lunanuevamcr S.T. Moon (LunaNuevamcr)

La victoria se celebra en una cantina, mientras Simón se pregunta si todas sus decisiones y el camino que lo llevó a ese momento, realmente valió o valdrá la pena.


Short Story All public. © Todos los derechos reservados. Registro 2103067099050

#relatos #reflexiones #simon
Short tale
2
121 VIEWS
Completed
reading time
AA Share

Capítulo Único

Cada amanecer se preguntaba si lo que estaba haciendo en realidad valdría la pena para las generaciones venideras. Estaba realmente convencido de por qué lo hacía, pero cada vez que salía a la calle, en los rostros de la gente seguía viendo la misma desesperación y pobreza.

¿Tal vez estaría haciendo algo mal? ¿Se estaba equivocando? La mayoría de los días llegaba a conclusión de que no, pero otros días estaba más consciente de que tal vez sí. La gente lo seguía, creía en él, en sus ideas. Pero también era cierto que él vendía un sueño, que otros también querían soñar. En la práctica y en la realidad, ese sueño era una utopía un poco más difícil de construir de lo que había creído. Eso no quería decir que fuera a rendirse, pero sí lo hacía reflexionar de las decisiones que había tomado a lo largo de los años.

Allí, bebiendo ron, en esa cantina roñosa con compañías bastante amables, miró a su alrededor. La variopinta multitud que festejaba estaba feliz. Entre el olor a sudor, cansancio, sangre y dolor, las sonrisas, algunas brillantes, algunas en ruinas, daban la impresión de tiempos mejores. Se alentó a si mismo con eso, pero algo dentro de él le decía que no era suficiente. Así que decidido se acercó al cantinero.

—Ponme un poco más de ron, por favor. —Deslizó su vaso por la desgastada barra de madera, para que Augusto, el dueño, se lo llenara.

―Aquí tienes, Simón ―le dijo el hombre recargando el vaso, llenándolo por completo, dejando vacía otra botella.

―Gracias. ―Tomó el vaso de vuelta y lo vació de un solo sorbo, haciendo pasar aquel líquido ambarino de sabor un poco dulzón por su garganta―. ¿Puedo hacerte una pregunta?

―Sería un honor. Faltaba más que te dijera que no. ¿Qué puede contestarte un humilde cantinero como yo, que no sepas tú?

―¿De verdad estás feliz?

―¿Como no voy a estarlo? Los acontecimientos que tú has provocado auguran tiempos mejores. Ha sido fantástico. Sangriento, sí. Pero fantástico.

―¿Cómo estás tan seguro de que vendrán tiempos mejores?

―Porque por eso has hecho todo esto.

―Sí. Eso es lo que yo pienso. Pero por una vez me gustaría que vieras a tu alrededor y me digas si crees que las cosas han mejorado, han cambiado o crees que cambiarán.

El cantinero guardó silencio, mientras cavilaba sobre lo que le estaba preguntando aquel hombre. Paseó su vista por el lugar y luego se dio la vuelta para coger un vaso y una nueva botella. Se sirvió de su propio licor y arrastró un taburete para sentarse frente a Simón. Su rostro ya había mudado de felicidad a incertidumbre y mostraba cierto aire de tristeza, que preocupó de verdad a su interlocutor.

―Si quieres que sea sincero, estoy feliz por tus logros, pero no veo que las cosas vayan a cambiar. Veo que echamos a unos para mudar a otros iguales o peores a sus lugares. Todos están felices, pero no entienden de donde viene esa felicidad. O tal vez si lo entienden, solo que no están dispuestos a aceptarlo.

―Lo que me quieres decir, es que, a la larga, no ha cambiado, ni cambiará nada.

―De fondo la situación seguirá igual, estoy seguro.

―¿Y aún así estás feliz?

―Nos vendiste un sueño, Simón. A nosotros, que nunca nos atrevimos a soñar con nada. Y ese sueño que nos vendiste, hoy es una realidad. Estoy feliz por verlo, maduro y caminando por estas calles. Estoy feliz porque aprendí a soñar y que con trabajo puedo hacer realidad lo que me proponga.

―No es suficiente.

―Tal vez no para ti. Pero para todos los que te acompañan sí lo es. Para mí lo es. Por eso es bueno.

―Pero me estás diciendo que las cosas no van a cambiar. ¿Qué sentido tiene entonces que haya dedicado mi vida esto?

