angelazuaje22 Angel Azuaje

Cuento que trata de como la mentira termina siendo tu peor enemigo.


Children All public.
0
94 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Juan Ratón

Un día en la mañana un ratoncito llamado Juan Ratón, despertó gracias al sol, que

empezó a brindar sus delgados y calurosos rayos, como los abrazos de un osito juguetón.

Juan Ratón fue hacer sus labores diarias, se le fue la mañana, también el resto de la tarde, tan rápido como el colibrí de flor en flor. Al regresar, Juan Ratón notó que en el

umbral de su casa, había algo largo con rayas blancas y marrón, que se agitaba de un lado al otro, con mucho furor. Asustado Juan Ratón fue corriendo con mucha agitación, a pedir ayuda y encontrar salvación.


—¡Señor Labrador! ¡Señor Labrador! —gritaba Juan Ratón.


—¿Qué quieres Juan Ratón? Ocupado estoy. —Contestó un perro llamado Labrador.


—¡En mi casa hay un felino come ratón! —Asustado le dijo Juan Ratón.


—No te creo Juan Ratón, pues el otro día me engañaste, pagándome con este botón, diciéndome que oro es, pero no vale ni un grano de arroz.


Juan ratón se fue, y muy rápido corrió, a seguir buscando ayuda para su desesperado corazón.


—¡Señor Pastor! ¡Señor Pastor! —Gritaba con desesperación Juan Ratón.


—¿Qué quieres Juan Ratón? La bodega cerrando estoy. —Contestó un perro llamado

Pastor.


—¡En mi casa hay una bestia come ratón! —Nervioso le dijo Juan Ratón.


—No te creo Juan Ratón, pues el otro día me engañaste, pagándome con este botón, diciendo que diamante es, pero no vale ni un grano de café.


Juan Ratón no sabía qué hacer, no tenía más opción que seguir buscando y encontrar una salvación. Corrió y corrió con angustia en su corazón.


—¡Señor Cocker! ¡Señor Cocker! —Casi llorando gritaba Juan Ratón.


—¿Qué quieres Juan Ratón? El queso se me acabó. —Dijo Cocker a Juan Ratón.


—No es eso. ¡En mi casa hay un gato y me quiere comer de un sopetón! —Dijo Juan Ratón.


—No te creo Juan Ratón, pues el otro día, me engañaste, pagándome con este botón, diciendo que rubí es, pero no vale más que un grano de frijol.


Juan Ratón se fue con tristeza en su corazón, pero se le ocurrió engañar al gato come

ratón.


Al llegar a su casa señor Gato lo esperaba escondido en un rincón.


—¡Señor Gato no me comas por favor! —Llorando dice Juan Ratón.


—¿Por qué no comerte? ¿Cuál es tu razón? —Contesta Gato come ratón.


—¡Tenga esta moneda con la cual podrás comprar mucho salmón!

—No te creo Juan Ratón, pues el otro día escuché al señor labrador, al Señor Pastor y al

señor Cocker, hablando de tu astucia como estafador.


Juan Ratón se sorprendió, y corrió, pero Gato come ratón lo agarró, y por ser mentiroso

y ratón, el señor Gato se lo comió.


Fin

March 30, 2021, 5:48 p.m. 0 Report Embed Follow story
2
The End

Meet the author

Comment something

Post!
No comments yet. Be the first to say something!
~