quetzgr Quetz GR

Un accidente de avión. Un homofóbico y un gay varados juntos en una isla desierta. Un amor que nace del odio, la necesidad y la desesperación mutua. Jeon JungKook es guapo, rico y muy hetero; está casado con una mujer hermosa. Hablando abiertamente sobre su disgusto por los homosexuales, no se avergüenza de su opinión mientras observa a la pareja homosexual con la que él y su esposa comparten un vuelo. Kim TaeHyung es guapo, rico y abiertamente gay. No está impresionado con el idiota intolerante al otro lado del pasillo, no importa lo agradable que sea a la vista. Para su sorpresa y horror, son los únicos supervivientes cuando el avión se estrella, varados en una isla desierta sin esperanza de ser rescatados, y nadie más que el otro para su supervivencia. A medida que los días se convierten en meses, ¿pueden el desdén, la antipatía y un deseo no y no pueden resistir convertirse en una conexión? ¿O algo más? • TaeHyung Top • JungKook Bottom • Extención: 24 capítulos + Epílogo • Adaptacixn de la Saga de los Chicos Heterosexuales #11: Solo un poco Arruinado de Alessandra Hazard.


Fanfiction Books For over 18 only.

#accidente #Taekook #naufragio #taetop #kookbottom
218
31.1k VIEWS
Completed
reading time
AA Share

CAPÍTULO I

-Deja de mirarlos, cariño. Estás siendo terriblemente grosero.

Jeon JungKook apartó la mirada de la pareja gay y miró a su esposa. HaNeul lo miraba con el ceño fruncido, la desaprobación era evidente en su rostro amable. JungKook frunció el ceño.

-Lo que es de mala educación es que prácticamente se están manoseando frente a nosostros,- siseó. -Es un lugar público. Ya es bastante malo que tengamos que sentarnos junto a esas personas durante horas, pero no necesitamos mirar eso, esa indecencia.

HaNeul se río entre dientes y le dio unas palmaditas en el brazo. -¿Indecencia? Suenas como una dama victoriana de algún drama de época de la BBC. Es el siglo XXI, JungKookie. Déjalos ser.

JungKook miró a su esposa, molesto porque ella no compartía su enfado. Su mirada regresó a la pareja con la que compartían la cabina de primera clase y volvió a fruncir el ceño.

El hombre mayor, el de cabello oscuro y ojos color chocolate, estaba reclinado en su asiento, su postura era perezosa e indulgente. Los dos botones superiores de su camisa azul estaban desabrochados, revelando un indicio de su pecho musculoso.

El otro chico, un pelirrojo, estaba prácticamente en su regazo, besando el cuello bronceado del hombre. JungKook no podía ver su mano izquierda, pero estaba bastante seguro de que estaba debajo de la camisa del hombre de cabello oscuro. Era absolutamente repugnante.

-Deja de mirarlos boquiabiertos, JungKook -susurró HaNeul exasperada.

JungKook apenas la escuchó. Su mirada siguió la mano derecha del pelirrojo mientras bajaba por el musculoso torso del otro hombre, sobre sus abdominales, hasta su cinturón...-

Asqueroso, -dijo JungKook, mirando hacia arriba.

Los ojos marrones se cruzaron con los suyos. Su dueño arqueó las cejas y lo miró fijamente.

JungKook lo miró, su rostro cálido, sintiendo sus mejillas arder y el fuego extenderse hasta la punta de sus orejas y nariz. Se sintió avergonzado, como si fuera él quien hubiera sido sorprendido comportándose descaradamente en un lugar público.

-Hobi, muévete a tu propio asiento, -dijo el hombre, empujando al pelirrojo suavemente. -No queremos ofender la sensibilidad de nadie.

El pelirrojo, aparentemente Hobi, gimió.

-Vamos, TaeHyung, simplemente ignora al fanático, -se quejó, besándolo en la mandíbula. -Nos ha estado mirando desde el aeropuerto.

TaeHyung miró a JungKook.

-Lo sé.

JungKook, sonrojándose, apartó la mirada y miró las nubes fuera de la ventana. HaNeul se aclaró la garganta.

-Pido disculpas por mi esposo, -dijo. -JungKook no quiso ofender a nadie.

-Estoy seguro de que no, -dijo TaeHyung, su voz muy seca.

