Recluido Follow story

damianbruno20 Damian Bruno

Marshall es encerrado en su habitación por su madre, para impedir que vaya a una fiesta. A pesar de la furia inicial, Marshall va a tener que aprender a sacarle provecho a la situación de alguna forma......


Non-fiction Not for children under 13.

#Recluido #Ventana #Diccionario #Marshall #Guines
Short tale
0
13726 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Recluido

INT. Casa Marshall/Living – Día

MARSHALL (16) y DEBBIE (35) discuten desaforadamente. Lo poco que vemos de su hogar es que es bastante humilde, al igual que su vestimenta. MARSHALL en particular es rubio y algo escuálido.

DEBBIE

¡Te prohíbo ir!

MARSHALL

Voy a ir igual

DEBBIE

¿Quién te crees que sos, pendejo? Mientras vivas acá me vas a obedecer a mí

MARSHALL

¡Yo quiero ir y voy a ir! No importa lo que digas...(baja el tono de voz) ma, necesito esto. Además no es lo que te imaginas-

DEBBIE

¿Te crees que soy estúpida? Yo sé perfectamente lo que es. Esos pibes son todos unos delincuentes ¿Viste esa ropa que usan? ¡No te quiero ver más con una prenda así! Ay, y la música…

MARSHALL

¡Es mi vida, ma! La vivo yo, como se me canta

DEBBIE

Nada de lo que hagan esos en la fiesta puede ser bueno para vos

MARSHALL

(señala su alrededor)

¿Y ESTO es bueno para mí?

DEBBIE

Ni se te ocurra, malagradecido…

Antes de que termine la frase, MARSHALL abandona el living, ignorando a su madre. DEBBIE se queda asombrada y con la palabra en la boca; le grita a su hijo.


INT. Casa Marshall/Dormitorio Marshall – Día

MARSHALL entra a su pieza, aún con los gritos de su madre de fondo. Se aísla allí con un portazo. Larga un resoplido. Su habitación es pequeña. Lo único que destaca es la cama individual, el placard con puertas blancas en la pared opuesta, y la ventana rota entre los dos. Parece faltarle un gran pedazo de cristal en la esquina inferior izquierda. MARSHALL se dirige al placard y lo abre. Una pila de libros usados cae a sus pies. Chasquea su paladar. Vuelve a tirar y a patear de mala manera algunos libros adentro del placard. Ojea las distintas prendas colgadas en las perchas. Se oye un sonido particular y MARSHALL se sobresalta, dirigiendo su atención a la puerta.

INSERT: DEBBIE mete la llave en la cerradura de la puerta y la cierra con dos giros

MARSHALL corre a su puerta e intenta abrirla inútilmente. La golpea con desesperación.

MARSHALL

¡NOOO! ¡Mamá! ¡ABRI YA!

Se oyen pasos que se alejan. El joven grita con furia, sacude violentamente el picaporte y le da varios golpes fuertes a la puerta. Hasta usa su hombro como una especie de ariete. Con un movimiento rápido gira la cabeza y observa la ventana. Corre hacia la misma e intenta abrirla. No puede. Nota con una expresión shockeada que del lado de afuera hay clavos incrustados en el marco inferior. Vuelve a emitir un grito desesperante y golpea fuerte la pared con su mano derecha. Gime. Se deja caer al piso agarrándose la mano. Queda en una posición fetal.

MARSHALL

¡TE ODIOOO!

MARSHALL, sin soltar su mano, se queda tendido en el piso. Respirando hondo.


INT. Casa Marshall/Dormitorio Marshall – Tarde

La mano izquierda de MARSHALL se escurre por el hueco inferior de la ventana, pero no sin esfuerzo. Apenas llega a tocar el primer clavo, y no está en un ángulo favorable como para sacarlo. MARSHALL frunce el ceño. Mueve su mano como puede, arrinconada por el cristal roto. Gime de dolor y retira la mano de ahí. Observa los leves cortes que tiene en el dorso y en la parte inferior de la palma. Su cara denota indignación. MARSHALL se tira a la cama, boca abajo. Se oye de fondo la canción Hello de Lionel Richie. El joven despega la cara de la almohada, dirige hacia la puerta una mirada llena de ira. Vuelve a concentrarse en su mano cortada, luego en la ventana y finalmente en el placard. Se levanta de la cama. Arrodillado, comienza a revolver el desorden de libros usados y papeles que hay en el piso del placard. Agarra un diccionario bastante grande y lo tira a un costado. Halla una cartuchera, la abre y revisa los pocos lápices que hay ahí. Saca de la misma una tijera pequeña. Suspira y con una mirada indignada la deja caer al suelo. Continúa revolviendo los libros y explorando el fondo del placard. Toca algo que lo detiene. Agarra la bolsa de nylon, llena de galletitas y la mira con cierta alegría. La abre rápidamente y se come una de las galletitas. Suspira aliviadamente mientras mastica. Agarra otra y la muerde. Pausa. Mira hacia atrás. Guarda la mitad intacta en la bolsa y la vuelve a dejar en el suelo. MARSHALL observa todo el desorden junto a sus rodillas.


