Entre dos Amores Follow story

karkalota mirisbel ramirez

Entre dos Amores, es mí primera novela publicada se trata de una chica llamada Anabel de preparatoria "out" que se enamora por primera vez del nuevo chico Jhonnathan que para ella esta fuera de su alcance, sin embargo, él no es lo que ella cree, Jhonn ( como ella lo llama) es mas que un chico guapisimo luego aparece Jhonny (mí favorito lo amo) él es todo lo contrario, es mayor que ella, odioso y el perfecto patán. A partir de aqui se presentan situaciones que complican la vida de Anabel, ella tendra que aprender a luchar con sus indecisiones y a descubrir el verdadero amor.


Romance Not for children under 13. © PROHIBIDO la Copia Parcial, Total y Adaptación de esta novela Todos los Derechos Reservados Copyright©®™

#primeramor #humor #novelajuvenil #amor #romance
3
15.5k VIEWS
In progress - New chapter Every Saturday
reading time
AA Share

CAPÍTULO Uno

Era una mañana lluviosa del mes de enero, estudiaba 3er año en el colegio “Santa Inés” yo estaba empapada llorando sin parar sentada en la rueda del parque, ¿cómo llegue aquí? bueno todo comenzó cuando me senté a desayunar en la cafetería del colegio en una mesa apartada de todos, porque a decir verdad prefería tener bajo perfil, una chica como yo de estatura media, delgada, piel blanca casi como la leche, cabello en rulos hasta la cintura de color castaño oscuro, ojos grandes marrones claros nada de que perderse, no encajaba en el estereotipo de chica perfecta, pasaba desapercibida y eso para mí era perfecto, no me gustaba llamar la atención y mis amigos se limitaban a un número reducido de dos Amanda y Ricardo, nos gustaba la lectura y las ciencias, éramos así como una especie de pequeño sub grupo del grupo como nos dicen “ Los Nerd”.

Volviendo al tema, ese día para mi pesar era lluvioso y mis amigos Amanda y Ricardo no asistieron a clases ¡que felicidad! mis padres aunque llueva, truene y relampaguee eran primero el compromiso y para la lluvia existían el paraguas y el suéter, así que estaría atrapada en medio de la hora más loca y preocupante para mi… el desayuno, sólo rogaba poder sobrevivir en él mar de la ignorancia de las mentes que pensaban estar en el “camino correcto” en cuanto al trato a sus semejantes. Como no contaba con mucha popularidad tendría que escabullirme a una mesa lejos de los populares y de los extraños con esto quiero decir el grupo de personas que no formaban ni formarían parte del selecto grupo de populares “IN”, este grupo y me incluyo estábamos en el “OUT” del top ten de la lista de popularidad.

Respire profundo y fui por mi bandeja dando gracias a Dios por mi habilidad de pasar desapercibida, como pude camine entre la multitud hacia una mesa vacía apartada de todos, me senté para engullir a toda prisa el desayuno. Ese día llevaba puesto mi uniforme de deporte short y franela blanca lo odiaba porque me hacía lucir más pálida y dejaba ver mis enclenques piernas poco tonificadas, no entendía por qué de ese uniforme tan blanco y el deporte es tan sudoroso y sucio. Tome mi desayuno pensando en irme de ese lugar ruidoso, mire a la zona de los populares y estaban como siempre presumiendo sus últimas ostentaciones tecnológicas, era un grupo que únicamente admitían a personas quienes demostraran que tenían “con que” costear sus juguetes costosos que a mi parecer le hacían demostrar el escaso cerebro que poseían, preferí no seguir observando. Salí de mis pensamientos por qué sentí algo húmedo entre mis piernas, era imposible estaba seca no me había mojado por la lluvia y el asiento estaba inmaculadamente blanco y seco, de verdad era de preocuparse la obsesión con el blanco, respire profundo y mire a todos lados para cerciorarme que no me estaban observando, cuando me levante a revisar que era lo que me hacía sentir húmeda, mis piernas enclenques temblaron como gelatina al ver en mi asiento un gran manchón rojo ¡oh por Dios mi primer período! Mi mamá me había llevado al médico a mis 13 años porque estaba preocupada de que aún no me había desarrollado, el médico le dijo que no se preocupara que a veces suele pasar que algunas niñas se desarrollen entre los 15 y 16 que cuando mi cuerpo estuviese preparado en cualquier momento pasaría, me mando algunas vitaminas ¡pero justo hoy cuando estaba con este ridículo uniforme blanco leche! Me quería morir en el acto, levante la mirada para ver si alguien se dio cuenta, suspire de alivio al ver que nadie se percató de mi desgracia y me senté de un tirón. La mayoría estaban ocupados hablando del gran baile anual de aniversario, pensé: “No te preocupes, saca tu suéter y te lo colocas en la cintura, sales corriendo y listo” mi corazón se cayó al suelo cuando revise mi bolso y me di cuenta que había dejado el suéter en el casillero, ¡Dios ahora que voy hacer! tendría que quedarme allí sentada hasta que todos se fueran. Ya me había resignado a esperar, hasta que levante la mirada y vi al peor de los chicos caminando hacia mi dirección con su cara y actitud prepotente de chico malo y odioso, lo llamaban “Porky” él era verdaderamente desagradable, alto y fortachón era el capitán del equipo de futbol inspiraba miedo al verlo, era muy malo acosaba a todos los de grados inferiores abusando de ellos para que realizaran sus tareas y por si fuera poco les tenía sobrenombres a todos, un año comenzó a decirle cerdita a una chica y desde ese día hasta que salió de la escuela todos la llamaban a coro “cerdita oin oin” a donde quiera que fuera era simplemente desagradable… los menos afortunados, los chicos nerd y las menos agraciadas como yo debíamos evadirlo. No era de esperarse que lo vinieran acompañando todo su equipo de futbol y las porristas. Durante todo el año corrí con suerte nunca me lo tropecé o ni siquiera intente pasar cerca de él, sin embargo hoy precisamente hoy, en el peor día de mi vida él venía caminando con toda su comitiva hacia mi dirección, trate de disimular jugueteando con las sobras de mi desayuno con la mirada literalmente metida en el plato rogando y queriendo creer que no los veía venir, sin embargo, cuando volví a mirar los vi acercarse en cámara lenta cuando pasaron por mi lado suspire viendo cómo se alejaban y pensé que ya había pasado, que sólo fue una premonición fallida, mi voluntad cayó al suelo cuando él se dio la vuelta y me dijo:

–hey niñita necesito espacio para mí y mis chicos levántate– mi corazón se detuvo de inmediato, pretendí no haber escuchado pero eso no funciono, me grito aún más fuerte.