―Las cosas no cambiarán para nosotros. Para ti, sí. Pero ten en cuenta que cuando vendes un sueño colectivo, es solo eso, un sueño. Es esperanza. Y cada persona tiene su significado de esa esperanza. Sus propios intereses sobre esa esperanza. No nos educaste, Simón, para que esa esperanza fuera la misma que la tuya. Cada uno aquí tiene sus propias motivaciones y si lo piensas, todos consiguieron el sueño, pero por distintas razones.

―En realidad, querido amigo, es lo que más me entristece. Logré mi objetivo, logré mi sueño. Pero ahora me doy cuenta de que es solo un espejismo y que fue superficial.

―No quería decir eso ―dijo el hombre apesadumbrado.

―No querías decirlo, es cierto. Pero es lo que nadie se ha atrevido a decirme en mi cara. Lo logré, lo logramos. Pero yo no hice lo que debí hacer. No los eduqué para buscáramos unos ideales conjuntos, los uní para que entre todos cumpliéramos nuestros ideales individuales. Así que, querido amigo, sírveme otra copa, porque me he dado cuenta de que no he vencido. ―Así, Augusto llenó de nuevo su vaso, lo vio bebérselo de un trago y luego salir de su cantina.

El frío de la calle tomó a Simón por sorpresa, estremeciéndolo de pies a cabeza. Desamarró su caballo y lo montó con presteza. La noche cobijaba ya aquellas calles empedradas que había recorrido tanto tiempo atrás. Entre las sombras, se vio caminar a sí mismo con una gran sonrisa y entrar de nuevo a la cantina. Los vítores en ese momento se sintieron en toda la cuadra y se escuchó festejar, tranquilo y sumamente embebido de felicidad.

Tal vez, si pudiera volver a hacer todo, lo haría, pero de diferente manera. Lo que sucedió era necesario, no cabía duda y nunca se arrepentiría de aquello. Pero sí se arrepentía de la manera, el método o mejor, las carencias que había en ese método. Estaba seguro de que volvería, no a cambiar lo que había sucedido, pero sí a modificar un poco algunas cosas.

Miró al cielo para que las gotas de lluvia que comenzaban a caer mojaran su piel y respiró hondo para que el aire puro llenara sus pulmones. Con un leve movimiento de sus piernas azuzó a su caballo para que iniciara la marcha y a un trote suave subió de nuevo a la montaña.

Allí, en medio de dos árboles lo esperaba el portal del tiempo. Bajó del caballo y acarició su lomo. Le dijo sin palabras a su fiel amigo que lo amaba, soltó sus riendas y lo incitó a que vagara. Una vez más se permitió admirar aquel agreste pero hermoso paisaje, mientras las lágrimas en sus ojos se confundían con la lluvia. Se dio la vuelta y mientras se adentraba en el camino intrincado del tiempo, se dijo:

―Hoy celebré el mayor de mis fracasos con la más grande de mis victorias. Pero hoy, ese fracaso, me abrió el camino para que la victoria que se avecina sea la más grande, no mía, sino de la historia.

March 6, 2021, 4:21 p.m. 2 Report Embed Follow story
2
The End

Meet the author

S.T. Moon (LunaNuevamcr) Escribir es la mi forma de exorcizar mi alma. Mi manera de sacar de adentro todos aquellos sentimientos escondidos, replegados y que necesitan salir, es la forma en que mi corazón habla a través de las líneas y le dan sentido a todo lo que vivo a diario, es mi amor escondido, mi escondite clandestino, el descanso de mi alma, la pasión de mi mente.

Comment something

Post!
Jonathan Sanchez Jonathan Sanchez
Estoy seguro que aquí existe alguna referencia, pero no logro entenderla. Estoy encantado con la narración, la temática e incluso el lenguaje. Siento que la historia intenta enseñarme algo, contarme dos historias a la vez. Sí es así, la releeré cuantas veces sea necesaria para darle ese valor que tanto se merece. ¡Hermosa y reflexiva historia, felicidades Lu!
March 19, 2021, 06:41

  • S.T. Moon (LunaNuevamcr) S.T. Moon (LunaNuevamcr)
    ¡¡¡Gracias!!! Sí, son dos historias, la real y la imaginaria. La reflexión que el personaje hace de su propia historia 💙. Y tienes razón existe referencia oculta 😉 y el trasfondo de como cada persona saca provecho de lo que piensa hacerse para el bien común pero que termina siendo para el particular. Me alegra haber podido hacerte percibir eso que quería expresar y te agradezco por pasarte a leerla. March 19, 2021, 18:11
~