u16218623931621862393 Raisa Echenique

A veces lo que en un lugar es ordinario, en otro es peculiar. Elena una joven de 18 años, que en su localidad es alguien que no goza de gran belleza, que está dentro de la media, que es opacada por la belleza de sus hermanos. Pero la vida la lleva a un reino desconocido habitado por todo tipo de maravillosas criaturas, dominado por elfos. Un reino donde ella marca la diferencia. Y llama la atención de muchos, pero sobre todo del príncipe. Sumérgete en esta historia, llena de emociones. “—Eres bastante atrevida ¿Acaso no te importa perder la vida? Trago grueso. —Si así lo decide, estará bien señor. Solo le ruego que perdone a mis hermanos, ellos no tienen culpa de nada, solo me defendían. —Tus hermanos han ido en contra de mis órdenes y han atacado a mis soldados, no merecen más que la muerte. Por consideración a tu súplica les daré una muerte piadosa. —¡¡No!! Por favor se lo ruego eso no. —Caigo de rodillas ahogada en llanto—. Por piedad, haga conmigo lo que quiera, deme la muerte más dolorosa, pero perdone a mis hermanos, se lo imploro. Solo me mira como si disfrutara de mi estado. —Ahora no pareces tan orgullosa —dice y con sus dedos me levanta la barbilla para que lo mire a los ojos—. ¿Hasta dónde serías capaz de llegar por salvar a tus hermanos Elena? Lo miro dudosa, no sé que pretende. —Haría lo que sea señor. —Bien. —Me da la espalda y camina hasta una ventana con vista al jardín—. Desde hoy me servirás, te entregarás a mí en cuerpo y alma. Vivirás para agradarme y darme placer el resto de tus días.”


Romance Young Adult Romance For over 18 only.
19
650 VIEWS
In progress - New chapter Every 15 days
reading time
AA Share

Capítulo 1



Corr­ía a toda velocidad por el frondoso bosque. Trataba por todos los medios de alcanzar al resto de mis hermanos. Mi pecho ya quemaba, mi respiración errática, mis piernas ni las sentí­a.


—¿Alguien me recuerda porque tenemos que correr tan deprisa? —digo agitada—. Dios si seguimos me voy a desmayar.


—Aparte de poco agraciada, también torpe —comenta mi segunda hermana mayor Luisa.


La miro con cansancio, ya casi acostumbrada a ese tipo de comentarios por su parte.


—Pobre, dudo que encuentre pretendiente algún dí­a.


—¡¡Luisa!! —recrimina mi primer hermano Samuel—. Tenemos que salir de los terrenos de padre. Vamos Peque ya falta poco —Me anima a continuar.


Así­ continuamos corriendo, esquivando ramas, saltando rocas, hasta que para mi alivio llegamos a nuestro destino, el prohibido claro que tanta curiosidad ha despertado en nosotros. Después de tantos relatos de Luis, el mejor amigo de mi hermano Samuel y de su insistencia en romper las reglas que por tantos años se han impuesto de mantenerse alejado del misterioso claro, pues según los más viejos es muy peligroso y quien entre en él no vuelve, el rubio amigo logra convencernos de hechar solo un vistazo. Me detengo tratando de recuperar el aliento, con mis manos en las rodillas, sin si quiera levantar la vista, mi vestido está hecho un asco.


—No estoy segura de que sea buena idea, si papá se entera de que lo hemos desobedecido...


—Solo serán unos instantes, volveremos antes de que noten nuestra ausencia —Me interrumpe Jorge el tercer hermano.


—Cobarde también, otro defecto a la lista —Se burla Luisa.


Rosa la cuarta hermana pone los ojos en blanco fastidiada de los constantes ataques de Luisa.


—¿Quieres parar? A veces pienso que la envidia no te deja ni dormir.


—Ja. ¿Por qué la hiba a envidiar yo? —comenta Luisa llena de seguridad.


—Quizás porque ella no es una cabeza hueca, superficial que no sabe ni dónde se encuentra parada.


Estas situaciones son frecuentes en mi día a dí­a, Luisa se encarga de molestarme cada que tiene oportunidad. Ella es hermosa, con su pelo rubio, grandes ojos azules, labios llenos, figura estilizada, piel blanca como la porcelana. Llama mucho la atención de los jóvenes, y le llueven las propuestas. Yo en cambio. Tengo unos corrientes ojos color chocolate, no soy tan delgada como ella, aunque no soy gorda. Mi cabello castaño casi negro, roza mis caderas, mis labios aunque muy rosados son medianos. Nada fuera de lo normal. Me llamo Elena y soy la menor de los cinco hermanos. Todos de cabellos claros, ojos azules o verdes en el caso de Rosa, con una belleza inusual . Menos yo, que estoy dentro de lo común. Nuestra madre dice que me parezco a mi abuela y me consiente un poco más, creo que por eso el resentimiento de mi hermana Luisa hacia mí. Mis hermanos me aman con locura a excepción de Luisa, aunque en el fondo debe quererme también "a su manera".


—Vamos Ena —dice cariñosamente Rosa tomándome de la mano para avanzar.


Luego de unos pasos me quedo estática ante lo que veo, mis ojos están fijos en el hermoso paisaje que se dibuja a nuestro alrededor. La luz del sol brilla mucho más en este lugar, aves de muchos colores cantan, el suelo está cubierto de infinidad de hermosas flores, la vegetación se nota más verde, más viva. Continuamos avanzando guiados por Luis, hasta llegar a un enorme árbol. Por un momento me embarga una extraña sensación, un presentimiento, pero decido no hacer caso.


—Lo mejor esta al cruzar ese hoyo —dice Luis apuntando un gran agujero en lo bajo del árbol, el cual estaba oculto por la vegetación.


—Está realmente oscuro, no se ve nada —pronuncio insegura.


—Yo iré primero —afirma Luisa—. No hemos venido hasta aquí para nada.


—Pero.... —No termino de hablar cuando ya mi hermana atravesó agachada el agujero.


—Vamos Peque —Me insta mi hermano Jorge apoyando su mano en mi espalda—. No pasará nada.


Mis hermanos y yo seguimos a Luisa que ya se nos perdió de vista dentro de el agujero. Pero nada es lo que esperaba, de pronto una segadora luz dorada me ciega y siento mi cuerpo mareado. Cuando logro abrir mis ojos y enfocar mi vista, me congelo en el lugar.


—¡Oh Dios, dónde estamos! —exclama Rosa confundida.


Frente a nosotros vemos un lugar completamente desconocido, como si fuera otro mundo, con criaturas antes no vistas.


—¿Esas son hadas? —pregunta un descolocado Jorge.


—Mantengan la calma, tenemos que buscar el camino de.....


Samuel ni siquiera completa la frase, pues de entre los árboles aparecen unas imponentes criaturas armadas con arcos y lanzas.


—¡¡Deténganse en nombre del rey Darius, soberano de los elfos del Reino Creciente!! —ordena con potente voz el elfo que los lidera.


—¡¡¿Dónde nos hemos metido?!!











June 13, 2021, 1:53 p.m. 7 Report Embed Follow story
3
Read next chapter Capítulo 2

Comment something

Post!
Raisa Echenique Raisa Echenique
Muchas gracias. 😄
June 13, 2021, 14:37
~

Are you enjoying the reading?

Hey! There are still 11 chapters left on this story.
To continue reading, please sign up or log in. For free!