Dreams (Volumen 2) Follow story

karenstraight Karen Straight

Un sueño te roba la sensación de estar en el mundo real. Y es causa de su impacto, cuando se rompe la barrera entre la vigilia y la onírica. No puedes saber dónde comienza el sueño o cuando acabas de despertar. Puede ser maravilloso, o inundarte de dudas sobre el mundo en el que vivimos. Cada uno de estos sueños no son creaciones mías (al igual que en el anterior volumen) sino que provienen de mis sueños. Los eventos son fidedignos, no he alterado su esencia.


Paranormal Lucid Not for children under 13. © All rights reserved

#sueños #dreams
3
12632 VIEWS
In progress - New chapter Every 30 days
reading time
AA Share

Evento: Manipular la realidad

De algún modo, el viaje había sido organizado por el profesor de nuestra clase, un hombre joven. Él usaba un chaleco oscuro, probablemente azul marino, y usaba pantalones negros. Él nos llevó en un camión de turismo.

En los asientos observé a varios de mis compañeros de clase; chicos y chicas alegres y ansiosos por llegar. No obstante, no todos estábamos conformes con los innovadores asientos del autobús; se trataban de tablas flotando sobre el agua densa, los cuales tenían truco para mantener el equilibrio y evitar caer en el agua, era exactamente el mismo principio para todos los asientos del autobús. Algunos temieron sentarse en ellos, pero yo confié en mi equilibrio y animé a otros a hacer lo mismo. Ellos lo intentaron y no resultó mal, estaban bastante cómodos.

El autobús pasó entre pronunciadas curvas, y la vegetación, sobre las rocosas orillas de la carretera, era árida y seca. El cielo era azul y despejado, nada podría salir mal. Justo cuando miraba por el parabrisas, noté que alguien estaba tendido sobre la carretera. Usaba pantalones y sudadera azul marino. Pronto reconocí al joven; era uno de nuestros compañeros de clase que no había participado en el viaje. Su nombre era Leonardo. Detuvieron el camión y bajamos a auxiliarlo; él estaba vivo, aunque se quejaba ligeramente, porque estaba boca abajo. Reaccioné pronto y le pedí a un compañero de baja estatura, que viajaba con nosotros;

— ¡Vamos, saca una pastilla para el dolor!

Pronto, él sacó varias pastillas de colores(naranja y rosa). Eligió una de las dos, pues el resto ya había usado el resto del paquete. Le di la pastilla rosa a Leonardo, para que él se levantara de aquella situación inexplicable, pues parecía que había caído de un auto de sus padres en movimiento. Nos preocupó el hecho de que, cualquier automóvil que pasara por ahí podría arrollarlo. Lo llevamos con nosotros en el viaje. Afortunadamente, se recuperó pronto gracias a la pastilla.

Llegamos al lugar al cual, parecía que era nuestro destino; una cabaña amplia, ahí pasaríamos la noche, aunque era temprano cuando llegamos. Todos mis compañeros, incluyendo al ya mejorado Leonardo, se instalaron en el lugar. Más tarde, en una de las repisas, vi un frasco de mermelada; era de Leonardo, quien me dijo que podía comer, pues estaba agradecido. Miré el frasco y lo destapé en tanto él conversaba con otra compañera. Aproveché para ver cual era el sabor de aquella marca muy conocida. Estaba nueva y el sabor era ligeramente agradable, pero no el que esperaba, aunque era dulce, seguí comiendo.

Minutos más tarde, decidí salir a dar un paseo. El espacio tenía árboles secos y plantas amarillas en un terreno quebradizo de polvo y tierra. Fue en ese lugar en donde encontré —al venir hacia mí, él paseaba por ahí— a un compañero que odiaba, aunque él no había venido con nosotros. Él era alto y obeso, entonces me percaté de que no era él, era alguien parecido a él, aunque tenía un rostro diferente, incluso percibía una actitud distinta.

Hablamos y caminamos entre el suelo seco, como si lo conociera, pero era un desconocido. Lo veía, no era atractivo físicamente, y su rostro de pronunciadas facciones eran ligeramente precisas. Sus ojos eran castaños y su cabello oscuro ondulado, joven y alto. Caminamos más, y seguimos conversando, aunque no recuerdo las palabras que me dijo, tampoco lo que le dije.

Avanzamos entre los tallos secos y delgados, quebradizos, de árboles de otoño. Pronto, me sabía enamorada de él; sin medir apariencias, había ahondado en su corazón que yo ya adoraba. Él creía lo mismo de mí. No hubo razón exacta que ahora recuerde, era como si supiera que él era perfecto para mí. De todas las personas del mundo, lo apreciaba en una dulce sinfonía que danzaba bajo el suave aire del sol de las 5 pm. Sonreía a su lado, él también me quería, ninguno lo expresamos con palabras, ya lo sabíamos; yo conocía sus sentimientos y pensamientos como él a mí.

Pronto, el cielo se volvió gris con nubes oscuras de tormenta, fue cuando me percaté de que un extraño objeto flotaba en el cielo. Estaba distante de nosotros y las montañas, aunque sentía su enorme dimensión, peligroso, sutil, inofensivo, difícil de definir. Nunca podría describir aquel objeto parecido a un globo con canasta —aunque estaba lejos de serlo—, me fijé en los detalles de aquel objeto en aquella visión confusa y borrosa —lo sentía vivo e inerte—. Había algo extraño en su estructura color crema-canela, en sus aglomeraciones de círculos, en su diseño de inteligencia simple aún sin estar tripulado, vago de los cielos grises, sin propósito, sin motivo, aunque eran una amenaza distante.

