Paraíso Olvidado Follow story

liesl-antjenell Liesl Antjenell

El cielo se puede ver a través del espejo donde los recuerdos se despiden con un suspiro lejano. Castigo y crimen se repiten. Los que viven aquí recolectan las piezas de un sueño de cristal que ya se quebró, en vano, pues la imagen colapsada nunca se podrá recuperar. Perseguir la ilusa esperanza de vivir en un mundo extinto y así no ser olvidados es su razón. Buscan en el reflejo de las piezas de un cristal roto otro sueño que perseguir... Así son sus prisioneros. Así son las Tierras Desconocidas. Varias historias cortas


Fantasy All public.

#lugares encantados #criaturas sobrenaturales #despedidas #romance #objetos mágicos #Magia
1
10759 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Hojas de cristal

Su rostro se veía temeroso, lleno de duda y enojo. Tilvist rio, le recordó a la primera vez que llegó a este sitio, la misma expresión, el mismo hastío. La niña había llegado para recibir instrucción de él, al menos ella tenía una mejora, él no tuvo tanta suerte, las marcas del castigo corrían por todo su pecho haciendo del olvido una tarea imposible.

El viento sopló por las hojas cristalinas, el sonido del vidrio como si fuera un adorno de jardín llenó los pensamientos de Tilvist. Han pasado eones desde que llegó al lugar, en aquél entonces había sido despojado de todo en lo que creía, de todo lo que era. Un guardián solo superado en rango por los ángeles caído en desgracia y arrojado a lo más profundo del abismo; su pecado, desafiar a los dioses.

El elfo caminó al centro del jardín y se sentó al pie del árbol más grande y frondoso, amarró su cabello blanco en una coleta y cerró sus ojos grises. Ahora que lo veía con claridad, sus ideales habían sido estúpidos, destruir a su contrario, la oscuridad, no habría hecho más que alzar a la luz en una tiranía sin par. Destruir a la luz haría lo mismo, y destruirlos a todos para crear un mundo pacífico... Eso... eso era iluso.

Al final todos van a perecer, ese es un hecho, siendo alguien que debe velar porque el camino siga su curso, le tomó mucho tiempo comprenderlo. La vida se vive, con lo bueno y con lo malo.

Una ironía descubrirlo ahora que su hogar es un mundo desolado, perdido en las grietas del tiempo, donde el tiempo es solo una palabra, donde las criaturas son autómatas de colores y tu mejor compañía es el brillo del humo del río bajo un atardecer morado eterno.

Pero no puede imaginar la vida de otra forma ya.

Observar la vida y observar la muerte resulta más divertido de lo que parece, una vez que has comprendido que no eres parte de ese mundo. No puedes pretender ser superior y caer en el mismo error que el mundo al que vigilas. Debes renunciar a uno para ser parte del otro.

Heylel no lo entendió y al destruir a los ángeles firmó su sentencia.

Una pena en verdad.

Escuchó pasos.

La chica al fin lo alcanzó, su cabello rosa se reflejaba en los cristales de las plantas, su espíritu se sentía ardiente e inquieto. El alma de la usurpadora tenía más potencial que la dueña original, en opinión del elfo.

Que no seas parte del mundo no quiere decir que no puedas interactuar con él.

--Bienvenida a las Tierras Desconocidas jovencita. ¿Estás lista para iniciar tu entrenamiento?

--Sí.

Bien, veamos que tiene que ofrecer el fuego de la guerra.

Oct. 6, 2017, 5:02 a.m. 0 Report Embed 1
Read next chapter Soneto de fuego

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 23 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!

Related stories