–hey tú– golpeando mi hombro con sus desagradables dedos –he dicho que te levantes ¿no escuchas? – respire profundo y pensé: es afrontarlo o ser la burla de todo el colegio “Santa Inés” quizás si demuestro valor me dejaría en paz, respire profundo, levante la mirada lo vi a los ojos y le dije con voz seca y nerviosa: – está ocupado– ¡rayos! hasta aquí llegue con esa voz no asusto ni a un gatico.

– ¿qué has dicho nerd? – En voz aterradora y contundente

Ahora con la cabeza agachas le respondí – te he dicho que está ocupado–

Él simplemente grito a viva voz: – ¿qué está ocupado has dicho? Acaso no sabes que me debes respeto ante los míos, eres un gusano y a los gusanos se les aplasta–todos en la cafetería voltearon hacia nosotros, se acercaron y allí en ese preciso momento me di cuenta que estaba rotundamente perdida, Porky me tomo de los hombros y me levanto como una pluma sacándome del asiento y allí mi gran secreto ahora fue revelado a más de mil estudiantes al mismo tiempo –

– ¿qué es esto? asquerosa– grito asqueado– te has desangrado, jajaja miren a la nerd se ha desangrado–

Mi cuerpo tembló ante las mil risas en una potente resonancia sentí mi cabeza dar vueltas, tome mi bolso y comencé a correr ante miradas incrédulas y burlonas de todos, corrí sin parar bajo la lluvia hacia el parque de la escuela, llorando y moqueando ante la gran desgracia de toda mi vida me senté en la rueda bajo la lluvia a llorar toda manchada y empapada, ¿ahora que iba a hacer? no tenía un teléfono para llamar a mis padres y ni pensar ir a la dirección, tendría que caminar por el largo pasillo inmaculado rodeado de todos y pasar por la vergüenza de nuevo, tendría que pensar rápido, quizás esperaría a que todos entraran a clases, saldría corriendo a buscar mi suéter y tomaría un taxi hasta mi casa.

Cuando pensé que mi vida estaba arruinada por completo aparecieron unas botas azules frente a mis ojos que estaban enfocados en el suelo, cuando subo la mirada veo un impermeable negro bajo una amplio paraguas que me cubría de la lluvia y luego vi la cosa más hermosa que mis ojos podrán ver en toda mi vida… vi a un ángel, porque debía ser un ángel… era tan bello e inmaculado, alto, fornido, su piel blanca, cabello rubio cenizo peinado hacia un lado, sus ojos penetrantes eran de un azul intenso, sus rasgos eran perfilados y sus labios eran los más perfectos labios que había visto en toda mi vida, me quede muda seque mis lágrimas tratando de verificar si esto era verdadero o producto de mi imaginación

Me toco el hombro y dijo: –oye tú ¿qué haces bajo la lluvia?– No podía ser más perfecto cuando escuche su voz angelical.

–oye eres muda o ¿qué? – Me dijo

Me seque de nuevo las lágrimas bajo su paraguas y le dije lo más estúpido que pude haberle dicho –no puedo moverme–

– ¿qué has dicho? ¿Te sientes mal? ¿Te has quedado inválida? – dijo preocupado

Me reí, y le dije –no tonto, no me he quedado invalida he sufrido una desgracia pública– le respondí

–Vamos cuéntame quizás pueda ayudarte– le conté todo lo que sucedió, él sólo dijo con su voz y sonrisa encantadora – ¿y eso es todo? –

Cuando escuche eso me enfurecí y le grite: – ¡te parece poco soy la burla de toda la escuela! y quedare recordada de por vida como la desangrada– no pude más y me eche a llorar de nuevo entre mis manos, él se sentó a mi lado soltando su paraguas e hizo algo inesperado… me abrazo y me dijo en el oído:

– disculpa he sido cruel tan cruel como los otros– me miro a los ojos y me pregunto:– ¿te puedo ayudar? –

–Pues no sé– le respondí –no te conozco ¿y si eres un pervertido? Además no sé quién eres nunca te había visto por aquí–

– bueno es lógico que pienses así y te comprendo– se levantó hizo una reverencia y me dijo: mi nombre es Jhonathan Alexander Smith pero para ti… soy simplemente Jhon mis mejores amigos me llaman así–

Lo miro incrédula y me reí.

–¿Por qué te ríes? – preguntó

–bueno será por la forma en que lo dices, pareces un duque o algo así, mi nombre es Anabel Esmeralda ¿qué haces aquí? nunca te he visto–

– bueno mi tía es la encargada del colegio, yo he venido a quedarme un tiempo con ella y pretendo estudiar aquí, si me lo permites serás mí guía ¿te parece?–

–si me ayudas a salir de esta tragedia seré tú guía y amiga para siempre– le digo sabía que era un riesgo ir con un desconocido, pero prefería eso a tener que esperar una hora para buscar mi suéter y con suerte que nadie me viera.

– Pues claro es un trato– me dio la mano –déjame prestarte esto, se sacó su impermeable y me la coloco en los hombros

– ven vamos a buscar a Albert–

–¿a Albert? ¿Quién es ese?–

– te va a encantar es mi mejor amigo bueno y desde ahora tú también lo serás –

Caminamos hacia la entrada y allí estaba una gran limosina negra esperándolo, me quede boca abierta, nunca había si quiera visto una que no sea en una película y mucho menos subir, se bajó de ella un señor alto y delgado con tono de preocupación dijo:

–joven Jhonathan que ha pasado esta empapado–

–nada Albert tenemos que ayudar a mi amiga Anabel hay que llevarla a su casa de inmediato–

– enseguida joven– abrió la puerta y me ayudo a entrar

Todo el camino estuvimos conversando sobre el colegio y las cosas que nos gustaban, la lluvia había cesado, cuando llegamos a mi casa en un suburbio de clase media, nos bajamos lo mire a los ojos y le di las gracias por enésima vez con un apretón de mano, quise devolver su impermeable pero no lo acepto, me dijo que se lo devolviera cuando nos volviéramos a ver, camine hacia la entrada y no sé lo que me sucedió me di vuelta y allí estaba parado sonriéndome tan angelicalmente que corrí hacia él y lo abrace con todas mis fuerzas, le regale un beso en la mejilla, él no dijo nada sólo me devolvió el abrazo, de nuevo le di las gracias y ahora si me fui a casa.

Mi mamá estaba cocinando el almuerzo, al abrir la puerta dijo:–¿cariño eres tú? refiriéndose a mi papá, yo le dije– no mamá soy yo– de inmediato salió corriendo de la cocina con su delantal de flores y me bombardeo con preguntas examinándome minuciosamente para encontrar la causa de mí llegada a casa tan temprano.