-No, de verdad, -mencionó HaNeul. -No es intolerante. Mi hermano también es gay y JungKook se lleva muy bien con él

JungKook sonrió un poco, sintiendo una oleada de cariño. HaNeul siempre fue la pacíficadora. pero eso era una exageración incluso para sus estándares. Se llevaba bien con su cuñado, Min YoonGi, si por "llevarse bien" uno quería decir que se toleraban por el bien de la empresa y por el bien de HaNeul. Apenas se hablaban si no se trataba de Min Enterprises, y JungKook hablaba aún menos con el marido de YoonGi. No podía soportarlos, y no tenía nada que ver con su intolerancia. Simplemente le habían robado todo por lo que había trabajado desde que tenía veinte años.

JungKook, con un suspiro, reclinó su asiento, cerró los ojos y trató de conciliar el sueño. El sueño lo ayudaría a pasar el largo vuelo de Tahiti de regreso a Corea del Sur, y tenía el beneficio adicional de evitar que tuviera que mirar a esas personas durante horas. Había sido una semana relajante, solo ellos dos en la cabaña junto a la playa en la que se alojaban, pero ahora se sentía tan molesto y tenso que dudaba que pudiera conciliar el sueño. Debió de haberlo logrado, porque lo siguiente que supo fue que se despertó sobresaltado por una violenta sacudida. Por un momento, JungKook estuvo desorientado, sin saber dónde estaba y qué estaba sucediendo.

Correcto. El avión.

El avión se estremeció una y otra vez. Parecían estar atrapados en una tormenta, las nubes fuera de la ventana muy oscuras, con relámpagos cayendo a su alrededor con alarmante frecuencia.

El intercomunicador sonó, seguido de una voz femenina tensa que solicitaba a todos los pasajeros que pusieran sus asientos en posición vertical y se abrocharán el cinturón. Haciendo lo que le dijeron, JungKook miró a HaNeul en el asiento junto a él. Estaba muy pálida, sus dedos agarraban con fuerza el apoyabrazos.

-Oye, es normal, -dijo con una sonrisa tranquilizadora. -Turbulencia. Cada vuelo experimenta algo. Los rayos no pueden dañar el avión. -Trató de no pensar en las excepciones a la regla: los pocos casos en que los aviones se estrellaron o se destrozaron debido a fuertes tormentas. Esos casos fueron una anomalía estadística.

HaNeul le devolvió la sonrisa levemente y asintió.

Un hombre pasó a toda prisa junto a ellos, y unos segundos más tarde algunos tripulantes lo siguieron. Otro golpe en el aire sacudió el avión de nuevo, los temblores se volvieron más alarmantes. Alguien en clase económica gritó.

HaNeul se acercó y tomó su mano.

-No nos vamos a estrellar, no seas tonta, -dijo JungKook, apretándola.

Ella no dijo nada, solo lo miró con los ojos muy abiertos llenos de terror.

JungKook tragó saliva y respiró hondo. Sabía que debía mantener la calma por su bien, incluso si él también estaba nervioso.

-Está bien, cariño. Todo saldrá bien.

El avión se convulsionó más fuerte y luego cayó, y los gritos de terror llenaron el avión. Ahora descendían a una velocidad implacable. La mano de HaNeul apretó la suya con tanta fuerza que le resultó doloroso.

Mordiéndose el interior de su mejilla, JungKook miró alrededor de la cabina, tratando de distraerse del miedo en el rostro de su esposa.

Su mirada se cruzó con la de TaeHyung. Los ojos del otro hombre eran sombríos, pero su expresión era tranquila y resuelta. No parecía asustado. A diferencia de él, su amante pelirrojo estaba llorando en su asiento, agarrando su cinturón de seguridad y murmurando algo en voz baja.

Máscaras de oxígeno cayeron de sus compartimentos y JungKook, aturdido, ayudó a HaNeul a ponérsela antes de agarrar la suya. Respiró y tomó la mano de su esposa, tratando de mantener la calma.

Por primera vez en años, JungKook oró.





May 26, 2022, 6:09 p.m. 1 Report Embed Follow story
36
Read next chapter CAPÍTULO II

Comment something

Post!
VM Van Mit
Dios, hace tiempo que no encontraba esta historia, soy tan feliz, historia 10/10
June 04, 2023, 06:21
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 24 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!