La mejor de las desgracias Follow story

yharnam_stories Genki Hunter

Una joven es arrancada bruscamente de su rutina y su destino cambia de forma drástica tras lo sucedido una noche en las calles de Madrid.


Paranormal Not for children under 13.

##madridONE
Short tale
2
10022 VIEWS
In progress
reading time
AA Share

De Madrid al cielo.

Nunca me han llamado la atención los hombres. Tampoco las mujeres. Nunca me ha llamado la atención el amor en general, por eso nunca lo he buscado ni me he visto envuelta en esa desesperación que muchas sufren por encajar en el corazón de otra persona. 

Doctora, entienda que contar esto me resulta muy difícil. Una situación entre repulsiva y gratificante no es fácil de explicar, tampoco de entender. Permítame que contextualice:

Era viernes, ya entrada la noche, una hora poco recomendable en un sitio poco recomendable como es Madrid a esas horas. Salía de la biblioteca después de haber pasado allí toda la tarde y me dirigía a mi apartamento, no muy lejos de allí. Caminaba con los auriculares puestos, jazz en los oídos y las luces de Gran Vía sobre mí. Tomé la calle que llevaba hasta mi portal y fue entonces cuando una sombra, más rápida que la propia luz, me atrapó y me engulló dejándome inutilizada.

Lo próximo que recuerdo es a mí abriendo la puerta de casa y entrando al dormitorio junto a esa presencia que ahora había tomado una apariencia más humana y me manejaba como a un títere. En la cama, se movía armónicamente adelante y atrás, adelante y atrás sobre mí. Obviamente sé lo que estaba ocurriendo, pero era incapaz de detenerlo y de quejarme siquiera. No recuerdo nada más sobre ese momento.

A la mañana siguiente tenía un fuerte dolor de cabeza y no sabía a ciencia cierta si todo aquello fue real. Lo que sí era real eran esas ganas que sentía de echar el estómago por la boca. Por suerte era sábado, así que pude ir tranquilamente al médico a que me recetase algún medicamento para calmar el malestar. Una vez en urgencias, tras cuatro horas de espera, entré en la consulta. Lo típico: ¿tiene alguna alergia? ¿Está embarazada? ¿Consume drogas? Una negativa a todas esas preguntas. La doctora insistió en que me hicieran un análisis de orina antes de recetar cualquier cosa. Tiempo después me dieron la noticia: estaba embarazada. Todo aquello escapaba a mi comprensión, yo era virgen o al menos eso pensaba. Regresé a mi apartamento y desde ese entonces los días pasaron como si se tratase de lo mismo continuamente. 

Trataba de recordar todo lo de aquella noche y es evidente que no pudo ser una alucinación o un sueño. Estaba viviendo una pesadilla.

Decidí no abortar y los meses pasaban. Fuertes dolores, cansancio, insomnio. A veces creía ver como el bebé me arañaba desde dentro, marcando sus pequeñas garras en mi vientre un poco hinchado. También soñaba frecuentemente con que el padre se trataba del mismísimo diablo, pero eran solo paranoias de alguien ante una situación sobrecogedora.

Mes tercero de embarazo, me disponía a que me ecografiaran por primera vez y evaluaran la salud del feto. Ya en la camilla, el doctor me echó un poco de ese gel viscoso y frío y procedió a hacer su trabajo. Lo notaba desconcertado, como si no existiera nada en mi interior. Se quitó el instrumental de encima, limpió el gel y cubrió mi abdomen. Con rostro serio y confuso anunció que el feto estaba bien pero que nunca había visto nada igual en su carrera. Me tranquilizó que dijera que se debía posiblemente a un mal ángulo de la imagen o que el equipo era muy antiguo y ya apenas se distinguía un feto de una uva con aquel material.

Volví a casa en metro. El vagón estaba prácticamente vacío y una señora de unos sesenta años se sentaba enfrente mía, mirándome con cierta curiosidad y lástima. La anciana se incorporó al escuchar la próxima parada, pero antes de salir al andén se dirigió a mi con estas palabras: <<eso te matará si no lo matas tú antes>>. Me besó en la mejilla y salió. Lloré desconsoladamente todo el camino hasta mi parada.

Doctora: Disculpa Jess, la hora ha terminado. Te veré la semana que viene.

Nov. 11, 2017, 9:40 p.m. 0 Report Embed 1
Read next chapter Como en casa en ningún sitio.

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 1 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!

More stories