– cariño ¿qué te ha sucedido? ¿Qué haces aquí tan temprano? Estas toda mojada, ¿cómo te viniste? aun no es hora de que estés aquí. Deje caer el impermeable y le mostré, sus ojos comenzaron a inundarse de lágrimas me abrazo como nunca lo había hecho y me dijo:– ¡oh cariño pobrecita! ven vamos a cambiarte– subimos las escaleras y mientras mi mamá preparaba la tina con agua tibia y espuma me fui despojando de toda la ropa húmeda y sucia. Me metí en la tina y mi mamá comenzó a lavarme los cabellos y hablarme de los hechos de la vida, de mi primer período, como debo usar las toallas y una serie de cosas que ya yo sabía, en el colegio nos hablaban todos los años de esto y de los cuidados de embarazos precoces, enfermedades, sexo seguro etc. además mi amiga Amanda se desarrolló a los nueve años y me dio una cátedra de todo el proceso… bueno en fin no le preste atención a lo que decía mi madre, pues mi mente estaba pensando en Jhonathan y lo hermosa de su sonrisa, mi madre me saco de mis pensamientos cuando la escuche decir

– voy a lavar esta ropa, y el impermeable que dejaste abajo ¿de quién es?–

Le respondí– es de un amigo de la escuela que me hizo el favor de traerme–

–tendremos que agradecerle, debes invitarlo a comer algún día, ¿está bien? –

Yo asentí con la cabeza y me relaje, mi madre coloco en la silla de mi baño un paquetico de toallas y me regalo una gran sonrisa, se retiró para terminar el almuerzo. Mi madre era la mejor mujer del mundo siempre paciente, responsable, amorosa y dedicada con su familia ella era muy hermosa de piel blanca, sus ojos marrones y su cuerpo bien curvilíneo a diferencia del mío sus largos cabellos castaños la hacían ver hermosa, le gustaba bailar y cantar mientras hacia sus quehaceres de verdad era todo un amor, mi padre era un hombre muy dedicado al trabajo y la familia, su estatura alta nos hacía parecer más pequeñas de lo que éramos, su cabello era marrón con canas, su piel estaba bronceada por el sol, usaba un bigote, sus ojos eran grandes y marrones claros como los míos, mi familia era lo mejor que tenía.

Salí de la tina y me coloque unos pantalones largos de algodón de color negro, unos tenis y una franela color azul, me acosté en mi cama boca arriba pensando en todo lo que me había pasado hoy en tan poco tiempo, esta mañana cuando desperté nunca pensé que mi día sería tan agitado, mi mamá toca a la puerta y me dice con el teléfono en la mano y cara de extrañada: –hija tienes una llamada de un compañero, llamado Jhonathan – me senté en la cama y mi corazón saltaba del pecho, pensé: – ¿Cómo era posible? no le había dado mi número a Jhonathan y apenas había pasado una hora de lo sucedido, me tranquilice y di las gracias a mi madre, ella se retiró no antes de decirme:–ya está servido el almuerzo, asentí con la cabeza y le di las gracias, ella cerró la puerta yo tome una bocanada de aire conteste con voz temblorosa: –hola–

–Hola te he llamado para saber cómo sigues –Me pregunto

Le dije con voz nerviosa –bien, pero no entiendo ¿cómo conseguiste mi número?–le pregunte

–no puede ser ¿ya se te ha olvidado? mi tía es la directora del colegio, simplemente me cole hacia los archivos, busque tú ficha y saque tú numero– risas

–Eres un bandido, pudiste ser descubierto y sancionado– le dije con voz preocupada.

–Eso si me atrapaban, tengo mis medios de eludir a la justicia– se rio –¿cómo te has sentido? Tu familia ¿qué te ha dicho? –

– bueno mi madre me explico los hechos de la vida, de mi primer período etc. etc. y ya, me dijo que te agradeciera y te invitará a comer algún día–

Me pregunto: –¿algún día? Puede ser no muy lejos quisiera volver a verte– mis mejillas comenzaron a arder y di gracias a Dios por estar en una conversación telefónica, le dije –no lo sé ¿cuándo puedes? –

–puedo la próxima semana, puede ser el jueves y así aprovecho y le pido permiso a tu familia para llevarte al cine ¿te parece?

Pensé que Jhonathan era un as, no me conocía y ¿quería salir conmigo al cine? Ahora si sentía la cara hirviendo con más intensidad, respire y le dije: –ok me parece bien entonces ¿nos vemos el jueves a las seis aquí en mi casa?–

Antes de colgar me dijo: –oye será hasta mañana –

–¿mañana?– pregunte

–¿se te olvido que ahora seré tú compañero de escuela?–

–si es cierto, entonces nos vemos mañana– no podía creerlo yo la menos agraciada de todo el colegio “Santa Inés” la menos popular, la menos de menos a decir verdad, la de perfil bajo y poco probabilidad de salir con un ángel tan perfecto como Jhonathan iba a ser amiga de él? ¿Estaré exagerando? Porque a decir verdad él no conoce a nadie todavía, pero apenas conozca a las más populares me imagino que se derretirá y se sumara al grupo y de mí seguro se olvidará, total no puedo hacerme falsas esperanzas, amanecerá y veremos como dice mi mamá, me levante de la cama y baje las escaleras de dos en dos.

El almuerzo transcurrió sin contratiempos conversamos sobre el desarrollo y todos los cambios que debía afrontar, termine mi estofado y me disculpe con mis padres por el terrible dolor de vientre, mi madre me dio un par de píldoras y una bolsa de agua caliente para que la colocara en el vientre me acosté en mi cama hasta quedarme dormida.

Cuando desperté estaba oscuro, mi madre había colocado en la mesita una cena ligera y otro par de píldoras para el dolor, vi la hora y ya era media noche, revise la cama a ver si había dejado un manchón pero no, me cambie y encendí el televisor en el canal de noticias mientras cenaba, puro caos, guerras, homicidios, era lamentable ver como las personas cada día no aprecian la vida de su semejante, juegan a ser Dios y matan sin piedad solamente por obtener lo que otros han conseguido con duro trabajo y esfuerzo, muchas veces pobres inocentes pagan las culpas de los errores de los padres que no supieron poner freno a sus hijos y a una sociedad aún más culpable por no crear los medios para corregir lo que está mal… decidí apagarlo y hundirme en mis pensamientos, daba vueltas en mi mente tratando de imaginarme como afrontaría la burla de todos mañana, ya me los imaginaba, todo el año escolar, parte del otro y quizás hasta graduarme seria la chica desangrada, tal como le paso a aquella chica que tildaron cerdita, hundida en mis pensamientos pesimista, me quede dormida.