INT. Casa Marshall/Dormitorio Marshall – Tarde

MARSHALL, recostado en la cama, escribe algo en una hoja rayada con su mano izquierda. Mientras escribe, sus labios se mueven sutilmente. Cesa de escribir, cierra sus ojos pero sus labios siguen moviéndose. Abre los ojos y continúa escribiendo. Se oye el teléfono sonar. MARSHALL sigue concentrado en su hoja. A la quinta vez que suena, el joven para nuevamente de escribir. El timbre antiguo del teléfono cesa y se oye la voz distante de su madre. MARSHALL le da unos golpecitos suaves a la hoja con el lápiz. Mira hacia el placard, suelta sus útiles y se levanta de la cama. Recoge el diccionario tirado en el piso. Observa la portada gastada. Empieza a hojearlo.


INT. Casa Marshall/Dormitorio Marshall – Tarde/Noche

La mano izquierda de MARSHALL se escurre por el hueco inferior de la ventana, esta vez sosteniendo la tijera pequeña. Las cuchillas se abren rodeando el clavo. MARSHALL frunce el ceño y tira. Su piel se está cortando con el cristal roto. Él cierra sus ojos. La tijera se le escapa y rápidamente vuelve a aferrar el clavo con la misma. Gime. Algo de sangre recorre la mano de MARSHALL. La retira bruscamente de ahí, gritando de dolor. Observa sus cortes y la sangre que cae por su muñeca. Tira la tijera violentamente hacia la pared opuesta. Se sienta en el pie de su cama, agarrando su antebrazo izquierdo. Pausa. Dirige su atención a la bolsa de nylon, aún en el suelo del placard. Levanta el diccionario junto a sus pies, y se incorpora.


INT. Casa Marshall/Dormitorio Marshall – Noche

La luz de la luna entra por la ventana. MARSHALL se asoma y mira hacia afuera. La ventana da a su patio trasero. Se oye mucho barullo que proviene del exterior en adición al tema Boyz ’N The Hood, difuso. Risas y exclamaciones. MARSHALL se pone cabizbajo. Le da la espalda a la ventana. Alza el diccionario que sostiene en su mano y se pone a leerlo, aprovechando la luz natural. Con la otra mano, se lleva una galletita a la boca.


INT. Casa Marshall/Dormitorio Marshall – Mañana

Se oyen campanas distantes. MARSHALL está sentado en el piso, al lado del placard, con unas leves ojeras. Apoyado en su regazo está el diccionario abierto por la mitad. Él escribe en la hoja rayada. Se detiene para revisar el diccionario. Sigue escribiendo. Deja la hoja en el piso, junto con otras 10, escritas en su totalidad. Mete su mano en la bolsa de nylon junto a él, y saca un par de galletitas. La bolsa está considerablemente más vacía. Mientras come, lee atentamente el diccionario. Suena el teléfono. Lo ignora. Suena cinco veces más. El joven lentamente se levanta del piso y camina hasta la puerta. El timbre antiguo del teléfono cesa. MARSHALL apoya su oreja en la puerta.

INSERT: DEBBIE está inconsciente sobre el sillón del Living. Su mano aferra un frasco de pastillas, con dos en su interior. En el apoyabrazos del sillón hay una llave.

MARSHALL permanece quieto en frente de la puerta. Su mirada es solemne. Apoya su mano izquierda cortada en la madera. Pausa. Lentamente se da vuelta y se aleja.


INT. Casa Marshall/Dormitorio Marshall – Día

La bolsa de nylon está vacía, yace junto a los papeles y libros usados del placard. MARSHAL lee una hoja rayada, moviendo los labios sutilmente mientras lo hace. Con el lápiz en su mano izquierda tacha algo de la misma, y escribe algo. Observa la hoja. Sonríe. Tira el lápiz y la dobla delicadamente. La guarda en su bolsillo. Dirige su atención a la puerta. Su mirada es inexpresiva. Recoge el diccionario que yace en la cama. Lo agarra con ambas manos y lo manipula como si estuviera explorando un objeto extraño.


EXT. Casa Marshall/Patio – Día

El patio trasero no es muy amplio, está delimitado por un muro gris. Se oyen pájaros cantar. Un gran diccionario atraviesa la ventana del cuarto de MARSHALL y cae en el pasto. MARSHAL rompe un par de trozos de cristal más antes de escabullirse por ahí. Gime mientras lo hace. Cae al suelo del patio y se incorpora casi de inmediato. Suspira. Mira su antebrazo izquierdo, bastante cortado. MARSHALL baja su brazo y mira a su alrededor. El diccionario yace ahí en el pasto mientras el joven se aleja. Pausa. MARSHALL regresa, recoge el diccionario y emprende su camino nuevamente.     

June 3, 2017, 5:35 p.m. 0 Report Embed 1
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~