se levanto seguido de ella.

—Se supone que debes darme un anillo, uno bonito y caro, de oro preferiblemente, con mis iniciales talladas en el. R S.

—No eres una chica de gustos simples.

—Ninguna chica tiene gustos simples.

Ambos se miraron unos segundos, luego él sonrió ligeramente, una sonrisa de lado, pequeña y atractiva.

—Entonces sera mejor que comencemos ahora.

Él tomo el bolso de ella y lo puso en su hombro derecho, Ross quedo solo con sus libros.

—¿En tu casa o en la mía?

***

Ellos decidieron que el auto era mejor idea, la madre de Ross no permitía a ningún chico mientras ella no estaba, y la madre de Jeff no quería ser abuela tan pronto. Estaban estacionados entre las dos casas, dentro del Mazda rojo sangre de la madre de Ross. Ella tenía su cuaderno en su regazo mientras escribía, y Jeff la miraba atentamente.

Ella se veía muy linda de esa manera, estaba de perfil a él, así que Jeff podía mirar bien la forma de su nariz respingada. Su cabello castaño oscuro estaba suelto y le llegaba a los hombros, ondulado, y su piel pálida resaltaba con sus ojos marrones e intensos. Ella no tenía el cuerpo mas femenino de todos, pero si el mas inocente y perfecto.

Ellos juntos hicieron una lista de los gastos semanales que tenían cada uno. Como era un matrimonio juntaron muchas cosas, como la comida, lo cual casi volvió loco a Jeff, ya que Ross termino comiendo mas de lo que él creía. La mitad de los ahorros de ambos se fue en comida.

1. Comida.

2. Autobús.

3. Limpieza.

4. Objetos personales.

5. Materiales para la tarea y la escuela.

Cuando iban por la cosa numero cinco ambos se quedaron sin ideas. Ross se pregunto en que los adultos gastaban tanto dinero.

—Ir al cine, en viernes por la noche —dijo Jeff, señalando con su dedo la cosa numero seis.

Él tomo el lápiz de Ross y lo escribió, luego escribió el precio de las dos entradas, mas las palomitas y bebidas. Ross frunció el ceño hacía él.

—¿Vas al cine todos los viernes por la noche?

Jeff negó con la cabeza y apoyo esta en su mano con indiferencia.

—No. Quiero ir al cine, en viernes por la noche. Contigo.

—¿Me estas invitando a salir?

—Eso es lo que hacen los esposo, ¿no? Salen juntos para que su matrimonio no se rompa.

Ross se pregunto si eso era cierto, si así era entonces su padre y su madre debieron salir mas tiempo juntos, ella estaría con ambos ahora.

—¿Tus padres hacían eso, Jeff?

—Mi padre murió cuando yo era un niño, no puedo saberlo.

Por alguna razón ambos se quedaron mirando al frente, ahora solo se oían las gotas contra el cristal, Ross se apoyo en el asiento del copiloto y dejo escapar un suspiro. La lluvia se hacía mas fuerte cada ves, las farolas en la calle parpadeaban, amenazando con apagarse, y el ultimo auto de la noche se estaciono a tres cuadras de ellos. La noche perfecta para un asesinato.

La madre de Ross trabajaba en un hospital, así que tenía turno nocturno esa noche, la madre de Jeff ya estaba en casa. Y Jeff sabía que ella miraba por la ventana cada cinco minutos.

—Sera mejor que lo dejemos hasta aquí—dijo Ross.

—Eso sera lo mejor—dijo Jeff, mirando como el agua caía mas rápido.

Ross lo miro un segundo.

—¿Quieres que te acerque a tu casa?

—Llego en diez pasos, no creo que sea necesario.

—Te mojaras.

Jeff se encogió de hombros, él tomo sus cosas y abrió la puerta. Miro un momento el auto que se había estacionado a tres cuadras, nadie había salido de el aun.

—Adiós, Ross, procura no ser atacada esta noche.

Ross no sabía si el estaba bromeando. Antes de poder responder él ya había salido del auto.

Nov. 27, 2017, 5:05 p.m. 0 Report Embed 0
To be continued... New chapter Every 30 days.

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~