***-***

Temprano en la mañana, mi mamá me despertó

– buen día cariño, debes apresurarte ya está algo tarde y un jovencito llamado Jhonathan te está esperando para tomar el bus juntos–

Me levante y dije: –queeeeeeee pero, pero no me dijo nada además no estoy lista–

–entonces le digo que se vaya–

–noo espera, en un momento estaré lista–

– ok eso pensé le voy a ofrecer desayuno mientras estas lista– cerro la puerta y me levante de la cama, comencé a dar vueltas ¡oh dios! recuerdo ese día y me doy pena saque mi uniforme y un suéter negro ajustado con cierre, me bañe y vestí corriendo mi cabello suelto con rulos no parecían tan mal, tome mi mochila y trague aire, cuando pretendía salir, me detuve y pensé ahora ¿qué voy a decirle? ¿Saludo con un beso o no? ¿Será que le gusta cómo me veo? Mi cabello ¿estará bien suelto o recogido? ¡Oh no soy un desastre olvide el perfume! bueno me arme de valor y baje las escaleras lo más normal posible, abajo estaba mi padre tomando su café con leche, mi madre estaba tomando un vaso de jugo en el sillón y él, si él mi salvador me daba la espalda sentado en mi sillón favorito

–¡al fin hija!– dice mi madre tardaste muchísimo, y que guapa te has puesto– me sonroje, pero seguí caminando

Jhonathan se dio vuelta y dijo:– buen día Anabel–

Le respondí – Buen día Jhon Jhonathan corregí– le di un beso a mi padre y a mi madre y dije buenos días con un abrazo

– ¿ya te sientes mejor?– Pregunto mi padre

–si papi, estoy mejor gracias por preguntar –

– ya conocieron a Jhonathan?– Les pregunte

–bueno si pero no formalmente– señalo mi padre

–papi te presento a Jhonathan, fue quién me auxilio ayer– hice una pausa –cuando me paso lo que me paso–

– encantado de conocerlo mi nombre es Leonardo Griman y mi esposa Margaret Monteverde de Griman, estamos muy agradecidos de su buen comportamiento hacia nuestra hija de más está decirle que tiene las puertas abiertas y nuestra gratitud.

– encantado de conocerlo, mi nombre es Jhonathan Alexander Smith, vengo de Inglaterra y me estoy quedando con mi tía Herminia–

–¿la directora Herminia?– Pregunto mi papá extrañado.

–si exactamente sr.–

–¿y tus padres?– Le pregunto

– Están en Inglaterra atendiendo el negocio familiar, pero pronto vendrán–

–me alegra hijo, es importante que los padres estén cerca de sus hijos… bueno Anabel creo que debes tomar tu desayuno se te hace tarde–

–no tengo hambre– respondí apresurada

Mi madre me dijo: – pero te dará hambre en clase, recuerda que en el colegio tomas tu segundo desayuno a las nueve, entonces te lo envuelvo para que te lo lleves–

–ok mami le dije– sin pensar, ella siempre me hace desayunar en casa a pesar de que sabía que en el colegio nos daban servicio de comedor, mi madre fue a la cocina y en menos de dos minutos me entrego la bolsa y me dio un beso en la frente, nos dijo: –bueno ahora váyanse, van a llegar a tarde – Jhon se despidió y mi padre le dijo:– ¿podrá venir el jueves a almorzar? En agradecimiento por lo que hizo por nuestra hija

– si señor Leonardo con gusto– le dio la mano a mi papá y un beso a mi mamá y salimos ya estaba bastante incomoda con el comentario de mi mamá de que estaba hermosa, sólo ella me veía así, claro era mi madre caminamos en silencio hasta la parada del bus.

– y eso, ¿que fue?– pregunte–

–nada, simplemente quise iniciar con buen pie esta amistad, me imagino que no pudiste dormir bien pensando en todo lo de ayer, además los amigos son para poyarse y eso estoy haciendo–

– hum está bien, fue muy grata la sorpresa, te confieso que estoy aterrada por lo que viene–

– no te preocupes ya todo está arreglado– dijo

–¿Arreglado?– Pregunte –explícate–

– bueno mientras estaba ayer en la oficina pude hablar con mi tía y le conté lo sucedido, además en la cafetería hay cámaras y captaron el momento y con eso fue suficiente para que a Porky como lo llaman fuera a detención y suspensión de 15 días–

Me quede mirándolo y de mi boca salió– ¿cámaras? Y ¿en dónde?–

– mi tía me dijo que las estaban probando y las colocaron hace una semana, porque le habían llegado los rumores que un chico estaba aprovechándose de los más pequeños, como no está muy experta en la materia y apenas está buscando alguien capacitado para encargarse del circuito cerrado, yo amablemente y convenientemente le enseñe como ver lo que las cámaras habían grabado–

– ¿pero y cuando Porky regrese?, puede venir a buscarme para vengarse de mí y no habrá cámaras que lo delaten, Jhonathan yo creo que no debiste hacer eso ahora las cosas pueden complicarse, él es un chico muy malo, no quiero ni pensar lo que puede planear–dije preocupada

Me tomo de los hombros–Recuerda que para ti soy simplemente Jhon, no te preocupes yo estoy para protegerte, no te dejare sola, para eso son los amigos, además no creo que ese tal Porky quiera meterse en problemas de nuevo, le costara una expulsión y eso no le hará bien para continuar con su carrera de deportista–

–¿estás seguro?–

–si completamente– respondió guiñándome un ojo

–vamos – me dijo tomándome de mi mano –corre, el bus casi se va– corrimos hacia la parada justo para subirnos.

Cuando llegamos al colegio respire profundo y Jhon hizo lo menos pensado… me tomo de la mano y yo creí desmayarme, nadie dijo nada pero sus caras eran de poema y sobre todo la de las chicas que tenían la boca abierta, yo me sentía la persona más observada del mundo, mis mejillas comenzaron a arder le dije a Jhon: – ¿te has dado cuenta como nos miran?–

–si ¿por qué? – le solté la mano

– bueno estas caminando tomado de la mano de una nerd y de la persona que tuvo la burla publica el día de ayer o sea –

–¿y que hay con eso? Tú eres mi amiga y yo estoy apoyando en tus cosas no veo nada de malo con eso, además te dije que te protegeré–

– pero prácticamente en este colegio las reglas no funcionan así, te explico: nerd con nerd, populares con populares, y bueno y tú…

Se detuvo y me miro a la cara – ¿y yo qué?

–Jhon no te hagas el tonto tú sabes cómo eres tú–

–¿y cómo soy yo? Vamos explícame que no te comprendo– mordí mi labio inferior.

– bueno eres todo un modelo sacado de las mejores revistas… eres guapísimo– le dije con la cara ardiendo

– ¿te has ruborizado? –se rió con la más sonora de las carcajadas.

– ¿De qué te burlas?– Le exigí

–Bueno de tú cara y de tu percepción hacia a mí, nadie me había dicho guapísimo, bueno apartando a mi madre y mi tía–

– bueno ya lo sabes y no lo volveré a repetir, así que si quieres entrar en el club de los populares y conocer a las más bellas del colegio y que te inviten a las mejores fiestas es mejor que camines por tú lado y yo por el mío – sí sé que soné estúpida pero tenía que vivir mi realidad, Jhon y yo no teníamos nada en común y era mejor cortarlo de raíz.

