Entre la magia y la historia Follow story

juan-sosa-sachez Juan Sosa Sachez

La magia se encuentra donde sea, el problema es que no siempre es donde uno cree, aun siendo este algo normal, por azares del destino, un chico se ve envuelto entre los pros y contras de la magia y las situaciones que estas conllevan aun sin él entenderlo, en una vida llena de peligros innecesarios y en sus propias palabras... "Apenas aceptable"


Paranormal Not for children under 13.

#misterio #dioses #problemas #obsidiana #peleas
1
13299 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Lo desconocido

Dicen que hay personas extrasensoriales... dígase chamanes, brujos, y esas cosas que según son magia, por otra parte hay quienes no saben lo que tienen y viven con eso, y lo digo porque siento que él así, no digo que eso que leen la mano, los astros y esas cosas que ciertamente, son exageradas, sino... digamos de diferente forma..


-Otra buena calificación... oye, ¿no estás pensando en ir ya a la escuela?- pregunto un profesor en una pantalla de computadora

El chico al que se lo dice tiene una mirada desvelada, ojeras marcadas debajo los ojos y una expresión decaída


-Se lo he dicho, me conformo con algo en casa, sabe de mi enfermedad, y sería peligroso exponerme a esas cosas, se que igual no es mala idea, pero es mejor prevenir que lamentar- sus palabras eran nobles, pero la forma en las que lo decían eran lo contrario


-Si lo sé, aunque no se los detalles de que enfermedad es de la que hablaron tus padres-


Se hizo un silencio repentino entre los dos

-Perdón por mi pregunta-


-No hay problema, gracias por preocuparse-


-Bueno, nos vemos en las siguientes clases, tus amigos en face están preguntando por ti-


-Hasta luego profesor-


Ambas pantallas se desconectaron, de un lado un adulto revisando de nuevo la hoja impresa, del otro, el estudiante que se queda acurrucado en la silla sin moverse juntando los pies. ¿Recuerdas lo que dije de personas extrasensoriales?, él es algo así, digamos, un caso especial, la verdad es que si sale de casa, solo para comprar alimento y cosas necesarias, el internet lo paga del dinero de sus padres, cuando se dispone a salir al exterior corre, no importa si es desde la entrada de su casa hasta la tienda o lugar que tiene que ir, lo hace aunque casi sufre accidentes por no frenar en las calles, chocar con personas o tirar cosas, no importa si eso pasa, el corre como si dependiera de su vida, la razón, para otros desconocida, y de alguien loco, para él, un sentimiento de desagrado, combinados con una presión casi insoportable en su interior, si se queda o camina lento puede sentirlo, sería algo así como un precepto de la muerte, para él es solo una molestia, cuando todo empezó, no sabía de qué trataba, sentía escalofríos a un modo que incluso sus articulaciones se sentían frías, una incomodes tremenda y una presión exterior hacia el demasiado fuerte, como cuando muerdes un suéter de lana entre los dientes, el insomnio provocado por ello lo llevaba a no dormir más de media hora, el doctor y otros mas no sabían la razón, otros decían que era algo como un trastorno mental, pero su inteligencia denegaba todo ese hecho, si por decir hablaba con alguien, se le empezaba a entumecer las manos cada vez que veía o hablaba con la misma persona, pero había diferentes modos, si era una persona alegre, el entumecimiento era demasiado hasta llegar casi al corazón, si era alguien normal, no era tan frió, pero se sentía incómodo, una vez miro un incendio mientras corría, ese fue su límite, solo una mirada era suficiente para hacerlo vomitar en medio la calle, había aprendido a medirlo, si por decir el entumecimiento llegaba a el lado derecho del torso, significaba que esa persona moriría por sí misma en accidente, si estaba en el estómago, solo sufriría un accidente no mortal, en las manos, habría un accidente que la marcaría, en los pies, la muerte seria rápida, pero si era en el cerebro o corazón seria asesinada por personas cercanas, todo eso aprendió, ya que en el tiempo principal de todo eso, las mismas personas que hablaban con sus padres, eran las mismas que o estaban en las noticias con su muerte o se enteraban por la gente alrededor, tomando en cuenta el tiempo que paso entre estadía con ellos y muerte, que casi habían pasado enseguida, pero con una distancia cada un accidente de otro, las redes sociales eran la única forma de interactuar con alguien y no sentir eso


-¡Llegue!-grito al tirarse al suelo enfrente su casa- maldición esa tendera sí que es tardada, debió ser cambiada por la otra que sabía lo mío, al menos ella todavía tendrá mucho tiempo, este invierno jode toda forma de entrega, la próxima la guardare en el refrigerador


Se levantó dejando a un lado las cosas que compro pero no sintió nada, solo algo frió que le atravesó el corazón, fue empujado un poco hacia atrás, pero se resistió inconscientemente, solo pudo mirar una capucha enfrente de el


-¿Qué es esto?-se preguntó aun pasando la información por su cabeza- ha, ya veo, un ladrón, debió saber que llamaría a la policía o algo así...

Ambos se miraron, el ladro con un pasamontañas rosa, a pesar de la situación, no pudo evitar sonreír por lo que veía, el cuchillo fue retirado y sangre cayó al suelo, el quedo de rodillas y el ladrón quedo inmóvil frente a él, puso la mano donde el cuchillo entro y miro su sangre, su sonrisa aún no se quitaba de su cara


-Así que... así se siente... así sentían esas personas, no se... es... es demasiado raro, de tanto pensar en las formas que murieron ellas, nunca llegue a pensar en la mía, quería ir en una motocicleta y tener una muerte rápida... ahora aquí estoy frente a mi asesino... vaya cliché tan patético... al menos... podre estar en paz al fin


Cayo de frente su mirada se empezó a nublar, miro enfrente el pasamontañas, era señal que el ladrón se la había quitado


-¿Por qué sonríes?-pregunto otra voz antes de cerrar los ojos y no escuchar mas ruido...

July 3, 2017, 1:18 a.m. 0 Report Embed 0
Read next chapter Conociendo al... ¿enemigo?

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 23 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!

More stories