etcdvenus MR. VENUS

Algo misterioso ronda por la ciudad en donde Yael reside, aparte de esto, Yael empieza a tener sueños que parecen tan reales como si el los viviera, junto a gente que conoce empiezan a tener experiencias y encuentros cons monstruos, solamente les queda escapar de ellos pero no sabían que tendrían su prueba final.


Paranormal For over 18 only. © Todos los derechos reservados a El_Tako_Colapsado Diamandis

#THEFAMILYJEWELS #MARINADIAMANDIS #ELECTRAHEART #DIELIFE
0
28 VIEWS
In progress - New chapter Every 2 days
reading time
AA Share

CAP 1 - JUST A DREAM

Mientras el chico caminaba por el aterrador bosque junto a su hermano los rugidos empezaron a acercarse, era una desesperación tan grande que ambos lo único que hicieron fue volver a correr, estaba perdidos en aquel lugar, sin señales de los demás solamente avanzaban por donde fuera, desorientados y siendo atormentados por esa criatura monstruoso.

La oscuridad era tan densa que ni el camino se podían distinguir bien.

El chico no sabía qué hacer pero no se daría por vencido, a lo lejos con la luz de la luna se lograba apreciar una cabaña, los hermanos dando sus últimos alientos trataron continuar pero aquella criatura estaba demasiado cerca, a punto de abalanzarse cuando....

— Mierda! — Solo era un sueño, o al menos eso parecía; el día estaba soleado, la maldita luz del sol me había despertado, por un lado lo agradecía, otra pesadilla, maldecía cada momento que me pasaba ese sueño.

Sentado en la cama trataba de no volver a quedar dormido pero era casi imposible no hacerlo.

— No voy a cambiar por tí, solo lo haré porque lo quiero hacer — Mi frase típica, prácticamente la usaba para todo, "No cambiaré por tí", "No lo haré por tí"; supongo que me podría llamar egocéntrico, aunque sinceramente no me importaba que pensaran de mí o que dijeran.

Luego de un rato luchando por despertar lo logré, abrí los ojos y me levanté de la cama.

Buscaba a galletito, pero no estaba en la habitación — Dodo! — — Donde está animalejo feo — Dodo subió corriendo, ahí supe que se había salido porque dejé la puerta abierta de la habitación.

Mientras estaba buscando mi ropa mis recuerdos empezaron a llegar, esos recuerdos tan agrios, por qué no lo podía superar?, ya había pasado bastante tiempo desde que me fuí de esa maldita casa.

Encontré mi ropa y entre ella cuando la saqué de mi cajón salió volando un colgante, sorprendido lo levanté del suelo y sin saber de donde había llegado lo guardé en mi pantalón.

A veces me preguntaba qué habría pasado con él, me inquietaba el hecho de que le haya afectado, después de todo era el único que le ponía atención; me extrañaría?.

Siempre le aseguré que no podrían ser peores los problemas entre sus padres, pero siempre ella mintiendo, cubriendo los hechos; me pregunto porque no le decía la verdad.

Terminando de cambiarme baje a la cocina, no estaba mi tía en casa, suponía que le había llamado del trabajo o algo por el estilo; esa maldita sensación de que alguien más se encontraba conmigo volvió a aparecer, discretamente miraba a mi alrededor tratando de no lucir sospechoso por si es que había alguien conmigo, a veces ignoraba ese sentimiento ya que Dodo no se ponía nervioso ni se alteraba.

Me preparé un té, según para dejar el café aunque era lo mismo si seguía tomando bebidas energizantes pero supongo que era algo inconsciente que me perjudicaba y yo no aceptaba.

Me había ido a sentar en la sala en lo que tomaba mi té, tranquilamente me puse a escuchar música, mi única terapia desde mi última visita al psicólogo, después de todo resultó ser un simple pendejo más, no sabían tratarme o al menos yo sentía eso, muchos sentimientos encontrados para mí.

Mientras estaba sentado en la sala tomando mi té alguien llamó a la puerta; no quería abrir seguro no sería nada relevante pero Dodo empezó a ladrar y no podía calmarlo, aunque no quise tuve que ir a ver que querían.

— Pensé que no abrirías —

— Hola Mati — Le contestó Yael.

El chico dejó entrar a su pareja cerrando la puerta atrás de él, el hombre dejó sus cosas en el sillón y se dirigió a la cocina.

— Quieres comer algo? — Le preguntó Yael a su pareja.

— De hecho es a lo que vengo mi pequeño, quieres ir a comer algo? hay una nueva cafetería —

— Ya abrieron la cafetería que estaban remodelando? —

— No, es otra, no la había visto pero ya hay una nueva, quieres ir? —

— Sí está bien, vamos —

— Antes de irnos, no has visto las noticias peque? —

— Mmmm... no, por? —

— Otro niño, bueno esta vez fue niña, encontraron su cuerpo cerca de la entrada del bosque, igual que el anterior, no saben decir nada al respecto, es obvio que no fue alguien —

— Algo? —

— Yo diría que sí, crees que sea algo parecido a... bueno ya sabes —

— Te refieres a...???, sabes que no me gusta hablar mucho de lo que pasó, pero siendo sincero, se parecen mucho los casos, es probable que sí o puede que no —

— Perdón amor, pero sabes que debemos tratar eso, te puede afectar lo que pasó —

— Más??, no creo que pueda afectarme más de lo que lo ha hecho —

— Mejor cambiemos de tema, no quiero pelear, porfavor peque, nos vamos? —

— Está bien —

La pareja se levantó de la mesa, Yael cogió su mochila y se despidió de Dodo; estando en el auto Yael revisaba las noticias sobre aquel acontecimiento que había ocurrido la madrugada de ese mismo día; le resultaba familiar por alguna extraña razón.