–no me parece, tú eres con quien quiero estar, eres mi amiga y las reglas como dices tú que existen aquí, las voy a romper– lo miro con cara de incrédula y continuo caminando dejándolo atrás, me detuve cuando sentí un brazo fuerte tomarme por la cintura, mi piel se erizo le pregunte: –¿qué haces?–

– bueno rompiendo las estúpidas reglas de este colegio, además Anabel para mí no eres una nerd para mí eres una chica muy guapa– apretó más mi cintura y me dijo: además con una cintura estupenda– quería desmayarme, no sé si porque Jhon era un poco atrevido o porque me sentía estupenda con su abrazo, era como estar en la dimensión desconocida… y a decir verdad me estaba gustando sentirme así.

Pasando la entrada le pedí que me soltara no era buen visto en el colegio “Santa Inés” que los chicos y chicas estuvieran abrazados o andando de manos, yo lo sabía pero la sensación de que Jhon me tomara de la mano o de la cintura y ver todas esas caras con la boca abierta no tenía precio, él fue hacia su casillero y yo fui al mío a buscar mis libros de geometría, lástima que su casillero quedara al final del pasillo, saque mis libros cerré mi casillero me recosté de espaldas, pensando que apenas conozco a Jhon y siento una química, a pesar de que es un chico “top ten” de la lista de los más bellos del colegio y por cómo se viste y otras cosas se ve que tiene dinero suficiente para tener lo que desee, a pesar de eso, es un chico sensible, amable, educado y muy gracioso, me era difícil creer que apenas ayer me había prácticamente salvado la vida, apareció como un ángel caído del cielo… suspire y sentí cuando alguien me trono unos dedos en la cara era Amanda

–hola amiga ¿estás en estado de shock? Me entere de lo de ayer, lo siento mucho de verdad–

–Hola amiga si fue toda una vergüenza pública voy poco a poco– distraída no sentí a Jhon llegar, se me acerca y me preguntó:

– ¿a qué hora tienes tú primera clase?–

–A las 8– le dije

–Ok ¿nos vemos para desayunar juntos?– Me pregunto

–Si claro por supuesto– le respondí, Amanda se aclara la garganta jum jum jum

– ¿Acaso no piensas presentarme?– Me exigió

– ¡ah claro! si Amanda él es Jhonathan – Jhonathan ella es Amanda mi mejor amiga–

–hola un placer– le dijo dándole la mano

–igualmente digo ¿y tú eres nuevo por aquí? –pregunto Amanda

–Si de hecho llegué hace unas semanas y ayer pasé por el colegio a traer unas cosas–

– ¿y de donde conoces a Anabel? Porque que yo sepa sólo tiene dos amigos y esos somos Ricardo y yo–

–Amanda– le dije con tono de reclamo– no seas grosera–

– no déjala ella tiene razón soy un total desconocido, la directora Herminia es mi tía y vengo desde Inglaterra a culminar mis estudios, estoy totalmente a la orden para lo que deseen–

Amanda coloco esa cara de chica ponchada con la baba suelta y dijo con voz dulce – me encantas… perdón corrigió – me encanta esa atención hacia nosotras– suspiro

–bueno chicas las dejo, tengo que entrar a mi clase de ciencias, nos vemos dentro de un rato– nos estampo un beso en la mejilla y sentí que ardieron, nunca ningún chico me saludaba o se despedía de mi con un beso, bueno a excepción de Ricardo vi cómo se alejaba y sentí extrañarlo, estoy en aprietos, no sé si esto entra en la calificación de amor a primera vista.

–me vas explicando pero ya ¿qué sucede aquí con ese modelo de revisas de modas?– exigió Amanda

– amiga pero que curiosa– me reí

–ningún curiosa, somos prácticamente ceros a la izquierda y de verdad no te ofendas, no tenemos amigos, sólo a Ricardo, somos cero populares y me presentas a este galán y pretendes que no esté asombrada Me vas diciendo de donde lo sacaste–

– bueno amiga, lo conocí después de mi desgracia de ayer, sé que estas enterada por lo que me dijiste ¿cómo te enteraste?–

–bueno estaba en el baño y las porristas estaban contándolo y riéndose, después que se fueron escribí en la puerta del baño “las porristas son una perras”

–¡Amanda! ¿Por qué hiciste eso? No debiste–

–claro que sí amiga ellas son una perras, no debieron haberse burlado de ti–

–Amanda tú sabes que aquí los chismes vuelan como el pan caliente y las burlas prácticamente están a la orden del día… pero para resumirlo, después del lio en el comedor me fui corriendo y me senté en la rueda del parque a llorar bajo la lluvia, luego de un rato él apareció bajo un paraguas y me ofreció llevarme a mi casa, yo acepte con dudas pero era eso o esperar a que pudiera llamar a mis padres y me pasaran a recoger–

– ¿Así de resbalosa te me has puesto? –se rio – Mira que irte a tú casa con un completo desconocido es una osadía

–Yo se amiga– me sonroje –pero estaba en aprietos y tampoco fue que me subí en su limosina de inmediato… me interrumpió abriendo sus ojos

– ¡que! ¿Has dicho limosina?–

–si una limosina, yo también me quede boca abierta cuando la vi–

–Amiga pero entonces es un galán completo, bello, me imagino inteligente, educado y con dinero, el triple gordo–

– ¡Amanda! tu si eres indiscreta – la jale del brazo– tu sabes que yo no soy interesada ni mucho menos, lo mío son los sentimientos y nada más, es más yo quisiera saber ¿por qué estamos discutiendo estas cosas? Si apenas lo conocí ayer y me imagino que mientras conoce y se adapta piensa comer con nosotras, luego que se dará cuenta la inmensidad de chicas hermosas y ya verás que en dos días seremos cosa del pasado– le dije seriamente

–está bien pero no te enojes– me dijo

–no vuelvas a tocar más el tema, ni le digas a nadie que es sobrino de la Directora Herminia, vámonos– la jale del brazo– llegaremos tarde a geometría–

La clase de geometría paso más lenta de lo esperado, hoy no estaba de ánimos para estudiar, además con el bochorno de ayer aún sentía el cuchicheo por todos lados y las risas en silencio, me quería ir a mi casa el dolor de vientre era horrible y con la sensación de los bajones pedía permiso al baño para revisarme, no quería que me pasara lo de ayer, aún me faltaba inglés y geografía cuando sonó el timbre para desayunar tire todo al bolso y me fui con Amanda a la cafetería. En la barra había un sin fin de platillos yo opte por un jugo de durazno y una manzana ya que mi madre me había envuelto el sándwich esta mañana, Amanda fue más osada y tomo más de sus raciones que nunca sabían dónde iban a parar porque era delgada como un palillo, caminamos entre una multitud escuche cuchicheos y risitas molestas, en una de las mesas veo a Jhon sentado y se le acercaron dos de las porristas no sé qué querían pero cuando Amanda y yo llegamos se fueron con sus bandejas a otro lado no antes de mirarnos de arriba abajo con mirada despectiva.