Fue en ese momento cuando me percaté de que estaba en un sueño. De inmediato, decidí controlarlo y me esforcé en replicar el objeto en varias decenas, para que estos viajaran por el cielo, deseé crear una invasión de desconocidos objetos en fatal vuelo, al final de cuentas, sólo era un sueño. A pesar de mi voluntad, no logré mi propósito, aunque tenía la sensación de que lo logré, aunque yo misma los hice invisibles.

Era probable que no lo lograra, tal vez...

De repente, ambos notamos que había una tormenta en el cielo; las nubes se movían de forma agitada sobre las altas montañas que desde ahí eran muy remotas, pero observables, pues estas eran de gran altura. Había tinieblas, nubes negras y grises sobre ellas. Segundos más tarde, logramos ver que el monte no era tal, sino un volcán con una caldera de magma y lava hirviendo en un rojo denso. Un remolino inmenso se formó sobre las montañas ya oscuras, e interactuó con la lava para formar un peligro aún mayor.

Pensé que las nubes habían causado la erupción volcánica, pero él me dijo que era su culpa la erupción, pues él también se había percatado de que estábamos soñando, así, él la manipuló y creó para mí. Sonreí, aunque tan sólo era un sueño. No obstante, nosotros no habíamos causado la devastación ni al objeto, la destrucción futura era obra de alguien más:

Tuvimos la visión de que, teníamos que ir hasta un lugar alto, distante, impreciso y lúgubre, un espacio entre los árboles del bosque, un sitio donde había los troncos de los árboles estaban muy juntos y formaban las paredes del escondite de una mujer de aspecto extravagante, era una bruja. Ella estaba frente a una mesa de madera. No estaba sola, había otros con ella que discutían el destino del mundo: Sólo ellos podían manejarlo, ellos habían creado el objeto.

Corrimos hasta buscar ese sitio...avanzamos... sé que en nuestra búsqueda no alcanzamos a encontrar el sitio, estaba lejos de nuestro alcance, quizás en otra frecuencia onírica, en el pasado o en el futuro. El tiempo fue borroso, inefable.

Cuando recuperé mi consciencia, me vi sola, llamando por teléfono en una caseta de la calle. Un niño tenía un garrafón para agua, era muy escasa. Llamé a alguien, no recuerdo con exactitud, pero sabía que yo era sobreviviente de una gran catástrofe —el mundo no parecía el mismo— porque habían pasado muchos años desde el día aquel que lo conocí.

En ese sueño, decía a quien llamaba, que había perdido a mi esposo — al joven que conocí— y a nuestro hijo de 10 años. Ellos habían muerto juntos, y me sentía extraña, me sentía aún joven. Le dije que, tenía que encontrar ese lugar de la visión, donde la bruja me esperaba. Ella había causado la destrucción de la Tierra, pues murieron la mayoría de los seres humanos. Yo estaba cerca de encontrar ese sitio que, al principio de nuestra búsqueda, habíamos visto, tiempo atrás.

Al despertar, estaba fascinada con el sueño. No podía creer que hubiera tomado control de lo que sucedía. Por primera vez.

Tomaba las clases de la universidad por la tarde, y sin embargo, me dirigí a tomar la ruta a las 10:30 am, debido a que tenía que avanzar mis proyectos. Abordé el primer camión. Pagué el pasaje al chofer, sin ni siquiera verlo. Avancé y encontré un lugar para mí, junto a la ventana, detrás del chofér. Su camisa era negra, y llevaba una frase escrita en inglés que ¡¡no puedo recordar con exactitud!! ¡Dios mío!! (si me ayudan con la frase, y si la encuentran por ahí, me la pasan, por favor!!! )

Decía algo así;

(traducido) tu puedes hacer lo que desees hacer, tienes el control de las cosas, de tu futuro..

Estaba absorta. Coincidía con mi sueño.

Tomé el siguiente camión y llegué a la universidad. En clase, noté que mi compañero llevaba su pantalón y sudadera deportiva color azul marino. Otra novedad para mí. Ya estaba acostumbrada a estas cosas.

Por la tarde, salí a las 5 de clases, y tomé el siguiente camión. Después el siguiente. Pagué mi pasaje. Había otros 2 pasajeros dispersos en la ruta. Miré hacia alrededor, y en el camino, conforme pasabamos por las calles, miré hacia el retrovisor. El chofer tenía un parecido al hombre de mi sueño...

No podía ser cierto... era el mismo, sólo que era como 20 años mayor. Volteé. Me miró. Tal vez yo le era conocida. Un trauma perforó mi alma: era él el hombre que manipuló el sueño, aquel que conocí.

Me sentí traumada. Impactada. No lo podía creer. Y cuando miré su camisa, noté que era el mismo conductor de la mañana, y llevaba puesta la camisa negra con las letras blancas...

Aug. 6, 2017, 3:50 a.m. 3 Report Embed 1
Read next chapter Evento: El barco de madera

Comment something

Post!
CR Cesar Reyes
EXCELENTE CAPITULO
3 weeks ago

CR Cesar Reyes
EXCELENTE CAPITULO
3 weeks ago
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 33 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!