No tardó en encontrarse vídeos que hablaban sobre la posibilidad de que no fuera humano el responsable de las muertes; los vídeos de las cámaras de seguridad mostraban una historia diferente a la que se contaba en los medios, una criatura parecía ser el responsable, la policía no sabía con qué trataban pero parecía solo otro cuento de terror.

— Yae!!, Mateo!! — Gritó Zoey cuando les vio bajar del auto.

— Zoey?? —

— La misma ozi ozi — Contestó Zoey. — Vieron la noticia?? — Preguntó con un tono serio, algo que solo hace cuando está preocupada o intrigada por algo.

— Si, que tiene?? — Contestó Yael, recargándose contra el carro.

— Estuve investigando e caso, incluso fuí al lugar donde pasó el homicidio, y qué creen? —

— Déjame adivinar, después de todo, no fue alguien, sino algo — Le respondió Mateu a Zoey sarcásticamente sin esperara que afirmó el caso.

— Exacto!!, revisé cuidadosamente todo, sin levantar sospechas y encontré marcas de garras —

— Osea que lo que a lo que nos enfrentamos, nuevamente no es una persona, cierto? — Preguntó Yael, sin ser sorprendido por la respuesta.

— Correcto, posiblemente sea como el anterior maldito, pero no podemos asegurar nada, lo mejor será esperar, tal vez rompa el patrón, si lo sigue ya tenemos experiencia con eso — Terminó Zoey, viendo entusiasmada a ambos chicos.

— Y si seguimos hablando sobre esto adentro? — Comentó Yael, molesto por no tomar su café y comer, nada nuevo en él.

— Sí está bien, vamos — Contestaron Zoey y Mateu, seguido de esto, los tres se dirigieron a una mesa, Yael acomodó sus cosas y de eso, fue a comprar los cafés.

— Lo quieren como les gusta o como nenis?? — Les preguntó el chico.

— Voy contigo, no te preocupes peque — Le respondió Mateu.

— Puedo comprar solo, tú siéntate —

— Pero... —

— Dije que te sientes, sabes que me caga que me traten como niño pequeño, ya tuve suficiente —

— Perdón peque, no quería molestar —

— Sabes que no Mateu, sigue siendo muy chico para estar contigo — Le dijo Zoey al joven después de que se fuera su amigo a comprar.

— Lo sé, pero no puedo evitarlo, aunque siento que tiene suficiente madurez para... ya sabes — Le contestó nervioso el joven a Zoey.

— independientemente de cómo sea y lo que haya pasado, sigue siendo un adolescente apenas, tu lo sabes, lo único que le importa es tener dinero y gastarlo en su perro, además, así como eres, le das un aire a su madre, sabes que quiere dejar en el pasado eso —

— Odio que digas verdades — Le contestó Mateu

— Lo bueno que las aceptas, espero y sea igual en esta ocasión —

— De qué están hablando, cuenten, ya saben que me gusta el chisme ozi ozi, porfi — Dijo el chico con los cafés en la mano para luego ponerlos en la mesa y sentarse junto a Mateu.

— Acerca de tu seguridad, si esa cosa es o que creemos que es, estás en peligro, no podrás ir con nosotros a por ese maldito — Le contestó Mateu

— Sin mi, no hay carnada, sin carnada no hay presa, y no lo lograrán atrapar solos —

— Yael tiene razón Mateu, pero también debes entender tú Yael, recuerda lo que pasó la última vez — Intervino Zoey

— Ay vamos, quiero ir con ustedes, voy a estar solo, y se ocurre algo y no los puedo ayudar? — Rezongó Yael insistiendo.

— Peque, es por tu seguridad, no podrás ir con nosotros cuando o tengamos en la mira — Le dijo Mateu al chico con un tono frío y serio.

— Está bien, pero la siguiente vez puedo ir con ustedes? — Con una sonrisa abrazó el chico a Mateu.

— Está bien, pero si vuelve a ocurrir lo que pasó la última vez, definitivamente no, ok? — Mateu le dijo a Yael.

— Está bien, pero bueno, cambiando el tema, quién tiene hambre? —

— Yael, acabas de comer, y sigues teniendo hambre?! — Le dijo Zoey molesta al chico que ya hacía tomando su café.

— La comida es una de las razones por las que sigo vivo —

— Sabes, te queda lindo ese color de cabello, me gustó aunque no soy fanático de los rosas o morados — Le mencionó Mateu a Yael, cambiando el tema sobre aquel comentario que le dijo a Zoey.

— Enserio??, ay gracias, te quiero mucho — Le respondió.
















May 10, 2021, 7:10 a.m. 0 Report Embed Follow story
1
To be continued... New chapter Every 2 days.

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~

Related stories