– ¿Qué querían las populares?– Pregunto Amanda

– Bueno se presentaron y me pidieron si podían sentarse con ellas, yo les dije que esperaba la compañía de dos hermosas damas–

– jajaja si eres ocurrente, con razón nos miraron con cara de pocos amigos– dijo Amanda

– bueno pero ya llegaron siéntense y disfrutemos de este rico desayuno, para ser franco primera vez en todo lo que llevo de estudios que una cafetería escolar sirve tan buena comida mil puntos para mi tía– dijo Jhon

– si de verdad es excelente– le dije

– luego de clases ¿qué vamos hacer? –Pregunto Jhon

– bueno yo tengo clases de ballet, pero Anabel está libre – dijo Amanda apresuradamente

–Amanda… – le reproche– ¿además como sabes si estoy libre o no?– Le dije

– soy tú mejor amiga ¿se te olvida? Por ende lo sé, te recomiendo Jhon que no la pierdas de vista porque te costara localizarla, la niña odia los celulares y únicamente te comunicas con ella por correo electrónico o el teléfono de su casa– dijo

–Amanda ¿qué tienes en mí contra?– le dije –yo no veo la ciencia de un celular no lo necesito siempre estoy en casa o el colegio, lo tendré cuando de verdad lo necesite– dije

–ok ok no te molestes yo también te quiero mucho– me dijo apretándome mi mejilla.

– chicas yo creo que podemos vernos este fin de semana hay una película que quisiera ver, creen que ¿podrán ir?

–yo no creo tengo que visitar a mi abuelita que está enferma– dijo apresurada la mire con cara de asombro y pensé que algo se trama porque su abuelita hace dos años había muerto

–ve tú Anabel te hace falta salir y tomar aire fresco, no todo son los libros y las novelas de amor– me dijo la mire con cara de pocos amigos

–¿qué dices Anabel aceptas?–Me pregunto Jhon

–bueno debo avisar a mis padres primero, déjame tú número y te llamo– le dije

–viste Anabel, si tuvieses un celular le mandarías un texto y ya sabrías si tienes permiso o no, el celular es una herramienta muy valiosa– me dijo Amanda la mire con cara de fastidio

Jhon saco un pedazo de papel y un bolígrafo anoto su número y me lo dio

–toma llama cuando estés lista para ir al cine– me dijo

–pero aún no se si tengo permiso– le respondí

–piensa en positivo y las puertas se te abrirán – dijo

–caramba que buen lema jiji, pensare más en positivo– dijo Amanda

– bueno chicas debemos irnos ya casi es la hora de la próxima clase, Anabel ¿te llevo a casa en la salida?

– no es necesario Amanda y yo debemos revisar unas cosas antes, luego te llamo y te confirmo lo del cine– le dije

–ok me parece perfecto no hay problemas–

Todos nos fuimos caminando juntos al pasillo donde estaban las aulas Amanda y yo nos fuimos a química Jhon fue a física. Paso la hora y entramos a otra clase hasta que sonó el timbre de salida Amanda y yo decidimos irnos caminando para hablar más sobre Jhon, hoy Ricardo no fue a clases, así que Amanda se despidió y fue a tomar el autobús a casa de Ricardo, le llevaba los apuntes y tareas, no sé qué se traían ambos pero últimamente estaban algo extraños, me despedí y tome el autobús hacia mi casa. En el camino pensé que Jhon era muy agradable y amable apenas lo conozco y siento que es un buen chico, me intimida su forma de ser tan espontaneo y más me intimida su belleza… sí lo sé, estoy cautivada, jamás había hablado o si quiera compartido con un chico tan guapo ni mucho menos con ganas de invitarme a ningún lugar, me da miedo involucrarme con alguien así, es de locos si lo piensas bien, es cuando admiras a un galán de telenovelas y lo vez en la calle y no te atreves a decirle nada porque piensas que es inalcanzable, yo al menos me siento de esta manera, sólo espero que Jhon se adapte al colegio y seamos buenos amigos nunca olvidare lo que hizo por mí.

Llegue a casa y desde afuera se olía el fabuloso olor del curry, cuando entre el olor invadió mi olfato y se me hizo agua la boca, mi mamá estaba cocinando uno de mis platillos favoritos pollo al curry lo acompañaba con una tortilla hecha de harina de trigo.

–hola mamá, bendición– le di un beso

–dios te bendiga hija ¿Cómo te fue hoy? – me pregunto

– todo bien gracias– ella no sabía sino hasta lo del manchón ni loca le contaría la burla de ayer prefería no hacerla ir al colegio y formar un zafarrancho junto a mi padre, mi mamá se verá dócil como paloma, pero en realidad cuando algo me sucede ella se transforma en una tigra, recuerdo aquel incidente en primaria cuando una niña me cayó a patadas por no darle mi desayuno, ella fue hasta las más altas instancias para dar su reclamo y hasta hizo que a la familia de la niña le dieran un taller de cómo educar sin agresividad.

–y… ¿Cómo le fue a tu nuevo amigo? Jhonathan ¿cierto?–

–si mami, bien supongo, no compartimos salón nada más las clases de educación física, él es amable, desayunamos juntos.

–si se ve amable y muy educado además déjame ser un poquitín más sincera, es guapísimo.

–mamáaa– me queje

– ¿qué? Estoy felizmente casada con tú padre pero eso no me hace ciega y cuando veo una belleza la se apreciar– dijo

Me sonroje – mami, me impresionas de verdad–

–Bueno hija tú eres la que me impresionas tan joven y tan ciega– se rio

–No es que no vea que es guapo, es que me incomoda todo lo perfecto en una sola persona– le dije mirando a la pared

Me tomo de los hombros–hija no tienes por qué incomodarte, tú eres igual a él… eres bella, educada, amable, responsable, excelente estudiante y con un gran corazón–

–lo dices porqué eres mi madre– espete

–Mami–

–Dime hija–me agarro de la mano y me llevo a la mesa de la cocina, me sirvió un vaso de jugo de naranja

–tú crees que mi papi y tú me den permiso de ir al cine ¿este sábado?–

– ¿y con quién irías? Pregunto

–bueno con Jhonathan– le dije

– y eso ¿te invito?– Pregunto entusiasmada

– sí, lo que sucede es que es nuevo en la ciudad y no tiene amigos me invito a mí y Amanda pero ella no puede– le dije

– bueno no creo conveniente que salgas sola con él, además no porque te haya ayudado ayer y venido a buscarte hoy quiere decir que son amigos, es muy pronto para salir sola con él, yo pienso que si le dices a Ricardito que te acompañe él no se negará y además yo estaría más segura si te acompaña un verdadero amigo ¿te parece? Tú padre tiene guardia y no puedo llamarlo, así que si vas con Ricardito tienes mi permiso yo los puedo dejar en el cine y luego los paso a recoger–

– ok mami está bien déjame llamar a Ricardo y de acuerdo a su respuesta aviso a Jhonathan, ya vuelvo voy a llamar a Ricardo–

–hola Ricardo, es Anabel, ¿cómo estás? Hoy no fuiste al colegio–

–hola amiga, bien gracias, es que me quede dormido, pero no te preocupes aquí esta Amanda dejándome los apuntes y tareas–

– quería preguntarte ¿qué vas hacer el sábado en la tarde?–

–nada corazón ¿por qué? ¿Tienes alguna propuesta indecente que hacerme? ¡auch!– se quejo

–¿qué te paso? –

–Es que Amanda me dio un codazo muy fuerte, jaja está un poco loca hoy. Cuéntame pero desde ya te digo que si voy –

– gracias amigo, lo que sucede es que me invitaron al cine, bueno realmente nos invitaron a Amanda y a mí pero ella no acepto, es un chico nuevo del colegio, mi mami me dijo que si tú me acompañabas podría ir ¿podrás acompañarme por favor?

Puso voz de interesante– bueno –bueno y ¿quién es ese chico que osa invitarte al cine sin mi autorización?–

–Ricardo– dije con tono de reproche –Es simplemente un chico nuevo que quiere tener amigos–

– por supuesto que te acompaño, no voy a dejar a mi mejor amiga tirada allí con un desconocido, y si desea ser tú amigo tengo que conocerlo primero a ver si cuenta con el perfil para estar en nuestro club ja ja ja–

–entonces ¿me acompañaras?– Le volví a preguntar para estar segura

–por supuesto que iré, jamás te dejo botada– me respondió

–gracias –gracias– gracias amigo bello ven a mi casa a la una te quiero muchísimo– le dije con tono de entusiasmo

–yo también te quiero mucho Anabel, nos vemos saludos a tu mami–

–gracias amigo saludos a tus hermanos, y a Amanda también, besos– le colgué fui a la cocina a decirle a mi mami que Ricardo si podía acompañarme, ella me ratifico el permiso almorzamos y el día paso súper rápido, me conecte un rato para revisar mis correos no había nada interesante, leí algunas reseñas de libros que estaban en la lista de los más populares para ver cuál leería próximamente, baje a marcarle a Jhon no quise llamarlo al instante para que no piense que estoy desesperada por ir con él al cine aunque prácticamente no era una cita y Ricardo nos acompañaría y mamá nos llevaría y esperaría de seguro, marque su número él enseguida contesto

–Hola ¿cómo estás? –Dijo

–bien ¿Cómo sabias que era yo? –le pregunte

– te recuerdo que tengo tú número en mi celular ¿ya se te olvido?–

Rayos que tonta soy – ah sí disculpa es que se me había olvidado, te llamo para decirte que si voy a ir contigo al cine–

–¡estupendo! Dijo– ¿a qué hora te paso a recoger? Pregunto

– bueno espera un momento, déjame contarte lo demás voy a ir con ciertas condiciones mi mamá me llevará y traerá–

–está bien no tengo problema con eso– dijo

– y también invite a un amigo– hubo silencio le dije –¿hola estas allí?–

–si disculpa estoy aquí–

– no te parece buena idea ¿cierto?– Le pregunte apenada

Titubeo – no –no es eso, si está bien para ti estará bien para mí no tengo problema–

–ok entonces te veo a las tres en punto en la entrada del cine del centro comercial el que está justo en la avenida principal ¿te parece?–

– si es allí justo donde quería ir, nos vemos entonces a esa hora mañana–

– está bien chau– le dije

– espera –

–si dime–

–quiero decirte que me agradas mucho–

Me sonroje –gracias tú también me caes súper bien– le dije –nos vemos–

–chao nos vemos que descanses– dijo

–igualmente buenas noches– y colgué

Esa noche prácticamente no comí, hable unas cosas con mi mami sobre el colegio y subí a dormir, bueno si a esto se le llama dormir, estar desvelada hasta la una tratando de no pensar en el momento que conocí a Jhon, mi vida es normal, nada extraordinario me pasaba bueno obviando el día que me gane la beca del colegio Santa Inés… yo una simple chica con dos únicos amigos, dedicada a estudiar y a portarme bien, a no ir a fiestas o a cualquier festejo y no porque no me dejaran ir, sino porque prefería leer un libro y hundirme en mis tareas, yo que siempre pensé que jamás alguien se me acercaría espontáneamente… y en el momento menos pensado BOOM aparece un chico de lo más guapo queriendo ser mi amigo ¿acaso eso no es extraño? Bueno para mi si lo en toda mi vida he sido callada, tranquila, estudiosa y cero chicos como a un kilómetro a la redonda, bueno sin contar con Ricardo que ha sido mi amigo desde primaria y ahora aparece Jhon que es todo lo contrario a lo que yo soy, espontaneo, seguro de sí mismo y aparte de todo esto parece un hermoso ángel caído del cielo, él es… es… alguien con quien jamás pensé que saldría

Creo que su ADN es una liga de las personas más bellas del mundo, de verdad es excepcional y ahora yo pregunto ¿por qué quiere ser mi amigo? ¿Será que está haciendo un experimento o algo así? ¿O será que oculta algo siniestro? ¿Y si es un hombre lobo o un vampiro resistente a la luz solar? O peor un alienígena del espacio exterior ¡Oh Dios debería parar de leer todos esos libros! ya estoy llevándolos a la vida real, bueno sea lo que sea Jhon me quita el sueño y es raro para mí, es algo que no había experimentado… él es tan pero tan amable y caballeroso que me impresiona, rayos debo dormir y pronto ya voy para las dos de la madrugada me acomode en mi cama y apague la luz de la lámpara me quede dormida casi de inmediato.

Ricardo había llegado a la una en punto como le dije, yo me coloque unos jean con una blusa rosa lleve un suéter gris para el frio recogí mi larga melena en una coleta alta y me puse un poco de brillo labial nada fuera de lo normal tome un bolso pequeño cuando baje estaba mi mamá charlando amenamente con Ricardo los interrumpí diciéndole: – lista nos podemos ir– mamá asintió con la cabeza y tomo las llaves de su auto, nos subimos abrochamos los cinturones, en el auto Ricardo se encargó de hablar con mi mamá y de lo bella que estaba, mi mamá se sonrojo luego le dijo que le diera el número de su mamá que quería invitarla una tarde a casa, Ricardo encantado se lo dio, luego colocamos algo de música, cuando llegamos mamá nos dejó cerca de unas escaleras eléctricas mientras buscaba puesto para estacionar nos dijo:

–los paso a buscar a las ocho en la entrada del centro comercial– me dio más dinero del que necesitaba, nos dio un beso y se despidió, mientras caminábamos Ricardo comenzó la conversación que había guardado para luego

–Anabel tú mamá siempre agradable y bella–dijo

–si de verdad mi mami es especial–

–Anabel quisiera saber ¿con quién nos vamos a encontrar?–

–bueno es una historia medio larga–le dije

–tenemos media hora–dijo

Nos sentamos en un café, le conté todo lo que me había pasado ese día, golpeo la mesa con un puño cerrado cuando llegue a la parte cuando Porky hizo lo que hizo, tuve que tranquilizarlo diciéndole que lo habían suspendido y toda la cosa, Ricardo entrará en el grupo de nerd pero tiene su carácter, cuando termine Ricardo dijo:

–de verdad ese tal Jhonathan se merece mis respetos, mira que sacarte de apuros sin conocerte eso de verdad gana méritos– nuestra conversación fue interrumpida por alguien inesperado Amanda

–hola chicos ¿me extrañaron? Ricardo se ahogó con el café

–¿y tú que haces aquí? Le pregunto

–bueno gracias por la bienvenida, te informo que yo fui invitada también y después que supe que vendrían me anime a venir, además mi abuelita se mejoró jajaja–

–pero tú abuelita murió que yo sepa– dijo Ricardo–

–yo se tonto esa fue la excusa que dije para que Anabel viniera solita con el galán de Jhon–

–Amanda no comiences, Jhon no es mi galán ni mucho menos, además apenas lo conozco así que déjate de tonterías– le dije.

–ok –ok está bien me disculpo– dijo

–bueno vámonos a la entrada del cine que Jhon ya debe estar esperando– les dije

Subimos hasta el último piso del centro comercial, allí estaba parado justo al frente de las escaleras con las manos metidas en los bolsillos, sus rubios cabellos eran tan hermosos ¡oh Dios de verdad que es guapo! Pensé.

–hola– le dije él se acerco y me estampo un beso dulce en la mejilla yo sentí temblar mis piernas, saludo a Amanda y ella le presento a Ricardo.

–mucho gusto Ricardo me han hablado mucho de ti– dijo

–lo mismo digo– respondió, yo me sonroje y quería matarlo al instante.

–Hola Amanda que bueno que hayas podido venir, ¿cómo sigue tú abuelita?– pregunto Jhon.

–Hola, mucho mejor gracias por preguntar–

–¿qué vamos a ver? Pregunto Jhon

–bueno yo opino que una de suspenso y terror, a Anabel le encantan y a mí también–dijo Amanda

–ok me parece bien– les dije fuimos hacia la taquilla y decidimos ver una de suspenso que se estrenó la semana pasada, escogimos asientos juntos, él compro todas las entradas y Ricardo las Palomitas y chucherías, la película era estupenda me encantaban este tipo de películas que te ponían el alma en un hilo, salte varias veces en mi asiento, me coloque el suéter y aun sentía frio, Jhon me dio la mano cuando volví a saltar ese contacto me dio una corriente instantánea por todo mi cuerpo me dijo:

–estás fría– subió el posa brazo del asiento y estiro su brazo hacia mi espalda no antes sin preguntar– ¿te importa? Yo quería desmayarme en el acto, jamás había ido al cine con un chico y mucho menos que él me ofreciera su brazo para apoyarme y darme calor, no lo pensé dos veces y le dije–si está bien– cuando coloco su brazo detrás de mi espalda sentí nuevamente la corriente en todo mi cuerpo era cálido y confortable Jhon olía a frutos cítricas y a yerbabuena, hubo una escena de la película que me causo miedo y volví a saltar, esta vez Jhon me abrazo y yo me deje llevar coloque mi mano en su pecho y era como lo imagine fuerte y cálido era como estar en la dimensión desconocida, no sé qué me pasaba con Jhon, me hacía sentir tan segura y tan a salvo después de esto no pude ver más la película únicamente olía la fragancia de Jhon mis manos sentían su calor corporal y la dureza de su pecho, Dios estoy grave muy muy grave.

Cuando termino la película, me levante de los brazos de Jhon de inmediato como si eso fuera a impedir que Amanda y Ricardo se dieran cuenta, por sus miradas sobre todo las de Amanda me di cuenta que me habían visto, Ricardo se adelantó con Jhon para ir a comprar chocolate caliente y algunas galleticas, Amanda y yo nos sentamos en una mesa cerca del local de bebidas cuando me miro con esos ojos lo supe, vendría la pregunta:– Anabel ¿qué te traes con Jhon? –

–nada– le dije mirando hacia otro lado

–mírame Anabel yo te vi cuando estabas abrazada en el cine con él, la envidia sana me carcomió… se rio jajaja, dime ¿a que huele? ¿Cómo se siente ser abrazada por un bombón de este nivel? –dijo

–¡Amanda! –le dije–

–pero ¿qué? quiero saber por fis cuéntame siiiiiii mire para cerciorarme que los chicos aún estaban comprando y le respondí:

– es como estar en la almohada más cómoda del mundo, es sentirte a salvo y segura, él huele a cítrico y yerbabuena y su… su pecho es tan firme y cálido–suspire– es perfecto– le dije

–¡lo sabía!– espeto Amanda –te gusta Jhon– dijo

–¡Amanda! no es para tanto– le dije –es sólo que nunca había salido con un chico y tú más que nadie lo sabe bien–

– qué bueno amiga, él es tan bello y tan amable que provoca comérselo poco a poco, dime ¿ahora qué piensas hacer con él?–

–¿Cómo de que pienso hacer con él? Pues nada, sólo somos amigos y apenas nos conocemos yo pienso que hay que dejar que el tiempo pase y veremos.

–amiga cuidado y no dejes pasar el tiempo, está bien conócelo, explóralo y luego ve que pasa–

–Amanda –Amanda eres terrible cuando se trata de hombres, quien supiera que detrás de esa cara y apodo de nerd eres súper peligrosa jajaj–

–tranquila amiga todos tenemos un lado oscuro– nos miramos y nos reímos los chicos regresaron con el chocolate caliente y algunas galletas, Ricardo converso con Jhon o prácticamente lo interrogo. Conversamos como por una hora y luego nos fuimos al punto de encuentro para esperar a mi mamá ella llego diez minutos después con unas bolsas, saludo pregunto quién se iría con ella Jhon dijo que él podía llevar a Ricardo y a Amanda para que ella no se desviara, se sintió alagada con tanta amabilidad y nos despedimos.


Gracias por leerme...

Instagram: @Karkalota

April 26, 2017, 1:54 a.m. 0 Report Embed 1
Read next chapter CAPÍTULO DOS

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 7 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!